Uruguay | El retroceso – Por Mónica Xavier, especial para NODAL

749

El retroceso

Por Mónica Xavier*, especial para NODAL

Estamos a mitad del período de gobierno y ya hay múltiples ejemplos que validan el título de esta columna. Repasaremos tan solo algunas de esas medidas que componen este retroceso en materia social y económica, que vivimos bajo el mandato del actual presidente de derecha Luis Lacalle Pou.

La Ley de Urgente Consideración (LUC), un recurso legal que fue desvirtuado y forzado para imponer un paquete de leyes que si hubiesen tenido su debida discusión jamás habrían sido aprobadas. La LUC empujó a la pérdida de conquistas sindicales, transparencia financiera y derechos sociales.

Recientemente el presidente y sus acólitos expusieron a Uruguay a una sucesión de episodios bochornosos, que lastiman nuestra imagen de solvencia institucional, que tanto trabajo y dedicación nos costaron. Algunos ejemplos. El bochorno del pasaporte exprés entregado a un narcotraficante apresado en medio oriente, que le valiera de salvoconducto para liberarlo de la prisión y dejarlo inmediatamente en condición de prófugo. El escándalo de la organización delictiva ubicada en el piso cuatro de la propia Casa de Gobierno, dirigida por el jefe de custodia del mismísimo presidente de la República, cuya foja de antecedentes es inexcusable. El desatino de medidas que van en sentido opuesto a la lucha contra el flagelo del tabaco, iniciada por el presidente Tabaré Vázquez y reconocida por el mundo entero.

El gobierno de Luis Lacalle Pou es no dialoguista. El ejemplo está dado en lo que dan en llamar la reforma educativa. Intenta imponerla a toda costa sin interacción con docentes ni estudiantes. Para disuadir las protestas estudiantiles se aplica un decreto establecido para los sindicatos y promueven denuncias penales contra todo lo que no esté de acuerdo con el oficialismo.

Durante los dos años y medio gobierno de derecha, el salario real y las jubilaciones perdieron poder adquisitivo, mientras el quintil superior aumentó su riqueza, y como consecuencia de ello la brecha distributiva se acentuó. El gobierno apela a la excusa de la pandemia cuando en realidad la economía creció.

El presidente Lacalle Pou incumplió su promesa de no bajar los salarios, incumplió su promesa de no aumentar el precio de los combustibles ni la del resto de las tarifas públicas, y también incumplió cuando prometió no aumentar la edad de retiro jubilatorio. El presidente Lacalle Pou no solo hizo retroceder las condiciones de vida de los uruguayos, también está demostrado que le mintió a la ciudadanía una y otra vez.
La desesperación por relativizar todo lo efectivamente logrado por los gobiernos del Frente Amplio (2005-2020), ha llevado al presidente Lacalle Pou a quebrar políticas que trajeron bienestar y pusieron a Uruguay en la senda del desarrollo con inclusión social.

La pobreza aumenta y los dispositivos sociales en el territorio disminuyen. Allí está el dolor y la deuda más grande. Pero el presidente relativiza y pone excusas. Le preocupa más encontrar defectos en el funcionamiento de las ollas populares que el hambre que ellas combaten y efectivamente mitigan.

La falta de medicamentos producto de recortes presupuestarios sumada a la mala gestión componen una constante en todo el sistema de salud pública, que nos retrotraen a tiempos pasados, cuando gobernaba el padre del actual presidente o algunos de los socios de la actual coalición gobernante. Nada nuevo. Cual boomerang todo lo que alardearon en materia de seguridad cuando eran oposición se les vuelve en contra ni bien asumieron el gobierno. Impericia absoluta.

La pandemia puso en evidencia de forma inequívoca la importancia de la ciencia y la tecnología para la sociedad. No cabe duda de ello. Paradójicamente el actual gobierno cercena el presupuesto para la Universidad de la República.

Podría seguir con los ejemplos, a saber: el retroceso en la libertad de expresión, otra vez atacada en múltiples ejemplos, que incluyen al presidente y su secretario, entre otras autoridades; o la amenaza por la derogación de la ley de medios. Pero el espacio para esta columna es limitado y los retrocesos de este gobierno la exceden brutalmente.

En síntesis: el gobierno de Lacalle Pou es un gobierno de puro cúneo derechista: deterioro de la clase media, trabajadores y estudiantes (salarios, jubilaciones, presupuestos), no invierte en rescatar a quienes más lo necesitan (vuelve a aumentar la pobreza infantil), no promueve derechos ni libertades. La definición cabal de retroceso.

*Ex senadora del Frente Amplio.

Más notas sobre el tema