¿Peligra la hegemonía del dólar tras la guerra Rusia – Ucrania? – Por Alejandro Narváez Liceras

411

¿Peligra la hegemonía del dólar tras la guerra Rusia – Ucrania?

Alejandro Narváez Liceras*

Estados Unidos y la Unión Europea, están utilizando todo el poder económico del que disponen para doblegar a Rusia. Como parte del paquete de medidas, les han congelado sus dólares y euros que tenían depositados como reservas de divisas en el exterior, y se ha excluido a algunos bancos rusos del sistema SWIFT. ¿Qué consecuencia a largo plazo puede traer la perdida de acceso de Rusia a sus reservas de divisas? ¿Peligra el estatus de moneda mundial de reserva del dólar? ¿Peligra la hegemonía monetaria de la divisa norteamericana? ¿Puede tener un efecto boomerang el castigo financiero impuesto a Rusia? Veamos.

Tres factores han sido determinantes para que la hegemonía del dólar tenga lugar y se consolide: los Acuerdos de Bretton Woods (1944) promovidos por Estados Unidos, la cotización en dólares del precio del petróleo a partir de la crisis de 1973 y la desregulación de los mercados financieros internacionales.

En Bretton Woods, se establecieron las políticas económicas mundiales, que estuvieron vigentes hasta principios de la década de 1970. Allí fue donde se fijaron las reglas para las relaciones comerciales y financieras entre los países más ricos del mundo. Uno de los acuerdos más importantes, fue la creación del FMI, entidad encargada de mantener la estabilidad monetaria y facilitar los flujos financieros internacionales en coordinación con los bancos centrales de otros países, controlado principalmente, por Estados Unidos.

Desde entonces, Norteamérica, sería el centro del sistema monetario mundial, los bancos centrales de otras naciones utilizarían el dólar como moneda de reserva global, y sus respectivas divisas serian convertibles a dólares a un tipo de cambio fijo, mientras que el dólar lo sería con el respaldo del oro también a un tipo de cambio fijo.  Así fue como el mundo se dolarizó.

En 1971, durante la presidencia de Richard Nixon, se rompe el acuerdo de Bretton Woods.  Por lo tanto, el dólar ya no seguiría siendo respaldado por el oro, sino exclusivamente se basaría en la confianza otorgada por los agentes económicos. Desde la desaparición del patrón oro en ese mismo año, el mundo carece de un estándar monetario global. Cada Estado, emite dentro de su territorio su propia moneda y como no existe un estado mundial (esperemos que no exista nunca) tampoco existe una moneda global que circule por todos los países. Eso no significa, sin embargo, que los distintos Estados no tengan necesidad objetiva de contar con una moneda de reserva global.

Actualmente, hay varias monedas generalmente aceptadas. No porque alguien lo haya impuesto, sino porque los propios agentes económicos, consideran que esas divisas son las que mejor mantienen su valor, son las más confiables, son aquellas que no serán arbitrariamente expropiadas por sus emisores.

¿Cuáles son esas monedas o divisas que han terminado convirtiéndose en monedas de reserva global?   Básicamente son: el dólar y el euro. Estas dos divisas concentraban al cierre del 2020, el 80% de las reservas exteriores de los bancos centrales de todo el mundo. El dólar con el 59% y el euro 21%. Las otras divisas tenían participaciones pequeñas, como el renminbi (yuan) chino 2%, la libra esterlina 5%, el yen japonés 6%, el dólar canadiense 2%, el dólar australiano 2% y otras 3% (FMI: COFER, 4Q 2020).

Hay muchos agentes económicos, que demandan dólares o euros que quieren tener en sus reservas, porque es la forma en la que pueden ahorrar de manera líquida y segura, para, en el futuro poder gastar en cualquier parte del mundo. Dichas divisas, sobre todo el dólar, son aceptadas en todos los países. Por tanto, para ahorrar dólares, necesitan dólares y como hay mucha demanda de esta divisa se puede incrementar su oferta, sin que, su valor se desplome, es decir, no genere inflación. Al menos eso ha sido así, durante las últimas décadas.

Medidas contra Rusia

Algunos analistas sostienen que la expulsión de los bancos rusos del sistema de comunicación entre bancos, SWIFT, tendría poco efecto. Por el contrario, puede empujar a esos bancos excluidos a buscar otro sistema de comunicación alternativos, como, por ejemplo, Sistema para la transferencia de Mensajes Financieros ruso (SPFS) lanzado a modo de prueba en 2014, o el sistema de pagos interbancario internacional de China (CIPS) creado en 2015. Es decir, Rusia tiene alternativas para sortear la exclusión de SWIFT y China tiene mucho que ver.

No obstante, la otra medida mucho más importante que la exclusión de bancos rusos del sistema SWIFT, viene a ser la congelación o prohibición, al acceso del gobierno ruso a sus reservas o ahorros en dólares y euros, depositados en los bancos occidentales.   Es decir, básicamente lo que han hecho los gobiernos europeos y de Estados Unidos, es prohibir al gobierno ruso, el acceso libre a los dólares y a los euros acumulados fuera de su territorio.

Este hecho es un cambio drástico en las reglas de juego monetarias internacionales. Hasta el momento, todos los bancos centrales, todos los agentes económicos, creían que, si tenían dólares o euros, esos dólares o esos euros, eran suyos y, por tanto, podrían acceder libremente a ellos, confiaban en que el banco emisor de esos euros o dólares, obraran de buena fe, que no les limitara el acceso, que no les congelará.

* Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid.

Más notas sobre el tema