La guerra y los dolores del parto del nuevo orden mundial – Por Jeferson Miola

1.237

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Jeferson Miola(*)

La guerra en Ucrania, con todo lo dramático y horrible que puede producir, representa contradictoriamente el doloroso nacimiento del nuevo orden mundial. Las partes involucradas en esta guerra: la OTAN, los Estados Unidos y sus vasallos europeos; así como China y Rusia, lo saben perfectamente y están luchando exactamente por eso.

Hasta donde sabemos, el ser humano es el único ser vivo que se moviliza y se excita con el humano trágico, con la competencia destructiva, con la escenografía del dolor, el sufrimiento y la muerte de sus semejantes. El Coliseo, un teatro del Imperio Romano construido hace casi 2.000 años, es un monumento a esta reverencia y este culto del homo sapiens a la tragedia, la destrucción y la muerte humana.

Además del escenario para otras representaciones teatrales, el Coliseo daba a una audiencia de decenas de miles de entretenimiento espantoso de personas: peleas entre gladiadores hasta la muerte y también juegos de muerte en los que los humanos fueron asesinados de una manera terrible, mutilados y destrozados por animales, o quemados vivos. El culto al bárbaro como experiencia épica.

Es comprensible, por lo tanto, que la gente siga y se posicione sobre la guerra como si estuviera en las gradas del gran Coliseo de Medios y Cibernético. Como si estuvieran animando fervientemente a su equipo preferido en una competición deportiva.

Estar a favor o en contra de Putin, al igual que estar a favor o en contra de Estados Unidos / OTAN no significa necesariamente ser de derecha o de izquierda. Así como no significa ser pacifista o belicoso o estar apoyando a los “buenos” en la lucha contra los “bandidos”.

En la guerra en Ucrania no se define si el mundo será capitalista o socialista, así como si será un mundo de paz o conflicto.

En esta guerra, por otro lado, tampoco solo se está decidiendo qué será de Ucrania, porque el futuro del sistema mundial de poder está en disputa, si continuará siendo ejercido de manera imperial y unipolar por los Estados Unidos, lo que es cada vez más improbable que continúe sucediendo; o si será un mundo multipolar, con nuevos equilibrios de poder.

La guerra en Ucrania, con todo lo dramático y horrible que puede producir, representa contradictoriamente el doloroso nacimiento del nuevo orden mundial. Las partes involucradas en esta guerra: la OTAN, los Estados Unidos y sus vasallos europeos; así como China y Rusia, lo saben perfectamente y están luchando exactamente por eso.

La esencialidad de Ucrania para la geopolítica, para la seguridad y la defensa de Rusia es secularmente conocida. Y reconocido por el establishment estadounidense y los ideólogos geopolíticos. Todas las partes del conflicto conocen los límites y las condicionalidades para la seguridad de Rusia y Europa.

Es ampliamente reconocido que Ucrania es una línea divisoria insuperable para Rusia, al igual que sería impensable que Estados Unidos aceptara la instalación de arsenales nucleares rusos en los territorios de Cuba, México y Canadá.

Las continuas provocaciones de los Estados Unidos y la OTAN a través de la interferencia en la política ucraniana para enfrentar a Rusia fueron deliberadas. La guerra, desde este punto de vista, era por lo tanto un evento predecible y contabilizado. Fue contratada de antemano por todas las partes; su deflagración en el terreno de combate era solo cuestión de tiempo.

Curiosamente, poco después del inicio de la ofensiva rusa el 24 de febrero, comenzaron las represalias bien orquestadas. Se notó que ya estaban previamente programados y coordinados, no había improvisación. Incluso la prohibición de los gatitos rusos en eventos de belleza felina ha entrado en la lista de sanciones contra Rusia, así como la prohibición de los atletas del país en competiciones internacionales de diversos deportes.

En este contexto del rediseño del nuevo orden geopolítico global, el próximo período debería ser turbulencia, conflicto y confrontación. No se puede descartar, incluido el aumento de las tensiones y los conflictos de China con Taiwán y Hong Kong, así como las tensiones y escaramuzas en América Latina, especialmente en relación con Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La idea de que Putin tiene la intención de resoviética rusia es delirante. Aunque su plan para Ucrania no está claro, el mapa del avance ruso está lejos de caracterizar una estrategia de ocupación y dominio territorial total, y mucho menos la perspectiva de la anexión del país con miras a una Unión Soviética redimida. Además, Putin no aparece como un líder con ideas socialistas.

Estados Unidos hace uso del anticomunismo de la guerra fría como un espantapájaros para la narrativa macartista propagada por los monopolios de los medios de comunicación. El mundo, sin embargo, es mucho más grande y mucho más plural que este maniqueísmo binario al que Estados Unidos se aferra para seguir reuniendo apoyo para su proyecto de dominación mundial.

La propuesta chino-rusa de rehacer el orden mundial presentada en Beijing [4/2] cuestiona frontalmente la hegemonía de los Estados Unidos.

Tan difícil como es admitir, desde un punto de vista ético y humano, debe reconocerse, sin embargo, que la guerra en Ucrania es una partera del nuevo orden mundial.

El camino de China de solución pacífica y diplomática al conflicto para la desmilitarización de Ucrania y la no membresía del país en la OTAN es un camino que debe perseverarse para reducir tanto como sea posible los traumas, dolores y tragedias inaceptables, si no inevitables, en cualquier guerra.

(*) Analista político brasileño. Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Más notas sobre el tema