¡Aterrizamos!, la paz salió de modo avión – Por Maria Mesa Rivera

683

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

¡Aterrizamos!, la paz salió de modo avión

Por Maria Mesa Rivera*

Hoy cumplimos un mes desde que los vientos de paz regresaron a Colombia. La incertidumbre por las elecciones que agobiaba al país se convirtió en un verdadero estallido social, pero esta vez fue de alegría. La noche del 19 de junio, el presidente electo, Gustavo Petro, y su vicepresidenta, Francia Márquez, anunciaron que este será un gobierno de la vida con paz y justicia social. ¿Qué significa esa promesa?

La deuda histórica del Estado con las regiones aumentó cuando el gobierno de Iván Duque puso en modo avión la implementación del  Acuerdo de Paz firmado en 2016. La situación humanitaria en Colombia es crítica, la guerra ha dejado 90 líderes sociales asesinados y 1.813 hechos de violencia en lo corrido de 2022. Duque pasará a la historia como el presidente que tiró por la borda la oportunidad de llevar paz a los territorios más apartados.

Colombia pasó los últimos cuatro años sin señal de paz: los asesinatos aumentaron y a los muertos ni los nombraron para cuidar la imagen de la administración. Las etiquetas de casos aislados y bandas criminales sirvieron para convertir en paisaje el temor y la zozobra que enmarcan los días de miles de colombianos en las regiones más apartadas.

Ante la indiferencia oficial, las cifras no mienten; entre julio de 2021 y abril de este año asesinaron a 157 líderes en 126 municipios del país. El reclutamiento de menores regresó con más fuerza y en el último año aumentó un 256%, según la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). El secuestro volvió, la violencia sigue amenazando a las comunidades y los civiles son el blanco de distintos actores armados en medio de una guerra que no les pertenece.

Con señal de paz

La promesa del gobierno de la vida de Petro empezó bien. Los diálogos  regionales vinculantes ya comenzaron y el reclamo por el derecho a la vida es cada vez más fuerte. El Pacto Histórico leyó bien el contexto y entendió que la paz no es posible sin los territorios. Las conversaciones dejaron de ser centralistas y los líderes del empalme trasladaron sus encuentros a la periferia para construir desde allá “las reformas que necesita el país para poder convivir en paz”, como bien dijo, en el discurso de triunfo, el presidente electo.

La paz está saliendo del modo avión y el aterrizaje en el nuevo rumbo del país ya nos permitió asistir a dos hechos históricos: la entrega del informe de la Comisión de la verdad ‘Hay futuro si hay verdad’ y la primera audiencia pública donde los firmantes de paz aceptaron ante sus víctimas crímenes de lesa humanidad. Los dos acontecimientos estuvieron marcados por la verdad y el perdón.

Para confirmar que la paz, la reconciliación y el diálogo social son temas relevantes en la agenda nacional este mes se realizará en Bogotá, por primera vez, la Cumbre Humanitaria Nacional. Cerca de 300 líderes y lideresas territoriales de todo el país viajarán a Bogotá para presentar una agenda humanitaria que sirva como hoja de ruta en el camino hacia la paz del nuevo gobierno. El eje central de la Cumbre será exigir una agenda humanitaria que priorice los procesos en los territorios y reactive, cuanto antes, la implementación del Acuerdo de Paz y la continuación de los diálogos con el ELN.

Organizaciones y diversos procesos humanitarios de Arauca, Buenaventura, Chocó, Cauca, Caribe, Catatumbo, Magdalena Medio, Córdoba, Nariño, Putumayo, entre otros han trabajado durante el último año, a través de una Coordinadora Humanitaria, para articular las voces de los territorios y crear una Agenda Humanitaria Nacional que permita un escalamiento humanitario urgente. En el evento,  esperan que sus voces sean escuchadas y que su consigna Somos hijos de la tierra y construimos paz desde nuestros territorios” se convierta en un legado de esperanza.

Si llegaste hasta aquí significa que te interesa el tema, que aterrizaste en el cambio y sacaste la paz del modo avión.

*Periodista, especialista en marketing político y candidata a magister en lenguaje no verbal. Hace parte de la Corporación Vivamos Humanos  una organización que trabaja por la paz, los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

 

 

Más notas sobre el tema