El gobierno define el femicidio en la Escuela de Policía como un asunto de Estado

844

Crimen de María Belén Bernal es tratado como asunto de Estado

El Gobierno elevó el asesinato de María Belén Bernal a un asunto de Estado. Lo hizo al pedir ayuda internacional por la desaparición la abogada, tras ingresar a la Escuela Superior de Policía.

También al notificar del caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos y solicitar a la Ameripol que le ayude a ubicar a Germán Cáceres, principal sospechoso de esta muerte violenta.

Guillermo Lasso dimensionó el impacto que tuvo este crimen en las estructuras del Estado. “Como Presidente les quiero pedir perdón, porque esto no debe suceder nunca, mucho menos en un edificio público donde se forman quienes deben protegernos”, dijo.

Acto seguido, pidió la renuncia a la plana mayor de la Policía, desvinculó a dos generales y separó de su cargo al Ministro del Interior. “Mi deber como Presidente es actuar para recuperar la confianza de la ciudadanía”, añadió.

Acciones puntuales

El Sistema de las Naciones Unidas (ONU) emitió un comunicado en el que lamentó el femicidio de Bernal. Dijo que estos hechos “necesitan ser investigados de manera expedita e independiente y sancionados conforme la Ley”.

El asesinato de la abogada evidenció la situación de violencia contra la mujer en Ecuador. Según datos oficiales, en lo que va del 2022 se han reportado 264 homicidios intencionales de mujeres, 59 registrados como femicidios.

La reparación integral

Lasso y la ONU coincidieron en pedir la reparación integral y la necesidad de adoptar medidas para que no se repitan estos delitos.

Este concepto jurídico señala que “toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la constitución o por la ley”.

También se habla de la adopción de medidas para evitar que este tipo de delitos se repitan. Lasso se comprometió a “trabajar de manera colaborativa en los cambios necesarios para prevenir, atender y erradicar la violencia en contra de las mujeres”.

El Comercio


Los 19 generales del alto mando policial cuelgan de un hilo

Los 19 generales de la Policía Nacional pusieron su cargo a disposición. El presidente Lasso definirá el futuro de las cabezas de la institución.

Esta medida, no necesariamente, corresponde a una posible destitución. El Primer Mandatario aseguró que se valorará su permanencia dentro las filas policiales.

Este suceso es inédito en la historia policial. Es la primera vez que todo el mando de oficiales se encuentra en vilo y con un pie fuera de la institución.

Adicionalmente, el comandante de la institución, Fausto Salinas, uno de los oficiales millonarios de la Policía Nacional, tiene el plazo de una semana para encontrar al supuesto femicida de María Belén Bernal, al teniente Cáceres. El tiempo lo estableció el propio Jefe de Estado.

La dirección de Comunicación de la Policía Nacional, dirigida por la capitán Gabriela Valencia, prefirió no pronunciarse al respecto. Radio Pichincha ha enviado, en repetidas ocasiones, pedidos de información sobre el funcionamiento institucional de la Policía pero hasta la fecha no hay respuesta.

La Policía simplemente no contesta el cotejamiento de la información y promete que las dudas serán disipadas en los próximo días.

El remezón en la institución policial afectaría a todas las direcciones y unidades especializadas de la Policía. En medio de un posible ascenso de coroneles, si logran sortear las evaluaciones de confianza.

Si se confirma la destitución de los 19 oficiales, el Primer Mandatario cesaría a cinco promociones policiales. Es decir, 20 años de formación policial dentro de la institución. De confirmarse, los 19 generales se sumarían a los ya desplazados, Giovanny Ponce y Freddy Goyes.

Ponce es el general que autorizó la ausencia del teniente Cáceres de la Escuela Superior de la Policía, supuestamente, para participar en un certamen deportivo.

Pichincha Comunicaciones


CIDH se pronunció por el caso de María Belén Bernal

A través de un comunicado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se pronunció por el crimen contra María Belén Bernal, cuyos restos fueron encontrados la tarde del 21 de septiembre de 2022 en el cerro Casitagua, al norte de Quito.

La abogada de profesión se encontraba desaparecida desde la madrugada del 11 de septiembre de 2022. Su esposo, Germán Cáceres, es el principal sospechoso. El crimen habría sido cometido en las instalaciones de la Escuela Superior de Policía Gral. Alberto Enríquez Gallo, en donde el investigado por femicidio trabajaba como instructor.

La CIDH señaló que “urge al estado (ecuatoriano) a investigar con debida diligencia reforzada; a juzgar y sancionar a los responsables; y a combatir la tolerancia a la violencia de género en el país”. Además, la entidad solicitó una reparación integral a las víctimas y familiares.

El presidente Guillermo Lasso, en una cadena nacional realizada el viernes 23 de septiembre, tomó medidas por el caso: destituyó a dos generales de la Policía Nacional, solicitó la renuncia de Patricio Carrillo -ministro del Interior- y dio plazo de una semana a Fausto Salinas para encontrar a Cáceres, quien se encuentra prófugo.

Además señaló que se fortalecerá la lucha contra la violencia de género en la Secretaría de Derechos Humanos y destinará recursos para la ejecución de la Ley y el Plan de Prevención y Erradicación de la Violencia de Género.

“Hoy, el Ecuador está de luto por María Belén y por todas las mujeres que han sido víctimas de femicidio. La mejor manera de honrarlas será luchar sin descanso para erradicar definitivamente de nuestra sociedad la violencia de género”, apuntó el mandatario.

El Telégrafo

Más notas sobre el tema