Colombia | El Senado aprueba la reforma tributaria de Petro y sólo falta el visto bueno en Diputados

773

Senado aprueba reforma tributaria con cambios y Cámara suspende plenaria

 

El Senado aprobó la reforma tributaria y la Cámara de Representantes retomará el debate este jueves. La iniciativa es la primera gran pieza legislativa que impulsa el gobierno del presidente Gustavo Petro y fue presentada originalmente el 8 de agosto, un día después de la posesión del mandatario. El proyecto tuvo dos meses de discusiones antes de llegar al debate en las comisiones económicas, en donde los congresistas le dieron el visto bueno al articulado sin mayores problemas el pasado 6 de octubre.

Hay pocas cosas más populares en Colombia que pasar reformas tributarias. El gobierno anterior, de Iván Duque, puso la barra alta en este aspecto al presentar cuatro reformas tributarias (incluyendo una que tumbó la Corte Constitucional, además de la que fue retirada y encendió el paro nacional).

Pero quizá nunca antes se había presentado un enfrentamiento tan fuerte entre los empresarios, en general, y el gobierno de turno por los cambios en impuestos. Para este punto, la tributaria es vista como una especie de fin del mundo por una plenitud de sectores, que llevan semanas advirtiendo que la iniciativa prácticamente acabará con la economía colombiana, pero que pocas veces habían sido tan vocales con una reforma de este tipo.

El mayor descontento está en el lado de las empresas minero-energéticas, que en la encarnación actual del proyecto son gravadas con una sobretasa en renta (atada a precios internacionales de sus productos). Además, no pueden deducir las regalías del impuesto de renta.

La inclusión de la sobretasa fue uno de los grandes cambios anunciados por el presidente Gustavo Petro la semana pasada. El otro tiene que ver con el retiro del impuesto a las pensiones de más de $10 millones.

Ambas medidas han sido duramente criticadas, por razones diferentes, hay que aclarar. En el caso de las pensiones, prácticamente nadie ve con buenos ojos este movimiento, pues era una de las medidas que permitía igualar más la cancha en términos tributarios y hacer menos regresivo todo el sistema.

El Espectador

 

Más notas sobre el tema