El secretario de Estado de EEUU inicia en Colombia una gira por la región

466

Migración y el futuro liderazgo del BID, temas centrales en la gira de Blinken por LA

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, viajará esta semana por América Latina, donde estrechará lazos con los dirigentes izquierdistas de Colombia y Chile y abordará cuestiones candentes como la migración o la guerra en Ucrania con motivo de la asamblea general de la OEA que se celebrará en Lima.

La gira arrancará el lunes, justo al día siguiente de las elecciones generales en Brasil, donde el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro se enfrenta al ícono izquierdista Luiz Inacio Lula da Silva. Unos comicios que Estados Unidos “sigue de cerca” y espera que sean “libres y limpios”.

Su primera parada será Colombia, donde se reunirá con el presidente Gustavo Petro, quien asumió el cargo en septiembre como el primer izquierdista al frente de este país que ha sido vital para la estrategia de Estados Unidos en Sudamérica.

En Colombia, Blinken hablará de la implementación del Acuerdo de Paz de 2016, de “un enfoque holístico para contrarrestar el narcotráfico”, de la protección de los migrantes venezolanos y de los derechos humanos en las Américas, afirmó este viernes el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en un comunicado.

Petro ha prometido traer una paz duradera a Colombia después de seis décadas de violencia, en parte reformando el modelo de guerra contra las drogas -respaldado por Estados Unidos- para hacer hincapié en el consumo y no tanto en la producción.

En una conferencia telefónica con periodistas, el jefe de la diplomacia estadounidense para América Latina y el Caribe, Brian Nichols, afirmó este viernes que los dos países comparten un enfoque basado en la salud para la lucha contra los estupefacientes y en el desarrollo rural. “Seguiremos siendo un socio firme para el presidente Petro y su gobierno”, dijo.

El miércoles Blinken irá a Chile y se reunirá con el presidente Gabriel Boric, un exlíder estudiantil de izquierda de 36 años, días después de violentos enfrentamientos en Santiago en el 49º aniversario del golpe de Estado de Augusto Pinochet, respaldado entonces por Estados Unidos.

Aprovechará su presencia para visitar el organismo que coordina la operación del sistema eléctrico de Chile, en un momento en el que Estados Unidos intenta promover las fuentes de energía renovables.

– Asamblea de la OEA –

Después viajará a Perú para participar en la asamblea general anual de la Organización de los Estados Americanos (OEA), el principal foro político de la región que depende de Washington para su presupuesto anual en más del 50%.

Blinken se reunirá con el secretario general del bloque Luis Almagro, muy criticado por varios países miembros pero a quien Estados Unidos apoya.

La asamblea se celebra en tiempos convulsos. Los participantes debatirán varios proyectos de resolución, principalmente sobre la situación de seguridad en Haití y la crisis política y de derechos humanos en Nicaragua bajo el gobierno de Daniel Ortega.

Nichols afirmó este viernes que también examinarán una declaración sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, dirigida por Nicolás Maduro, y otra para “decir que la invasión rusa (de Ucrania) sin precedentes, injustificada e imperdonable es inaceptable para los pueblos” de América Latina. Estas dos declaraciones no figuraban en el temario oficial de la OEA el viernes por la noche, pero todavía disponen de plazo para incluirlas.

La OEA ya suspendió a Rusia como observador permanente y ha pedido el cese de “actos que pueden constituir crímenes de guerra en Ucrania”, pero muchos líderes latinoamericanos evitan tomar parte por uno de los bandos beligerantes, como se ha visto en la reciente asamblea general de la ONU.

Estados Unidos apoya, por el contrario, política y militarmente a Kiev y pide más compromiso a la región, que se halla bajo una creciente influencia de China, y en menor medida de Rusia.

Al margen de la OEA, Blinken codirigirá en Lima una reunión ministerial sobre migración, un gran problema para su país en su frontera con México.

Se abordará la aplicación de la llamada Declaración de los Ángeles sobre migración acordada en la Cumbre de las Américas de junio.

La seguridad regional, el medio ambiente y el desarrollo económico serán otros de los temas de los que Blinken hablará con los dirigentes latinoamericanos, entre ellos el presidente peruano Pedro Castillo.

En los últimos días se ha colado un tema en la agenda: la elección de un nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) después de la destitución de Mauricio Claver-Carone, quien fue aupado por el expresidente estadounidense Donald Trump rompiendo la tradición de que la institución esté encabezada por un latinoamericano.

Jornada

Más notas sobre el tema