Brasil: el avance hacia una dictadura fascista-militar – Por Jeferson Miola

656

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Brasil: el avance hacia una dictadura fascista-militar

Jeferson Miola*

El indulto concedido por el ultraderechista presidente brasileño Jair Bolsonaro al diputado fascista Daniel Silveira es, hasta el momento, el ataque más comprometedor a lo poco que queda de democracia y Estado de derecho en Brasil. Este decreto corresponde al Acto Institucional 5 (AI-5) de la dictadura militar, del 13 de diciembre de 1968, que significó el ataque más duro, totalitario y violento de la dictadura.

Apoyada en el AI-5, la dictadura profundizó la voluntad y el terror del Estado, revocó mandatos parlamentarios, promovió intervenciones en los Estados y Municipios, suspendió derechos y garantías constitucionales. Con AI-5, la dictadura amplificó drásticamente la represión e institucionalizó la tortura, el aniquilamiento y la desaparición de los opositores al sanguinario régimen.

Con el indulto de Daniel Silveira, Bolsonaro revocó la condena del Supremo Tribunal Federal (STF) al diputado fascista por el delito de atentado al orden constitucional, lo que significa, en la práctica, no solo anular una decisión judicial, sino que, en última instancia, significa anular la propia Corte Suprema.

Esta violencia corresponde, por lo tanto, al cierre del STF. Y, en este caso, significa cerrar el STF sin siquiera necesitar al cabo y al soldado que, según Eduardo Bolsonaro, bastaron para instaurar una nueva dictadura.

Sabemos por qué Bolsonaro hizo esto y sabemos que él y los jefes militares partidistas –que convirtieron a las Fuerzas Armadas en milicias uniformadas- quieren viabilizar, a toda costa, pretextos para promover un ambiente de caos, disturbios y tumultos que “justifique” una intervención militar para garantizar la ley y el orden. En otras palabras, un golpe de Estado.

Lo único que quieren es acentuar el antagonismo entre el gobierno y el STF a través de provocaciones sistemáticas y criminales. Bolsonaro y las milicias uniformadas -es decir, las Fuerzas Armadas convertidas en facciones partidarias armadas- centran su ataque en la Corte Suprema. Ya dominan el Congreso y la Fiscalía Federal a través de colaboradores del fascismo que se han apoderado de estos órganos. La guerra contra el STF, en ese sentido, es una guerra final por lo poco que queda de democracia en el país.

El STF, con todos sus límites y contradicciones, sigue siendo, hoy, la última barrera para preservar la pizca de democracia que subsiste en Brasil. Por eso es el objetivo de este brutal ataque. Y por eso es, al mismo tiempo, el “altar” de la legalidad a proteger y preservar.

Se formó un gran consenso en la comunidad jurídica nacional sobre la ilegalidad e inconstitucionalidad del decreto de indulto del gobierno militar. La Constitución, en su artículo 49, lo define como “competencia exclusiva del Congreso Nacional para suspender los actos normativos del Poder Ejecutivo que excedan de la potestad reglamentaria” [inciso V].

Se necesita una reacción conjunta y articulada de las bancadas partidarias. También es necesario que esta reacción se produzca más allá de las iniciativas parlamentarias individuales, por loables que sean.Es indispensable que las bancadas del Congreso Nacional, con fundamento en el artículo 49 de la CF, voten de manera urgente un decreto legislativo para revocar el infame decreto de indulto del gobierno militar al diputado fascista.

Sin embargo, si la mayoría del Congreso (los sinvergüenzas de Auro Moura de Andrade) avala y apoya el ataque mortal a la democracia, al debilitado STF le quedará el esfuerzo de contener y defenderse de esta agresión que puede ser fatal. Con la ausencia de un dispositivo popular de resistencia democrática, el avance hacia una dictadura militar-fascista podría ser una mera cuestión de tiempo.

Las milicias uniformadas

Brasil enfrenta el extraordinario desafío de elegir a Lula para detener y derrotar la escalada fascista-militar y sacar al país del precipicio. El 31 de marzo y el 19 de abril, Brasil se vio acosado por otra escalada de amenazas y ataques de Bolsonaro y generales contra la democracia y el estado de derecho.

Estas dos fechas, celebradas como efemérides por los jefes partidarios de las Fuerzas Armadas, representan en realidad mistificaciones ideológicas y celebraciones farsantes. El 31 de marzo, que marca el golpe militar que derrocó al presidente João Goulart en 1964 e instauró la dictadura y el terror de Estado, nunca se celebraría en ninguna democracia mínimamente funcional.

Después de todo, es cuanto menos paradójico que una democracia real conmemore ataques que la debilitan y amenazan su propia existencia. En Brasil, sin embargo, los mandos militares, protegidos por la impunidad impuesta en la transición supervisada y controlada, recuerdan anualmente la fecha en mentirosas e indignantes “Órdenes del Día” leídas en los cuarteles, como sucedió el 31 de marzo.

Generales conspiradores que pisotean el derecho a la memoria, la verdad y la justicia, como Mourão, Azevedo e Silva, Etchegoyen, Villas Bôas, Ramos, Braga Netto y otros, ensalzan la dictadura como una “revolución democrática” o barbaridades al estilo. Varios de ellos incluso elogian a criminales como Brilhante Ustra y defienden la tortura y los torturadores.

El 19 de abril, originalmente decretado en 1943 como “Día del Indio”, a partir de 1994 también fue considerado “Día del Ejército Brasileño” por dec reto presidencial. La historiografía militar fijó esta fecha en alusión a la “Batalha dos Guararapes”, de 1648 – evento que, en la visión de los militares, sería “la ‘Cuna de la Nacionalidad’, cuyos hechos marcaron la génesis del Ejército Brasileño” [ sic] [Orden día del 19/04/2022 firmada por el Comandante del Ejército].

Al atribuir a esta batalla –luchada el 19 de abril de 1648 y el 19 de febrero de 1649 por tropas portuguesas con el apoyo de indígenas y negros contra los invasores holandeses– el “mito fundacional” de la nacionalidad e identidad brasileña, los militares se consideran a sí mismos la “entidad fundadora” de la Nación y la identidad nacional.

Esto, sin embargo, no es más que una tonta mistificación para alimentar fantasías y delirios de militares antiprofesionales y conspiradores que históricamente abrigan la idea de un proyecto propio de poderío militar para la conducción permanente de los destinos del país.

En 1648, el territorio brasileño estaba dominado por invasores portugueses que subyugaron a los indígenas, los verdaderos fundadores de Brasil, y traficaron por la fuerza a los negros de África para ser esclavizados como mano de obra esclava. Ellos, los indígenas y los negros, y no las tropas portuguesas o los militares brasileños, fueron los verdaderos responsables de la construcción de la economía, la nacionalidad, la identidad, la sociabilidad y la cultura brasileñas.

En 1648, el territorio brasileño ni siquiera era un estado nacional. Era una colonia portuguesa sin el estatus legal de nación independiente y soberana. Por tanto, no contaba con un ejército nacional, sino con tropas portuguesas directamente subordinadas al Reino de Portugal.

El Ejército recién fue creado oficialmente en 1822, 174 años después de la Batalla de Guararapes, por lo tanto. A pesar de esta realidad fáctica, sin embargo, la patética Agenda de este 19 de abril cita “374 años de una existencia cimentada en valores y tradiciones, e impregnada de un compromiso incansable con la Nación brasileña […]”.

Oliveiros Ferreira, quien en la década de 1980 describió el Partido Militar, utiliza la caracterización del escritor francés Alfred de Vigny de que “el Ejército es una Nación dentro de la Nación”, para concluir que el Ejército se considera a sí mismo “un cuerpo distinto de la sociedad política”, “uno solo para ocuparse de la defensa del Estado, pudiendo así guiarse por sus propias leyes”.

Esta idea clave es demostrable en la realidad insular, de aislamiento y autonomía ilimitada de una institución que actúa como una verdadera “Nación [militar] dentro de la Nación”, con legalidad propia, ajena a la Constitución civil y elementales principios republicanos y democráticos.

Las Fuerzas Armadas cuentan con un sistema exclusivo y privilegiado de pensiones y jubilaciones y cuentan también con su propio sistema de educación y formación ultraideologizado. Manejan un presupuesto anual de 110 mil millones de reales con poca o ninguna consideración por la austeridad, la publicidad y la legalidad.

También tienen su propio sistema de justicia y cuyo presidente del Tribunal Superior Militar [STM] -un general de 4 estrellas activo en el Ejército- se burla criminalmente de las torturas y asesinatos cometidos en las instalaciones de la dictadura y encubiertos por sus antecesores en el STM.

Así como quedaron impunes los responsables de torturas, muertes y desapariciones, quienes ordenaron y ejecutaron crímenes de terrorismo como el atentado a la sede de la OAB [1980] y la explosión en Riocentro [1981] tampoco murieron impunes, como el general Newton Cruz .recientemente, o seguir viviendo en la impunidad y disfrutar de ricas pensiones.

Las Fuerzas Armadas comandadas por generales y oficiales sin compromiso de legalidad, profesionalismo y el deber de obediencia a la Constitución, no pueden ser consideradas instituciones del Estado. Porque, en este caso, se convierten en tropas armadas que actúan como milicias uniformadas que tratan al propio pueblo brasileño como el enemigo a combatir y diezmar.

Brasil enfrenta el extraordinario desafío de elegir al expresidente Lula el próximo octubre para detener y derrotar la escalada fascista-militar y sacar al país del precipicio. En el contexto de la recuperación y reconstrucción de la democracia, la reestructuración profesional de las Fuerzas Armadas con un enfoque exclusivo en la defensa nacional será una necesidad prioritaria e ineludible.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Más notas sobre el tema