Elecciones en Colombia | Empresarios presionan a sus trabajadores para que no voten por Petro

1.026
Contexto de Nodal
Este 29 de mayo habrá elecciones en Colombia y por primera vez podría llegar a la presidencia un candidato de izquierda. Entre los ocho aspirantes, Gustavo Petro encabeza todos los sondeos seguido por Federico “Fico” Gutiérrez, Rodolfo Hernández y Sergio Fajardo. Si ninguno logra la mitad más uno de los votos, habrá una segunda vuelta el 19 de junio.

Las presiones a trabajadores para no votar por Petro caldean la campaña en Colombia

Por Santiago Torrado

El ambiente político está caldeado en Colombia. A menos de dos semanas de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, arrecían los ataques y denuncias en una campaña que se inclina a la polarización, principalmente entre los campos de los dos candidatos que encabezan las encuestas, Gustavo Petro y Federico Gutiérrez. En ese contexto enrarecido, han emergido casos de empresarios que han ejercido presiones indebidas sobre sus trabajadores para que se abstengan de votar por el aspirante de izquierdas, un comportamiento que la Misión de Observación Electoral ha calificado como “delictivo”.

El ejemplo más notorio ha sido el de Sergio Araújo Castro, uno de los fundadores del Centro Democrático, el actual partido de Gobierno, junto al expresidente Álvaro Uribe. El político desató una acalorada discusión esta semana al asegurar en redes sociales que se propone despedir a los trabajadores de sus empresas que apoyan al candidato presidencial del Pacto Histórico, la variopinta coalición de izquierdas que ya obtuvo la mayor bancada en el Congreso en las legislativas de marzo. “Un empleado que vote por Petro no cabe en mi esquema empresarial y simplemente se tiene que ir”, escribió.

Diversas voces, desde distintas orillas, rechazaron vehementemente la amenaza de Araújo –con la excepción de algunos sectores del Centro Democrático–. Para empezar, muchos señalaron que esa conducta muy probablemente constituye el delito de constreñimiento al elector, contemplado en el código penal colombiano. Aunque es por mucho el episodio más controversial, no ha sido el único. Entre otros, se ha conocido el caso del gerente de una cooperativa que produce lácteos que envío una carta en la que, sin mencionarlo, usaba frases y colores de la campaña de Fico Gutiérrez, el candidato de la coalición de derechas, apoyado por el uribismo. O el discurso de un gerente de una empresa de cueros que le dibuja a sus empleados un escenario catastrófico en caso de que Petro sea presidente.

La Misión de Observación Electoral ha rechazado esos episodios, sin dar nombres propios, y ha pedido a las autoridades las investigaciones y sanciones respectivas. Entre los reportes que ha recibido, la MOE señala que se han presentado casos de empresas que comunican a sus empleados que “de ganar cierto candidato” cerrarán las instalaciones y perderán su puesto, lo que “representa un delito electoral en torno al derecho al voto libre”. También se han presentado casos de empleadores que, en contra de la reglamentación, no quieren permitir que sus trabajadores vayan a votar el día de elecciones, y otros que están organizando eventos de proselitismo político en favor de algún candidato en los lugares de trabajo.

La posibilidad de una llegada de Petro a la Casa de Nariño, en lo que sería el primer gobierno marcadamente de izquierda en la historia de Colombia, pone nerviosos a algunos sectores empresariales. El exalcalde de Bogotá, entre otras, defiende cobrar más impuestos a las personas de mayores ingresos para combatir la desigualdad y quiere distanciar al país del modelo extractivo de los combustibles fósiles. Aunque no es homogéneo, el empresariado colombiano históricamente no ha tomado partido en las presidenciales, al menos no decididamente, aunque esa tradición ya estuvo en entredicho hace cuatro años de cara a la segunda vuelta que enfrentó a Petro con el presidente Iván Duque. Entonces, el Consejo Gremial Nacional de Colombia (CGN) por primera vez apoyó un candidato al decantarse por Duque.

Participar indisimuladamente en política, y después negarlo, se ha vuelto una tendencia en estas elecciones, y el sector empresarial no se ha quedado atrás, dice Katherin Galindo, investigadora de la consultora Colombia Risk Analysis. En lugar de pretender que los votantes no entiendan los mensajes ocultos, los empresarios deberían contemplar los riesgos no solo legales sino también reputacionales de sus pronunciamientos, señala. “El empresariado es libre de participar en política, y lo puede hacer, pero no limitando o constriñendo el ejercicio del voto”, valora. Ese tipo de episodios, advierte, “acrecienta la brecha entre el sector empresarial y la sociedad, que siente que el empresariado desde una posición de privilegio no escucha el descontento social. Por el contrario, pareciera que busca limitar el voto libre para garantizar sus intereses”.

En el Congreso, senadores de la bancada de oposición leyeron ante la plenaria de este martes un comunicado en el que rechazaban las manifestaciones de los empresarios que han indicado a sus empleados no votar por Petro. El senador Roosvelth Rodríguez, quien renunció al Partido de la U para apoyar para candidatura del Pacto Histórico, las calificó como “un intento desesperado por mantener el status quo”, además de exigir investigaciones penales de parte de la Fiscalía.

Colombia se precia de tener una de las economías más estables de América Latina, aún a pesar de los impactos de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, su desempeño, incluso en los mejores tiempos, siempre se ha visto ensombrecido por los altos niveles de desempleo, informalidad y desigualdad. En medio de la cascada de reacciones, los casos que se han conocido han provocado un debate más amplio sobre la cultura laboral. “Rompe la fibra de la dignidad que un empleador condicione contrato de trabajo al voto, cualquiera sea el candidato beneficiado”, apuntó el exenegociador de paz Humberto de la Calle, un veterano político y abogado que fue protagonista de la Constitución de 1991 y ahora es senador electo por la lista de la Coalición Centro Esperanza. Señaló que los empleadores que condicionan la estabilidad del contrato al sentido del voto representan un degradación de la democracia. “No desean tener empleados sino siervos”, escribió en sus redes sociales.

Más allá de las implicaciones jurídicas, para el consultor y analista Andrés Mejía Vergnaud esos comportamientos reflejan el deterioro de la capacidad política del establecimiento de derecha, al punto que “lo único que le queda es recurrir a ese tipo de inclinaciones y de herramientas de coerción”. De algún modo denota el agotamiento de su capacidad argumentativa y persuasiva, su incapacidad de leer la realidad política. “¿Cómo no se dan cuenta de que eso es contraproducente?”, se pregunta. “Desacreditan al establecimiento que dicen estar defendiendo”.

El País


Defensoría advierte aumento de municipios en riesgo en el marco electoral

En la presentación de un nuevo informe de seguimiento a la alerta temprana en el marco del proceso electoral, que el próximo domingo 29 de mayo tiene la primera vuelta presidencial, la Defensoría del Pueblo advirtió un aumento del riesgo en varios municipios del país, principalmente por cuenta del incremento de las acciones del Eln y del Clan del Golfo en las últimas semanas.

“Debo señalar con preocupación que, a pesar de los esfuerzos por parte de la institucionalidad del Estado para atender las recomendaciones hechas en febrero y su articulación en el marco de la CIPRAT, las acciones violentas del Eln y el Clan del Golfo, particularmente en los departamentos de Magdalena, Córdoba, Sucre, Bolívar, Chocó y Antioquia, ocasionaron que desde nuestro Sistema de Alertas Tempranas se aumentara el número de municipios con riesgo extremo y alto”, aseguró el defensor del Pueblo, Carlos Camargo.

El informe, presentado desde Quibdó, epicentro de confrontaciones entre estos dos grupos armados ilegales, destaca que de los 521 municipios a los que se les viene haciendo monitoreo permanente, 290 presentan riesgo extremo y alto de vulneración a los derechos de la población, 16 más que los registrados en febrero pasado.

Además de recomendar nuevas acciones a las autoridades gubernamentales frente al proceso electoral, la Defensoría constató que entre febrero y mayo se pasó de 79 a 84 municipios en riesgo extremo y de 195 a 206 municipios con riesgo alto de vulneraciones a los derechos de los ciudadanos.

El Informe reconoce igualmente la influencia en los territorios de varios grupos armados ilegales y sus disputas por las actividades criminales del narcotráfico, la minería ilegal, microtráfico, gota a gota y extorsiones, entre otras.

Los departamentos que tienen el mayor número de municipios con riesgo extremo son Cauca (16), Nariño (14), Chocó (9), Norte de Santander (8) y Antioquia (7). Les siguen Bolívar (6), Caquetá (6), Arauca (4), Tolima (4), Putumayo (3), Valle del Cauca (3), Huila (2), Meta (1) y Magdalena (1).

En riesgo alto están: Antioquia con 30 municipios, Sucre (16), Valle del Cauca (12), Magdalena (12), Bolívar, Boyacá, Nariño y Meta (11 cada uno), Chocó (10), Norte de Santander (10), Atlántico (9), Córdoba (7) Cesar (7), Huila (6), Cundinamarca (6), Cauca (5), Caldas (5), Risaralda (5), Putumayo (4), Guaviare (4), Casanare (4), Vaupés (3), Vichada (2), Arauca (2) y Caquetá, Tolima, Amazonas y Bogotá, con un municipio cada uno.

Ante esta situación, a solo 11 días de las elecciones, la Defensoría del Pueblo recomendó la implementación de acciones extraordinarias para la protección de las comunidades por parte de las instituciones del orden municipal, departamental y nacional. Asimismo, solicitó que se adopten estrategias contundentes de inteligencia que permitan garantizar las condiciones de seguridad para la participación en las elecciones.

“El Estado debe implementar más mecanismos de investigación y verificación por las denuncias relacionadas con delitos electorales y amenazas contra candidatos o sus campañas. También debe brindar la protección para que las personas puedan votar en zonas rurales y sobre todo garantizar la libre participación”, puntualizó Camargo.

El Espectador


Rodolfo se dispara y le pelea el puesto a “Fico” en segunda vuelta

Tres encuestas publicadas esta semana calentaron una campaña que había permanecido relativamente estable desde las consultas interpartidistas. A nueve días de la primera vuelta, Rodolfo Hernández, de 76 años, le da un remezón a una elección que parecía cantada como un enfrentamiento entre Gustavo Petro y Federico Gutiérrez. Y si alguien tenía aún dudas, muestran que Petro no tiene el apoyo suficiente para ganar en primera vuelta.

Las encuestas son de las dos casas encuestadoras mejor calificadas por el Semáforo de La Silla Vacía, es decir, que se trata de empresas con metodologías confiables que en el pasado han acertado en los resultados.

Una de principios de la semana, del Centro Nacional de Consultoría (CNC) pagada por una empresa privada, y dos publicadas ayer; otra del CNC pagada por Semana, y de Invamer, pagada por Caracol TV y Blu Radio. Los nuevos resultados movieron así el Ponderador de encuestas de La Silla.

Rodolfo le puede ganar a “Fico”

Aunque tienen resultados bastante dispares, todas concuerdan en un salto en la intención de voto de Rodolfo Hernández entre abril y mayo. Más allá de si está empatado en el márgen de error con “Fico”, como muestra la última encuesta de CNC que financia Semana, o a siete puntos, como la de Invamer de Caracol Televisión, es el único candidato que crece. Ni Petro ni “Fico”, o Fajardo que se desinfla, se han movido sustancialmente de sus posiciones desde que empezó la campaña tras las consultas interpartidistas.

La pregunta es si los nueve días que quedan de campaña le alcanzan a Rodolfo para empatar y superar a “Fico”. Todo sugiere que sí es posible.

Por un lado, la tendencia es de crecimiento para el exalcalde de Bucaramanga, mientras que Petro y “Fico” se estancaron. A su crecimiento se sumará el hecho político generado por los resultados de las encuestas mismas, que lo convierten en un contendiente real en la recta final de la campaña, y le pondrán los focos encima cuando no hay tanto tiempo para un escrutinio detallado de Rodolfo que permita desnudar sus muchos vacíos en términos de propuestas y de conocimiento del país. Esto, sin contar que es un candidato imputado por la Fiscalía por el escándalo conocido como ‘Vitalogic’ (ver investigación de La Silla Vacía).

El crecimiento de Rodolfo de los últimos días se dio de manera orgánica, empujada por grupos ciudadanos espontáneos. Sin embargo, estos últimos días tiene planeado prender los motores del gasto publicitario. La campaña arrancó una ofensiva en televisión abierta que irá hasta la primera vuelta.

Luego de no poner ningún comercial en el prime time (de 7pm a 10pm) de Caracol TV o RCN el lunes y martes, el miércoles puso cuatro, y anoche seis, más que cualquier otro candidato, según el monitoreo de La Silla. La campaña produjo un nuevo comercial, en donde Rodolfo se muestra como la opción entre la pelea de Fico y Petro, el candidato “para salir de la polarización”.

Rodolfo tiene el potencial de generar un impacto en el tercio del país que todavía no lo conoce. Según la encuesta del CNC para Encina, es el candidato presidencial con menor reconocimiento, con 67 por ciento (“Fico” tiene 85 y Petro 94 por ciento). En términos de favorabilidad también tiene el mejor balance. Rodolfo cae bien: de los que lo conocen el 44 por ciento tiene una imagen favorable y el 17 desfavorable, un balance mucho mejor que el de sus dos contrincantes.

Esta misma medición muestra que el crecimiento de Rodolfo se da mientras la campaña de “Fico” se choca con varios obstáculos. Si bien Gutiérrez tiene la ventaja de maquinarias en todos lados para hacerlo sonar y ponerle votos que pueden definir una elección apretada, el exalcalde de Medellín no crece sustancialmente en la intención de voto desde que ganó la consulta interpartidista. Su nivel de conocimiento ha incrementado, pero con él su imagen negativa. La frescura del bacán paisa no logra contrarrestar la impopularidad del Gobierno de Iván Duque, del uribismo y de la clase política tradicional que lo acompaña.

Sobre todo porque el tema principal por el cual los votantes se preocupan es precisamente la corrupción: la fortaleza de Rodolfo y la debilidad de una coalición donde está el establecimiento político que tiene cansados a los votantes.

Rodolfo, por otro lado, es un competidor directo por los votos de la centro derecha que componen la base de “Fico” y su impulso le ha quitado al ex alcalde de Medellín el espacio para crecer. Según la desagregación de la encuesta Invamer, la afinidad de los votantes potenciales del ingeniero están en ese sector, y entre votantes que no declaran tener una afinidad política.

Los del centro ya parece haberlos recogido, a juzgar por la caída estrepitosa de Sergio Fajardo. Ahora entran en franca disputa los de la derecha.

Ahí Rodolfo puede crecer entre el uribismo popular, que ha ido capturando en regiones sólidamente uribistas y conservadoras como Arauca, Casanare, y Tolima. Esto, sin contar los Santanderes, que han sido una plaza estratégica para el triunfo uribista y que el ingeniero ya tiene de su lado. El exalcalde santandereano es más popular con los encuestados rurales, y, sobre todo, suele tener más apoyo en sectores populares que en las clases altas.

Rodolfo también le mete miedo a Petro

En los escenarios de segunda vuelta, que hay que leer con cautela, a Rodolfo le va mejor que a cualquier otro candidato frente a Petro. Por ejemplo, mientras en la del CNC en segunda vuelta Petro le gana a Fico (44 vs. 35 por ciento), cuando se enfrenta a Rodolfo quedan en un empate (41 vs. 41 por ciento). Algo similar ocurre en la encuesta de Invamer y la de CNC financiada por Encina.

https://www.lasillavacia.com/media/640x480/CNC%20P%C3%A1g%2051(0).png

https://www.lasillavacia.com/media/640x480/CNC%20P%C3%A1g%2087.png

De hecho, esta última encuesta, una de las más completas que se ha hecho en este ciclo electoral por el tamaño de la muestra y el número de municipios, muestra que Rodolfo es el candidato que más votantes identifican como su segunda opción, por lo que tiene la capacidad de atraer a más votantes. Rodolfo es auténtico, logra capturar la atención con propuestas populistas como los cuatro decretos del 7 de agosto (como quitarles los carros a los congresistas y reducir los puestos diplomáticos), hace una campaña fuerte en redes y conecta con el deseo de cambio que ha impulsado a Petro. También puede conectar con el antipetrismo por su trayectoria y narrativa de empresario, defensor de la libre empresa y demás.

Su disparada en este último tramo de la campaña ratifica el deseo de cambio de los colombianos. En su caso, más que por representar una alternativa ideológica como Petro, por encarnar una ruptura con las formas y el lenguaje tradicional de la política.

https://www.lasillavacia.com/media/640x480/Invamer%20demogr%C3%A1fica.png

La Silla Vacía

Más notas sobre el tema