Grupos opositores realizan paro en Santa Cruz y el gobierno denuncia intento de desestabilización

654

Ministro Montaño advierte que no es casual la protesta en Santa Cruz y ve intentos de desestabilización

La protesta en Santa Cruz y los intentos de reactivar el movimiento cívico no son casuales, por el contrario hay una estrategia que intenta desestabilizar al gobierno legalmente constituido y elegido, advirtió el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño.

“Hay que recordar al pueblo boliviano que se reunieron todos los comités cívicos en Cochabamba, esa estrategia no es casualidad, han querido generar problemas en Beni, Cochabamba y en La Paz con algunas manifestaciones, Santa Cruz es el enclave más fuerte que tiene el señor Luis Fernando Camacho y el Comité Cívico”, sostuvo.

Camacho y el líder cívico Rómulo Calvo lideran un paro en Santa Cruz llevando como bandera el rechazo al aplazamiento del censo, aunque el resto de gobernadores y alcaldes de Bolivia respaldan diferir este proceso hasta el 2024. Este lunes cumplieron una jornada de paro apelando a la violencia para amedrentar a quienes trabajaban.

El grupo paraestatal Unión Juvenil Cruceñista (UJC) desplazó una serie de acciones de violencia para imponer el paro. Llevó grupos de choque para generar violencia en la casa del alcalde Jhonny Fernández y en el Plan 3000, donde fue atacada una vigilia en rechazo al paro y resguardo de los negocios y otras actividades que se desarrollaban con normalidad.

“No es casual que entre todos quieran desestabilizar a un gobierno legalmente constituido y elegido, por eso mi presencia en mi departamento”, insistió en una entrevista con el canal Bolivia Tv.

Montaño advirtió que si la Policía y la Fiscalía no actúan de oficio en contra de los violentos, presentará una demanda para revelar el nombre de quien y quienes, anticipó, estuvieron movilizando a los grupos violentos.

También reveló que dentro de la UJC se creó otro grupo de violencia denominado el Control de Rotondas y reiteró que el censo solo es un pretexto, “porque siempre buscan un motivos para desestabilizar a un gobierno democráticamente elegido”.

“Este martes una vez más se van a quedar solos el gobernador Camacho y Calvo, no le van respaldar en un segundo golpe de Estado”, aseguró e insistió en calificar de grupo armado y paramilitar a aquellos grupos violentos movilizados.

ABI


Calvo sobre la segunda jornada de paro: “Sigamos con la custodia pacífica, no respondamos a las provocaciones”

“Esta noche seguimos en nuestras rotondas y esquinas. Mañana (martes) será un nuevo día de paro. Sigamos con la custodia pacífica, no respondamos a las provocaciones, pero con determinación mantengamos la firmeza para hacer respetar nuestros derechos”, manifestó Rómulo Calvo, presidente del Comité Cívico, la noche del lunes, cuando señaló que el primer día de paro fue “plena y voluntariosamente acatado por la población cruceña”.

Santa Cruz vive un paro de 48 horas por un “censo oportuno, justo y transparente”, convocado por el Comité Interinstitucional Impulsor del Censo, que busca que esta consulta se realice en 2023, y no en 2024, como determinó el Gobierno mediante decreto.

Calvo manifestó que el pedido del censo se trata de un “justo derecho”, que está enmarcado en la Constitución Política del Estado y en la Ley Censal.

“Esta vez hemos vencido, no solo al centralismo, sino también a sus agentes locales, que confabulan con ellos para postergar las aspiraciones de nuestro pueblo de tener recursos suficientes para todos los que viven y llegan a Santa Cruz”, manifestó Calvo, a manera de evaluación.

Por su parte, el presidente del Comité Interinstitucional Impulsor del Censo y rector de la Universidad Pública, Vicente Cuéllar, en contacto con medios de comunicación expresó: “Hacemos un llamado al pueblo cruceño (a) que no se dejen, que no respondan a estas provocaciones de aquellos que no están de acuerdo con que el Censo de Población y Vivienda se lleve (adelante) el próximo año”.

Para Cuéllar este fue un paro contundente, disciplinado, pacífico y sin presión: “el ciudadano, de manera espontánea, está acatando este paro; por eso condenamos estas provocaciones. No es un buen mensaje que el Gobierno (nacional) esté organizando este tipo de grupos para tratar de desbloquear y desvirtuar un paro legítimo y contundente”.

El rector de la universidad pública lamentó que un ministro hubiera estado liderando grupos violentos. “Un dignatario de Estado ha estado encabezando estos movimientos, es lamentable porque ese no es el nivel que debe tener un ministro. Un ministro está para definir políticas de desarrollo, no debe estar como un patotero más, tratando de enfrentar al pueblo”, afirmó.

Cuéllar recordó que desde febrero de este año vienen pidiendo reunión con el ministerio de Planificación y el INE, pero que estos les “han cerrado las puertas”.

“En vez de organizar estos grupos de choque, el Gobierno debería gastar en cinco pasajes para que vengan cinco técnicos del INE para discutir técnicamente (el censo). Porque este paro no busca desestabilizar políticamente a nadie, busca un censo oportuno, conocer un cronograma y una fundamentación técnica de por qué postergar el censo hasta 2024”, declaró el vocero del Comité Interinstitucional.

Desde sus redes sociales, el gobernador Luis Fernando Camacho se refirió al paro y lo evaluó:

“(…) Ministros masistas y el alcalde Jhonny Fernández, siguiendo el mismo libreto, trataron de calumniar y deslegitimizar el paro, pero la institucionalidad cruceña, en la defensa de los valores democráticos y del censo, hoy enfrentó al poder represivo de la policía, a grupos de delincuentes contratados y a un alcalde traidor a su pueblo, y el paro es contundente. Los cruceños seguimos firmes exigiendo un censo oportuno que beneficiará a toda Bolivia”.

Gobernador Camacho se refiere al primer día de paro/redes sociales

La segunda mitad de jornada de paro EL DEBER continuó recorriendo la ciudad en diversas zonas. Pudo observarse el movimiento de motocicletas, bicicletas y muy pocos vehículos en diferentes calles y avenidas.

Una de las zonas conflictivas, como suele ocurrir durante los paros convocados por los cívicos y ahora por el Comité Interinstitucional Impulsor del Censo, fue el Plan 3.000.

Al inicio de la noche se registraron enfrentamientos con petardos, a pocos metros de El Obelisco, entre quienes apoyan el paro y quienes no. La Policía lanzó gases lacrimógenos para dispersar a los dos bandos. Quienes sufren son los vecinos de la zona, que están atemorizados por la violenta actividad.

El Deber

Más notas sobre el tema