¿Es posible una segunda ola progresista en América Latina? – Por Manolo de los Santos y Gisela Cernadas

784

Por Manolo de los Santos y Gisela Cernadas*

La IX Cumbre de las Américas, prevista para junio en Los Ángeles, sigue siendo incierta. Dado que la administración Biden no ha invitado a los líderes de Cuba, Nicaragua y Venezuela por «cuestiones de democracia», los líderes de Cuba, Bolivia, México, Argentina y otros países habían expresado la posibilidad de negarse a participar. Sin embargo, no se puede dejar de constatar que en América Latina, que siempre ha sido considerada como el «patio trasero de Estados Unidos», los vientos geopolíticos parecen estar cambiando.

Más revelador que las señales de la Cumbre de las Américas es el surgimiento silencioso de fuerzas de izquierda en los países latinoamericanos. El candidato de izquierdas Gustavo Petro obtuvo el mayor número de votos (40,32%) en la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia, aunque la situación en la segunda vuelta del 19 de junio sigue sin estar clara. Si tanto Petro como el candidato presidencial brasileño Lula da Silva, que actualmente lidera los índices de aprobación, ganan las elecciones de este año, los siete países más poblados de América Latina (Brasil, México, Colombia, Argentina, Perú, Venezuela y Chile, que representan el 80% de la población de la región) serán gobernados por líderes de izquierda. Esto supondría un giro importante en la historia de la región.

Desde el siglo XV, la historia de América Latina ha estado estrechamente ligada al colonialismo y a la trata de esclavos. En el siglo XIX, el presidente estadounidense James Monroe declaró que toda América era la esfera de influencia de Estados Unidos, y desde entonces la estrategia estadounidense hacia América Latina nunca ha cambiado: control político y militar total de la región junto con el saqueo económico de sus recursos naturales.

En la década de 1980, Estados Unidos impulsó su política neoliberal mediante el Consenso de Washington. Mientras los países latinoamericanos se veían obligados a contraer enormes deudas en la década de 1970 y en la de 1980, el Consenso de Washington, a través del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, estableció políticas para recortar drásticamente las prestaciones públicas, privatizar las empresas estatales, desregular los mercados empresariales y de capitales, y liberalizar totalmente las finanzas y el comercio. Como resultado de las reformas neoliberales y del Consenso de Washington, 50 millones de personas en América Latina cayeron en la pobreza entre 1970 y 1995, y la tasa de pobreza creció del 35% (1970) al 45% (2001). Durante este periodo, la deuda externa se triplicó, pasando de 67.310 millones de dólares (1975) a 208.760 (1980), de los cuales el 60% era deuda pública. La relación entre la deuda y el PIB pasó del 3% (1970) al 8,5% (1989), ahogando aún más la posibilidad de desarrollo económico. Los efectos de la privatización holística y la destrucción de la estructura industrial continúan hasta el día de hoy, mientras estos países luchan por salir de la posición de subdesarrollo y endeudamiento en la que fueron colocados.

De hecho, en 1985, pocos dirigentes estatales podían entender claramente, y menos aún cuestionar, las trampas de la deuda en las que se veían metidos la mayoría de los países del Tercer Mundo. El ex presidente cubano Fidel Castro había pedido una moratoria de la deuda porque era moralmente irracional y matemáticamente imposible pagar esas deudas. Sus comentarios suscitaron un gran interés en la opinión pública internacional. En cambio, los dirigentes actuales de Washington abogan activamente por un nuevo Plan Marshall para América Latina, lo que supondría un mayor aumento de su deuda. Como denunció Vijay Prashad en la COP26 de Glasgow, las potencias imperialistas saquearon sus colonias con la riqueza que luego devolvieron a los países en desarrollo en forma de préstamos. Los países latinoamericanos producen para pagar sus deudas, y a su vez firman más contratos de deuda con los mismos países que han saqueado la riqueza de los países colonizados. Esta es la trampa de la deuda: la economía y la política de estos países priorizan el servicio del pago de la deuda sobre su propio desarrollo económico y social, y la falta de desarrollo conduce a más deuda.

En 1999, se inició una ola progresista en América Latina con la elección de Hugo Chávez como presidente de Venezuela. Esto reflejó el descontento del pueblo latinoamericano con el neoliberalismo y la hegemonía de Estados Unidos. En menos de una década, los partidos progresistas y de izquierda de Brasil, Argentina, Uruguay, Bolivia, Nicaragua, Ecuador, El Salvador y Paraguay ganaron elecciones consecutivamente. Por primera vez en la historia de América Latina, un grupo de regímenes populares llegó al poder mediante elecciones democráticas. Chávez abogó por la «Revolución Bolivariana», creó la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) e inició el proceso de integración profunda en América Latina.

Posteriormente, se crearon varias organizaciones multilaterales regionales, como la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), y Brasil contribuyó a la celebración de la Cumbre de los BRICS.

La respuesta de Estados Unidos a esta ola progresista inició un periodo de contrarrevolución marcado por las sanciones económicas, los golpes de Estado instigados y las guerras híbridas. La nueva ronda de intervención estadounidense trajo consigo reveses para los regímenes populares y los partidos progresistas de América Latina. En 2012, el presidente paraguayo Fernando Lugo fue destituido en un «golpe constitucional» y, en 2013, la CIA fomentó violentas protestas callejeras en Venezuela y se sospecha que está involucrada en la misteriosa muerte de Chávez. En 2016, la presidenta de Brasil, Rousseff, fue subvertida por una persecución judicial, y el ex presidente Lula, que pertenecía al mismo partido obrero, no pudo presentarse a las elecciones por acusaciones de corrupción (que luego se demostró que eran totalmente inventadas). En 2019, la Organización de Estados Americanos (OEA), liderada por Estados Unidos, afirmó que las elecciones bolivianas fueron fraudulentas; a esto le siguió un golpe de Estado que llevó a la dimisión del presidente Morales.

Recomposición progresista en el continente

En Argentina, el gobierno neoliberal del ex presidente Mauricio Macri dejó al país con decenas de miles de millones de dólares de préstamos del FMI, y el país sigue en una trampa de deuda hasta el día de hoy. Al igual que en Brasil, la persecución judicial de los líderes progresistas y de izquierdas se intensificó tras el ascenso de Macri a la presidencia. La ex presidenta Cristina Kirchner fue acusada de más de una docena de delitos; algunos de sus ministros y colaboradores fueron acusados de corrupción, asociación ilícita y otros delitos; e incluso el ex vicepresidente Amado Boudou fue encarcelado «preventivamente». Todas estas personas fueron víctimas de la guerra legal patrocinada por Estados Unidos, y todas fueron absueltas por sus propios sistemas judiciales años después.

Una segunda ola de gobernanza popular se está construyendo actualmente en América Latina. Comenzó con la elección de López Obrador como presidente de México en 2018. Ha impulsado reformas sociales y recientemente ha nacionalizado la industria del litio en México, elevando el litio a mineral estratégico y declarando su exploración, extracción y uso como derecho exclusivo del Estado. En 2019, el Frente de Todos (Frente Popular), una coalición de partidos de izquierda, kirchneristas y peronistas, ganó las elecciones en Argentina, con Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner elegidos presidente y vicepresidenta, respectivamente. En 2020, el Movimiento al Socialismo (MAS) volvió al poder en Bolivia con un nuevo presidente, Luis Arce, que había sido ministro de Economía en el gobierno de Morales. En 2021, Pedro Castillo en Perú y Gabriel Boric en Chile ganaron las elecciones presidenciales en sus respectivos países. También el año pasado, Xiomara Castro, representante femenina del partido de izquierda Libertad y Refundación, fue elegida presidenta de Honduras.

A diferencia de la ola de progresismo y gobiernos de izquierda de hace dos décadas, el entorno geopolítico mundial actual está experimentando un cambio silencioso y dramático. El imperio estadounidense está decayendo desde su cúspide. Aunque el ejército estadounidense tuvo que retirarse de Afganistán, la élite política de Estados Unidos sigue creyendo con arrogancia que el imperio puede contener tanto a Rusia como a China, intervenir en una guerra por poderes en Ucrania, provocar a China con Taiwán y aumentar las sanciones contra Rusia y las tensiones con China, mientras sigue manteniendo el «orden en el patio» en el continente americano.

Al mismo tiempo, la influencia de China en América Latina en términos de inversión, comercio y cooperación regional está aumentando rápidamente. Las cumbres de los BRICS, que comenzaron en 2008, el Foro China-CELAC, que comenzó en 2014, y la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, que ha suscitado un amplio interés, están demostrando la creciente influencia de China en América Latina. A diferencia de las olas progresistas del pasado, los latinoamericanos pueden esperar ahora una China más fuerte. La China de hoy aboga por el multilateralismo y por un nuevo tipo de relaciones internacionales basadas en el respeto mutuo, la equidad y la justicia, y la cooperación en la que todos ganan, en lugar de la guerra o la intervención.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado están preocupados por la situación creada por la crisis de la Cumbre de las Américas. No es la primera vez que los países latinoamericanos se quejan de la exclusión de Cuba por parte de Estados Unidos, pero en el contexto del ascenso de la izquierda en todo el continente, estas quejas están erosionando la influencia de Estados Unidos en América Latina, al tiempo que empujan a los líderes de la izquierda a adoptar posiciones más radicales. Por lo tanto, podemos esperar definitivamente ser testigos de una agresiva ofensiva mediática de Estados Unidos contra Cuba y López Obrador, el mismo presidente mexicano que ha impulsado el debate sobre si Cuba, Venezuela y Nicaragua deben participar en la cumbre.

El rechazo al imperialismo por parte de los movimientos progresistas de izquierda en América Latina sugiere la meta de un camino independiente, y el fortalecimiento de las voces de las clases trabajadoras contra el neoliberalismo. Pero la construcción del socialismo requiere tiempo y cooperación internacional. Por ello, las luchas de los partidos y movimientos políticos que representan a los pueblos después de ganar las elecciones no sólo tienen que ver con el desarrollo de sus propios países, sino también con la derrota de la intervención estadounidense. De cara al futuro, América Latina no navegará suavemente hacia el socialismo, sino que sufrirá un proceso tortuoso. En este proceso, China tiene un papel clave para apoyar a estos países en el camino hacia la plena independencia, promoviendo la paz, el multilateralismo y la amistad entre los pueblos de todo el mundo.

*Manolo de los Santos es investigador de Tricontinental: Instituto de Investigación Social, colaborador del sitio web de izquierdas People’s Dispatch, organizador de la Asamblea Internacional de los Pueblos y co-coordinador de la Cumbre de los Pueblos por la Democracia de 2022 en Los Ángeles.

*Gisela Cernadas es una economista argentina afincada en China, colaboradora de la agencia de comunicación internacional Dongsheng, miembro del Frente Patria Grande de Argentina y del movimiento internacional No New Cold War.

ArgMedios

Más notas sobre el tema