Crisis en Haití | Reprimen nueva protesta en rechazo a la intervención militar extranjera

1.616

Miles de haitianos se manifestaron contra posible intervención pero fueron reprimidos

(vía Sputnik)

Cientos de miles de personas se manifestaron el lunes en la capital de Haití y otras ciudades para criticar el llamado del Gobierno a desplegar tropas extranjeras en Haití, pero fueron dispersados por la Policía con gases lacrimógenos y disparos.

«Nos disparas a nosotros, pero no van a Martissant donde están los verdaderos bandidos», dijo a la Agencia Sputnik Antoine Deuf en las inmediaciones de la embajada de Estados Unidos donde llegó la nutrida movilización.

En la capital la protesta estuvo encabezada por el exsenador y político Moïse Jean Charles, quien reiteró en su discurso ante los periodistas que el primer ministro, Ariel Henry, no tiene legitimidad para solicitar una intervención, y aseguró que debe abandonar el cargo por traición a la patria.

«Si Ariel Henry no dimite, no habrá sueño», dijo el también líder del partido Pitit Dessalines (izquierda) y amenazó con intensificar las movilizaciones en los próximos días. También anunció que las próximas protestas tendrán como objetivo la renuncia de los ministros.

Además de Puerto Príncipe, se reportaron protestas en Cabo Haitiano, en el extremo norte del país, donde la Policía también utilizó gases lacrimógenos y munición real para dispersar a los manifestantes que corrían en todas direcciones, de acuerdo con videos que circularon en redes sociales.

De igual manera salieron a las calles cientos de ciudadanos en Les Cayes, en el sur, para cuestionar la posible intervención y rendir tributo al padre fundador de la nación Jean Jacques Dessalines en el aniversario 216 de su deceso.

La solicitud de despliegue de tropas en Haití generó numerosas críticas al Gobierno que pretende contener a las pandillas responsables de numerosas muertes, además de bloquear por más de un mes la distribución de los combustibles.

Los detractores, en cambio, señalan que Haití sufrió 10 intervenciones militares en las últimas tres décadas que no solucionaron los problemas de la nación caribeña.

El País


17 octobre: Manifestation à Miragoâne pour réclamer le départ du premier ministre Ariel Henry

À l’initiative des structures Politiques (Pitit Desalin et du SDP, branche Nènèl Cassy des centaines personnes ont manifesté, ce lundi 17 octobre 2022 à Miragoâne, pour exiger le départ du premier ministre Ariel Henry. Ils s’insurgent contre la décision du pouvoir en place de faire venir dans le pays des forces d’occupation.

Accompagnés des bandes à pieds qui créaient l’animation, sous le leadership des représentants locaux des partis Pitit Desalin et SDP, branche Nènèl Cassy dont Maxime Fleurant, Jules André Esterlin et Mikerlange Pierre, les manifestants ont parcouru certaines rues de Miragoâne, scandant des propos hosties à l’encontre du pouvoir en place particulièrement contre le premier ministre Ariel Henry dont ils réclament sa démission.

«Aba Ariel», «Aba lavi chè», «Aba kidnapping», «Aba ensekirite», «Nou pa vle blan meriken sou bout tè papa Desalin nan», «Viv Larisi». C’est autant de slogans que balançaient la foule, bien escortée par la police nationale.

1h 20 minutes, on est à Carrefour Desruisseaux, après avoir parcouru une bonne partie de la Nationale Numéro 2, alors que la foule s’apprêtait à franchir le centre-ville de Miragoâne, la police s’y est opposée catégoriquement, arguant que le parcours qui a été prédéfini était déjà épuisé. Sans résistance, les 7 dirigeants ont mis fin à cette manifestation de ce 17 octobre, date qui coincide avec avec le 216ème anniversaire de l’assassinat du père fondateur de la nation, l’empereur Jean Jacques Premier. Ils se sont donné rendez-vous à un Bar de la place pour une conférence de presse.

Maxime Fleurant, responsable de la Coordination des Nippes pour le parti politique (Pitit Desalin et l’ancien candidat malheureux à la députation pour la circonscription de Petite Rivière-Paillant Jules André Esterlin ont dressé un tableau sombre de la situation socio-politique du pays avec surtout la rareté du carburant sur le marché. Ils ont menacé de poursuite la mobilisation si le premier ministre Ariel Henry refuse de quitter le pouvoir.

Gazette Haiti


La ONU insta a socios de Haití a abordar urgentemente el envío de una fuerza

La enviada de la ONU para Haití, Helen La Lime, lanzó este lunes en el Consejo de Seguridad una invitación a los socios del país para que consideren el envío de una fuerza de intervención como «una cuestión de urgencia» que fue recogida por Estados Unidos, que se mostró dispuesto a apoyarla directamente, habilitarla y proporcionarle recursos.

La Lime se refería al llamamiento que hizo el pasado 7 de octubre el primer ministro haitiano, Ariel Henry, de pedir el apoyo de una fuerza armada internacional para ayudar a asegurar el libre movimiento de agua, combustible y material médico para evitar que la situación en el país se deteriore aún más.

El Consejo de Seguridad está estudiando dos posibles resoluciones cuya discusión no estaba en la agenda de hoy, una sobre una batería de sanciones contra los responsables de la violencia y los bloqueos en Haití y una segunda resolución destinada a acoger positivamente el despliegue de una fuerza internacional ajena a la ONU en el país.

El pasado 9 de octubre, el secretario general de la ONU, António Guterres, propuso el envío a Haití de una «fuerza de acción rápida» compuesta por militares de uno o varios países para ayudar al Gobierno a recuperar el control de Puerto Príncipe de las bandas armadas que actualmente dominan partes de la capital y desbloquear el suministro de combustible y otros productos básicos.

APOYOS HAITIANOS A LAS SANCIONES

«Los haitianos están utilizando activamente tanto las redes sociales como los debates radiofónicos para expresar su apoyo a fuertes sanciones dirigidas contra aquellos que impulsan la violencia para prevenir cambios que amenazan los patrones de corrupción que vienen de largo», dijo la enviada de la ONU, que también mencionó la celebración de protestas que piden la dimisión de Henry y de su ejecutivo.

En este sentido, La Lime insistió en que «la violencia de las pandillas está inhibiendo críticamente una respuesta humanitaria a una enfermedad resurgente (el cólera), así como al hambre, con un récord de 4,7 millones de personas que sufren hambre aguda, incluidas decenas de miles al borde de la inanición».

«La realidad es que sin el libre movimiento de combustible, Haití no podrá salir de esta crisis actual. A pesar de todos los logros de la Policía Nacional en la reapertura de carreteras y barrios, el puerto donde se almacena el combustible sigue siendo un desafío», subrayó La Lime.

ESTADOS UNIDOS DISPUESTO A APOYAR INTERVENCIÓN «LIMITADA»

La embajadora de EE.UU. para la ONU, Linda Thomas-Greenfield, mostró la disposición de su Gobierno de «considerar los medios más efectivos para apoyarla directamente, habilitarla y proporcionarle recursos».

Así, insistió ante el Consejo de Seguridad que su país, junto a México, está preparando dos resoluciones para presentarlas ante el máximo órgano ejecutivo de la ONU sobre la intervención de una fuerza y sobre sanciones.

Una «resolución en la que estamos trabajando autoriza una Misión de Asistencia de Seguridad Internacional ajena a la ONU para ayudar a mejorar la situación de seguridad y permitir el flujo de la ayuda humanitaria, que se necesita desesperadamente», dijo Thomas-Greenfield.

La diplomática estadounidense agregó que la resolución propondrá que dicha misión ajena a la ONU tenga «un alcance limitado y esté dirigida por un país socio, que no desveló, que tenga la experiencia necesaria para que tal esfuerzo sea efectivo».

Asimismo, apuntó en que esta fuerza «facilitaría apoyo internacional a la Policía Nacional de Haití, así como a la Guardia Costera, ayudando a mejorar la situación de seguridad sobre el terreno».

Thomas-Greenfield recordó que su país y Canadá ya se han coordinado para la entrega de equipos de seguridad al Gobierno haitiano, que incluye vehículos tácticos y blindados para «ayudar a la Policía Nacional de Haití a contrarrestar la violencia de las pandillas y restablecer la estabilidad y la seguridad».

SANCIONES ECONÓMICAS Y EMBARGO DE ARMAMENTO

La segunda medida en la que trabajan Estados Unidos y México es la imposición de «sanciones financieras a los actores criminales que tanto sufrimiento están infligiendo al pueblo haitiano», así como limitaciones de visados que incluirán también a los funcionarios y exfuncionarios del Gobierno conectados con las pandillas y otras organizaciones criminales.

El representante de México ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente, subrayó que el embargo de armas tendrá como objetivo «evitar que las pandillas las obtengan con tanta facilidad»

«Debe quedar claro que no es sancionar al Gobierno de Haití, sino a quienes atentan contra la gobernanza mediante la violencia y mantienen aterrorizada a la población civil», añadió De la Fuente.

Infobae

Más notas sobre el tema