La policía impide la salida de una nueva caravana con unos 700 migrantes latinoamericanos

483

Agentes dispersan caravana migrante

Medio centenar de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional (GN) dispersaron a unos 700 migrantes de Centro y Sudamérica que pretendían salir en caravana ayer domingo desde Tapachula, fronteriza con Guatemala.

Medio centenar de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) y la Guardia Nacional (GN) dispersaron a unos 700 migrantes de Centro y Sudamérica que pretendían salir en caravana ayer domingo desde Tapachula, fronteriza con Guatemala.

Los migrantes al ver la presencia de los agentes de migración y de la Guardia Nacional salieron corriendo con sus hijos y sus mochilas al hombro por las calles aledañas para esconderse de los uniformados.

Una decena de vehículos de migración y cinco de la Guardia Nacional fueron colocados por los agentes a la orilla del parque central.

https://heraldodemexico.com.mx/u/fotografias/m/2022/11/13/f768x1-615586_615713_5050.jpeg

En tanto, algunos agentes se mantuvieron arriba de los automóviles observando los recorridos de otros que dieron la vuelta por toda la plaza principal.

El objetivo, dijo uno de los agentes a EFE, era esparcir a los cientos de migrantes que acampaban en diversos puntos, pero no detenerlos.

Tras la operación, los migrantes señalaron que si las autoridades no los quieren en Tapachula, ello solo piden que los dejen seguir avanzando por el país, ya que ese es su principal objetivo.

“No queremos nada de intimidación o que nos vengan a atropellar, ni quitarnos el dinero que tenemos”, explicó, Josmar, migrante de Venezuela.

Su compatriota Willy expresó que “si no los mató la selva del Diablo (del Darién), ni migración, ni Guardia Nacional, nadie lo va a detener” y por ello expuso que saldrán caminando hacia la frontera norte.

Otro migrante de Colombia, Gustavo Deniz, expuso que lo único que quieren es permanecer en Tapachula para trabajar y tener derecho a la libertad.

El INM avisó que más tarde continuará con operativos para detener a migrantes en hoteles, moteles y casas de huéspedes de Tapachula y municipios aledaños, a manera de seguridad.

Esto debido a que los traficantes de personas buscan nuevas alternativas y ahora utilizan casas en renta para concentrar a los indocumentados, situación que limitaba las acciones de control de parte de las autoridades.

Por su parte, el representante de la organización Calma Coita, Sergio Morales, remarcó que existe una crisis migratoria ya que la ley general de población en México tiene contemplado un determinado flujo migratorio para cada grupo, municipio y la dispersión depende de cómo la ley lo maneje.

Diario de Yucatán

 

Más notas sobre el tema