Liberan a dos mil personas y la CIDH demanda el cumplimiento de los derechos humanos en el Régimen de Excepción

608

2,000 liberados, y CIDH demanda evaluar derechos humanos en Régimen

Por Alessia Genoves

2,000 es una cifra aproximada de personas liberadas en el Régimen de Excepción. El dato fue confirmado por el titular del Ministerio de Justicia y Seguridad Pública (MSJP), Gustavo Villatoro, en la última semana. En relación a las 57,007 personas detenidas hasta el pasado 11 de noviembre, la cifra representa un 3.5%.

84% es la proporción aproximada que responde a la cantidad de personas detenidas, que han sido llevadas a prisión, bajo orden administrativa, tras observarse indicios de pertinencia o participación a maras o pandillas. El dato es sostenida por autoridades del Gabinete de Seguridad del gobierno salvadoreño. A dicha fecha, definen como resultado el registro de 234 días sin homicidios, durante la administración del presidente Nayib Bukele.

4,071 denuncias, por contra, responden a denuncias sobre presuntas vulneraciones a los derechos humanos durante el Régimen de Excepción. Los datos son cuantificados por instituciones como la Fundación Cristosal, y la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad). Han sido reiterada a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), institución que reconoce el trabajo en la contención de homicidios, pero demanda su visita al Estado para comprobar las presuntas vulneraciones.

CIDH

CIDH reconoce las políticas de seguridad promovidas por el gobierno salvadoreño. En su informe titulado “siete meses del régimen de excepción: CIDH recuerda a El Salvador cumplir sus obligaciones sobre derechos humanos” reitera los resultados del balance del informe In Loco, que desarrolló en 2019. El informe detalla las condiciones de inseguridad e ingubernabilidad, heredas durante la administración del expresidente Salvador Sánchez Cerén (2014-2019).

La institución “saluda que el tema de seguridad ciudadana sea una prioridad del Estado; sin embargo, recuerda que, en una sociedad democrática regida por un Estado de Derecho, toda medida de control de la seguridad ciudadana debe ser implementada con respeto a los derechos humanos y de conformidad con las obligaciones internacionales asumidas en la materia”

Sin embargo, los memorandos de la institución interamericana han sido controvertidos por el presidente Bukele, quién apeló a la opinión pública sobre las protestas carcelarias: “Si ésta organización se pone del lado de los criminales en El Salvador, no duden que están del lado de sus países también. Y lo que va a pasar entonces es que los gobiernos de sus países van a tener miedo de combatir la delincuencia, para no ganarse sanciones de la CIDH. Y si algún gobierno osa desafía a los protectores de los delincuentes, y defender la gente honrada, entonces los van a sancionar”

CIDH, por su parte, refiere sus decideratas a los encuentros pactados con siete representes de organizaciones sociales, que rindieron un informe de 4,071 presuntas vulneraciones a derechos humanos durante la Guerra Contra Pandillas. Entre las denuncias, se cuantificarían al menos 80 casos de personas fallecidas en centros de detención, de acuerdo con Cristosal.

Villatoro, por su parte, negó que en centros penales, y durante los operativos de detención: “estamos haciendo una acción en base a las herramientas legales, constitucionales. Quiere decir que estamos haciendo nuestro trabajo dentro de un Estado de derecho”. El presidente Bukele añade que “tenemos menos muertes per-cápita que en los últimos 20 años”, como resultado de las “buenas prácticas penitenciarias”

Liberados

2,000 personas, aproximadamente, habrían sido liberadas, tras pasar varios días detenidas en centros penales. Su detención corresponde a la presunción del delito de Agrupaciones Ilícitas, por su presunta pertenencia o participación en maras y pandillas. Sin embargo, el dato dato que divulgó Villatoro en la entrevista Frente a Frente responde a un aproximado, y no cifra exacta.

“Si no me falla la memoria, te podría decir que son cerca de 2,000 personas liberadas, las que han salido. Tendría que verificar el dato, pero son un poquito menos o un poquito más de 2,000. Pero, más o menos ese es como el número de los que se ha liberado”, indicó Villatoro.

803 era la cantidad de personas liberadas hasta el mes de septiembre, según lo anunció el titular de la Fiscalía General de la República, Rodolfo Delgado. El dato lo divulgó en un programa de entrevista trasmitido por Canal 10, el pasado 20 de septiembre. La cifra superó a las 653 personas liberadas, que la Policía Nacional Civil (PNC) dio a conocer el pasado 19 de agosto.

3.5%, como se ha informado, es la proporción de personas liberadas, con relación a las detenidas; una cifra que representa los 47,983 detenidos hasta el 11 de noviembre. Sin embargo, en ambos casos, las organizaciones sociales denunciaron ante la CIDH intransparencia, pese a que el gobierno ha rendido el informe estadístico de forma oficiosa. Sin embargo, las organizaciones exigen detalles sobre el lugar en el que se encontrarían los detenidos, según lo refiere la institución.

Homicidios

142 días sin homicidios se cuantifican durante la aplicación del Régimen de Excepción de Garantías Constitucionales. La cifra acumula, durante la administración del presidente Nayib Bukele, un total de 235 días sin homicidios, hasta el pasado 12 de noviembre.

De acuerdo con las autoridades de justicia, la reducción de los homicidios es paralela a la de los continuos operativos que han tenido lugar durante la Guerra Contra Pandillas. El resultado paralelo es el arresto de 56,597 personas, de las que el 90% han recibido orden de prisión preventiva. Sin embargo, éstos resultados son cuestionados por organizaciones sociales, debido a la continua declaración en reserva de información sobre los operativos en la Guerra, y las cifras de homicidios.

Bukele, sin embargo, reprocha los señalamientos: “Cómo podemos manipular las cifras, si antes los cadáveres estaban en las calles?; ¿cómo va a hacer el gobierno para esconder los cadáveres en las calle?. ¿Cómo puede hacer el gobierno para que le dejen de cobrar la extorsión?, porque ustedes en sus comunidades ya no ven pandilleros”.

Sólo durante los primeros tres años del gobierno de Bukele, se reportaría un acumulado aproximado de 3,900 homicidios; una cifra que es un 75.55% inferior a los reportes divulgados durante la administración del expresidente Salvador Sánchez Cerén (15,881). Mientras que, en el mismo período de la administración de los expresidentes Elías Antonio Saca y Mauricio Funes, la diferencia representó contracciones respectivas del 67.55% y del 64.47%, según informes del Instituto de Medicina Legal.

Los datos han sido citados en último informe de la CIDH. Sin embargo, la institución reitera las demandas de las organizaciones, para garantizar al veeduría de los hechos. Al mismo tiempo, reitera señalamientos sobre la reserva de información de datos sobre homicidios, pese a que el gobierno los revela de oficio; y sobre los procesos judiciales, localización y condición de salud que atañen a los imputados

Bukele, al respecto, cuestionó: “¿Cómo puede ser un maquillaje de cifras?. Si fuera un maquillaje de cifras, las cifras estuvieran bien, pero la realidad sería otra cosa. Así yo dijera «cero homicidios», pero los cadáveres estuvieran en el suelo, como estaban antes. Las cifras dijeran que se ha capturado a los pandilleros, pero los pandilleros seguirían en sus colonias cómo estaban antes. Pero es el mismo pueblo salvadoreño el que dice que «yo antes iba a las comunidades y pedía permiso para entrar«, hoy ya no pide permiso para entrar”.

ContraPunto

Más notas sobre el tema