El litio será la energía fundamental y Bolivia tiene las reservas más importantes

815

El litio será la energía fundamental  y Bolivia tiene las reservas más importantes

ABI

Según el analista Eduardo Paz, el litio será la energía fundamental en el mundo y Bolivia tiene las reservas más importantes, que actualmente alcanzan a 21 millones de toneladas en el salar de Uyuni, en el departamento de Potosí.

“El litio es un recurso estratégico de alta importancia a nivel mundial que en los próximos cinco, 10, 15 hasta los próximos 50 años va a ser la energía fundamental a nivel mundial y Bolivia tiene los recursos y las reservas más importantes a nivel mundial”, dijo anoche en contacto con el canal estatal. Señaló que este dato es importante a tomar en cuenta para el futuro de la economía boliviana.

En esa línea, el analista destacó los pasos que actualmente da Bolivia respecto a la industrialización del metal blando en los salares no sólo de Uyuni, sino también de Pastos Grandes y Coipasa con la tecnología EDL (Extracción Directa del Litio).

“Hay una perspectiva muy positiva porque se están dando esos pasos, estamos ya observando que inmediatamente van a ya tener contratos con importantes empresas a nivel mundial para el tema de la industrialización del litio”, enfatizó.

Asimismo, señaló que el proceso de industrialización con sustitución de importaciones tiene el objetivo de generar una economía que sobre todo tome en cuenta las necesidades del mercado interno, lo cual es “muy positivo” con miras al bicentenario de Bolivia.

“Esto es muy importante anotar, porque la sustitución de importaciones y la industrialización interna y el potenciamiento de mercado interno es la base para poder generar una situación de equilibrio económico y de la atención a las necesidades de la población”, enfatizó.

Resaltó también que, gracias a sus medidas, Bolivia “está aguantando de una manera sostenida frente a riesgos muy fuertes que existen a nivel mundial por la guerra en Ucrania, por las políticas de las grandes transnacionales y de los capitales financieros”.

La industrialización

En el marco del Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP) que impulsa la industrialización de los recursos naturales, el litio será un pilar de la economía boliviana en 2025, según el ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina Ortiz.

“Bolivia ya desarrolló dos fases para el aprovechamiento de los recursos evaporíticos y en la actualidad ejecuta una tercera fase, la industrialización de esos recursos, con lo que se prevé convertir este sector en un pilar de la economía nacional para 2025”, dijo Molina, durante su intervención en el foro virtual “Perspectivas del Litio desde América Latina”, el 13 de abril de esta gestión, se lee en la separata “Más energías para salir adelante”, publicado este mes por esta cartera de Estado.

Molina explicó que la primera fase: la Investigación Científica, Pilotaje, Explotación y Producción de Recursos Evaporíticos viabilizó la implementación de plantas Piloto de Sales de Potasio (Cloruro de Potasio y Sulfato de Potasio) y la Planta Piloto de Carbonato de Litio.

Tras este inicio, Bolivia decidió dar otro paso hacia adelante con una segunda fase: la Implementación Tecnológica para las Plantas Industriales, que permite dar el salto de la producción piloto a una escala industrial en las plantas de Carbonato de Litio y Sales de Potasio.

En esta etapa se concentran los logros de la primera fase con la investigación y conocimientos obtenidos, y se suma la capacitación del personal boliviano, que será fundamental para la tercera etapa, ya en marcha: la Industrialización del Litio, de productos finales con alto valor agregado como son las baterías de ion litio y material de cátodos.

El Plan de Desarrollo Económico Social (PDES) 2021-2025 plantea cinco retos para el Estado Plurinacional en materia de litio:

  • Alcanzar un abastecimiento de litio continuo. En la actualidad, se implementa una Planta Industrial de Carbonato de Litio, con una capacidad de producción de 15.000 toneladas métricas (TM) por año y se proyecta el suministro a las empresas nacionales como Quantum, que ya exporta vehículos eléctricos con baterías de litio boliviano.
  • Aplicar la tecnología EDL (Extracción Directa de Litio), que garantizará un menor impacto medioambiental, menor consumo de energía y mayor recuperación y rendimiento del litio.
  • Desarrollar la industria de los recursos evaporíticos respetando los usos y costumbres de las comunidades y en armonía con los ecosistemas y nichos ecológicos donde se encuentran los salares y lagunas saladas.
  • Garantizar la soberanía científica y tecnológica en la industria de los recursos evaporíticos.
  • Generar una estrategia de integración en América Latina con base en las potencialidades en recursos y reservas de litio, la cadena productiva de baterías, y, finalmente, el aprovechamiento de las oportunidades de suministro e industria de la electromovilidad y energías alternativas acorde a las necesidades mundiales en la transición energética.

El ministro de Hidrocarburos y Energías agregó que en esta tercera etapa se comienza a cerrar el ciclo industrial de los recursos evaporíticos, que se encuentran en el auge de su trascendencia ante las tendencias geopolíticas y la búsqueda de los países para consolidar la seguridad y transición energéticas.

El contexto geopolítico sitúa en un escenario favorable a Bolivia, que tiene la mayor cantidad de recursos cuantificados de litio del mundo, 21 millones de TM solo en el Salar de Uyuni (Potosí), que aumentarán según se vayan cuantificando los recursos de este mineral en los diferentes salares y lagunas saladas del país. Los precios del litio van en ascenso y Bolivia no quiere quedar rezagada en el desarrollo de la industria de este recurso.

Más notas sobre el tema