Caso Silala: Bolivia expone hoy alegatos ante la Corte de La Haya en respuesta a los argumentos de Chile

933

Bolivia inicia defensa de las aguas del Silala ante el Tribunal de la CIJ

El equipo jurídico y científico del Estado Plurinacional de Bolivia inicia hoy ante el Tribunal de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, la defensa de las aguas del Silala que emergen de manantiales en las faldas del cerro Incaliri, en el extremo norte de la Reserva Nacional Eduardo Abaroa, provincia Sud Lípez, del departamento de Potosí.

En 2016, Chile demandó a Bolivia ante la CIJ por el uso de ese recurso hídrico bajo el argumento de que se trata de un río internacional. En agosto de 2018 la administración de Evo Morales respondió con una contrademanda que se sustenta en estudios geológicos, geofísicos, hidráulicos, hidrológicos, hidroquímicos y medioambientales que confirman que el caudal considerable de las aguas de los manantiales del Silala fluye artificialmente hacia territorio chileno por obras de canalización construidas en el siglo pasado.

RESOLUCIÓN

El vocero oficial del Silala, embajador Sebastián Michel, aseguró que, en el inicio de alegatos este lunes y martes, Bolivia responderá a Chile con estudios científicos elaborados por expertos del Instituto Hidráulica Danés DHI en el Silala, en 2017 y 2018.

En declaraciones al programa Las 7 en el 7, de Bolivia TV, señaló que el trabajo de la danesa DHI no solamente prueba la tesis del país, sino que abre la posibilidad de una resolución de esa controversia y de otras como de los ríos Lauca y el Mauri por la vía de estudios científicos, lo que fortalecería las relaciones entre ambas naciones.

Recordó que Chile, en la presentación de alegados del viernes, reconoció primero que todas las aguas canalizadas hacia su país emergen en territorio boliviano; segundo, que se construyeron obras civiles por la empresa anglo chilena en su momento; y, tercero, que ha habido intentos de negociación, acuerdos y compensación por el uso de ese recurso hídrico.

“Estamos convencidos de que sobre la base de estos estudios científicos no sólo vamos a ir a resolver éste (Silala), sino otros que generan controversia en ambos países que pueden ser resueltos por la vía científica”, sostuvo.

COMPENSACIÓN

Michel insistió en que la posición de Bolivia se mantiene firme, que dentro de la soberanía del país existen bofedales por manantiales cuyas aguas tienen un curso natural hacia Chile que ha sido artificialmente mejorado para incrementar el flujo, por lo que ese aumento adicional debe ser otorgado a Chile por una compensación económica en virtud de un tratado entre los dos países.

“Esperamos que el estudio científico independiente que ya ha sido liberado nos diga cuánto por ciento de ese flujo es natural y cuánto por ciento es producto de las canalizaciones artificiales, ese incremento es lo que debería ser compensado”, precisó.

ACUERDO

Sebastián Michel señaló que la mejor forma de resolver los conflictos con Chile, país con el que se tienen muchas cosas en común, es resolver las controversias entre ambos para encarar acuerdos bilaterales que beneficien a los pueblos de ambas naciones.

“Hay que encarar las cosas con la seriedad necesaria y tratar de dejar a un lado cualquier tipo de chauvinismo en esta materia de posiciones extremas (…) Lo bueno de esto es que todavía el diálogo y la negociación está abierta hasta horas antes que se emita el fallo, y los dos países puedan decir hemos llegado a este acuerdo. Ojalá sobre la base científica podamos llegar a buenos acuerdos con nuestro país vecino”, manifestó.

Ahora El Pueblo


Las posiciones de Chile y Bolivia ante el caso Silala

Por Pedro Díaz Polanco

Chile regresa a la Corte Internacional de Justicia en virtud de la decisión adoptada el 2016, y por la cual —el Gobierno de Bachelet— se adelantó a la amenaza boliviana de demandar a nuestro país por el asunto del río Silala.

La demanda nacional evidenció, en un primer momento, la existencia de una diferencia relativa al estatus jurídico que Chile y Bolivia reconocen a las aguas de este río. Mientras Chile señalaba que estas son parte de un sistema fluvial que nace en Bolivia y que genera un curso de agua que llega a nuestro país en función de la gravedad, Bolivia aducía que el agua que llega a Chile es producto de una canalización artificial, por lo que nuestro país no tendría ningún derecho respecto al aprovechamiento de estas aguas. Sin embargo, esto cambió el 2018, en función de la respuesta altiplánica a la memoria presentada por Chile. Esto es así, ya que Bolivia modificó no solo el tenor de su discurso, sino también su estrategia jurídica.

Ahora, Bolivia sí reconoce que estas aguas traspasan naturalmente la frontera que divide a ambos países, por lo que —en esencia— le da la razón a la postura original de Chile, lo que implica que la Corte debiera establecer que el Silala es un cauce de aguas internacionales, reconociéndose —en consecuencia— una serie de obligaciones internacionales que deben ser cumplidas por los Estados ribereños en el marco del derecho internacional consuetudinario, como, por ejemplo, el derecho al uso equitativo y razonable de las aguas, así como la obligación de adoptar todas las medidas necesarias que prevengan cualquier tipo de daño que pudiera afectar a las aguas que llegan a los países ribereños, entre otras.

No obstante, la nueva posición boliviana aduce que, a partir de la existencia de canalizaciones artificiales, el caudal que llega a Chile es mayor que el que debiera llegar por gravedad, lo que evidenciaría no solo un aprovechamiento ilícito de estas aguas, sino también la existencia de un flujo artificial, lo que ameritaría no solamente ser corregido, sino también reparado.

El Mostrador

Más notas sobre el tema