Bolivia | Camacho acepta la fecha del censo mientras sigue la violencia en Santa Cruz

992

Camacho admite que el censo no puede ser en 2023 e instruye a CC y Creemos apoyar ley del censo 2024

A 33 días de un violento paro indefinido, el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, terminó aceptando el censo en marzo de 2024 y convocó a los legisladores de Creemos y Comunidad Ciudadano (CC) a no seguir insistiendo en censo 2023, aunque mantiene la extrema medida de presión.

En una conferencia de prensa junto al rector de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (UAGRM), Vicente Cuéllar, y cívicos, excepto Rómulo Calvo, Camacho reconoció que no es posible seguir insistiendo en el censo 2023, aunque ya en el cabildo del 13 de noviembre hizo aceptar que se eleve a rango de ley el decreto 4824 que fija el censo para el 23 de marzo de 2024.

A pesar del retroceso en su postura de censo 2023 si o si y la advertencia de muerte civil a quienes vayan en contra de la línea de demanda, la noche de este miércoles matizó: “No henos perdido, sáquense eso de la cabeza, hemos ganado, hemos cambiado el escenario político del país”.

Cuéllar explicó que ya no era técnicamente posible mantener la demanda de 2023, pese a que en la reunión técnica de Trinidad, abandonada por la representación de la Gobernación y de la UAGRM, ya se había establecido que no era posible el censo en 2023.

El presidente de Diputados, Jerges Mercado, convocó a sesión para la tarde de este jueves con el tema de la ley del censo en la agenda. La Comisión de Constitución debe enviar un informe sobre la ley, pero está en cuarto intermedio ante la violencia ejercida la mañana de este miércoles por parte de las y los legisladores de oposición.

De no aprobarse la ley que buscan, ahora con censo en 2024, el tema quedaría archivado para la próxima legislatura, de acuerdo a procedimiento. Mientras tanto mantiene el paro indefinido, que en los últimos días estuvo caracterizado por el recrudecimiento de la violencia y saqueos a negocios de personas opuestas al paro.

A fin de no quedarse con las manos vacías, Camacho anunció que el lunes será posicionada la “comisión de notables” para que concluya cuanto antes las líneas políticas, económicas y sociales de la relación que deberá sostener Santa Cruz en una nueva relación con el Estado Plurinacional.

Antes de la conferencia de prensa, Cuéllar y Camacho se reunieron previamente con representantes de la Iglesia Católica y, sin revelar ninguna conclusión, se trasladaron a la casa de de Calvo, desde donde esta noche tomaron la decisión de aceptar la fecha del Censo 2024.

Los seguidores cívicos se mostraron, en el último cabildo, descontentos y desalentados por la actuación de sus líderes, a tal en extremo que un grupo llegó a increpar a Calvo. Camacho se había desmarcado de liderar el cabildo y de algunas reuniones del llamado Comité Interinstitucional.

Camacho quiso mostrarse convincente al insistir en que de este conflicto no salieron perdiendo, sino victoriosos al haber conseguido la redistribución de recursos económicos y la reasignación de escaños, aunque el Gobierno en el inicio del paro planteó redistribuir los recursos de coparticipación en 2024, como está plasmado en el decreto.

La reasignación de escaños, mientras tanto, está establecida en la normativa legal vigente y se debe dar en el marco de los datos del censo.
“Lo que hemos vivido estos 33 días de paro, no solo nos deja sabor a victoria”, declaró y consideró que la mayor victoria será el paso hacia la nueva relación del departamento con el Estado, aclarando que esto va más allá del federalismo y autonomías del pasado. “Será la lucha de las luchas”, advirtió.

Deslindó responsabilidades del panorama desolador en que deja Santa Cruz, echó la culpa al MAS por “enviar milicias”, “guerra civil”, “meter presos a inocentes”, “patear” a los cruceños, y de toda cuanta violencia desató en las calles y barrios la parapolicial Unión Juvenil Cruceñista.

ABI


Indignación, abusos y violencia en Santa Cruz; piden que cese el paro

Ala espera de que la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) apruebe la ley censal, la indignación, los abusos y la violencia marcaron la jornada 33 del paro cívico indefinido en Santa Cruz. Hubo enfrentamientos en el Octavo Anillo y el Barrio Lindo entre vecinos y bloqueadores, otros pincharon llantas de vehículos. Se informó de cinco heridos, pero no se dio un informe oficial y personeros de Salud y la Iglesia pidieron dejar pasar a las ambulancias.

Muy temprano, a las tres de la madrugada, en la zona del Octavo Anillo y zona Virgen de Cotoca hubo un enfrentamiento entre bloqueadores y grupos antiparo que intentaban levantar un punto de bloqueo. Más tarde, a las 15:00, se registró otro choque entre los mismos bandos y de forma extraoficial se informó que hubo cinco heridos, pero no se dio un informe oficial.

Simultáneamente hubo otro conflicto en el Cuarto Anillo y la avenida Cumavi, donde semanalmente se asientan los vendedores llamados “Mañaneros”, quienes no pudieron instalar sus puestos ante la negativa de los bloqueadores que acatan el paro cívico. “Han querido saquear los puestos”, denunció un vendedor en Barrio Lindo, mientras que otro acusó a desconocidos de pinchar llantas de vehículos, motocicletas y hasta bicicletas que intentaban pasar bloqueos.

Juan Vargas, secretario general de la Confederación Nacional de Micro y Pequeña Industria de Bolivia, confirmó que hubo intentos de saqueo a la Feria Barrio Lindo y pidió control policial en esa zona.

Otros vecinos se quejaron de haber pagado en cada punto de bloqueo. “No hay dinero y tenemos que pagar, ahí nomás se han ido mis 30 bolivianos”, dijo un poblador a la red Unitel. El Comité Pro Santa Cruz aclaró ayer por medio de un comunicado que “no se cobra en ningún punto de bloqueo”.

Sobre llovido, mojado. Desde Portachuelo, en el norte integrado, la dirigente regional Yolanda Paz confirmó que ayer se inició un bloqueo de carreteras por 48 horas hasta que la ALP aprueba la ley censal en La Paz. “Durante 48 horas no van a pasar los vehículos a los otros departamentos, especialmente a Cochabamba. Son 33 días de paro y deben escucharnos”, dijo Paz.

Piden cese al paro

La noche del martes, un grupo de profesionales de salud protestó porque el micro en el que retornaban a sus casas fue bloqueado y ayer por la mañana una ambulancia que trasladaba pacientes tampoco pudo pasar un punto de bloqueo.

“No pueden ser tan insensibles. Estoy llevando pacientes ¡por favor debemos pasar!”, reclamó un chofer desde el interior de una ambulancia.

Más tarde, la delegada Defensorial de Santa Cruz, Sheila Gómez, a nombre de los pacientes con cáncer denunció que varios pacientes oncológicos “enfrentan dificultades para trasladarse y recibir atención médica, debido a los bloqueos”.

Desde la Delegación Episcopal de Salud de la Arquidiócesis de Santa Cruz y a través de un pronunciamiento, la institución religiosa demandó dejar pasar a las ambulancias. “En nombre del Dios de la vida, permitan el paso de ambulancias. ¡Dejar pasar ambulancias y personal de salud es salvar vidas!”, indica el pronunciamiento.

Monseñor Julio Leigue, que se reunió ayer con el rector Vicente Cuéllar, el gobernador Luis Fernando Camacho y el vicepresidente del Comité Pro Santa Cruz, Stello Cochamanidis, ratificó la solicitud.

“Necesitamos unir fuerzas y la Iglesia es el mejor camino para llegar a la ciudadanía y decirles que mantengamos la tolerancia”, informó Cuéllar tras la cita.

Los pedidos para que cese el paro o se decrete un cuarto intermedio suman. La concejala masista Rosario Callejas solicitó “convocar a un cabildo para preguntar si se levanta el paro”.

El líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, solicitó una pausa al paro. “Ha llegado un momento en que el paro indefinido en Santa Cruz perjudica a todos. Ya se lograron gran parte de los objetivos. Persistir en el paro sólo beneficia a los radicales de ambas partes y perjudica a la gran mayoría. Cuarto intermedio en la lucha por el censo”.

Pagina Siete

Más notas sobre el tema