Paraguay | Activistas trans denuncian al Estado ante la ONU por no reconocer sus nombres

455

Activistas trans denuncian al Estado de Paraguay ante la ONU por no reconocer sus nombres

La defensora de derechos humanos y fundadora de Casa Diversa-Casa Trans, Yren Rotela junto a la activista por derechos trans de Asociación Panambí, Mariana Sepúlveda anunciaron en conferencia de prensa que recurrieron al Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Ambas presentaron su denuncia contra el Estado por no reconocer los nombres con los cuales se identifican. Serán representadas por la Coordinadora de Derechos Humanos (Codehupy).

Yren Rotela y Mariana Sepúlveda fueron las primeras personas trans en presentar ante un juzgado de Asunción un pedido de cambio de nombre en sus documentos. Era 2016 cuando Yren y Mariana iniciaban sus gestiones ante el Poder Judicial de Paraguay para inscribir los nombres con los que se identifican. Lo hicieron apelando al Código Civil paraguayo, que en su artículo 42 especifica que son los jueces quienes deben autorizar los cambios o adiciones en el nombre o el apellido.

Ganaron la primera instancia judicial en el trámite de cambio de nombre en la cédula de identidad, pero luego trabaron el caso. Hoy se encuentra en la Corte Suprema de Justicia. Por lo general, el cambio de nombre es un trámite judicial rápido y relativamente sencillo. Pero Yren y Mariana enfrentaron demoras, exámenes psicológicos y trabas judiciales. Lo que debería haber sido una gestión se convirtió en un proceso largo y tortuoso.

En espera

En octubre de 2021, diez personas trans anunciaron que solicitarían colectivamente el cambio de sus respectivos nombres. Esto se enmarca en la campaña “Soy Real #MiNombreDebeSerLegal”. Es una iniciativa de Amnistía Internacional Paraguay, la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) y la Asociación Panambi. Tiene por objetivo el reconocimiento del nombre social de las personas trans.

Hasta ahora son nueve las personas que han hecho la solicitud de cambio y están siguiendo cada una, sus cursos correspondientes. Las personas afectadas, además de la discriminación soportan múltiples problemas en la vida cotidiana, por no poder acceder a su derecho.

La Codehupy expone en la denuncia que la prolongada e injustificada negativa del sistema judicial nacional para resolver sobre la solicitud configuró la violación de derechos como: derecho a la igualdad ante los tribunales y a un juicio imparcial, derecho al reconocimiento de la personalidad jurídica, derecho a la vida privada y a no ser discriminadas por identidad de género.

“No estamos pidiendo un privilegio, estamos pidiendo el acceso de nuestros derechos”

“Nunca imaginé llegar a este momento”, expresó Yren en conferencia de prensa con la Coordinadora de Derechos Humanos (Codehupy) y Amnistía Internacional frente al Palacio de Justicia. “Cuando me preguntan por qué iniciamos el cambio de nombre, les digo: primero, porque en Paraguay se permite la rectificación de tus nombres. Segundo, porque todo lo que nosotros hemos vivido como personas trans, nos han pasado con el nombre con el cual hemos creado nuestra identidad. Hemos asumido nuestra identidad en una sociedad que no nos permite ser libres. Hace seis años el Estado paraguayo nos está violentando y nos está discriminando”, sostuvo.

Mariana Sepúlveda expresó: “El cambio de nombre es importante porque como Mariana Sepúlveda sufrí bastante discriminación en el colegio. Me echaron por transicionar y por el nombre que asumí. Con este nombre sufrí varias discriminaciones, varias torturas, en la misma calle. Lo más importante para mí es que me gustaría recibir mi título como comunicadora con el nombre con el que me identifico y con el nombre con el que mis padres me identifican”

El abogado Hugo Valiente, defensor de ambas, resaltó que buscando antecedentes encontraron que muchas personas cis género accedieron al cambio de su nombre por diversos motivos. Cuestionó que Yren y Mariana no puedan acceder a ese derecho debido a que la Justicia no avanza. “No estamos pidiendo un privilegio, estamos pidiendo el acceso de nuestros derechos”, reforzó Yren.

Ambos casos, que están actualmente ante la Corte Suprema de Justicia, siguen su curso en el sistema nacional de Justicia. Incluso, el Estado paraguayo podría evitar una sanción internacional si resolviera estos casos a favor de las personas trans, sin mayores demoras injustificadas.

Agencia Presentes

Más notas sobre el tema