Análisis del panorama internacional

469

Análisis del panorama internacional

1.- Criptomonedas: llamado de atención

Editorial de La Jornada, México

Una semana bastó para que el segundo mayor intermediario de intercambio de criptomonedas, FTX, pasara de estar valuada en 32 mil millones de dólares a acogerse a la protección por bancarrota de la ley de quiebras en Estados Unidos, y a ver cómo sus activos perdían todo valor. Según se sabe, el súbito derrumbe de la empresa se debió a la revelación de que su hasta ayer presidente ejecutivo y principal accionista, Sam Bankman-Fried, usó fondos de los clientes para hacer operaciones de alto riesgo a través de su compañía de inversiones, Alameda Research.

Por la importancia de FTX en este mercado, su caída arrastró al valor de estos activos digitales: el mejor cotizado y más conocido de ellos, bitcóin, tuvo descalabros que lo llevaron a un piso de 16 mil 674 mil dólares, no visto desde hace dos años, y borró las expectativas de que en el corto plazo logre recuperarse del deterioro sufrido a lo largo de todo 2022.

Como señaló el presidente ejecutivo de Binance (principal trader cripto y hasta hace una semana mayor rival de Bankman-Fried), Changpeng Zhao, que FTX caiga no es bueno para nadie en la industria, y no debe verse como una victoria para nosotros, pues la confianza de los usuarios se ve severamente sacudida.

Más allá de sacar a la luz malas prácticas en un sector supuestamente basado en la confianza que brinda la tecnología detrás de las criptomonedas (la blockchain o cadena de bloques), la suerte de FTX es un recordatorio de la cautela que inversores individuales e institucionales deben tener al depositar sus recursos en activos altamente volátiles y cuyo funcionamiento aún no es bien entendido por todos los participantes.

Quizás el ejemplo más conocido de los riesgos a los que se hallan expuestas las inversiones en estas divisas sea el de El Salvador, país que ha perdido más de 60 por ciento del valor de sus reservas que empleó en la compra de bitcóin. Pero hay indicios de que el problema podría afectar a millones de personas en todo el mundo a medida que crece la aceptación de estos activos, en particular entre los más jóvenes: una encuesta encontró que 43 por ciento de las personas nacidas entre finales del siglo pasado y la primera década de éste ya tiene inversiones en criptomonedas, y que 46 por ciento las ven como parte de su plan de pensiones.

Si bien el volumen de capital invertido en criptomonedas aún no es tan grande como para causar un efecto global semejante al de las quiebras de grandes bancos, sí representa un factor adicional de inestabilidad e incertidumbre en momentos en que la inflación golpea con fuerza y se avivan los temores de que las restricciones monetarias desplegadas para contenerla desaten una recesión en los próximos meses.

Tampoco pueden despreciarse los impactos directos de un desplome del sector cripto en otros ámbitos: por ejemplo, en menos de dos años, las plataformas de criptomonedas han gastado más de 3 mil millones de dólares en patrocinios deportivos (tanto a equipos como a jugadores), muchos de los cuales podrían ahora quedar en el aire.

El principal problema con la masificación de estos instrumentos es que se les ha tratado como si fueran acciones bursátiles o reservas de valor, cuando no lo son ni están diseñadas para serlo. Por ello, es urgente que las autoridades trabajen tanto en el diseño de regulaciones efectivas como en campañas de difusión para informar a los ciudadanos acerca de las características, el potencial y los riesgos de las criptomonedas, al tiempo que sus usuarios deben extremar precauciones al poner sus ahorros en activos que pueden arrojar grandes ganancias, pero también pérdidas catastróficas.

2.- El modelo de modernización de China inspira a países no occidentales a explorar sus propios caminos de desarrollo

China Now (这就是中国)

En el episodio número 165 de China Now – un programa de televisión semanal sobre política e ideología- del 31 de octubre, los profesores Zhang Weiwei -y profesor Fan Yongpeng, decano y vicedecano del Instituto China de la Universidad de Fudan, explicaron “el modelo de modernización de China”, que es de gran interés para la comunidad internacional.

Puntos clave:

Las características que diferencian al modelo de modernización de China del modelo occidental (especialmente, del estadounidense):

  • Centrado en las personas versus centrado en el capital
  • Prosperidad común versus polarización
  • Sincronización del desarrollo material y espiritual versus la búsqueda interminable del consumo sin sentido
  • Armonía entre humanidad y naturaleza versus exacerbación de la crisis ecológica
  • Desarrollo pacífico versus explotación desvergonzada y saqueo por medio de la guerra

El pueblo es un elemento esencial que atraviesa todas las características del “modelo de modernización de China”. El Partido Comunista de China (PCCh) es un partido que sirve al pueblo. La cultura china ejemplifica el ideal de tratar a las personas por igual y buscar el bien común para toda la humanidad.

El desarrollo del “modelo de modernización de China” se mejora constantemente.

  • En los años 50, China puso especial énfasis en la industria pesada, incluida la producción de acero y el desarrollo de armas. Más tarde, China presentó un concepto más completo de las “cuatro modernizaciones: industrial, agrícola, defensa nacional y ciencia y tecnología”.
  • En los años 80, Deng Xiaoping propuso la “modernización socialista con características chinas”, elevando las “cuatro modernizaciones” originales a “modernización integral”.
  • Hoy, China ha tomado un camino de modernización completamente diferente al de los países occidentales. Impregnado de la realidad de China en todos los aspectos, ha formado una estructura integral, institucional y organizativa, basada en experiencias prácticas y ha desarrollado completamente un modelo que Occidente no reconoce ni comprende.
  • El “modelo de modernización de China” ha creado una plataforma global que fomenta la comunicación entre las naciones para compartir experiencias y profundizar la comprensión de sus desafíos actuales.

Durante mucho tiempo, las teorías y las prácticas de la modernización estuvieron desconectadas.

  • La teoría y la realidad práctica de la modernización occidental están profundamente desconectadas. El propósito de su teoría es ocultar la opresión del mundo por parte de Occidente, la explotación de los pobres por parte de los ricos y la destrucción de la naturaleza por parte del capitalismo occidental. Una de sus funciones importantes es hacer que el mundo no occidental dependa de Occidente y que la modernización sea un sueño que nunca está a su alcance.
  • También existe una desconexión entre la percepción de algunos intelectuales chinos y el modelo actual de modernización de China. Si bien estos intelectuales siguen de cerca las teorías de la modernización occidental, todavía tienen que comprender completamente el modelo de China para poder contribuir. Esta falta de aceptación y apoyo no solo es perjudicial para la comprensión que el pueblo chino tiene de sí mismo, sino también para la comprensión que el mundo tiene de China.

Algunas lecciones del modelo de modernización de China.

  • Evitar que fuerzas externas se infiltren y manipulen el gobierno, los movimientos sociales y las ONG importantes es un paso clave en la construcción política de la modernización.
  • Debe haber una fuerza política que sea universalmente representativa y verdaderamente represente al pueblo, como lo es el PCCh en China.
  • No se debe permitir que determinados grupos de interés poderosos y ricos se apropien del proceso político. En los países occidentales, el llamado proceso de elecciones libres está plagado de corrupción y es pagado por corporaciones y donantes ricos. Después de financiar las campañas, los funcionarios electos usan su poder para retribuir a esos grupos de interés. Esto da como resultado un sistema político que no responde al pueblo y está en deuda con los ricos.
Más notas sobre el tema