Demanda por las aguas del Silala | Bolivia presentó tres contrademandas a Chile y pide compensación a futuro

646

Por Edwin Condori

En el tercer día de la presentación de los alegatos orales por las aguas del Silala, en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Bolivia reveló que presentó tres contrademandas a Chile y en una de ellas pide una compensación a futuro por el uso de dicho recurso hídrico que nace de manantiales en el territorio del Estado Plurinacional.

Mathias Forteau, uno de los abogados de Bolivia, explicó que este país ha “sentido la necesidad de formular, no solo varias demandas como respuesta a las reclamaciones de Chile, sino tres contrademandas” por su postura “cuestionable en ciertos aspectos”.

Pues, “por un lado, Chile no ve en las aguas del Silala más que un curso de agua natural, (pero), como resulta evidente, ha sido objeto de importantes obras, mecanismos de drenaje y canalización; y, por otro lado, Chile mantiene un concepto muy unilateralista de (sus supuestos) derechos relativos a las aguas del Silala y guarda silencio (…) respeto a los derechos de Bolivia”, justificó.

Es así que, en la primera contrademanda, según Forteau, Bolivia sostiene que “tiene la soberanía sobre los canales artificiales y las instalaciones de drenaje en el Silala, que están situados sobre su territorio, y que tiene el derecho de decidir si los mismos deben mantenerse y de qué manera”.

Entonces, esta “primera contrademanda no tiene ninguna ambigüedad. Bolivia le pide a la Corte que diga (…) que posee la soberanía sobre los canales y demás infraestructuras situadas en su territorio, y que tiene el derecho de decidir” si mantiene esas instalaciones y de qué manera, ratificó.

Por tanto, en su criterio, esta contrademanda “no debería generar el mínimo problema” porque Chile, en sus escritos, reconoce que “Bolivia posee estos derechos soberanos y ha aceptado que tiene la propiedad de la infraestructura situada en su territorio”.

Aunque, más adelante, también advirtió que Chile busca condicionar el derecho de Bolivia a desmantelar los canales artificiales, por lo que le instó a aclarar su posición “en armonía a sus conclusiones finales”.

Por su parte, Rodman Bundy, otro abogado de Bolivia, explicó que, en la segunda contrademanda, el país afirma que “tiene soberanía sobre el flujo artificial de las aguas del Silala gestionadas, aumentadas o producidas en su territorio, y que Chile no tiene ningún derecho a ese caudal artificial”.

Entretanto, en la tercera contrademanda, según Bundy, se afirma que “todo abastecimiento de parte de Bolivia a Chile, del caudal artificial de las aguas del Silala y las condiciones y modalidades de dicho abastecimiento, incluida la compensación que se deba pagar para dicha entrega o dicho abastecimiento, están sujetas a la conclusión de un acuerdo con Bolivia”.

Es decir, “en el evento de que Bolivia decidiera ejercer su derecho de desmantelar las obras de los canales (…) y aun así Chile, como lo ha hecho en el pasado, señalara que quiere seguir recibiendo su parte de las aguas del Silala, basándose en el flujo del caudal superficial aumentado por la canalización, el coste del mantenimiento de los canales y el abastecimiento por parte de Bolivia a Chile, de ese caudal aumentado, tendría que estar sujeto a la conclusión de un acuerdo entre las partes”, remarcó Bundy.

Pues, advirtió que Chile, aunque ha declarado que no tiene objeción a que Bolivia desmantele las canalizaciones, es también “totalmente posible que cambie de posición en el futuro” dado el riesgo de que la destrucción de los canales redujera considerablemente el caudal de superficie que cruza la frontera.

Entonces,  “teniendo presente que Chile no tiene ningún derecho adquirido a continuar recibiendo el caudal de superficie potenciado, producido por las canalizaciones, en el supuesto de que Bolivia decida desmantelar las canalizaciones y Chile vuelva a su anterior posición a efectos de que quiere que el actual caudal se mantenga, Bolivia declara que tiene derecho a compensación”, insistió.

Además, recordó que el concepto de compensación de parte de Chile, por la entrega de las aguas del Silala, no es algo nuevo. “En un acuerdo inicial, Chile convino en compensar a Bolivia por cualquier agua que se extrajera en su territorio”, señaló.

Entretanto, Forteau indicó que Bolivia, en su dúplica, “aclaró que (esta) tercera contrademanda se dirige más bien de cara al futuro y no con vistas al pasado, y que si los canales y otras instalaciones fueran desmanteladas, por supuesto, la segunda y tercera contrademandas quedarían sin objeto alguno”.

La disputa por las aguas del Silala llegó hasta la CIJ después de que Chile presentara una demanda en 2016 para que ese recurso hídrico, que nace en manantiales del territorio boliviano, sea reconocido como un “río” de curso internacional, y dos años después Bolivia decidiera contrademandar.

La última etapa de este largo proceso judicial, correspondiente a la exposición de los alegatos orales, comenzó con la presentación de Chile el pasado viernes y se prolongará hasta el 14 de abril.

La Razón

Más notas sobre el tema