Ruralistas con el apoyo de la oposición marcharon para pedir una baja de impuestos

897

Productores autoconvocados y agrupaciones rurales, con apoyo de dirigentes de Juntos por el Cambio, realizaron una marcha y un acto en Plaza de Mayo en el cual pidieron por una baja de los impuestos y un menor gasto público.

“Esta es nuestra protesta y nuestra propuesta: anímense a pensar un país con menos impuesto; gasten menos; arréglense con lo que tiene o dedíquense a otra cosa”, indicó la proclama leída en Plaza de Mayo firmada por el denominado Grupo Independencia, donde confluyen productores, asociaciones rurales y organizaciones como Campo+Ciudad, a cargo de la marcha y el acto.

“No hemos venido hasta acá para pedir que nos den una mano sino para que nos saquen las dos de encima; no estamos dispuesto a seguir financiando la soga con la que nos ahorcan”, agregó el documento.

Pasadas las 15, productores de diferentes partes del país -al que se sumaron a habitantes de la ciudad, con cánticos a favor del campo y en contra del Gobierno- ingresaron a la Plaza de Mayo con una veintena de tractores y camionetas, tras realizar una caravana desde el barrio porteño de Nuñez.

En la plaza hubo presencia de referentes de Juntos por el Cambio (JxC), espacio político que convocó a la marcha, como Federico Pinedo, Eduardo Amadeo y Luis Miguel Etchevehere; más temprano, en el inicio de la marcha, estuvieron la presidenta del PRO, Patricia Bullrich y el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

La protesta no contó con la participación de las entidades agropecuarias nacionales que integran la Mesa de Enlace, ya que consideraron al momento “inoportuno”.

La movilización se da en un contexto donde los precios internacionales de los granos se ubican en niveles históricamente altos, en especial en estos últimos meses por la guerra entre Rusia y Ucrania; durante la semana el maíz y la soja en Chicago alcanzaron máximos desde septiembre de 2012.

Asimismo, la Bolsa de Comercio de Rosario vaticinó un crecimiento de las exportaciones de granos y derivados de 8% interanual en 2022, con una facturación récord de alrededor de US$ 41.053 millones, impulsada por el salto en los valores de los commodities agrícolas.

Así, el valor de los despachos aumentarían en US$ 3.004 millones respecto a 2021 y US$ 2.442 millones respecto a la proyección realizada por la entidad en marzo pasado.

No obstante este incremento los derechos de exportación se mantuvieron sin cambios, con la soja tributando 33% y el maíz y el trigo, 12%, mientras que a los subproductos de la oleaginosa, como lo son el aceite y la harina, se les quitó el diferencial por ser productos procesados y alcanzó nuevamente la alícuota del 33%.

Por su parte, el ministro de Producción, Matías Kulfas, se manifestó en la misma dirección, al asegurar que el tractorazo lo lleva adelante un sector que es un brazo político de Juntos por el Cambio” y argumentó que “no es el campo, de hecho las principales entidades no quisieron acompañar el reclamo”.

Al respecto, advirtió que “se ve un nivel de virulencia enorme” y agregó: “leía que decían ´devuélvannos nuestro país”. El país no es de ellos, el país es de todos”, sentenció en referencia a un comunicado de la agrupación Campo+Ciudad.

Ante la marcha, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, indicó que la posición de la cartera “es que si hay algún reclamo que tenga que ser atendido lo vamos a atender, pero es importante que se sepa que con las entidades del sector tenemos una relación de trabajo permanente”.

En este sentido, Domínguez subrayó desde Israel, donde se encuentra de visita oficial junto al ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, volvió a reiterar que las “retenciones no se van a aumentar”.

En esta línea, el secretario de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional, Luis Contigiani, sostuvo que la cartera agropecuaria trabaja “en defensa del productor” y marcó que “necesitamos construir la Argentina del diálogo, la integración, el desarrollo y no de la intransigencia sectorial; resolver problemas, como lo estamos haciendo en un contexto más que difícil, y no fabricarlos ni inventarlos”.

Por su parte, Rodríguez Larreta opinó que desde su espacio “siempre apoyamos al campo. No entiendo al gobierno, enfrenta trabajadores con trabajadores. Que respete el derecho a manifestarse”, mientras que Bullrich sostuvo que la marcha “no es en contra de nadie, para subirse a ningún lado, sino que es el reconocimiento de una necesidad”.

Télam


El Gobierno calificó a la protesta de los ruralistas como una marcha de Juntos por el Cambio

Funcionarios del gobierno nacional calificaron como una “marcha política” fogoneada desde la oposición al denominado “tractorazo” de ayer a Plaza de Mayo. Fue “una actividad netamente política de los sectores cercanos a Juntos por el Cambio”, la definió el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Germán Martínez. En la misma línea, la portavoz Gabriela Cerruti lamentó que “dirigentes de Juntos por el Cambio hayan encabezado una protesta cuyo documento final caracteriza al Gobierno legítimamente elegido por el pueblo como “vándalos y usurpadores”.

“Ya hace mucho tiempo que los sectores de productores supuestamente autoconvocados tienen vínculos muy aceitados con Juntos por el Cambio”, expresó Martínez y recordó que la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, convocó a la protesta. “Ya hace mucho tiempo que los sectores de productores supuestamente autoconvocados tienen vínculos muy aceitados con el PRO en su momento y ahora con Juntos por el Cambio”, recordó el diputado santafecino. Admitió que “está muy bien que cada uno pueda expresar sus ideas” y que lo único que estaba haciendo con su comentario era “caracterizar la convocatoria”.

Cerruti, por su porte, cuestionó al jefe de gobierno Horacio Rodríguez Larreta por participar de la marcha y “no contribuir a la convivencia democrática”. “Esto demuestra las motivaciones políticas, y la decisión de JxC de defender a un puñado de empresas que se benefició de manera inesperada con la guerra en Ucrania. Una vez más, como siempre lo han hecho, promueven la concentración del ingreso en manos de unos pocos y en desmedro de millones de argentinos”, agregó.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, consideró que los manifestantes que participaron de la movilización “no son el campo” y remarcó que “las principales entidades agropecuarias no quisieron acompañar el reclamo”. “El tractorazo lo lleva adelante un sector que es un brazo político de Juntos por el Cambio”, dijo Kulfas. El ministro de Desarrollo Productivo también se mostró alarmado por “el nivel de virulencia” de la manifestación. “Leía que decían ‘devuélvannos nuestro país’. El país no es de ellos, el país es de todos”, sentenció y agregó: “No pueden decir que van a conseguir imponer sus reclamos ‘por las buenas o por las malas’. Me quedé impactado por el nivel de desubicación y el léxico de sentirse dueños de algo que no es”, admitió.

“La posición del Ministerio (de Agricultura) es que si hay algún reclamo que tenga que ser atendido lo vamos a atender, pero es importante que se sepa que con las entidades del sector tenemos una relación de trabajo permanente”, manifestó por su parte Domínguez desde Israel, donde se encuentra en visita oficial junto con el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, y un grupo de gobernadores. Subrayó que la cartera que conduce “a través de las cuatro entidades y del Consejo Federal de Ministros de todas las provincias tenemos un mecanismo de trabajo permanente y ya he dicho hasta el cansancio que las retenciones no se van a aumentar”, al mismo tiempo que aseguró que “el productor argentino no captó la renta inesperada, porque vendió su producción a precios preguerra y tiene que abordar la próxima cosecha con un aumento del costo de los fertilizantes del 60 por ciento”.

Página/12


 

Más notas sobre el tema