Chile | Diputados rechazó los dos proyectos del quinto retiro de fondos previsionales

856

Los proyectos que proponían un quinto retiro de las AFP –uno presentado por diputados y otro por el Ejecutivo–, los cuales se diferenciaban por la libre disposición de los fondos girados y la restricción del retiro al pago de deudas, respectivamente, fueron rechazados en general por la Cámara de Diputadas y Diputados. Con 70 votos a favor, 70 en contra y 12 abstenciones, se rechazó la idea de legislar el quinto retiro de AFP impulsado por los diputados. En tanto que el proyecto de retiro acotado del Gobierno lo fue con 68 votos a favor, 83 en contra y 2 abstenciones.

Finalizada la sesión en la Sala de la Cámara de Diputadas y Diputados, en la cual se debatieron los proyectos de retiro de AFP y del retiro acotado, presentados por el Legislativo y el Ejecutivo, respectivamente, los resultados en la votación de ambas iniciativas significaron la derrota/victoria del Gobierno.

Con 70 votos a favor, 70 en contra y 12 abstenciones, se rechazó la idea de legislar el quinto retiro de AFP, propuesta impulsada por los diputados René Alinco (Independiente), Jaime Araya (Ind), Héctor Barría (DC), Miguel Angel Calisto (PPD), Jorge Durán (RN), Pamela Jiles (PH), Marta González (Ind), Gáspar Rivas (Partido de la Gente) y Cristian Tapia (Ind), cuyas iniciativas fueron fusionadas.

Mientras que el proyecto del Gobierno, que supone un retiro restringido de las AFP para el pago de deudas, obtuvo 68 votos a favor, 83 en contra y 2 abstenciones.

Dicha iniciativa la defendieron y presentaron el ministro de Hacienda, Mario Marcel, la ministra del Trabajo, Jeannette Jara, el titular de la Segpres, Giorgio Jackson, el subsecretario de Previsión Social, Cristian Larraín, y el Superintendente de Pensiones, Osvaldo Macías.

Cabe destacar que en la instancias de la Cámara asistieron e intervinieron los ministros Marcel y Jackson, este por parte de la Secretaría General de la Presidencia.

Respecto a los argumentos a favor del quinto retiro de AFP a libre disposición, el diputado del Partido Socialista, Marcos Ilabaca, indicó que se debe “enfrentar las necesidades imperiosas de las familias y la de economía”, y que, ante esto, el retiro propuesto por el Ejecutivo es una “estrategia errada”, ya que apresuró un proyecto y “nos han forzado a una discusión que no es grata”.

En esa línea, emplazó al Ejecutivo señalando que lo que “está pendiente hace muchos años es un cambio en el régimen de pensiones que lamentablemente hoy día no estamos abordando. Debería ser la principal preocupación de todos nosotros”, afirmó Ilabaca.

De acuerdo a su postura, su compañera de partido, Emilia Nuyado, lamentó la iniciativa gubernamental: “Me duele que estemos discutiendo este proyecto, en vez de haber estado debatiendo la transformación de reforma de pensiones y la reforma tributaria”, sostuvo.

Por su lado, Marisela Santibáñez (PC) señaló que “hay 55 mil personas que están esperando que uno le dé la esperanza, porque no ha dejado de subir la inflación (…), ¿me va a decir que no va afectar el proyecto del Gobierno del Presidente? Sí va afectar también, entonces por qué le tenemos que decir a la gente dónde poner la plata”, apeló al ministro Jackson.

En tanto, entre los argumentos en contra de este retiro del 10% de la capitalización individual, Andrés Giordano (Ind) resumió la postura de los desacuerdos en la Sala: “Cuando durante pandemia se recurrió a la aplicación de la Ley de Protección del Empleo y a los retiros, los sindicatos fuimos sumamente claros: se está haciendo pagar los costos de las crisis con nuestros propios ahorros”, afirmó.

Asimismo, aseguró que “tocar la seguridad social no puede ser nunca la primera medida que pongamos sobre la mesa para enfrentar problemas estructurales como la enorme distancia entre el costo de vida, los sueldos, las jornadas y las pensiones”.

En tal sentido, enfatizó que “nada de esto se resuelve con un retiro, solo se dificulta más atender las razones de fondo de la desigualdad en Chile. Si nos importa el pueblo, entonces aumentemos los ingresos, reduzcamos la jornada laboral, mejoremos los derechos colectivos de los y las trabajadoras y construyamos un sistema de pensiones decentes sin excusas”.

Para este retiro, Giordano argumentó que “más de dos millones de personas no tienen nada que retirar y aún así van a pagar los costos de la inflación”, mientras que otros 4 millones tienen menos de 400 mil pesos que retirar. Y en todo caso no se perjudica a las AFP.

Respaldando esta idea, el ministro de Hacienda, en su intervención en la sesión, señaló que “lo que estamos aprobando acá no es un retiro para las personas que tienen mayor necesidad, estamos discutiendo un retiro para alrededor de 10 millones de personas y, dentro de esas personas, quienes tienen mayores saldos en sus cuentas de capitalización tienen posibilidades de retirar mayores fondos”.

Marcel indicó que “en promedio, van a retirar diez veces más de lo que retiran las personas que pertenecen al 20% de las personas más pobres de la población, esto sin considerar todavía todas las personas que no van a poder retirar nada”, es por esto que “los que más fondos van a retirar y que mayor proporción de estos fondos van a gastar, son las personas con mayores ingresos”.

Esto repercutiría en la inflación, lo que agregará un 5% más a los precios de los productos, precisó el titular de Hacienda.

“El Gobierno del Presidente Boric tiene un compromiso claro por promover y proponer, al país y a este Congreso, una reforma de pensiones, una reforma que contenga elementos de solidaridad que contenga garantías mínimas, un sistema de pensiones inclusivo. Y para eso es necesario que existan los recursos. Parte de esos recursos son los fondos que tienen depositados los trabajadores, y esos fondos de los afiliados se van reducir como producto de un retiro de esta magnitud”.

Refiriéndose a las consecuencias en la industria de la AFP, Marcel dijo: “Quiero informarles que el año pasado, durante los seis meses posteriores al cuarto retiro, las utilidades de las AFP no disminuyeron, crecieron un 25%”.

“Esto ocurre porque las AFP necesitan mantener una reserva para eventuales variaciones de rentabilidad, esa reserva está en función del tamaño de la masa de activos de los fondos de pensiones. Cuando se reducen esos activos, se reduce la necesidad de mantener esta reserva, por lo tanto, estos recursos se liberan”, explicó.

Además de esto aumentan las cotizaciones, porque ingresan más trabajadores al sistema, lo que lleva a una comisión que da origen a los ingresos de las AFP, puntualizó el ministro.

En relación con tal punto, el titular de la Segpres –que intervino en el intermedio de las votaciones paralelas–, sostuvo que hoy “hay un nivel de actividad muchísimo más grande, donde las personas están pudiendo tener trabajo crecientemente, donde desde el Gobierno estamos tratando de apoyar a que se generen empleos y en mejores condiciones”. Esto en comparación con el contexto en el que nacieron los retiros de pensiones.

La situación de hoy permite afirmar que la desocupación del empleo pasó del 14% al 7%. Aún así, Jackson aseguró que, con el retiro de pensiones para pagos de emergencias, “nos hemos abierto (como Gobierno) a varias de las ideas expresadas por los parlamentarios”.

Y “¿por qué los destinos son restringidos?”, planteó el ministro respecto al retiro acotado, e indicó que “hoy día los fondos debiesen ser destinados para las previsiones”, por lo que “no habría previsión obligatoria” si se sigue por este camino, ya que perdería sentido el ahorro.

En cambio, para la seguridad social el Gobierno presentó el plan “Chile Apoya”, destacó Jackson.

“Donde además de apoyar a través del Seguro de Sesantía, además de tener apoyo para congelar el alza de los precios de las parafinas y las bencinas, además de detener las alzas y congelar los precios del transporte regulado en todo el país, además de establecer estrategias para que el gas esté a un precio justo (…), al mismo tiempo, hemos querido definir como política, y en ello ingresaremos un proyecto de ley, para que existan gatillos automáticos a los ingresos familiares de emergencia”, para cuando se presenten urgencias sanitarias y la persona no puede generar recursos.

A su vez, también como Ejecutivo plantean “aumentar el salario mínimo”, continuó Jackson, detallando las medidas que el Gobierno tiene consideradas para solucionar las necesidades de las familias.

Luego de sus palabras, se prosiguió a la siguiente votación del hemiciclo, el cual abordó el quinto retiro acotado propuesto por el Gobierno.

Entre los argumentos en contra, se apuntó a una mala política pública con letra chica y se mostró preocupación por la autonomía del uso de los fondos.

De este modo, el diputado René Alinco cuestionó: “Creo que este proyecto ingresó por la ventana, creo que es un proyecto que es poco prolijo. Atenta contra la autonomía, la voluntad de los afiliados. O sea, no puedo usar mi plata para comprar pan, pero si pido un avance en la tarjeta de crédito con un 24% de interés anual, lo pago con mis fondos, lo que será traspasado a los bancos”.

“Bajo el concepto de cobranza, ¿en qué momento esto se transformará en una operación de salvataje a la banca privada, que por lo demás no lo necesita?”, emplazó el diputado independiente. “No es posible que el Gobierno de turno decida cuál deuda yo tengo que pagar”, agregó.

En tanto, los argumentos a favor del retiro restringido al pago de deudas apuntaron a que esta propuesta se hace cargo de la responsabilidad fiscal del Gobierno y también de la seguridad social.

En esa línea, Emilia Schneider (Comunes) afirmó que el retiro del Ejecutivo “dialoga con una agenda de políticas sociales y recuperación del empleo y la economía de forma inclusiva, que nuestro Gobierno ha presentado bajo el nombre del Plan Chile Apoya, para que no queden grupos rezagados tras la pandemia y las dificultades que hemos enfrentado. Este proyecto en particular apunta a darles un respiro a esas familias acogotadas por las deudas”.

No obstante, la diputada recalcó que “no hay atajos para terminar con la desigualdad y precarización que existe en nuestro país, solo garantizar el trabajo digno y garantizar derechos sociales universales será una solución real, sostenible y que aborde el problema de fondo”. Respecto a esto, Schneider sostuvo que el Gobierno ha hecho importantes anuncios.

Por su lado, Karol Cariola (PC) afirmó que “emplazamos a nuestro Gobierno a no cerrar ninguna opción, y no escatimar esfuerzos para aliviar las necesidades de las personas”. Por esto, “es muy valioso que se haya abierto a la posibilidad de que exista un nuevo retiro de fondos de pensiones”.

“Valoramos el Plan Chile Apoya, que aumenta el salario mínimo, la recuperación de 500 mil empleos para las mujeres, la red local de apoyo y cuidados, el Programa 4 a 7, la extensión del IFE laboral, el anticipo además del Fondo de Cesantía”, precisó la diputada.

Tras la votación

Luego de la deliberación de la Cámara Baja, varios personeros se refirieron al resultado de las votaciones.

Al respecto, miembros de Renovación Nacional calificaron el rechazo a ambos proyectos como un rotundo fracaso del Gobierno.

En ese sentido, Jorge Durán indicó que “de manera mañosa de la noche a la mañana inventaron un proyecto que ni siquiera los subsecretarios, ni siquiera los parlamentarios ni su propia coalición, tenían idea de qué se trataba”.

Es por esto que cree –agregó– “que con esto el ministro Jackson y el ministro de Hacienda deben dar un paso al lado y que este Gobierno se haga responsable de impulsar, en conjunto con los parlamentarios, el sexto retiro real, que se haga cargo de la realidad que está viviendo nuestro país”, emplazó Durán.

“Chile en estos momentos requiere unidad y por lo menos de mi parte va a encontrar un parlamentario para apoyar a la ciudadanía, no para estar en contra de un Gobierno determinado, pero menos para estar en contra de la gente como estuvo esta noche este Gobierno”, sostuvo.

“Necesitamos ahora la reforma de pensiones, necesitamos ahora la reforma tributaria, y no seguir dando discursos rimbombantes y en la práctica nada que solucione los problemas de los chilenos”, sentenció el parlamentario RN.

Por su parte, el ministro Jackson, al salir de la Sala, señaló que ahora desde el Ejecutivo “nos volcamos a proponerle al país una reforma integral y significativa al sistema de pensiones”.

Vinculado a la eventual insistencia gubernamental con el proyecto de retiro acotado, el ministro precisó que “tendremos que conversar con los senadores y senadores, que son quienes tendrían que recibir una insistencia, antes de tomar una decisión como esta (…). Pero en principio entendemos que la mayor señal de concordancia que hubo, en lo que escuchamos hoy día, es que se ponía premura en que hay una reforma de pensiones”.

El Mostrador

Más notas sobre el tema