Ecuador | Lasso rompe el diálogo con los indígenas y se salva de ser destituido en el Congreso

786

Asamblea no logra los votos para destituir al presidente de la República, Guillermo Lasso

En tres votaciones, la Asamblea Nacional no alcanzó los 92 apoyos necesarios para destituir al presidente de la República, Guillermo Lasso, por grave crisis política y conmoción social, con base en el pedido del correísmo a través de la bancada Unión por la Esperanza (UNES).

Durante tres días, el Parlamento debatió el pedido de la legisladora Patricia Núñez (UNES), de que se active el artículo 130 numeral 2 de la Constitución y se proceda a la destitución del presidente de la República, Guillermo Lasso, invocando esa causal en medio del paro nacional convocado por el movimiento indígena.

La moción fue elaborada por el legislador correísta Fernando Cedeño, y en una primera votación logró 81 respaldos provenientes de los bloques de UNES, una parte de Pachakutik y algunos independientes, 42 en contra y 14 abstenciones del Partido Social Cristiano (PSC), Izquierda Democrática (ID) y la Bancada del Acuerdo Nacional (BAN).

Hubo una rectificación solicitada por la asambleísta, Wilma Andrade (ID), y se registraron 84 votos a favor, 42 en contra y 11 abstenciones.

Andrade habló de una manipulación de la votación. El presidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela, pidió un informe al Departamento de Tecnologías, tras el pedido de los legisladores Andrade, Marlon Cadena y Dalton Bacigalupo (ID), y del oficialista Guido Chiriboga. La norma no permite una segunda rectificación.

Luego se planteó la reconsideración de la votación por el asambleísta Juan Fernando Flores (BAN), que sí tuvo apoyo. Y, finalmente, en una tercera votación, se obtuvieron 80 a favor, 48 en contra y 9 abstenciones.

El debate de la solicitud de destitución de Lasso se realizó de manera virtual en tres jornadas: el sábado 25, el domingo 26 y este martes 28. Intervinieron 109 de 137 asambleístas posibles.

La Constitución de la República señala que este mecanismo para sacar al Jefe de Estado solo puede usarse una vez en el periodo legislativo vigente, que dura cuatro años (2021-2025). Aunque hay criterios jurídicos divididos al respecto.

El procedimiento contemplaba la notificación al primer mandatario para que asista a presentar sus pruebas de descargo, pero éste no asistió pero delegó al secretario jurídico de la presidencia, Fabián Pozo.

La moción de Cedeño proponía: “Destituir al señor Guillermo Lasso Mendoza, Presidente Constitucional de la República del Ecuador, por la causal contemplada en el artículo 130 numeral 2 de la Constitución al haberse comprobado una grave crisis política y conmoción interna.

Como conclusión, la resolución motivada señaló lo siguiente: “Guillermo Lasso Mendoza, presidente de la República, no ha podido probar la inexistencia de la grave crisis política y conmoción interna que vive el país, evidenciada por la real ocurrencia de los acontecimientos que atentan gravemente en contra de la seguridad, la institucionalidad, el ejercicio de una convivencia normal de la ciudadanía y el ejercicio de los derechos constitucionales que en suma provocan una profunda alarma social, como se sustenta en la presente Resolución, situación que se agrava por la conflictividad política y la crisis de legitimidad del primer mandatario, expresada en el descontento social, la desconfianza, desaprobación y desconocimiento de los representantes políticos y autoridades de las diversas funciones del Estado, lo cual se expresa finalmente en las acumuladas y reiteradas huelgas, protestas públicas y movilizaciones populares”.

Diálogo

Antes de cerrar el debate, Saquicela informó los términos en que llevó adelante la mediación de diálogo entre el Gobierno y la dirigencia del movimiento indígena, e invitó al presidente Lasso, a que retome el diálogo suspendido en la mañana debido a que se registró un militar fallecido y doce uniformados heridos por muerto en un incidente registrado en Shushufindi, este 28 de junio.

El legislador indicó que el diálogo ha estado “a escasos centavos respecto al precio de los combustibles” de solucionar la paralización del país, había de parte y parte esa posibilidad.

Consideró que no debía haberse suspendido ese diálogo, previsto para este martes en la mañana, y que es lamentable el fallecimiento del militar y de siete personas en total en esta paralización; por eso, es preciso que si “esta Asamblea no llega a destituirle al presidente de la República, en este trámite legal y constitución, usted señor presidente debe acudir a ese diálogo o sus delegados y resolverlo por esos centavos, y el Ecuador vuelve a funcionar”, subrayó.

El Universo


El presidente Guillermo Lasso anula a Leonidas Iza y se rompe el diálogo

El presidente Guillermo Lasso rompió ayer el diálogo con la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y anuló a su principal dirigente, Leonidas Iza, como interlocutor válido de la organización para lograr acercamientos.

El mandatario hizo este anuncio en una cadena nacional. Dijo que el gobierno no se puede sentar a conversar con quienes pretenden secuestrar la paz de los ecuatorianos. Recordó que durante la madrugada un convoy que custodiaba tanqueros que transportaban combustible en Shushufindi, Sucumbíos, fue atacado por supuestos manifestantes.

Como consecuencia de aquello falleció un militar y existen al menos 12 heridos, entre militares y policías. “No vamos a negociar con quienes mantienen al Ecuador como rehén; con quienes atacan a nuestras fuerzas de seguridad y juegan con la salud y la vida de los ecuatorianos”, declaró Lasso, tras afirmar que de parte del gobierno ha habido voluntad para resolver las cosas.

Mientras no existan las garantías necesarias, el Ejecutivo señaló que no se puede continuar con el proceso de diálogo. Algo que solo ocurrirá cuando se cuente con legítimos representantes de todos los pueblos y nacionalidades.

Más temprano, una llamada telefónica lo cambió todo. El ambiente de optimismo que rodeó el segundo día de los diálogos emprendidos por el gobierno y la Conaie para poner fin al paro nacional, cambió en cuestión de minutos cuando se supo que los representantes del Ejecutivo no acudirían.

El movimiento en los alrededores del Liceo Matovelle, sede de las conversaciones, en el centro de Quito, empezó desde muy temprano. Indígenas y periodistas buscaban la forma de ingresar al salón de la institución educativa para ser testigos de lo que se esperaba sea un acuerdo definitivo.

A diferencia de otras ocasiones, esta vez hubo menos restricciones para la prensa a la que la dirigencia indígena califica como comercial. Se permitió el ingreso con la condición de que “digan la verdad”.

El presidente de la Conaie, Leonidas Iza, llegó junto a Gary Espinosa, de la Fenocin, y Eustaquio Tuala, de la Feine, relativamente a tiempo a la cita, que había sido pactada para las 09:00. El salón se llenó de representantes de los pueblos y nacionalidades, que lo coparon en su totalidad.

También se encontraban presentes el presidente de la Asamblea, Virgilio Saquicela, la titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), Diana Atamaint; y de la Función de Transparencia y Control Social, César Córdova, que actúan como observadores.

Este fue el ambiente propicio para que un chamán haga una purificación del sitio. El ambiente se llenó de olor y humo de palo santo. Fue necesario que el padre Bernardino Briceño, que actúa como moderador, intervenga para pedir que concluya el ritual, que se extendió por varios minutos.

Ya eran las 10:00 y los espacios asignados para los delegados del gobierno seguían vacíos. Tanto así que fueron ocupados por indígenas de la Amazonía, a los que se les pidió que los abandonaran con la esperanza de que pronto se integren a las conversaciones el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, e Iván Correa, los delegados la noche del lunes.

La espera continuó por varios minutos. A las 10:30 Saquicela salió del salón y atendió entrevistas a los medios. Luego se alejó para recibir una llamada. Era Jiménez, que le informaba que no asistirían a ese llamado, provocando una expresión de sorpresa en el titular del Legislativo.

La decisión se tomó luego de los enfrentamientos registrados entre supuestos manifestantes y los miembros de las fuerzas del orden, con un saldo de un militar fallecido y varios uniformados heridos. “Eso se encuentran analizando en la Presidencia de la República”, le dijo a EXPRESO Saquicela, que todavía guardaba la esperanza de que se dé el diálogo.

El tiempo siguió pasando y se podía ver las caras de desconcierto de los representantes de las tres funciones del Estado presentes. Saquicela y Atamaint hacían llamadas telefónicas. “Definitivamente, dicen que no vienen”, se pudo escuchar a Saquicela, que fue quien impulsó la mesa de diálogo. Con esa sentencia ingresaron todos al salón. El padre Briceño hizo una oración ecuménica, como queriendo hacer algo de tiempo, antes de dar la noticia a los dirigentes indígenas. Incluso hubo un minuto de silencio por las víctimas que dejan las movilizaciones.

Luego tomó la palabra Saquicela para ratificar lo evidente. El gobierno no iba a acudir al encuentro, pero “no se retira del diálogo, no se rompe el diálogo y no puede romperse”.

Agregó que es necesario reprogramar el encuentro y que haría todos los esfuerzos para que esto suceda lo antes posible. Iza trasladó el peso de lo sucedido en Shushufindi al régimen. Argumentó que si se hubiera dado respuesta a sus demandas la noche del lunes, se habría evitado. Pero también aseguró que las fuerzas del orden fueron a “provocar” a los comuneros que se disponían a iniciar una protesta.

“Esto pareciera que es hasta un pretexto para que se rompa esta mesa de diálogo y no podemos aceptar semejante cosa”, especuló el dirigente, que propuso la conformación de una comisión independiente que investigue esta y las otras muertes que aseguran se han producido en el marco de la protesta.

“Que se comunique al gobierno que nosotros no estamos dispuestos a mantenernos más tiempo en esta idea de estar suspendiendo y suspendiendo. Nuestra voluntad es que mientras avance la comisión, que continúe el diálogo”, agregó el presidente de la Conaie.

Para la tarde, Saquicela volvió a convocar a las partes para hacer un nuevo intento de reanudación del diálogo, pero fue infructuoso porque la delegación del Ejecutivo no llegó al Liceo.

Expreso


Organizaciones indígenas no levantan el paro, pero piden diálogo al Gobierno

El presidente Guillermo Lasso anunció que el Gobierno se retira de la mesa de diálogo con Leonidas Iza hasta que no existan las garantías necesarias.

La expectativa en el día 16 de las protestas estaba centrada en la segunda parte de la reunión, que comenzó la tarde del 27 de junio de 2022, entre los indígenas movilizados con los delegados del presidente Guillermo Lasso, en Quito.

Sin embargo, la reunión se instaló a las 11:00 sin la presencia de los delegados del presidente Guillermo Lasso. Más tarde, el mandatario dio por terminado el diálogo con la Conaie.

Los representantes de las otras funciones y que están actuando como mediadores del diálogo, intentaron salvar el diálogo entre las dos partes, pero hasta el cierre de esta nota no hubo avances.

Las organizaciones indígenas, por su lado, coincidieron en la necesidad de volver a conversar con el Gobierno como única vía para solucionar los problemas, dijeron. Sin embargo, no levantarán el paro nacional.

Iza: Necesitamos que las dos partes bajen de tono

Leonidas Iza, presidente de la Conaie, aseguró que es necesario que todas las partes pongan de parte para pacificar el país, pero cumpliendo con las solicitudes de las organizaciones sociales.

Insistió en una revisión adicional del precio de los combustibles, así como de las políticas petroleras y mineras. Se preguntó, ¿por qué retroceder? Si ya se había avanzado bastante.

Y cuestionó al primer mandatario. “Señor Presidente, usted ha dicho que no dialogará con Leonidas Iza. Está muy alejado de la realidad si pretende alejar a un dirigente“.

El presidente de la Conaie pidió al presidente Guillermo Lasso que no deslegitime a las autoridades comunitarias, que han sido elegidos en el espacio de la democracia interna. Y destacó que las organizaciones sociales nunca han condicionado a ningún vocero del Ejecutivo.

Reconoció que este momento el diálogo está un “punto muerto”. Y dijo que la Conaie deja todas las garantías para que este proceso de diálogo tenga el fin que queremos la mayoría de los ecuatorianos.

Iza pidió la intervención de la Iglesia Católica. Llamó a Monseñor Luis Cabrera, presidente de la Conferencia Episcopal, para que participe en el diálogo y que, por su intermedio, también el Papa Francisco.

El dirigente de la Conaie también envió un mensaje a los manifestantes. Volvió a pedir que permitan el paso de los productos que están escasos en las ciudades, por ejemplo el gas de uso doméstico.

Lamentó, además, los incidentes ocurridos en horas de la madrugada en Shushufindi en dónde un enfrentamiento entre manifestantes y representantes de la fuerza pública terminó con el fallecimiento de un militar.

“Me parece importante que podamos deponer estas posiciones, nosotros lo hemos hecho, nosotros creemos que el diálogo es el mejor camino para resolver nuestros problemas“. Y recordó las condiciones de pobreza en la que viven sus comunidades: “No tenemos otras opciones, no nos queda más que luchar, por eso estamos aquí”.

También pidió al Gobierno que no militaricen las casas de paz, que han acogido a los manifestantes en Quito.

“Llamamos a la unidad, a la paz y seguimos en este proceso esperando para continuar el diálogo”, dijo Iza al final de su intervención.

Indígenas piden diálogo con el Gobierno

Gary Espinoza, presidente de la Fenocin, aseguró que las organizaciones sociales tenían toda la apertura y predisposición para dialogar con el Estado. Y, por eso, criticó la decisión del Gobierno Nacional de retirarse del diálogo. Lo calificó como una falta de respeto.

Llamó al pueblo ecuatoriano a estar vigilante de la actuación del presidente, “que tiene que responder a los pedidos” que hicieron las organizaciones sociales.

“Vamos hasta las últimas consecuencias. Seguimos en el paro nacional, hasta que el Gobierno se sensibilice“, dijo.

Espinoza dijo que no vuelva el diálogo, el paro nacional continuará. Y adelantó que los miembros de la Fenocin se mantendrán en Quito a espera de la nueva convocatoria para conversar con el Ejecutivo.

El presidente de la Feine, Eustaquio Toalá, también dijo que su organización permanecerá en Quito mientras no haya respuesta a los 10 pedidos.

Mientas, Carlos Sucuzhañay, presidente de la Ecuarunari, también se sumó al pedido del diálogo con el Gobierno.

“La movilización va a continuar de manera pacífica a escala nacional”, dijo.

Marlon Vargas, líder de los pueblos de la Amazonía, hizo una propuesta directa el presidente Lasso: acoja el pedido de la Conaie sobre los combustibles y el paro termina. Pero, advirtió que, mientras no se resuelva este tema, ellos “seguirán firmes”.

Primicias


Comité de la ONU exhorta al Gobierno ecuatoriano a que cese la violencia contra niños y adolescentes durante las protestas

El Comité de Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas instó al Ecuador a parar el uso excesivo de la violencia contra los niños y adolescentes, en el marco del paro nacional.

La organización expresó su preocupación por niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas de violencia por parte de las fuerzas de seguridad, por lo que hizo un llamado a que sean investigadas.

Tras el análisis de información, el Comité determinó que militares y policías antidisturbios dispararon gases lacrimógenos y perdigones contra los manifestantes en Quito y en otras ciudades. Entre los manifestantes estaban indígenas -incluidos niños, niñas y adolescentes- que salieron a las calles para exigir a las autoridades que reduzcan los precios de los combustibles y mejoren la calidad de vida de la población.

La entidad aseveró que se autorizó el uso de munición potencialmente letal, como perdigones, para reprimir las protestas en las que participaban los menores de edad, quienes estaban expuestos a graves efectos secundarios causados por el uso indiscriminado y desproporcionado de gases lacrimógenos.

También alertó que hay muchos niños y niñas que deambulan solos por la capital, sin protección y sin contacto con sus cuidadores.

El Comité de Derechos del Niño dijo que le preocupa el importante número de adolescentes lesionados, así como el miedo que experimentan los menores de edad ante la represión generada en zonas identificadas como pacíficas.

Si bien celebró el levantamiento del estado de emergencia y las conversaciones entre funcionarios del Gobierno y los pueblos indígenas, el Comité exigió al Estado el cese inmediato del uso de la fuerza fuera de las normas internacionales establecidas.

La entidad exhortó a que se investiguen inmediatamente los incidentes denunciados del uso excesivo de la fuerza y la violencia por parte de agentes de seguridad contra niños y adolescentes.

Con este antecedente, el Comité recordó las recomendaciones formuladas en 2017, para que se promueva, proteja y facilite la libertad de asociación y de reunión pacífica de los niños, y derogue las leyes y las normativas que permiten la imposición de sanciones en relación con el ejercicio del derecho a la libertad de asociación y de reunión pacífica.

A esto se sumó de que se cuente con un protocolo sobre cómo tratar a los niños en el contexto de las manifestaciones públicas, así como se establezca un mecanismo de denuncia para los niños que hayan sufrido cualquier forma de violencia.

Finalmente hizo un llamado a que se cuide y proteja a todos los niños, niñas y adolescentes durante las manifestaciones porque una represión violenta acarreará marcas indelebles a lo largo de sus vidas.

Pichincha Comunicaciones

Más notas sobre el tema