Haití | Unicef alerta que el 40% de los casos de cólera son niños y niñas y ya se registran 176 muertes

631

Haití: dos de cada cinco casos de cólera afectan a niños y niñas – UNICEF

Tras casi dos meses desde el inicio del brote de cólera en Haití, UNICEF advierte que aproximadamente el 40 por ciento del cada vez mayor número de casos confirmados son niños y niñas.

Desde el resurgimiento del cólera en Haití, 9 de cada 10 casos confirmados se han registrado en las zonas más afectadas por la creciente crisis alimentaria en el país. Los niños y niñas menores de cinco años que sufren desnutrición aguda severa, también conocida como emaciación severa, son más vulnerables al cólera y al riesgo tres veces mayor de morir por la enfermedad.

“En estos momentos, en Haití existe una triple amenaza que afecta la vida de los niños, niñas y adolescentes: la desnutrición, el cólera y la violencia armada. Y, a menudo, se ven amenazados por las tres a la vez”, afirmó Manuel Fontaine, Director de la Oficina del Programa de Emergencias de UNICEF, tras su visita de cuatro días a Haití. “Me impactó ver a muchos niños y niñas en riesgo de morir en los centros de tratamiento del cólera. En pocas horas, la diarrea acuosa aguda y los vómitos los deshidratan y los debilitan tanto que pueden morir si no reciben un tratamiento adecuado a tiempo. El cólera y la desnutrición son una combinación letal, y una conduce a la otra”.

Durante su estancia, Fontaine visitó los centros de tratamiento del cólera apoyados por UNICEF en Cité Soleil y Puerto Príncipe, donde se atienden niños y niñas menores de cinco años con desnutrición aguda para ser tratados y salvar sus vidas. También acudió a un centro que proporciona atención médica, psicológica y psicosocial a supervivientes de violencia de género.

Hasta el 20 de noviembre, el Ministerio de Sanidad reportó 843 casos de cólera confirmados, más de 10.100 casos sospechosos y 184 muertes.

“¡Podemos romper este círculo vicioso de la desnutrición y el cólera en Haití! Un tratamiento sencillo, asequible y eficaz puede salvar la vida de los niños y niñas haitianos, siempre y cuando consigamos llegar a las familias más vulnerables antes de que sea demasiado tarde. Sin embargo, las zonas urbanas pobres que están más afectadas por el brote de cólera también están controladas por bandas fuertemente armadas. Y ante una violencia armada generalizada y una inseguridad que azota amplias zonas de la capital, los equipos humanitarios tienen que andar con cautela”, añadió Fontaine.

Desde julio a la actualidad, UNICEF y sus socios han evaluado el estado nutricional de más de 6,200 niños y niñas menores de cinco años en la comuna de Cité Soleil, la mayor zona urbana pobre de la capital. De ellos, aproximadamente 2.500 niños y niñas fueron diagnosticados con desnutrición aguda severa y recibieron tratamiento.

En medio de un contexto extremadamente inseguro y volátil, UNICEF ha intensificado sus esfuerzos para luchar contra el cólera de forma coordinada con las autoridades nacionales y sus socios proporcionando:

  • 245 kits de cólera, 32.940 sobres de ringer lactato, 313.000 sobres de sales de rehidratación oral, zinc, antibióticos, consumibles y Equipo de Protección Personal (PPE, por sus siglas en inglés) a los centros de salud;
  • 135.000 tabletas de purificación de agua a un hospital asociado en Cité Soleil;
  • 468.160 litros de agua distribuidos mediante camiones cisterna a 22.290 personas que viven actualmente en Cité Soleil o están desplazadas;
  • Suministros médicos y de higiene para organizar clínicas sanitarias móviles en Cité Soleil e informar a más de 51.000 hogares sobre la prevención del cólera;
  • Anuncios sobre cómo prevenir el cólera que son emitidos por las emisoras de radio y televisión y se distribuyen folletos informativos para reducir el riesgo de transmisión del cólera.

Para ampliar su respuesta al brote de cólera en los próximos cinco meses, UNICEF solicita 27,5 millones de dólares para brindar asistencia humanitaria en materia de salud, agua, higiene y saneamiento, nutrición y protección a 1,4 millones de personas.

Relief Web


Brote de cólera cobra 176 vidas en Haití

El brote de cólera cobró hasta ahora 176 vidas en Haití mientras nueve mil 682 personas son sospechosas de portar la enfermedad, de acuerdo con el más reciente balance del Ministerio de Salud.

Además, 843 casos fueron confirmados en nueve de los 10 departamentos de Haití y más de ocho mil 450 personas recibieron atención en los centros de salud.

La semana pasada la organización Médicos sin Fronteras advirtió que los centros de tratamiento estarán pronto en su capacidad máxima, pues atienden a unas 270 personas diariamente, cinco veces más que durante las primeras dos semanas de resurgimiento de la enfermedad.

Las autoridades anunciaron el primer caso el 2 de octubre en la comuna de Cité Soleil, un extenso barrio pobre de esta capital. Desde esa fecha la enfermedad se propagó a casi todo el país en medio de un crónico desabastecimiento de combustible que obligó a la reducción de servicios en los hospitales.

La crisis sociopolítica, económica y de seguridad limita la respuesta a la dolencia, a lo cual se suma la baja percepción de riesgo entre la población.

El doctor Jeanty Fils Exalus, vocero de Ministerio de Salud, reconoció a una radio local que no se puede combatir adecuadamente una enfermedad si las personas no creen que exista, no obstante, señaló que en varias áreas realizan acciones como la vigilancia epidemiológica, sensibilización y atención médica.

En 2010, tras un mortal terremoto, el brote de cólera fue responsable de la muerte de unas 10 mil personas y el contagio de más de 800 mil.

Prensa Latina


Des organisations sociales du Nord-Est d’Haïti protestent contre les mauvais traitements de migrants haïtiens par la RD

Des organisations locales de Ouanaminthe (Nord-est) ont procédé le 21 novembre à la fermeture de la grille d’accès à la ville frontalière dominicaine de Dajabon, pour protester contre les mauvais traitements infligés à des migrants haïtiens rapatriés massivement par le pays voisin, apprend AlterPresse.

Massés devant le point d’accès, les militants de ces organisations se sont servis de chaines et cadenas pour verrouiller le portail et empêcher toute circulation d’un côté à l’autre de la frontière, selon des témoignages rapportés par les médias.

Ce mouvement a causé la paralysie des activités, notamment celle du marché frontalier où les échanges sont généralement intenses entre Haïtiens et Dominicains.

S’exprimant en Espagnol, entre autres dans des médias dominicains, les initiateurs se sont réjouis que des tonnes de produits dominicains n’ont pu être vendus en Haïti, causant un manque à gagner significatif aux commerçants de la République voisine.

Ils ont dénoncé les mauvais traitements subis par les migrants haïtiens, sans nier à la République Dominicaine le droit de rapatrier des illégaux.

Les autorités de facto d’Haïti ont, dans un communiqué en date du 20 novembre, dénoncé « les traitements inhumains et honteux », réservés à des compatriotes haïtiens se trouvant en République Dominicaine.

De tels abus « ternissent l’image de la République Dominicaine à travers le monde et mettent en péril l’esprit de paix et d’harmonie devant guider les relations entre les deux pays se partageant l’île », critique le Ministère des affaires étrangères et des cultes (Maec), au nom du gouvernement en place.

Les mauvais traitements ainsi que les déportations massives de ressortissantes et ressortissants haïtiens en territoire voisin, ont soulevé une indignation générale, tant en Haïti qu’a l’étranger.

Les expulsions d’Haïtiens de République Dominicaine se sont poursuivies, en dépit d’un appel, le jeudi 10 novembre 2022, du haut-commissaire de l’Organisation des Nations unies aux droits humains, l’Autrichien Volker Türk (il a pris officiellement ses fonctions le 17 octobre 2022), qui a demandé aux autorités de tous les pays, y compris dominicaines, de cesser ces rapatriements forcés des Haïtiens, dans ce contexte de crise humanitaire et sécuritaire qui prévaut en Haïti.

L’ambassade des États-Unis en République Dominicaine attire l’attention des ressortissantes et ressortissants américains, qui résident en territoire voisin d’Haïti, sur le fait que des voyageurs ont déclaré avoir été retardés, détenus ou soumis à de nouveaux interrogatoires, aux points d’entrée et lors d’autres rencontres avec des agents de l’immigration dominicaine, en raison de leur couleur de peau.

Après la mise en garde des États-Unis, dans une note en date du 20 novembre, le Ministère des affaires étrangères dominicain déclare espérer que « le gouvernement des États-Unis envisage de retirer les termes (couleur de peau) non vérifiés contenus dans son communiqué ambigu, dans les plus brefs délais ».

19 organisations politiques et sociales de la République Dominicaine ont estimé, dans un récent appel, que « nous sommes confrontés à une campagne très dangereuse de déportations massives, qui pourrait se transformer en une campagne de nettoyage ethnique si la société dominicaine ne fait pas preuve de réflexes démocratiques et met un frein au gouvernement ».

AlterPresse

Más notas sobre el tema