La izquierda en Brasil, de un siglo a otro – Por Emir Sader

728

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Emir Sader*

La izquierda brasileña ya tiene una larga trayectoria, que ha atravesado diferentes coyunturas políticas. Sus orígenes son nacionalistas, haciendo referencia al getulismo. Un aspecto que le sobrevivió, con dirigentes como Leonel Brizola. Getulismo, que llegó a ser reivindicado por el mayor líder de la izquierda brasileña, Lula. Si tomamos las últimas décadas del siglo pasado y las de este siglo, podemos encontrar al menos tres perfiles distintos de la izquierda brasileña.

A lo largo de la década de 1950 y principios de la de 1950, la izquierda luchó por lo que llamó reformas de base. Se trataba, en el marco del proceso de industrialización, de promover la reforma agraria y limitar la exportación de ganancias, como objetivos inmediatos, con un programa nacionalista general para Brasil. Era una izquierda nacional y popular, apoyada por el movimiento sindical urbano, la sindicalización rural y el movimiento estudiantil. También luchó por una política exterior independiente.

Fue un proyecto de izquierda rotundamente derrotada por el golpe militar. No pudo resistir y fue destruida por la dictadura, tanto en sus organizaciones sindicales como en sus bancadas parlamentarias y dirigentes populares. La dictadura militar impuso como central la cuestión democrática. Hubo un intento de construir una izquierda ligada a la lucha armada, con guerrillas, que fue rápidamente derrotada y liquidada.

A partir de ese momento, la oposición a la dictadura pasó a ser liderada por sectores liberales. La izquierda pasó a formar parte, de manera subordinada, del frente de oposición, que pasó a comandar el proceso de transición democrática, con el fin de la dictadura. El carácter liberal y por tanto limitado de la democratización, que ni siquiera llegó a aprobar elecciones directas para presidente, llevó a su agotamiento y permitió que la derecha se renovara y cambiara la agenda nacional. La agenda neoliberal desplazó a la izquierda, que fue derrotada sucesivamente en tres elecciones presidenciales, sin poder imponer una agenda nacional diferenciada.

La acumulación de descontento con las políticas neoliberales finalmente favoreció al PT, logrando convencer a la mayoría de los brasileños que el problema fundamental de Brasil no es la inflación, sino la desigualdad social. Fue con este proyecto que el PT logró finalmente elegir al presidente de Brasil y reelegirlo sucesivamente.

La nueva izquierda en Brasil, la izquierda del siglo XXI, es una izquierda antineoliberal. Una izquierda que plantea la prioridad de las políticas sociales frente a la prioridad de los ajustes fiscales, del neoliberalismo. Que propone los procesos de integración regional e intercambio Sur-Sur, en lugar de los Tratados de Libre Comercio con Estados Unidos. Y que propone rescatar el papel activo del Estado, en lugar del Estado mínimo y la centralidad del mercado, para inducir el crecimiento económico y poner en práctica políticas sociales de redistribución del ingreso.

Esta izquierda logró, por primera vez en Brasil, gobernar el país por tres mandatos, con más de diez años de gobiernos elegidos democráticamente. Logró reducir en gran medida las desigualdades sociales y regionales en el país. Es una izquierda que ha tenido éxito en sus gobiernos. Se las arregló para lograr sus objetivos inmediatos cortando la expansión generalizada del neoliberalismo. Pero ahora tiene un desafío mayor, si logra volver a elegir efectivamente a Lula.

La restauración de la democracia liberal no será suficiente. Será necesario democratizar Brasil, la sociedad brasileña en su conjunto. Democratizar el Estado brasileño, los medios de comunicación, democratizar el Poder Judicial, democratizar las estructuras económicas, democratizar la vida cultural. Además, tendrá que poner en práctica no sólo un programa antineoliberal, sino posneoliberal. No solo de resistencia y negación del neoliberalismo, sino posneoliberal, de superación del neoliberalismo.

Se tratará de una nueva etapa en la historia de la izquierda brasileña.

*Sociólogo y científico político brasileño, es coordinador del Laboratorio de Políticas Públicas de la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ).

Más notas sobre el tema