Inundaciones complican rescate de mineros atrapados hace 13 días

Foto: Sedena
465

Inundación en mina, casi al mismo nivel que cuando ocurrió accidente: PC

Antes del “ingreso súbito” de agua que se dio ayer en la mina El Pinabete –donde están atrapados 10 mimeros— los rescatistas estaban por ingresar, lo que tuvo que suspenderse debido al nuevo incidente, aseveró la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez.

Tras este percance, el nivel de inundación de los pozos alcanzaron al corte de esta mañana –5 am— casi el mismo que se dio el primer accidente, suscitado el 3 de agosto, por lo que se ha planificado una nueva estrategia para las operaciones de búsqueda y rescate de los mineros.

Durante la conferencia presidencial de este lunes, Velázquez detalló que hasta esta mañana los niveles de inundación en la mina alcanzaron en el pozo dos, 38.49 metros; en el tres, 41..04; y en el cuatro, 38.15 metros; esto está casi al mismo nivel de 41.47 metros promedio de inundación que había en las fosas tras el primer incidente.

Los primeros trabajos habían logrado, dijo la funcionaria, que ayer a las cuatro de la mañana había un promedi ode inundación de 1.30 metros en los tres pozos, por lo que los equipos de rescate se prepararban para ingresar por el pozo dos, pero 15 minutos antes de las seis de la mañana del domingo, se dio el nuevo incidente y comenzó “un ingreso súbito” de agua desde la mina contigua Conchas Norte.

Velázquez no entró en detalles de la razón que permitió esas nuevas filtraciones tras diez días de trabajos para el rescate, aunque refirió que el ingreso de agua por ahora es de un aproximado de 2 litros por segundo.

Con esto, indicó la coordinadora nacional de Protección Civil, la nueva estrategia acordada por las autoridades junto con el equipo técnico asesor incluye cuatro puntos centrales:

Continuar con el bombeo permanente –para lo que se tienen instaladas 14 bombas con un total de 990 caballos de fuerza—, identificar las zonas con oquedades por minado subterráneo a profundidades de aproximadamente 65 metros, utilizando levantamientos eléctricos y registros geofísicos; realizar la perforación de 20 barrenos de seis pulgadas a una profundidad de 60 metros en las galerías de la mina Conchas Norte –desde donde proviene el agua que ha inundado El Pinabete—; e inyectar cemento, a través de perforaciones en las galerías de la plancha de carbón, para el sellado.

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que dio instrucciones para reforzar todo el plan de rescate.

“Se están bombeando alrededor de 290 litros por segundo, vamos a incrementar el bombeo y los ingenieros mineros están haciendo una propuesta para hacer una especie de barrera de una mina a la otra y detener el agua, vamos a intensificar los trabajos”, enfatizó el mandatario en la mañanera.

“Tenemos que continuar con el rescate de los mineros, íbamos bien, desgraciadamente se colapsó aún más la mina, sobre todo se amplió un boquete de agua de la mina vecina, abandonada, que es la que acumula más agua, y ya cuando estábamos achicando el agua de la mina de carbón, donde están los diez mineros atrapados, de nuevo se nos volvieron a incrementar los volúmenes de agua”, dijo apesadumbrado.

No se descarta apoyo internacional

El mandatario federal no descartó que se pueda recurrir a apoyo de expertos internacionales para alcanzar el objetivo, como lo han exigido los familiares.

“No se descarta, todo lo que se tenga que hacer para sacar a los mineros y la familias tienen razón, ellos quieren a sus familiares, en eso estamos, si se considera que es necesario (traer expertos del exterior) se ve y se traen rescatistas de cualquier lugar del mundo, afortunadamente tenemos buenas relaciones con los gobiernos del mundo y podemos hacer esos planes. Sólo hay que ver si falta si la estrategia que se está siguiendo va a funcionar, íbamos bien, terminando de achicar los pozos, pero sucedió esto lamentablemente. Vamos a seguir ahí”.

La Jornada

Más notas sobre el tema