Argentina | Silvina Batakis asume como ministra de Economía tras la renuncia de Guzmán

1.723

Silvina Batakis es la nueva ministra de Economía

El presidente Alberto Fernández designó a Silvina Batakis como nueva ministra de Economía luego de mantener reuniones durante todo el domingo para afinar junto a sus colaboradores más estrechos y con referentes de los sectores del Frente de Todos (FdT) el rediseño del Gabinete nacional a partir de la renuncia que ayer presentara Martín Guzmán.

La gran duda es si la llegada de Batakis será el último cambio en el Gabinete. En las pocas horas transcurridas desde la salida de Guzmán y la confirmación de la flamante ministra de Economía hubo una danza de nombres que incluyó modificaciones en casi todo el organigrama ministerial. Pero ninguno se confirmó y habrá que esperar que sucede el lunes.

La designación de Batakis fue informada a Télam por fuentes oficiales en una jornada atravesada por llamados y encuentros que se aceleraron desde el domingo por la mañana y que tuvo un momento clave en un diálogo telefónico mantenido esta noche por el Jefe de Estado y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Solo minutos después, la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, confirmaba que Batakis será la nueva encargada de la cartera de Economía a través de su cuenta de Twitter.

La renuncia de Guzmán a la conducción del Palacio de Hacienda se dio a conocer sorpresivamente ayer, en simultáneo con un acto en memoria de Juan Domingo Perón que encabezaba la titular del Senado en la localidad bonaerense de Ensenada.

Mientras la Vicepresidenta señalaba sus reparos a la intransigencia en las políticas de reducción del déficit fiscal, Guzmán -que en la semana había vuelto a insistir con la necesidad de reducirlo- daba un paso al costado a través de una extensa carta difundida al mismo tiempo desde su cuenta de Twitter.

Desde el sábado por la noche, la Quinta presidencial de Olivos se convirtió en el epicentro de la política nacional. Ya en la mañana del domingo, Alberto Fernández fue recibiendo a sus colaboradores y tuvo tiempo para compartir unas primeras impresiones antes de la llegada del titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, quien arribó minutos antes de las 11 en la camioneta Hyundai de color negro en la que suele desplazarse entre la Ciudad y el norte del conurbano bonaerense.

Hasta las 14, el jefe de Estado dialogó de manera extensa con el titular del Frente Renovador quien, además de ser uno de los socios «fundadores» de la coalición de Gobierno, sirvió de articulador con los restantes sectores involucrados.

Fue por esa hora que el exintendente de Tigre se retiró de Olivos para dialogar con personas de su confianza y, cerca de las 17, volvió a la Quinta para continuar con las negociaciones para la reorganización del Ejecutivo, que podrían incluir su ingreso al Gabinete en un rol central para la administración.

A las 17.30, ingresó a la residencia el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien a primera hora había llegado a Buenos Aires desde su natal Tucumán para sumarse al cónclave. Con él llegó el mensaje de los gobernadores y del peronismo: todos se encontraban expectantes de la redefinición, pidiendo el diálogo entre Fernández y Cristina Kirchner.

También la oposición se mostró preocupada por la situación y la mesa nacional de Juntos por el Cambio pidió «la máxima responsabilidad institucional» al Gobierno nacional.

Mientras tanto, fueron pocos los dirigentes del FdT que quisieron expresarse públicamente con las excepciones del diputado sanjuanino José Luis Gioja y el senador formoseño José Mayans, y, en general, primó la cautela a la espera de la definición.

En el caso de Mayans, jefe del bloque del FdT en la Cámara alta, pidió «bajar los desencuentros» en la coalición oficialista y consideró que el nombre del reemplazante del renunciante ministro de Economía, Martín Guzmán, debiera darse a conocer lo antes posible «para llevar tranquilidad a la población».

«Ahora es necesario bajar todos los desencuentros», exhortó Mayans en declaraciones a la emisora on line Futurock que luego difundieron sus voceros, y remarcó que, en el contexto actual, «lo más importante» es evitar «el sufrimiento de la gente» ya que Argentina se encuentra «ante una situación altamente compleja».

Tiempo Argentino


Alberto y Cristina se reúnen en Olivos tras el arribo de Batakis a Economía

Por Fernando Cibeira

Luego de una de esas jornadas en Olivos que quedan en el recuerdo, el presidente Alberto Fernández dialogó con la vice Cristina Kirchner por la designación de la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, como el reemplazo de Martín Guzmán para el ministerio de Economía. Y acordaron encontrarse personalmente este lunes, en su primer diálogo cara a cara en mucho tiempo, en el que se espera que puedan limar las diferencias que sacudieron al Frente de Todos durante las últimas semanas. El cambio de Batakis entra en la lógica de todas las últimas modificaciones ensayadas por el Ejecutivo, que suplanta funcionarios identificados con el Presidente por otros provenientes del peronismo más tradicional. Una vez más quedó postergada la idea de “relanzamiento” que se había manejado durante el fin de semana, que tendría vértice en Sergio Massa. “No entra al gabinete”, bajaban la persiana anoche en Olivos al presidente de la Cámara de Diputados.

Como muchos argentinos que seguían las alternativas de lo que sucedía en la quinta presidencial a través de los medios, la titular de Abuelas, Estela Carlotto, no pudo controlar su ansiedad y llamó al Presidente para convencerlo de que se comunicara con Cristina. No fue la única. También hubo funcionarios y gobernadores que mediaron para que, ya avanzada la tarde, Alberto le enviara un mensaje a la vice preguntándole si podía hablar y luego conversaran durante casi una hora. El nombre de Batakis, sugerido por el Presidente, surgió como opción de consenso.

Pero casi tan importante como esa decisión será que este lunes el Presidente y la vicepresidenta volverán a encontrarse luego de mucho tiempo para charlar sobre el rumbo de la gestión y cierren la discusión pública que vienen manteniendo a través de discursos y entrevistas. Desde aquel acto en Tecnópolis donde coincidieron por última vez ya dejaron el gabinete Guzmán y Matías Kulfas, sin que por eso disminuya la tensión. El diálogo mano a mano resulta indispensable.

“No hay pobreza digna. Es pobreza, y hay que combatirla. Se combate con un Estado que planifica e interviene, y con una sociedad que lo imponga como meta social”, es el tuit fijado de la nueva ministra en su cuenta de la red social, escrito a fines de 2019. Daniel Scioli la tuvo como ministra en la provincia de Buenos Aires y había anticipado que se haría cargo de Economía en caso de que llegara a la Casa Rosada en 2015. Batakis venía ocupando la secretaría de Provincias, secundando a Eduardo “Wado” de Pedro en el Ministerio del Interior. Desde allí fortaleció su relación con los gobernadores y, en especial, tomó relevancia en la disputa de Nación con la ciudad de Buenos Aires por los fondos coparticipables, donde le tocó defender el recorte de los envíos.

Como ocurrió en los casos de Juan Manzur, Aníbal Fernández, Julián Domínguez, Daniel Scioli y Agustín Rossi, los cambios resueltos desde las PASO a esta parte, la nueva ministra proviene del elenco de funcionarios del peronismo. Es un origen menos exótico que el profesor de Columbia Martín Guzmán, a quien desde las filas partidarias acusaban de “falta de calle” para aproximarse a los padeceres del hombre común, el tradicional votante del peronismo que prefirió quedarse en su casa en la elección legislativa. Anoche los gobernadores del Frente de Todos se turnaban para saludar su designación, recibida con alegría en todo el oficialismo.

Fue el consenso mínimo al que pudieron arribar Alberto y Cristina luego de una jornada intensa, donde se barajaron distintas opciones. La posibilidad de Massa como jefe de gabinete junto a la llegada de un equipo de funcionarios se fue diluyendo con las horas. Según versiones surgidas de Olivos, su candidato para ocupar el ministerio de Economía era el titular del Indec, Marco Lavagna, quien habría rechazado el ofrecimiento. Al Presidente además lo habrían fastidiado las distintas versiones que se iban filtrando a través de los medios sobre posibles llegadas, que adjudicaba al titular de la Cámara de Diputados y su entorno. En definitiva, el desembarco de Massa implicaban demasiados cambios -Economía, Banco Central y AFIP- y Fernández prefirió bajarle el pulgar. Eso facilitó la conversación con Cristina.

Es de esperar que Batakis ahora mantenga una relación más armónica con los funcionarios de Energía enrolados en el kirchnerismo, que chocaban permanentemente con Guzmán. En tanto que el confirmado presidente del Banco Central, Miguel Pesce, saludó el arribo de la nueva ministra a quien calificó como “una excelente funcionaria que seguramente hará un gran trabajo”. Habrá que esperar cómo la reciben los mercados en la apertura del lunes, pero en eso seguramente influirá más la conversación que mantendrán Alberto y Cristina en Olivos. Un consenso entre los consultores económicos era que para tranquilizar las principales variables lo primero es que el Frente de Todos armonice su liderazgo político antes que cualquier medida que pudiera decidirse.

El Destape Web


Quién es Silvina Batakis, la nueva ministra de Economía elegida por el Gobierno

Por Natalí Risso

Silvina Batakis fue el punto de consenso que encontraron Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner tras poco más de 24 horas de máxima tensión dentro de la coalición gobernante. Será la segunda mujer en la historia argentina en ocupar el cargo (luego de Felisa Miceli). Batakis es licenciada de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata y tiene un extenso recorrido por la gestión pública: el máximo alcanzado, como ministra de economía de la Provincia de Buenos Aires entre 2011 y 2015 durante la gestión de Daniel Scioli.

La llegada de Batakis al Gabinete fue confirmada por la portavoz presidencial Gabriela Cerruti en redes sociales: “El presidente Alberto Fernández designó a Silvina Batakis al frente del Ministerio de Economía. Es una reconocida economista que cumplió esa función en la provincia de Buenos Aires entre 2011 y 2015”.

En una conversación telefónica entre Alberto y Cristina Fernández, contacto para el que contribuyó la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto, su apellido logró dar tregua a una de las crisis más profundas de la coalición gobernante, tras la renuncia de Martín Guzmán como ministro de Economía.
Batakis ya fue “la primera mujer” dos veces

“No hay pobreza digna. Es pobreza y hay que combatirla. Se combate con un Estado que planifica e interviene, y con una sociedad que lo imponga como meta social”. Es el tweet fijado que sus hasta ahora 67 mil seguidores ven apenas entran al perfil de Silvina Batakis, la segunda economista mujer en la historia argentina que tendrá a cargo el Ministerio de Economía.

No es la primera vez que rompe el techo de cristal: la frase “primera mujer en ocupar ese cargo” se repite en dos lineas de su currículum vitae. Cuando nombra haber sido ministra de Economía de la Provincia de Buenos Aires y en su actual puesto como Secretaria de Provincias del Ministerio del Interior.
De Boca a la Academia

De 54 años e hincha fanática de boca, Batakis cuenta con una extensa trayectoria laboral y académica. Su principal cargo hasta el que le otorgaron este domingo fue el de ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, cargo desde el cual traccionó el impuesto a la herencia y revalúos progresivos.

Antes de ingresar a la cartera que conduce Wado de Pedro fue asesora de Andrés Watson al frente del municipio de Florencio Varela. Fue directora provincial de Economía Ambiental y Energías Alternativas, directora de Zonas Francas, jefa de asesores del Gabinete de ministros y subsecretaria de Hacienda. Es además cofundadora del Centro de Estudios Federales (Cefed), que presidió en diferentes períodos. También es profesora en la cátedra Economía Ambiental en la Universidad Arturo Jauretche y ejerció la docencia en varias cátedras de universidades del conurbano bonaerense.
De Tierra del Fuego a La Plata

Nació en Río Grande, Tierra del Fuego y, tras egresar de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata, se diplomó con un máster en Finanzas públicas provinciales y uno en Economía ambiental de la Universidad de York, Inglaterra. Desde 2016 es doctoranda en Desarrollo Económico en la Universidad Nacional de Quilmes. Obtuvo diversos premios y becas en el exterior. Se capacitó en Francia, Inglaterra y Chile.

En términos políticos el apellido de Batakis se asocia de manera directa al de Daniel Scioli, ya que su nombre figuraba para ocupar el Ministerio de Economía en 2015 en el caso que el candidato ganase la elección presidencial. En efecto, el ministro de Desarrollo Productivo la definió como una persona “de gran calidad humana y amplia formación profesional”.

Página 12


Los primeros desafíos de Batakis: tarifas de luz y gas, renegociar con el Club de París y contener la inflación

La designación de Silvina Batakis como nueva ministra de Economía viene a completar las tareas pendientes de Martín Guzmán, entre las que se encuentra la renegociación de la deuda con el Club de París, la definición de las nuevas tarifas de luz y gas, y promover una baja de la inflación.

Batakis deberá reprogramar su agenda para viajar a la capital francesa en momentos en que los vencimientos de la deuda con los Estados europeos se aproximan y se requiere de una nueva negociación para reprogramar los pagos.

El encuentro con la organización de acreedores estaba previsto para el próximo miércoles, con el objetivo de obtener una modificación de las metas para el segundo trimestre y renegociar nuevas condiciones de tasas de interés y plazos.

La ministra viene de desempeñarse en el manejo de las relaciones fiscales y financieras con las provincias, lo que le augura un gran base de apoyo de los gobernadores, en particular del oficialismo.

La urgencia de las cuestiones económicas apura la necesidad de enviar señales a los actores domésticos y del exterior que la ayuden a transitar los primeros momentos.

Batakis conoce la función pública y los pasillos del Palacio de Hacienda ya que se desempeñó durante el primer mandato de Cristina Fernández de Kirchner en el área de la Secretaría de Hacienda, lo que le permitió interiorizarse en el armado y el manejo del presupuesto.

Una experiencia clave para la futura titular del Palacio de Hacienda resultó su gestión en la cartera de Economía de la provincia de Buenos Aires entre 2011 y 2015, durante el segundo período de Daniel Scioli como gobernador.

Su reciente desempeño en el Ministerio del Interior transitó sobre dos ejes claves. Por un lado, debió instrumentar el denominado «Consenso Fiscal» con las provincias para ordenar y armonizar todo el sistema tributario. Sobre este tópico, Batakis consideró que el acuerdo con las provincias apuntó a devolverles «autonomía política».

Por otro lado, le tocó negociar con la Ciudad de Buenos Aires el redireccionamiento de los fondos coparticipables adicionales por el traspaso de la seguridad al distrito, aunque esta tarea se encuentra pendiente de definición en la Corte Suprema.

Pero la urgencia por controlar el proceso inflacionario se convertirá en el tema más sensible para la flamante ministra, quien deberá manejar con cuidado la actualización tarifaria a partir del recorte de los subsidios al consumo de luz y gas.

Al mismo tiempo, no podrá descuidar algunas cuestiones macroeconómicas, como la renegociación de la deuda en pesos que va venciendo y sobre la cual es preciso reprogramar los plazos, para lo cual deberá coordinar con el Banco Central el manejo de la tasa de interés y la asistencia financiera al Tesoro.

A Batakis también le espera la revisión de las metas cuantitativas acordadas con el Fondo Monetario Internacional (FMI) dentro del actual programa de Facilidades Ampliadas, que le permita al país acceder a otro tramo de financiación con fondos frescos y para reforzar el sistema de reservas.

Las negociaciones con el FMI comenzarán antes de fin de mes, aunque el organismo le dio al Gobierno argentino un margen de maniobra más amplio para que el cumplimiento de las metas fiscales pueda administrarse a lo largo del año siempre que a fin de 2022 el déficit sea del 2,5% del PBI.

El mercado financiero espera ahora señales de la nueva ministra tanto en materia financiera y cambiaria como también en medidas de contención de la inflación.

Tiempo Argentino

Más notas sobre el tema