Reapertura de fronteras entre Colombia y Venezuela marca el inicio del restablecimiento de las relaciones

983

Autoridades venezolanas y colombianas reabren formalmente la frontera

Este lunes, autoridades de los gobiernos de Venezuela y Colombia dieron acto formal de reapertura de la frontera entre ambas naciones, con lo que se materializan las relaciones diplomáticas y comerciales.

Luego de la ruptura de las relaciones de estos dos países hermanos, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela Nicolás Maduro y su par de Colombia Gustavo Petro, decidieron retomar el camino de la Diplomacia de Paz, para unir estas naciones hermanas, apuntando al crecimiento y desarrollo del bienestar de sus pueblos.

Durante una rueda de prensa realizada en el puente Simón Bolívar de la frontera entre Venezuela y Colombia, el ministro para el Transporte, Ramón Celestino Velázquez Araguayán, expresó que «este 26 de septiembre es un día ¡Histórico!, para ambos países porque se estrechan los lazos de amor, alegría y fraternidad».

Asimismo, destacó el saludo del presidente constitucional, Nicolás Maduro, al pueblo de Colombia quien afirmó que ambas naciones avanzarán en la apertura total y absoluta de la frontera.

Recalcó que los pasos fronterizos quedan desde este lunes «abiertos con su potencial comercial y las regulaciones de ambas aduanas de los países. Estamos contentos y desde ya, estamos escribiendo la historia, este es un acto importante para ambos países”.

Informó además, que la apertura de carga es efectiva desde este 26 de septiembre, “hay cargas en las aduanas listas para seguir el tránsito hacia ambos países. Estamos listos para tener una frontera de trabajo mutuo”.

Por su parte, el presidente de Colombia, Gustavo Petro reafirmó la relevancia de la apertura de la frontera colombo-venezolana.

“Hoy es un día histórico para el país, para América del Sur, para la América en general, la globalización es antes que nada una relación entre vecinos cualquiera que mira los flujos de comercio internacional, culturales, de población, siempre encontrará que la mayor relación se realiza entre vecinos, y así era antes que la locura sectaria se adueñara de corazones y cerebros” puntualizó.

De igual manera, manifestó su deseo de que se construya el futuro de ambas naciones, “ojalá en este gobierno lleguemos al paso de los 4.000 millones de dólares en la frontera, para que la calidad de vida sea general”.

El acto estuvo liderado por el embajador de la República Bolivariana de Venezuela Félix Plasencia, el gobernador del estado Táchira, Freddy Bernal, el ministro para el Transporte, Ramón Velázquez Araguayán y el ministro de Industrias Hipólito Abreu. Por Colombia estuvieron presentes su presidente Gustavo Petro, el embajador Armando Benedetti, así como el ministro de Comercio, Industria y Turismo de la nación neogranadina, Germán Umaña Mendoza.

Venezuela y Colombia retomaron formalmente las relaciones diplomáticas el 28 de agosto del año en curso, tras el arribo de sus embajadores Félix Plasencia y Armando Benedetti a Bogotá y Caracas, respectivamente.

VTV


El símbolo de cambio de las relaciones entre Colombia y Venezuela

El puente internacional Simón Bolívar se vistió de fiesta este lunes por el restablecimiento de las relaciones comerciales con Venezuela, dándole así paso a la reapertura de fronteras entre los dos países. El paso no veía desde hace siete años que ningún tipo de vehículo transitara los kilómetros que unen a las dos naciones y tampoco que los gobiernos de cada lado se vieran unidos con un mismo fin y en aparente entendimiento. La decisión, celebrada por unos y cuestionada por otros, es el primer eslabón de lo que parece ser una nueva era de relaciones diplomáticas que, como se ha visto hasta el momento, tendrá un papel notorio en las apuestas de cambio que propone el presidente Gustavo Petro.

Desde las 9:00 de la mañana, el cruce fronterizo empezó a llenarse de personalidades de la vida política colombiana y venezolana, que se preparaban para el inicio de un acto protocolario que, al menos en lo simbólico, marca la historia de esa nueva relación binacional. La gran sorpresa de la jornada fue la aparición del presidente Petro, quien solo horas antes sorprendió con el anuncio de que sí asistiría a la reapertura fronteriza, a pesar de haber dicho lo contrario la semana anterior. Entre aplausos, gritos, música y una latente euforia de la ciudadanía fue recibido el mandatario, aunque Norte de Santander fue uno de los departamentos en donde obtuvo pocos votos en la segunda vuelta presidencial.

El paso peatonal por el puente se suspendió durante el evento de reapertura, pero aun así cientos de ciudadanos de ambos países lograron conseguir un lugar para ver los primeros vehículos de carga que atravesaron el puente después de más de un lustro. Rodeado por algunos ministros, congresistas colombianos y otros diputados venezolanos, el jefe de Estado llegó a la mitad del puente Simón Bolívar y con flores blancas dio inicio al acto. Los himnos de las dos naciones se escucharon y globos tricolores volaron en medio de la expectativa y emoción de los caminantes que tuvieron la oportunidad de quedar en la mitad del cruce, para ver cómo la diplomacia de Colombia y Venezuela materializaba una esperada concertación.

El presidente Petro, ministros, congresistas y funcionarios venezolanos frente al primer camión que cruzó ayer la frontera desde Colombia. / AFP

La reapertura comercial binacional trae consigo la posibilidad de que algunos de los múltiples problemas de la zona fronteriza se solucionen. El cierre de las fronteras, en agosto de 2015, y la ruptura de las relaciones diplomáticas, desde 2019, hicieron que la informalidad creciera y que se diera un brote de la ilegalidad y de problemas de seguridad que han sido aprovechados por los grupos armados ilegales. Lo hecho ahora por los dos gobiernos, aunque es solo un primer avance, apunta a que la situación económica mejore y que en un futuro cercano el intercambio comercial permita el mayor ingreso de recursos con los que, se espera, se beneficien los ciudadanos de lado y lado.

En el acto, los representantes del Congreso y del Gobierno colombiano, así como parlamentarios y funcionarios de Venezuela, cruzaron algunas palabras y estrecharon sus manos. Fue el presidente Petro quien minutos más tarde habló desde el Centro Nacional de Atención en Frontera (Cenaf) y envió un mensaje de unidad para la prosperidad de los dos países con la relación que restablecen. Sus palabras se enfocaron hacia la cooperación binacional y las expectativas que su gobierno tiene sobre cómo Venezuela ayudará a la materialización de los cambios que busca hacer y para los cuales la ayuda del vecino país es necesaria.

“Necesariamente las dos economías tienen que integrarse, estamos hablando de una zona especial entre Táchira y Norte de Santander para que sea plataforma de la industrialización, para que la calidad de vida sea general”, manifestó Petro en su discurso. El mandatario resaltó igualmente que el cierre por siete años de los pasos fronterizos legales afectó en mayor proporción a las personas que los habitan, dando lugar a la alta informalidad y a que las trochas se convirtieran en los caminos casi obligados para el comercio, y dejando la ventana abierta para que el crimen y la corrupción de las entidades migratorias y aduaneras pulularan en cada extremo.

A diario, cientos de personas entran desde Venezuela a Colombia para ser atendidos por el sistema de salud nacional, debido a que en su país no encuentran la atención suficiente para poder sobrellevar sus dolencias; también centenares de niños, niñas y adolescentes cruzan a diario para acceder a la educación, por lo que una apertura peatonal total de las fronteras sería ideal. Aun así, esto todavía no llegará. El proceso de restablecimiento de pasos y relaciones en general será gradual, pero se espera que el libre tránsito llegue pronto, como se les dio desde este lunes a los vehículos de carga. En palabras del presidente Petro, la idea es que la reapertura “sea no solamente un puente de cemento, sino la vía por la cual se construya el progreso de estas dos regiones”.

Todas estas palabras, aunque tocaron lo humano, no dejaron en la sombra lo que se busca en un primer momento: mover la economía y que ingrese más dinero al país. El contrabando, que creció con el cierre de fronteras y tuvo diversas rutas en los pasos ilegales, dijo el presidente Petro, llevó a que Colombia perdiera miles de millones de dólares. La reapertura, aunque lima asperezas con el vecino país, también es una forma en la que, según el jefe de Estado, haya una ventana para que se recupere la totalidad de ese dinero. Con esta decisión, enfatizó, crece la esperanza de que Colombia gane al final de su gobierno “US$4.000 millones, y que en el mediano plazo logremos recuperar los US$8.000 millones que antes pasaban, la mayoría en mercaderías colombianas hacia Venezuela”.

Lo cierto es que los buenos términos de Colombia y Venezuela nuevamente pueden ser el primer paso en un camino en el que Petro busca que la relación con los demás países de la región ayude a la nación a salir a flote. En el discurso presidencial, el mandatario comentó también que “Venezuela ha pedido su ingreso a la Comunidad Andina y lo mismo ha hecho la República de Chile, y un poco más lejana se acerca la República de Argentina”. De materializase esto, agregó, “Colombia estaría construyendo su plataforma de progreso económico más importante, después de su propio mercado interno”.

Los cambios que busca Petro aparentan marchar sólidos, desde las distintas reformas que ha presentado, como la relación con Venezuela, que conserva algunas dudas por las tensiones de los anteriores gobiernos. Sin embargo, el fulgor mostrado por los asistentes a la reapertura del puente parecen indicar que la decisión es acorde con algunas de las necesidades que están presentes en la zona que conecta a los dos países, inicialmente enfatizada en la parte económica, una de las más relevantes para los ciudadanos en esta parte del territorio nacional. “A Norte de Santander le entregamos este hecho en los primeros días de este gobierno: poder normalizar su situación cotidiana y hacer de esos puentes, y del hecho de estar en la frontera, la palanca mayor de la prosperidad económica y del bienestar general”, enfatizó el mandatario.

Aun así, esta frontera, que recibe este primer acto con los brazos abiertos en pro de minimizar sus problemáticas, todavía debe ser para el Gobierno Nacional una de las zonas del país a las que más atención debe priorizarse. Sin duda, la afinidad entre los gobiernos de Venezuela y Colombia debe estar mediada además por resolver las dificultades en materia de salud, educación, alimentación y seguridad que saltan a la vista en los dos extremos del puente o de los mismos pasos ilegales, donde uno de los mayores retos que afrontan colombianos y venezolanos en Norte de Santander es la disputa de grupos armados que buscan el control de lugares históricamente olvidados por los Estados.

El camino, según sostiene el mismo presidente Gustavo Petro, tiene que estar enfocado hacia la paz, no solo entre los dos países, que parece avanzar de la mejor manera, sino también con los actores armados que tienen presencia en Colombia, incluidos los grupos transnacionales como el Tren de Aragua o el Eln, ambos con presencia en la frontera. Con esto así, la ruta del primer mandatario llevaría un norte claro, pues como lo dijo en su discurso desde la misma frontera, se busca “que la democracia, que la paz, que el respeto absoluto a la dignidad del ser humano, allá y acá, sea nuestra consigna común”.

El Espectador


Presidente Maduro: Hoy es un día histórico y trascendental para Venezuela y Colombia

El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, resaltó este lunes como un día histórico y trascendental para Venezuela y Colombia, países hermanos que reabren sus fronteras.

Mediante un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter, @NicolasMaduro, el jefe de Estado ratifica que ambas naciones retoman sus relaciones diplomáticas y continúan dando pasos firmes para avanzar en la apertura total y absoluta de la frontera colombo-venezolana.

A partir de la toma de posesión del presidente Gustavo Petro, el 7 de agosto, ambos gobiernos acordaron iniciar el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la normalización progresiva de los lazos de respeto, cooperación y hermandad.

Otro acontecimiento positivo en los lazos políticos entre las naciones hermanas, es el hecho de que Venezuela figure como país garante de las negociaciones y acuerdos de paz entre la administración del presidente Petro y el grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Esto ocurrió luego de que el presidente Maduro recibiera una carta del actual gobierno de Colombia, donde se le solicita a Venezuela ser mediador en las mesas de diálogo.

VTV

Más notas sobre el tema