Más de la mitad de los 51 migrantes muertos en un camión en EEUU eran mexicanos

739

Suben a 51 los migrantes fallecidos hallados en un tráiler en Texas

Las familias de migrantes de México y Centroamérica buscaban desesperadamente noticias de sus seres queridos mientras las autoridades comenzaban el martes la tarea de identificar a 51 personas que murieron tras ser abandonadas en un tractocamión sin aire acondicionado bajo el sofocante calor de Texas.

Se trata de la tragedia con mayor número de víctimas fatales durante una operación de tráfico de migrantes desde México.

El conductor del camión y otras dos personas fueron arrestadas, dijo a The Associated Press el representante federal por Texas Henry Cuellar.

Informó que el vehículo había pasado por un retén de la Patrulla Fronteriza al noreste de Laredo, Texas, en la carretera interestatal 35. No sabía si había migrantes dentro del camión cuando pasó por el retén.

Los cadáveres fueron descubiertos el lunes por la tarde en las afueras de San Antonio cuando un empleado municipal escuchó un grito de auxilio desde el camión estacionado en una solitaria carretera secundaria y encontró la macabra escena en su interior, informó el jefe de policía William McManus. Horas más tarde se podían ver las bolsas con cadáveres sobre el suelo del lugar.

Más de una decena de personas, cuyos cuerpos estaban extremadamente calientes, fueron trasladadas a hospitales, incluyendo cuatro niños.

En el camión se contaron 46 personas muertas, informaron las autoridades. Otras cinco murieron después de ser hospitalizadas, precisó Nelson Wolff, juez del condado de Bexar y el principal funcionario público local. La mayoría de las víctimas eran hombres, indicó.

El número de muertos es el más alto jamás registrado en un incidente de tráfico de personas en Estados Unidos, según Craig Larrabee, agente especial en funciones de Investigaciones de Seguridad Nacional en San Antonio.

“Esto es un horror que supera todo lo que hemos vivido antes”, lamentó el alcalde de San Antonio, Ron Nirenberg. “Y lamentablemente era una tragedia prevenible”.

El presidente Joe Biden calificó las muertes en Texas de “horripilantes y desgarradoras”.

“Explotar a individuos vulnerables por dinero es vergonzoso, al igual que lo son las politiquerías relacionadas con cualquier tragedia, y mi gobierno continuará haciendo todo lo posible para impedir que contrabandistas y traficantes se aprovechen de personas que tratan de ingresar a Estados Unidos entre los puertos de entrada”, dijo Biden en un comunicado.

De momento se desconocían los países de origen de todos los migrantes y desde cuándo se encontraban abandonados en el camino.

Al menos 22 de ellos eran mexicanos, siete guatemaltecos y dos hondureños, tuiteó Roberto Velasco Álvarez, jefe de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

Algunas familias se estuvieron comunicando con el consulado de México en San Antonio durante toda la mañana en busca de sus seres queridos, informó un empleado allí.

Los intentos de cruzar la frontera de México a Estados Unidos se han cobrado miles de vidas en ambos países en las últimas décadas.

Las autoridades fronterizas estadounidenses están deteniendo migrantes en la frontera sur con más frecuencia que en cualquier otro momento en al menos dos décadas. Hubo casi 240.000 detenciones de migrantes en mayo, un tercio más que hace un año.

Las comparaciones con los niveles previos a la pandemia son complicadas porque los migrantes expulsados de Estados Unidos bajo una orden de salud pública conocida como Título 42 no enfrentan consecuencias legales, lo que fomenta la repetición de intentos. Las autoridades dicen que el 25% de los encuentros en mayo fueron con personas que ya habían sido detenidas al menos una vez en el año previo.

El sur de Texas ha sido durante mucho tiempo la zona más transitada para cruces ilegales de la frontera. Las autoridades estadounidenses descubren camiones con migrantes en su interior “casi a diario”, dijo Larrabee.

Los migrantes suelen pagar entre 8.000 y 10.000 dólares para que los lleven a través de la frontera, los carguen en un camión y los lleven a San Antonio, donde los transfieren a vehículos más pequeños para sus destinos finales en diversas partes de Estados Unidos, indicó.

Las condiciones varían mucho, incluyendo la cantidad de agua que reciben los pasajeros y si se les permite llevar teléfonos móviles, dijo Larrabee.

Las autoridades creen que el camión descubierto el lunes tenía problemas mecánicos cuando fue dejado junto a una vía férrea en una zona de San Antonio rodeada de desguaces cerca de una autopista muy transitada, dijo Wolff. “Lo acababan de aparcar a un lado de la carretera”, afirmó.

En los últimos años, San Antonio ha sido un escenario recurrente de tragedias relacionadas con migrantes en camiones de carga.

Diez migrantes murieron en 2017 luego de quedar atrapados dentro de un camión estacionado en un Walmart de San Antonio. En 2003, los cuerpos de 19 migrantes fueron hallados en un camión al sureste de la ciudad.

Más de 50 migrantes fueron encontrados vivos en un tráiler en 2018, conducido por un hombre que dijo que le pagarían 3.000 dólares y que fue sentenciado a más de cinco años de prisión.

“Estos conductores reciben dinero de los cárteles”, declaró el senador estatal demócrata Roland Gutierrez. “Estoy seguro de que muchas veces estos camiones llegan a su destino con éxito. Desafortunadamente, esto ahora está sucediendo con demasiada frecuencia”.

Se han producido otros incidentes trágicos mucho antes de que los migrantes lleguen a la frontera. En diciembre, más de 50 murieron cuando un camión que los trasportaba volcó en una autopista en el sur de México. En octubre, las autoridades mexicanas informaron haber descubierto a 652 migrantes en seis camiones cerca de la frontera. Fueron detenidos en un retén militar.

De las 16 personas llevadas el lunes a hospitales, algunas estaban en condición crítica.

Una joven mujer no podía hablar debido a que los doctores la habían intubado la noche del lunes, dijo Antonio Fernandez, presidente y director general de Caridades Católicas de San Antonio.

Fernandez le hizo dos preguntas: Si podía rezar con ella y si ella era de Guatemala. La mujer asintió en ambas ocasiones. “Estaba muy débil”, comentó.

Aquellas personas que fueron trasladadas a hospitales estaban calientes al tacto y deshidratadas. No se encontró agua dentro del tráiler, dijo el jefe de bomberos, Charles Hood.

“Sufrían de golpes de calor y fatiga”, dijo Hood. “Se trataba de un tractocamión refrigerado, pero no se pudo encontrar una unidad de aire acondicionado funcionando dentro de ese remolque”.

Las temperaturas del lunes en San Antonio rondaban los 38 grados Celsius (100 °Fahrenheit).

Los tractocamiones se convirtieron en un popular método de contrabando a principios de la década de 1990 tras el reforzamiento de la vigilancia fronteriza en San Diego y El Paso, Texas.

Antes de eso, las personas pagaban una pequeña cantidad a operadores menores, por lo general una pareja, para que los llevaran del otro lado de una frontera apenas resguardada. Después que los cruces se volvieron exponencialmente más complicados tras los ataques terroristas de 2001, los migrantes eran movidos por terrenos más peligrosos y tenían que desembolsar miles de dólares adicionales.

Algunos activistas relacionaron el incidente a las medidas fronterizas del gobierno de Biden. Aaron Reichlin-Melnick, director de políticas en el American Immigration Council, escribió que tenía meses temiendo que se presentara una tragedia de esta magnitud.

“Con la frontera tan cerrada como se encuentra hoy día para los migrantes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador, las personas se han visto obligadas a tomar rutas cada vez más peligrosas”, escribió en Twitter.

Ha habido más de 2 millones de expulsiones de migrantes —principalmente de México, Guatemala, Honduras y El Salvador— bajo una norma relacionada con la pandemia y vigente desde marzo de 2020 que les niega la posibilidad de solicitar asilo. El gobierno de Biden planeaba poner fin a la política, pero un juez federal en Luisiana bloqueó su intento en mayo.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos reportó 557 fallecimientos en la frontera suroeste en un periodo de 12 meses que concluyó el 30 de septiembre, más del doble de los 247 registrados en el año previo y la cifra más alta desde que comenzaron los registros en 1998. La mayoría de los decesos estuvieron relacionados con la exposición al calor.

La Jornada


Mexicanos, 27 de los 51 muertos en Texas

Al menos 27 de los 51 migrantes muertos al interior de un tráiler abandonado en Texas son mexicanos, confirmó el consul de México en San Antonio, Rubén Minutti Zanatta.

El canciller Marcelo Ebrard aseguró que ambos países trabajarán conjuntamente para dar con los resposables que traficaron y abandonaron a los migrantes.

Por lo pronto, la Fiscalía General de la República (FGR) inició una investigación por hechos posiblemente constitutivos de delitos que se pudieron haber cometido en territorio nacional y mandó peritos a San Antonio.

Mientras, el Instituto Nacional de Migración (INM) aseguró que gracias a la tecnología instalada en la frontera es imposible que el vehículo haya cruzado a ese país desde México con los indocumentados a bordo.

Autoridades texanas confirmaron que hay tres personas detenidas, entre ellas el conductor del vehículo, y dos de origen mexicano que fueron encontradas con armas.

migrantes

Sobre la tragedia, el presidente Andrés Manuel López Obrador opinó que se trata de una “amarga prueba” de que se debe apoyar a la gente para que no salga de sus pueblos, en tanto Joe Biden, madatario estadunidense, subrayó que es necesario “luchar contra la multimillonaria industria criminal que abusa de los migrantes y conduce a la muerte a demasiados inocentes”.

A la exigencia de justicia se sumaron Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno capitalina, el embajador Ken Salazar, legisladores de todos los partidos, la ONU y Amnistía Internacional, entre otros.

Saldo

El lunes, autoridades texanas localizaron un tráiler en el vecindario de Southwest Side, en San Antonio, Texas, en el que había 46 migrantes muertos y 16 sobrevivientes.

Ayer por la noche, el cónsul Rubén Minutti precisó que la cifra de fallecidos era de 51, de los cuales “reporta la oficina del médico forense que 27 serían presuntamente de nacionalidad mexicana porque se vinculaba algún documento de identidad”, lo que se espera confirmar con el análisis de huellas dactilares.

En conferencia de prensa, abundó que en al menos seis hospitales están siendo atendidos 13 indocumentados, tres de ellos mexicanos, que son reportados “en estado crítico, con fallas neurológicas, renales, hepáticas y con hemorragias internas”.

Acerca de las demás víctimas mortales, el canciller Ebrard informó a través de Twitter que también hay siete guatemaltecos y dos hondureños. “Los demás por ser identificados aún. Estamos de luto”, añadió.

También dio a conocer que sostuvo comunicación con el secretario de Seguridad Nacional de EU, Alejandro Mayorkas, y anunció que ambas naciones trabajarán juntas para ubicar y sancionar a los responsables de la tragedia”.

Al respecto, la FGR comunicó que ya inició una carpeta de investigación e incluso funcionarios de la institución aseguraron que un equipo de agentes del Ministerio Público Federal viajó a Texas para conocer de cerca el caso y obtener información que sirva para la indagatoria.

Sin embargo, no dejaron claro a qué área de la FGR pertenecen los fiscales enviados, aunque el tráfico de personas es un delito perseguido por la Fiscalía Especializada en Materia de Delincuencia Organizada.

Autoridades estadunidenses dieron a conocer que el tráiler pasó por un retén de la Patrulla Fronteriza al noreste de Laredo, Texas, en la Carretera Interestatal 35, y no se detectó que llevara personas en la caja.

En ese sentido, el INM aseguró que gracias a la tecnología instalada en la frontera es imposible que el vehículo haya cruzado a ese país desde México con los indocumentados a bordo.

“Con la tecnología que instrumentan las autoridades estadunidenses y mexicanas en la frontera de ambas naciones, resultaría imposible que un tráiler con una caja seca con más de 50 personas a bordo cruzara por un puente internacional o una garita”, aseguró.

En Texas, los investigadores rastrearon el registro del camión hasta una residencia en San Antonio y detuvieron a dos hombres originarios de México por posesión de armas.

“Amarga prueba”

El presidente López Obrador comentó que esta tragedia “es una amarga prueba de que hay que seguir insistiendo en apoyar a la gente para que no tenga necesidad de abandonar sus pueblos para ir a buscar la vida al otro lado de la frontera”

Por ello, adelantó que en el encuentro que sostendrá con su par estadunidense, Joe Biden, el próximo 12 de julio en Washington insistirá en su plan de respaldo para Centroamérica, el otorgamiento de visas de trabajo temporales y que se ordene el flujo migratorio.

“Estos hechos lamentables desde luego tienen que ver con situación de pobreza, de desesperación de hermanos centroamericanos, de mexicanos… suceden porque también hay tráfico de personas y falta de controles”, manifestó en su conferencia mañanera.

En un comunicado emitido por la Casa Blanca, Biden ofreció que tomará “medidas enérgicas” contra el contrabando de personas y consideró vergonzoso “ explotar a personas vulnerables para obtener ganancias y la fanfarronería política en torno a la tragedia”.

Dijo que todo “indica que esta tragedia fue causada por contrabandistas o traficantes de personas que no tienen en cuenta las vidas que ponen en peligro”.

Ken Salazar, embajador de ese país en México, puntualizó que la tragedia “es el resultado de leyes migratorias rotas que se han vuelto disfuncionales”, por lo que llamó a concretar este mismo año un marco regulatorio integral en la materia”.

Claudia Sheinbaum declaró: “Nuestra solidaridad, nuestro dolor, nuestro pésame por lo ocurrido en este fallecimiento de los migrantes en Texas y obviamente la posibilidad de apoyo que se pueda dar desde la ciudad”.

En la Cámara de Diputados, legisladotres de PAN, PRI y PRD lamentaron el fallecimiento de los migrantes y pidieron a la SRE atender a los mexicanos hospitalizados y asistir a las familias de las víctimas mortales.

Mientras, en el Senado los morenistas Olga Sánchez Cordero y Ricardo Monreal se pronunciaron para que no quede impune este hecho.

La Agencia de la ONU para los Refugiados solicitó a las autoridades una investigación rigurosa y el enjuiciamiento de todos los responsables, en tanto Amnistía Internacional reprochó que políticas migratorias “crueles e inhumanas” pongan en peligro vidas.

Milenio


Cancillería confirma que son cuatro los hondureños fallecidos en tráiler en San Antonio, Texas

El canciller de Honduras, Eduardo Enrique Reina, confirmó este martes que ascendió a cuatro, el número de hondureños fallecidos en el interior de un camión aparcado en las afueras de San Antonio, en la frontera de Texas, Estados Unidos.

Reina explicó que de los cuatro hondureños, tres connacionales portaban pasaporte y uno de ellos solo tenía identidad, dos hombres y dos mujeres.

El Chapo de Sinaloa deleitó a sampedranos en el Campo Agas

“El Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos (DHS) y el Condado de San Antonio informaron que cuatro de los fallecidos portaban identificación hondureña, tres portaban pasaporte y una persona su tarjeta de identidad, son dos hombres y dos mujeres”, acotó.

“Estamos trabajando a tiempo completo para proporcionarle la información dactilar a Medicina Forense del Condado en San Antonio y de confirmarse la documentación encontrada entonces se darán a conocer los nombres para que los familiares se presenten a la Cancillería y de esa forma proceder a la repatriación de los cuerpos”, finalizó.

Tragedia en Texas

Al menos 50 migrantes fueron encontrados muertos dentro y en los alrededores de un camión abandonado en una carretera de San Antonio, Texas.

Al menos 22 eran mexicanos, siete guatemaltecos y cuatro hondureños, mientras se desconoce la identidad de las demás víctimas.

“Estaban calientes al tacto, sufrían de golpes de calor (…) ya que no había indicios de agua en el vehículo”, dijo el jefe de bomberos de San Antonio, Charles Hood.

Se trata de la mayor tragedia de tráfico de personas de las últimas décadas sucedida en el interior de Estados Unidos.

La portavoz de la Casa Blanca, Karine-Jean Pierre, dijo este martes que lo sucedido en San Antonio es “absolutamente horroroso y que rompe el corazón”, a la vez que reivindicó las acciones del Gobierno estadounidense contra las redes de trata que, según dijo, han permitido arrestar a 1.800 personas en dos meses.

Y el papa Francisco pidió rezar por las víctimas, que según dijo “perseguían una vida mejor”, y pidió además que “estas desgracias no sucedan de nuevo”.

La tragedia de San Antonio es un capítulo más de la crisis migratoria sin precedentes que afronta la región, donde Estados Unidos detectó a más de 1,7 millones de indocumentados cruzando la frontera con México, mientras la política de asilo sigue restringida.

La Prensa

Más notas sobre el tema