Argentina: presupuesto generoso con la minoría y orientado al mercado externo – Por Horacio Rovelli

736

Argentina: presupuesto generoso con la minoría y orientado al mercado externo

Horacio Rovelli*

El Presupuesto de la Administración Nacional argentina con media sanción de Diputados cumple el acuerdo con el FMI, reduciendo el gasto público del 20,68 % del PIB estimado en 2022, al 19,7 % en 2023, para de esa manera, cerrar el próximo año con un déficit total de 3,9% del PIB  (es en pesos pero equivalente a unos 16.000 millones de dólares), de los cuales 1,9% del PIB es el déficit primario y 2% del PIB son los intereses del total de la deuda pública nacional.

El problema principal y condicionante  es el pago de la deuda externa, generada por el gobierno de Cambiemos, que la incrementó en más de 100.000 millones de dólares, de los cuales abonó 24.000 (entre ellos los 9.300 que les pagó a los fondos buitres encabezados por NML Capital y Elliot Management Corporation, de Paul Singer).

Pero hubo otra parte de la deuda en divisas que tomó el Tesoro de la Nación en la gestión de Cambiemos, por 86.200 millones de dólares (que incluye el crédito del FMI por 44.559,9 millones de dólares), y como paga sus gastos en pesos, le vendió esos dólares al BCRA y, éste se los vendió a los bancos, que los compraron para sí o para sus clientes.

En síntesis

El Dictamen de la Comisión de Presupuesto y Hacienda introdujo dos artículos que la oposición en la Cámara de Diputados malogró. Uno concretaba el principio constitucional de la igualdad como base del impuesto y de las cargas públicas y obligaba a los jueces y personal de la Justicia que perciba ingresos por encima del mínimo no imponible a pagar el impuesto a las ganancias. Quedó en minoría.

El otro le daba la potestad al Poder Ejecutivo de modificar las tasa de los derechos de exportación, pero ante la negativa de la oposición fue retirado por el oficialismo. Lo cierto es que el Presupuesto de la Administración Nacional 2023 resulta más austero que el de los años anteriores de este gobierno y es el menor de lo que va de este siglo.

Tal vez el ejemplo más claro sean las partidas para la Educación pública, que se reducen con respecto a este año 2022, aún con la ampliación que le hizo al proyecto del Gobierno el Dictamen de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, agregando los gastos de Gestión y Asignación de Becas a Estudiantes y el del Fondo Nacional de Incentivo Docente. Paralelamente, se aprobó en la sanción de la Cámara otro artículo que permite deducir los gastos en educación privada del Impuesto a las Ganancias por hasta el 40% del mínimo no imponible.

Otro artículo extiende los beneficios de la Ley 27.679 que permite el blanqueo de tenencias en dólares para la construcción, la sanción de Diputados permitirá también blanquear la tenencia de divisas para la compra de viviendas usadas, tanto para destino de uso familiar como para alquiler.

Para las industrias se aprobó un blanqueo al 5%,10%,15% y 20%, según la fecha de ingreso. Los dólares se podrán usar para importar insumos y la AFIP no tendrá en cuenta la Capacidad Económico Financiera del contribuyente, que cuadra con las nuevas regulaciones del Banco Central y el Sistema de Importaciones de la República Argentina (SIPA), que permite hacer pagos anticipados con dólares propios.

Aquellas compañías que inviertan al menos $ 30.000 millones podrán diferir en tres períodos el pago del impuesto a las Ganancias que resulte de la aplicación del ajuste por inflación.

El presupuesto Nacional 2023 es como ha sido este gobierno: generoso para una minoría de la población al que le da todo tipo de beneficios para que liquiden exportaciones y o blanqueen sus tenencias de dólares, pero reduce las partidas para gasto previsional y social, recorta los subsidios a energía y transporte y apuntala una economía orientada al mercado externo. Incluso ratificando las obras que hacen depender nuestro comercio exterior, como es el dragado del Canal Paraná Bravo para que la vía navegable llegue hasta el puerto uruguayo de Nueva Palmira y el Canal Punta Indio en el Río de la Plata, para llegar a Montevideo.

Tiempo de Crisis

Más notas sobre el tema