Bolivia | El difícil retorno al camino del equilibrio del MAS – Por Julio Peñaloza Bretel, especial para NODAL

985

Por Julio Peñaloza Bretel(*), especial para NODAL

El Movimiento al Socialismo (MAS) está sumergido en una crisis que amenaza con su desintegración.

A 16 años de iniciado el Proceso de Cambio, con la interrupción de la democracia entre 2019 y 2020, el MAS  pudo demostrarse a si mismo que la posibilidad de un triunfo electoral sin Evo Morales en la candidatura, era posible.

El poder institucional por una parte y la estructura partidaria por la otra, hacen cada vez más profundas y evidentes, grietas que podrían dar lugar a una irremediable división.

Evo Morales es el líder histórico del MAS y el jefe del partido, pero ya sin el ejercicio de poder que le permitía la presidencia del Estado. Su casi único objetivo es volver a ser candidato en 2025. Durante los dos años del gobierno de Arce, no le ha puesto énfasis a la discusión ideológica y programática, y lo que mas bien despliega es un rol cuasi opositor, de cuestionamiento permanente al gobierno de su propio partido que “habría pactado con la derecha” y que tiene dos ministros que no le responden al MAS (Eduardo Del Castillo de Gobierno e Iván Lima de Justicia).

Luis Arce como presidente del Estado es el responsable de la administración y control del aparato gubernamental, pero no cuenta con bases de organizaciones sociales integradas al MAS que le respondan directamente. Se le reprocha una conducta sectaria con muchos de sus compañeros y compañeras, alineados a Evo Morales, varios de los cuales trabajaron entusiastamente para que su candidatura en 2020 tuviera éxito.

A casi dos años de su ejercicio presidencial, Arce se ha empoderado como primer mandatario sobre todo por su gestión en materia económica, y la Constitución lo habilita para ser candidato en las elecciones de 2025. He aquí la madre de la crisis: Evo quiere tener la seguridad de que Lucho (Arce) no se lanzará a la reelección, y de esa manera tener el camino allanado en la próxima contienda electoral.

David Choquehuanca como Vicepresidente es la cabeza de la Asamblea Legislativa Plurinacional. La bancada del MAS, a diferencia del pasado evista, ya no actúa sobre la base de la unidad monolítica. Se advierten brotes de tendencias que se alinean con Evo por una parte, con Arce por otra y también con asambleístas afines a Choquehuanca que, se debe recordar, resignó la candidatura a la Presidencia en 2020, a pesar de contar con un significativo respaldo de organizaciones sociales, indígenas y campesinas, considerando que la unidad del MAS estaba por encima de todos los factores.

El mismo Vicepresidente cerró filas elogiando a Arce en el acto de recordación de los dos años del triunfo electoral (18 de octubre de 2020) del nuevo binomio masista que ha completado dos años de gobierno el pasado 8 de noviembre. Dice el  lugar común  que “binomio ganador no se toca”.

La unidad partidaria, en los hechos, está rota, y ese rompimiento es la punta de lanza mediática con la que el aparato comunicacional de la derecha se encuentra en la tarea de estimular las discrepancias entre Evo y Arce, y una “pelea entre indígenas” –Evo Morales versus David Choquehuanca—que apunta a un objetivo estratégico: La desarticulación y desmontaje del Estado Plurinacional a objeto de quitar base de sustentación político ideológica al campo popular.

Las contiendas internas en el MAS se han convertido en el principal espectáculo político diario. En la  televisión, en las redes sociales y en los principales diarios nacionales de sello opositor se maximizan los cruces entre voceros de una y otra ala que por supuesto no son las alas izquierda y derecha del cóndor para conseguir el equilibrio en el vuelo, a las que se refirió Choquehuanca cuando asumió la Vicepresidencia en 2020.

Los estilos son marcadamente diferentes: Evo va al choque sin atacar al Presidente, pero estrellándose contra sus principales ministros, el de Gobierno y el de Justicia, sobre todo, que sacan cara por la gestión gubernamental y que le evitan la incomodidad al propio presidente Arce de ingresar explícitamente en el palabreo de las discrepancias.

Al mismo tiempo, el Vicepresidente Choquehuanca no ingresa en ese juego que nutre de noticias a los medios y a las redes sociales, debido a que sus intervenciones públicas contienen siempre mensajes concientizadores que pasan por la Visión del Vivir Bien y en ese contexto a la necesidad del retorno al Camino del Equilibrio dictado por su identidad aymara ancestral, ese equilibrio hoy pulverizado dentro del MAS.

Se trata de una gran confrontación interna. Lo grave del asunto es la pérdida del horizonte político e ideológico. La prescindencia del “afuera” del MAS, que en buenas cuentas es el  mismísimo país con sus ciudadanos. Con aquellos que votaron por Lucho (Arce) y David (Choquehuanca) para generar el triunfo de 2020, y por quienes, gran parte de ellos, que votaron por opciones opositoras, imbuidas todas por un profundo sentimiento anti Evo Morales.

La fortaleza de Evo se circunscribe hoy a su jefatura en el MAS. La fortaleza de Arce es mostrar resultados coherentes en la gestión gubernamental que lo sitúan en los primeros lugares de los estudios de opinión (encuestas).La fortaleza de Choquehuanca consiste en su capacidad de convocatoria en las zonas rurales del occidente del país. Los “evistas” lo sindican de ser el principal propulsor de la división a título de una renovación de cuadros partidaria.

La debilidad de Evo está en haber generado una fuerte corriente “anti” que todavía tiene marcada el no acatamiento a los resultados del referéndum del 21 de febrero de 2016 (no repostulación presidencial) que condujo al país a elecciones con su candidatura impuesta como un “derecho  humano”, argumento que transcurrido el tiempo fue invalidado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

La debilidad de Luis Arce consiste en no constituirse en dirigente histórico del MAS y carecer de bases en los movimientos sociales, aunque desde el martes 18 de noviembre de 2022 cuente de manera explícita e indiscutible con el respaldo del Vicepresidente Choquehuanca .

El retorno al camino del equilibrio consiste en la reconfiguración de la unidad del MAS, y para ello, Evo quiere a dos ministros de Arce fuera del gabinete como señal coyuntural, pero en términos de profundidad estratégica espera que Arce diga explícitamente que no será candidato en 2025.

Mientras tanto, Arce quiere gobernar con la mayor fluidez posible, con la dificultad de tener un frente interno complejo que pasa por la descomposición del MAS y el frente externo liderizado  por la dirigencia cívica cruceña que a punta de ultimátums  y un paro de 36 días pretendió imponer la realización del Censo Nacional de Población y Vivienda para el año 2023, y no para 2024 como finalmente quedó materializado a partir de un decreto primero, y una ley después, desenlace que vistas las cosas en limpio es simple y llanamente la propuesta inicial que hiciera el gobierno de Arce a través del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Mientras tanto, los evistas, luchistas y choquehuanquistas de a pie, esperan señales de madurez y desprendimiento de sus líderes. No quisieran ver a la derecha retornar al poder para echar abajo el Estado Plurinacional, producto de la división masista.

En ámbitos académicos se ha discutido la idea de un relanzamiento auténticamente renovador. Sin Evo, Arce y Choquehuanca a la cabeza. Con nuevas figuras, en lo posible mujeres e indígenas capaces de aceptar el desafío de un programa de fortalecimiento a partir de una lectura de horizonte estratégico conceptualmente renovada en lo ideológico y político, guardando fidelidad con los orígenes y la esencia del Proceso de Cambio y de la Revolución Democrática y Cultural, en suma, al redimensionamiento del Movimiento al Socialismo – Instrumento Político para la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP).

Esa idea de renovación absoluta choca, sin embargo, con la realidad. Un caudillo que ha gobernado 14 años contínuos el país, y quienes fueran los ministros con mayor tiempo de permanencia en el gabinete del propio Evo, hoy presidente y vicepresidente, se encuentran a la cabeza de la nave del Estado y del poder, y está absolutamente demostrado que los tres piensan que su vigencia en la política y en la gestión pública todavía tiene cuerda para rato.

Conseguir el retorno al camino del equilibrio pasa por una negociación que según el manual elemental dice que todas las partes deben ceder en busca de una coincidencia medular que permita el relanzamiento político que el MAS está necesitando a gritos, cuando todavía Arce y Choquehuanca no han llegado a cumplir ni la mitad de sus mandatos.

(*) Periodista boliviano

Más notas sobre el tema