Delegación de EEUU llega a Paraguay para colaborar con investigación del fiscal asesinado en Colombia

821

Delegación de EEUU está en el país para ayudar en pesquisa

Una delegación de Estados Unidos está en Paraguay para ayudar en la investigación del asesinato del fiscal contra el crimen organizado, antidrogas y antiterrorismo, Marcelo Pecci, ocurrido en Colombia

Así informó ayer el ministro del Interior, Federico González, durante una conferencia.

González, manifestó que una delegación de Estados Unidos está en nuestro país, comprometió su apoyo y ya empezó a trabajar junto a las autoridades paraguayas, al igual que lo está haciendo en Colombia, para ayudar a esclarecer al homicidio.

Aseguró que otros países también manifestaron sus intenciones de trabajar coordinadamente con el Gobierno en este caso y, sobre todo, en el combate al crimen organizado transnacional.

El ministro mencionó que el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, está dando un seguimiento punto por punto y está en contacto con autoridades colombianas y con todos quienes llevan adelante la investigación en nuestro país.

“Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance y no vamos a escatimar esfuerzos para llegar hasta los que perpetraron este hecho, tanto autores materiales como autores intelectuales. Es el compromiso del Gobierno, trabajando coordinadamente con el Gobierno de Colombia, con el apoyo y cooperación de otros Gobiernos amigos”, agregó.

Repatriar. Mencionó que también realizan los últimos trámites y gestiones para repatriar el cuerpo del fiscal en la mayor brevedad posible.

Última Hora


La inédita modalidad del asesinato del fiscal paraguayo Marcelo Pecci

El asesinato del fiscal paraguayo antimafia Marcelo Pecci, en la isla de Barú, generó gran revuelo en todo el continente. Además del grave hecho contra el funcionario que adelantaba importantes casos contra las mafias en su país, también llamó la atención un hecho que rodeó la escena del crimen: que los sicarios que lo atacaron iban en un jet ski o moto acuática. El Espectador se contactó con varias fuentes de la Fuerza Pública especializadas en crimen organizado y narcotráfico, que señalaron que este tipo de crímenes, a bordo de vehículos acuáticos, no tienen precedentes en Colombia.

Sin embargo, dos fuentes, una de inteligencia policial y otra de la Armada, aseguraron que esta clase de crímenes se han perpetrado en México durante los últimos años en medio de las disputas entre carteles de ese país. “Sí había escuchado casos en México, pero aquí no. Recuerdo que un colega de la Armada mexicana contaba que allá hubo casos porque se mata a la víctima en un lugar en el que cree que está seguro. También porque huir es más fácil para los criminales y reaccionar a ese tipo de hechos es más difícil para las autoridades. Se vuelan más rápido”, dijo un alto oficial de la Armada.

Sobre el caso Pecci todavía no hay mayores detalles. La Policía difundió una imagen y un retrato hablado de uno de los presuntos responsables del crimen, quien al parecer estuvo en el momento en que se alquiló la moto acuática que transportó a los sicarios. Durante una rueda de prensa, el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, anunció una recompensa de $2.000 millones a personas que entreguen información y oficiales de la Policía viajaron a Paraguay para intercambiar información para dar con la captura de los asesinos de Pecci.

Los ataques en jet ski

Uno de los primeros casos reportados en México se produjo en el estado de Guerrero en 2016. En ese momento, la Policía informó que en el puerto de Acapulco fue asesinado un vendedor de playa por dos hombres que se movilizaban en un jet ski. En los últimos meses, también en las playas turísticas del estado de Quintana Roo, se presentaron homicidios de este tipo. El que más causó revuelo fue el del empresario argentino Federico Mazzoni, en enero de 2022. Este hombre era conocido en el municipio de Playa del Carmen por ser el gerente del conocido Mamita’s Beach Club y por tener buenas relaciones en la industria turística.

Versiones preliminares indican que dos sujetos llegaron hasta el interior de las instalaciones del club, abordaron a Mazzoni cerca de un baño e instantes después uno de ellos le disparó a quemarropa en dos ocasiones. El asesinato del ciudadano argentino se produjo después de un ataque, sin heridos ni muertos, en una concurrida playa en Cancún, en diciembre de 2021. Además, meses antes de este hecho, dos vendedores locales fueron asesinados en Playa Tortuga, Cancún, y una mujer estadounidense resultó herida en el fuego cruzado. Todas las huidas se realizaron en estos vehículos acuáticos.

El portal periodístico especializado en crimen organizado Insight Crime señaló en febrero, pocos días después del asesinato del empresario Mazzoni, que “varios de estos asesinatos en motos acuáticas imitan la clásica estrategia terrestre, en tanto hay un atacante que dispara y un conductor que se moviliza en una motocicleta. Aunque en los ataques por agua los sicarios se ven obligados a bajarse y llegar hasta la orilla, cuentan con la misma rapidez de un ataque en motocicleta, con el beneficio adicional de que la policía queda en la orilla”.

Aunque Pecci adelantaba procesos contra carteles de la droga, al parecer ninguno de sus casos tenía relaciones, que se sepa por ahora, con grupos criminales mexicanos. Las versiones sobre quién pudo ordenar su asesinato se analizan alrededor de los espinosos expedientes que manejaba en Paraguay. El Tiempo asegura que autoridades de Estados Unidos tienen indicios de que el crimen podría estar relacionado con la reciente extradición de un hombre vinculado al grupo terrorista Hezbolá, organización “que está hace tiempo en la región y en Colombia hay una célula”.

Aunque aún no hay capturas, el general Vargas aseguró que se tienen más de 100 pruebas y que se están entrevistando múltiples personas que estaban en el lugar de los hechos, entre las que habría individuos de otras nacionalidades. “Hay ciudadanos extranjeros que han salido de Cartagena y son requeridos, para que nos amplíen información de lo que pasó”, contó el director de la Policía. Lo que sí ha quedado claro, por ahora, es que fue un crimen planeado y que detrás hay una organización criminal poderosa y acaudalada, aunque todavía no se conozca cuál.

El Espectador


Fotos del fiscal Pecci y su esposa, claves para dar con los asesinos

Barrio Getsemaní, zona amurallada, castillo de San Felipe, plaza Santo Domingo, calle de la Factoría…

Agentes federales e investigadores colombianos ya reconstruyeron, paso a paso, los cinco días de recorrido por Cartagena que hizo el fiscal paraguayo Marcelo Pecci, asesinado por sicarios el pasado 10 de mayo.

Las fotos que su esposa, la periodista Claudia Aguilera, subió a sus redes han sido claves para que los expertos en criminalística confirmen si, como se sospecha, los asesinos los venían siguiendo desde Asunción, e incluso si subieron en el mismo vuelo de la aerolínea Copa que los trajo a Colombia.

https://www.eltiempo.com/files/article_main/files/crop/uploads/2022/05/10/627ab739566ff.r_1652331398796.0-224-1080-764.jpeg

Cuatro días antes del asesinato, la pareja publicó esta fotografía en redes, cerca a la plaza de Santo Domingo.

Además del análisis de las fotos, estas han servido para recuperar cámaras de seguridad de los lugares que visitaron e identificar a las personas que los estaban siguiendo.

EL TIEMPO estableció que incluso ya se han llamado a entrevista a extranjeros que venían en el mismo vuelo de los Pecci y a huéspedes de los dos hoteles donde se quedaron: Cartagena Royal y Decameron Playa Blanca.

“También se han recogido testimonios de vecinos de la playa y de los hombres que alquilan las motos acuáticas en las que se movieron los sicarios”, le aseguró a EL TIEMPO una fuente enterada.

De hecho, uno de esos lugareños afirmó que los sicarios tenían acento caribeño.

Y si bien el director de la Policía Nacional, el general Jorge Luis Vargas, no precisó si eran colombianos o venezolanos, este diario estableció que las autoridades habrían identificado a uno de ellos y que su captura sería inminente.

Lo que sí enfatizó el general Vargas es que hay un grupo terrorista internacional detrás del asesinato del destacado fiscal antimafia paraguayo, de 45 años.

Tal como EL TIEMPO lo reveló, agencias federales indagan si la orden de eliminarlo se dio por una retaliación por una operación contra el grupo extremista Hezbolá.

Los móviles del crimen

En 2019 y gracias a un trabajo conjunto entre Pecci y la DEA, fue extraditado a Estados Unidos, Nader Mohamad Faraht. Este último es procesado por la Corte Sur de Florida por una megaoperación de lavado de activos, vinculada a narcotráfico transnacional y a Hezbolá.

“Aún hay una ficha suelta en Paraguay de esa operación, y en Colombia opera una célula de Hezbolá”, le dijo a EL TIEMPO una fuente que participa en la investigación al lado del FBI y la DEA.

Sin embargo, aseguró que no se desecha otro móvil: una venganza por las 25 capturas de la reciente operación A Ultranza PY. En este caso, fiscales paraguayos, entre ellos Pecci, y agentes federales lograron la incautación de narcojets, barcos utilizados para traficar y recogieron evidencia de cómo se movían grandes cantidades de dinero de la mafia a través de casas de cambio.

Sobre esta última hipótesis, investigadores agregaron que la orden de asesinar a Pecci le pudo haber sido encomendada al Primer Comando Capital de Brasil. Ese cartel tiene como sede alterna a Paraguay, y Pecci junto con otros fiscales les venían asestando varios golpes.

Los sicarios

Vargas también dijo que la recompensa de 2.000 millones de pesos, cerca de 500.000 dólares, busca identificar a los autores materiales, “pero también ubicar a los intelectuales”.

Aunque se maneja con absoluta reserva, EL TIEMPO estableció que las más de 100 diligencias de policía judicial tienen a las autoridades muy cerca de uno de los asesinos.

El rostro de quien sería uno de los sicarios fue captado por las cámaras de seguridad del sitio donde fue alquilada la moto acuática usada en el ataque sicarial y en la que se desplazaron los pistoleros hasta el hotel donde estaban el fiscal Pecci y su esposa (ver recuadro).

El cartel con la recompensa y el retrato hablado (hecho a partir de testimonios) coinciden con los videos.

Por su parte, la vicefiscal colombiana, Martha Mancera, señaló que “desde el momento que se conoció el crimen se designaron los mejores investigadores de la Fiscalía (…), quienes trabajan en tres líneas”.

Mancera indicó que el cuerpo de Marcelo Pecci se encuentra en Medicina Legal, en el proceso de necropsia, cuyo dictamen será muy importante para la investigación. “Terminado ese proceso, se entregará su cuerpo a su señora esposa y a sus compañeros que se encuentran aquí”, afirmó la representante del ente acusador.

Alerta por 107 crímenes

Paralelo al caso Pecci, que tiene desconcertado incluso al Gobierno de Estados Unidos, localmente las alarmas están prendidas por los actos sicariales en Cartagena.

El asesinato de Pecci puso al descubierto una ola de crímenes sicariales en la Heroica. A 30 de abril de 2022, se han registrado 120 homicidios; de ellos, 107 han sido bajo la modalidad de gatilleros, según la Veeduría de la Rama Judicial para Cartagena.

El ‘clan del Golfo’ hace presencia en esa ciudad, por eso no se descarta que los sicarios del caso del fiscal estén vinculados a este. Según el presidente del Concejo de Cartagena, Óscar Marín, el caso Pecci deja en evidencia el poder del crimen organizado en su ciudad.

La mayoría de víctimas de este tipo de asesinatos en Cartagena son delincuentes acribillados en medio de venganzas de organizaciones criminales. Pero en este cruce de balas también han muerto desde comerciantes hasta líderes barriales y policías.

La pista de la moto acuática

200.000 pesos. Eso pagaron en la isla de Barú por el alquiler de una moto acuática los sicarios que llegaron hasta la exclusiva playa del hotel Decameron para cometer el homicidio del fiscal Marcelo Pecci.

Así se lo hicieron saber a la policía operadores turísticos que alquilaron la moto acuática de color rojo en la cual se desplazaron los sicarios. Los criminales rentaron la nave y pasearon por la bahía como dos turistas, pero en realidad esperaban el momento oportuno para cometer el crimen.

El Tiempo


¿Quién fue Marcelo Pecci, el fiscal asesinado en Colombia?

Conocido por investigar numerosos casos relacionados al crimen organizado, Marcelo Daniel Pecci Albertini, de 45 años, fue asesinado a balazos hoy en su luna de miel en Colombia. El agente del Ministerio Público enfrentó a muchas agrupaciones peligrosas.

Entre los casos más emblemáticos se destacan el homicidio del empresario Mauricio Schwartzman, en setiembre del año pasado en plena ciudad de Asunción. Así también, encabezó el caso del “acuerdo secreto de Itaipú” y también la desaparición de armas de Dimabel.

De la misma manera, Pecci llevaba la investigación del cuádruple homicidio en el cual resultó víctima Haylee Carolina Acevedo, la hija del gobernador de Amambay, Roland Acevedo. Otros casos de sicariato que estaban a cargo del mismo fiscal fueron el homicidio de Celsa Chávez, quien fue asesinada luego de denunciar hechos relacionados con el contrabando de combustible en Pilar, y Leo Veras, el comunicador pedrojuanino.

También encabezó la detención del ciudadano brasileño de origen libanés Kassem Mohamad Hijazi, quien fue extraditado tras ser requerido por lavado de activos provenientes del narcotráfico.

Otro de los casos de los cuales incluso fue recusado por su labor fue el de Imedic, en el cual se investiga la supuesta falsificación de facturas para el ingreso de medicamentos oncológicos a Paraguay.

ABC

Más notas sobre el tema