Chile | Marchas en todo el país para conmemorar los tres años del estallido social

961

Convocan en todo Chile a manifestaciones para conmemorar el estallido social del 18 de octubre de 2019

Por Hans Hansen

Colectivos conmemoran este martes los tres años del denominado estallido social del 18 de octubre de 2019, llamando a salir a las calles y reunirse en distintos lugares del país como también evadir el pago del pasaje en el Metro.

De esta forma, en Coquimbo se está convocando a congregarse en la Plaza Kevin Gómez a las 18:30 horas

Asimismo, en Valparaíso se llama a reunirse en la tradicional Plaza Victoria a las 18 horas, mientras que en Santiago se espera se congreguen en el Cerro Santa Lucía (Huelén) a partir de las 17:30 horas como también a las 11:00 horas en Plaza Italia (Dignidad).

Además, en Villa Alemana se convoca a juntarse en la Plaza Huanhuali a partir de las 18:30 horas.

También se suman Valdivia que esperan reunirse a las 11:00 horas en la Plaza La República, también en Antofagasta, Concepción en Plaza Perú a las 17:00 horas, en Curicó en la Plaza de Armas a las 18:00 horas.

En Osorno también se está convocando a reunirse a partir de las 18:30 horas en la Plaza Yungay, en Padre Hurtado en Parque El Manzano a las 19:30 horas y Arica en la Rotonda Tucapel a las 19:00 horas.

En la Región Metropolitana se está llamando a reunirse en distintas comunas como Providencia a las 11:00 horas en Plaza Italia, en el Centro de Justicia en Santiago al mediodía, en La Cisterna a las 14:30 en Avenida Ossa con Gran Avenida, en Puente Alto a las 17:30 horas en la Plaza de Puente Alto, Maipú en la Plaza de Maipú a las 18:30 horas, Cerro Navia a las 19:00 horas en La Estrella con Mapocho, La Florida a las 20 horas en Walker Martínez con Avenida La Florida y Estación Central a las 20:00 horas en la Villa Portales.

En la Universidad de Concepción se realizará un paro general de actividades de los estudiantes para conmemorar el estallido social, el cual se extenderá del 18 al 19 de octubre.

Infogate


De 10.813 denuncias por violaciones a los DDHH ocurridas en el Estallido solo 14 han terminado en condena

Por Felipe Soto Cortés

Son 10.813 denuncias por violaciones a los DDHH ocurridas en el estallido social que llegaron a manos de la Fiscalía, de las cuales solo 14 han terminado en sentencias condenatorias contra los agentes estatales responsables.

Así lo establecen cifras entregadas por Amnistía Internacional.

“No es suficiente con investigar y sancionar a quien apretó el gatillo. Es necesario establecer la responsabilidad penal de las personas que tuvieron decisión estratégica en el Alto Mando de Carabineros de Chile.” señaló el Director Ejecutivo de la organización internacional, Rodrigo Bustos.

Además de los fallecidos, hay alrededor de 400 personas que fueron víctimas de trauma ocular durante las protestas que comenzaron el 18 de octubre del 2019.

Al respecto, Bustos añadió que si bien el país ha avanzado un poco en cuanto a los programas de reparación, Chile está lejos de los estándares internacionales en materia de reparación integral a las víctimas, indicando que estarán observando el nuevo Plan de Acompañamiento y Cuidados a las víctimas de Trauma Ocular (PACTO) que viene a sustituir el criticado programa PIRO.

El vocero agregó que en el contexto del 3° aniversario del Estallido Social, es necesario avanzar en una reforma estructural a Carabineros de Chile.

Resumen


Presidente Boric a tres años del 18-O: “Las demandas y el malestar siguen vigentes”

Por Cristian Neira

En el marco de los tres años del estallido social y, en medio de la actividad de puesta en marcha del nuevo Hospital Biprovincial de Quillota-Petorca, el Presidente Gabriel Boric se refirió al 18-O.

El mandatario, quien era un diputado en aquel entonces y salió a protestar también a las calles, señaló que “se cumplen tres años desde el estallido social y dentro de muchos motivos por los que la gente salió a las calles, se encuentran algunas deudas que nuestro país tiene en derecho social y salud”.

“Creo que, ante la arremetida de algunos sectores conservadores que pretenden hacernos creer que nada pasó, quiero decirles que las demandas y malestar de fondo es algo que sigue vigente y tenemos que hacernos cargo. Esas urgencias en pensiones, salud, en el fondo, dignidad”, añadió.

Es por eso que el mandatario quiso terminar, ahondando en las acciones que se deben tomar con el fin de evitar que el país explote nuevamente, y la puesta en marcha del hospital en que estaba, era una de ellas.

“No basta con declaraciones grandilocuentes, sino con acciones, y es eso lo que esperan las personas. No podemos fallarles y, más allá de las discusiones sobre otras cosas del estallido social, hay que entender que hay demandas vigentes.

El Desconcierto


18-O: Cronología de la agitada jornada que encendió el comienzo del estallido social

Por Cristian Neira 

Al cumplirse tres años del estallido social que dio inicio a un camino constituyente que aún no culmina con una nueva Carta Magna para el país, muchos chilenos recuerdan lo sucedido, y también lo vivido, ese histórico viernes 18 de octubre del 2019.

La jornada comenzó normal como cualquier otra, pero fue antecedida por varios días de protestas que comenzaron el día lunes 14, con el icónico momento en que los estudiantes secundarios saltaron los torniquetes de algunas estaciones del Metro, que rápidamente se transformarían en el epicentro de una caótica noche.

Del “Esto no prendió, cabros” al caos

Martes, miércoles y jueves se sucedieron con protestas que cada vez se hicieron más multitudinarias, y con la ya clásica y legendaria frase de “Esto no prendió cabros”, que ante todo Chile, el en ese entonces presidente del directorio de Metro, Clemente Pérez, decía por televisión. Nada fue más alejado de la realidad que se viviría horas después, que esa desafortunada declaración.

Las palabras de Pérez sirvieron como un verdadero material combustible que comenzó a empapar todo desde esa misma tarde de 17 de octubre. Lo que vendría después, es precisamente todo lo contrario. Todo se prendió.

Como se dijo antes, la mañana del viernes 18 todo fue normal, salvo algunos grupos que evadieron el pasaje, como los anteriores. Eso, hasta después de la hora de almuerzo.

Diferentes incidentes en varias estaciones del Metro y distintos puntos de Santiago, hicieron pensar que algo de envergadura sucedería. Es por esto que muchos adelantaron su hora de salida y, desde las 15:00 horas, comenzaron su regreso a casa.

Ya entradas las 17:00 horas, en plena hora punta, comenzó a desencadenarse todo. El flujo normal del servicio del ferrocarril subterráneo se vio seriamente alterado con personas que comenzaron a manifestarse en los andenes de las estaciones a lo largo de Santiago. Trayectos que duraban pocos minutos, incluso se prolongaron por varias horas, mientras diversas estaciones empezaban a cerrar por las manifestaciones.

Muchas personas decidieron salir de los carros del Metro, que permanecían detenidos, y salir a la superficie, donde el caos comenzaba a apoderarse de las calles. Ya pasadas las 19:00 horas, barricadas y cortes de tránsito hacían más difícil el regreso a casa. Algo iba a pasar y se hacía a cada minuto más evidente en el ambiente.

Los noticiarios de televisión mostraron a grandes grupos de personas que se veían obligadas a caminar debido a la ausencia de transporte público, que comenzó a desaparecer. A esa altura, no sólo Santiago empezaba a arder, pues ya se producían hechos graves de violencia, saqueos y cortes de caminos en otros puntos del país.

Primera reacción del gobierno de Piñera

Al ver que la situación ya se estaba escapando de las manos y la represión policial habitual no estaba dando abasto, el entonces ministro del Interior, Andrés Chadwick, brindó el primer punto de prensa para detallar la situación.

A su lado estaban el expresidente de Metro, Louis de Grange, y la otrora ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt. Por primera vez se le llamó “violentistas” a los manifestantes, se anunciaron querellas por Ley de Seguridad del Estado y se intentó calmar a la población. Eran las 20:00 horas y muchos aún no lograban llegar a sus hogares. Santiago ya era un completo caos vial.

“Hoy vivimos momentos de definiciones. Quisiera hacer un llamado a todos nuestros compatriotas a unirnos contra la violencia y actuar y aislar a los violentistas”, dijo Chadwick aquella tarde ante las cámaras.

Cae la noche, arde el Metro

La convocatoria del gobierno de no unirse a las manifestaciones, surtieron el efecto contrario. Miles de personas en todo el país, pasadas las 21:00 horas, comenzaron un multitudinario cacerolazo en apoyo a las ya miles de manifestantes que salieron a las calles en ese momento.

Al mismo tiempo, la televisión chilena íntegra transmitía en vivo y en directo el incendio de la escalera ignífuga del edificio corporativo de ENEL en Santa Rosa con Alameda, que no podía ser extinguido. Un fiel reflejo de lo que sucedía en diferentes puntos de Santiago, cuando ya eran pasadas las 22:00 horas.

A su vez, se producían saqueos a centros comerciales, tiendas y comercio en general, y ya se reportaban los primeros heridos por enfrentamientos con Carabineros que, caída la noche, salió en masa a intentar controlar, sin éxito, los desórdenes.

Hasta que llegó el hecho más significativo de aquella noche del 18 de octubre y madrugada del sábado 19. Poco a poco comenzaron a llegar reportes de ataques incendiarios a estaciones del Metro en muchos puntos de la ciudad y de manera simultánea.

Imágenes de TV que mostraban las llamas en zonas como estaciones San Pablo, Laguna Sur en la zona poniente, la mayoría de las que están en Avenida Vicuña Mackenna hacia el sur, otras en Américo Vespucio. El reloj marcaba las 23:30 horas y el estallido social ya había comenzado como tal

La imagen de Piñera comiendo pizza

Uno de los hechos que más indignación produjo en la población aquella noche, fue el protagonizado por el entonces  Presidente Sebastián Piñera.

Cuando ya los incendios estaban desatados y las calles evidenciaban la presencia de cientos de miles de personas protestando, barricadas y saqueos, al ahora exmandatario se le vio muy tranquilo, comiendo pizzas en un restaurante del sector alto de la capital. Era el cumpleaños de uno de sus nietos, pero el hecho fue tomado por la población como una muestra de desconexión con la ciudadanía.

“Chile se quema y él come pizza”, fue el recordado titular del medio italiano Corriere della Sera que se replicó masivamente en la prensa extranjera, destacando esta actividad de Piñera en medio del caos.

Estado de Emergencia

Luego de consumir pizzas, Sebastián Piñera arribó a La Moneda pasada la medianoche, para declarar el Estado de Emergencia en las provincias de Santiago y Chacabuco.

El jefe de Defensa Nacional, general Javier Iturriaga del Campo (actual comandante en jefe del Ejército), fue designado como el militar a cargo de estas zonas, estableciéndose así el primer toque de queda para la población, que sería vigente desde la noche del sábado 19.

Las provincias de Valparaíso y Concepción se sumarían rápidamente a este Estado de Emergencia, debido a que las manifestaciones se repitieron con igual violencia en distintos puntos del país. De hecho al día siguiente, prácticamente todo el país estaba bajo toque de queda, que se extendía desde las 19:00 horas hasta las 06:00.

En la mañana del sábado 19 de octubre, con la salida del sol, se pudo observar la magnitud del inicio del estallido social: 118 de las 136 estaciones del Metro con daños parciales, 25 de ellas completamente quemadas, decenas de supermercados saqueados o íntegramente siniestrados.

Pero lo material no fue lo peor. Con el pasar de los primeros días se contabilizaron 34 fallecidos, siendo recordados los cinco que perecieron, en causas que aún se investigan, en el gran siniestro de la fábrica Kayser de Renca, uno de los íconos de la histórica revuelta social.

La guerra imaginaria de Piñera

El día 21 de octubre, cuando el mandatario ya tenía la decisión adoptada de sacar a los militares a las calles para reprimir las manifestaciones (lo que haría a los pocos días después), y en cadena nacional, Piñera apeló a una declaración una por la cual es criticado hasta el día de hoy.

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”, dijo ante todo el país.

Los reproches se escucharon no sólo al interior de nuestro país, sino de diversos lugares del mundo. Al año siguiente, intentó explicarlas. “Todo lo que se dice en este país con la mala calidad de la política que tenemos, se interpreta de la peor forma posible”, argumentó.

«Me refería a la guerra contra la violencia y la violencia es un enemigo poderoso como lo dije. Prueba de ello es que destruyó nuestro sistema de transporte público, destruyó iglesias, destruyó monumentos patrios, destruyó establecimientos comerciales, destruyó sueños y proyectos”, añadió.

El Desconcierto

Más notas sobre el tema