Racismo estructural en Brasil: los buitres del mercado – Por Antonio Martins Soares Santana

680

Racismo estructural en Brasil: los buitres  del mercado

 

Antonio Martins Soares Santana*

Las elecciones presidenciales en Brasil que tuvieron lugar el 30 de octubre del año en curso tuvieron un resultado favorable para la izquierda política, principalmente el PT (Partido de los Trabajadores), que a lo largo del gobierno derrotado, llamado bolsonarismo, después de haber recibido un golpe político legal en 2014, en el gobierno de Dilma Rousseff, finalmente celebró la victoria.

La aplastante derrota de la extrema derecha bolsonarista en Brasil no sólo fue un logro del país más grande en superficie de Sudamérica, sino que es una gran victoria para toda América Latina, al sucumbir ante el ascenso de esta derecha radical y ultraconservadora que se venía consolidando en todo nuestro continente.

El derrotado presidente había intentado en todas sus maniobras deconstruir y derrotar a los partidos de izquierda de los países latinoamericanos, utilizando siempre ideas y argumentos que desprestigiaban a Venezuela, Argentina y Cuba como países del eje del mal. Sin embargo, los pueblos de América Latina y Centroamérica destruyeron toda la ideología extremista que intentaba radicalizar nuestro continente desde principios del siglo XXI.

Sin embargo, todavía en los primeros momentos de esta victoria simbólica, que todavía se celebra con alegría, los buitres del mercado financiero se han alzado para imponer al gobierno recién elegido una agenda de restricción financiera para satisfacer las necesidades de las masas pobres que dependen de un mínimo de ayuda económica del gobierno para sobrevivir (el “Techo de Gasto”). Bastó que el presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva dijera en una entrevista que su gobierno estaría orientado a incluir a los pobres en el presupuesto, para que el mercado reaccionara con nerviosismo ante tal declaración del futuro mandatario, que asume el 1 de enero de 2023.

Cabe señalar que esta ayuda financiera fue un tema para ambos candidatos, tanto el que ganó, Lula, como el derrotado Jair Bolsonaro, quien pasó toda su campaña argumentando que otorgaba 600,00 reales como ayuda para los más pobres, y también hizo otras promesas, como la exención del impuesto sobre la renta para los que reciben hasta cinco mil reales al mes, aunque fue criticado y desmentido por su oponente, que dijo que en la ley de presupuesto para el próximo año tales valores no estaban garantizados por la “LOA”, Ley de Presupuesto Anual, lo que parece confirmar que todo era un plan para obtener votos.

Sin embargo, en el gobierno de transición del presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva, el equipo está tratando de mantener las promesas de campaña, entre las que se encuentra la ayuda garantizada de 600 dólares más 150 dólares para cada mujer pobre desempleada que tenga hijos de hasta seis años. Sin embargo, cuando señaló que mantendría esta propuesta, fue suficiente para que el mercado reaccionara en contra.

La prensa corporativa, un instrumento ideológico de la élite financiera, reunió esta semana a los principales economistas liberales de Brasil para oponerse al sesgo pro-pobre del gobierno recién elegido. Desde entonces, Lula, aún sin recibir el mandato, ya ha sido presionado por este ejército neoliberal para que retroceda en su agenda económica, porque si lo hace, no hay o no habría forma de no romper el techo económico. Sin embargo, el candidato derrotado, para ser reelegido presidente, es acusado de haber detonado demasiado el mencionado techo, sin embargo, el mencionado mercado en ningún momento estuvo tenso ni nervioso.

El derroche de ese gobierno fue tanto que el presidente electo Luiz Inácio, Lula, dijo en una entrevista que no competía con un opositor, sino con la maquinaria estatal del Estado brasileño, porque acusan a su contrincante, Bolsonaro, de haber sancionado como ley un presupuesto secreto, recursos que estarían destinados a supuestas compras de votos de sus diputados aliados.

Los buitres del sistema financiero[i], los economistas liberales, impugnando esta semana las propuestas del presidente electo Lula de incluir a los más pobres en el presupuesto, parecían los sacerdotes del dios Sokar del antiguo Egipto, protegiendo los graneros que almacenaban los excedentes de grano y de producción de alimentos para, supuestamente, los rituales de las deidades de ese antiguo imperio. Sin embargo, todo ese celo por parte de los sacerdotes, que conocían toda la estructura económica de Egipto, no era más que un señuelo, porque, en realidad, no había ningún dios, y ellos lo sabían, lo que realmente existía era una ideología religiosa para poder obligar a los esclavos y a los pequeños comerciantes y agricultores a trabajar para sostener la corte de los faraones y a los sacerdotes que sobrevivían del trabajo de los esclavos.

En el mundo actual de la política brasileña parece que los sacerdotes del dios Sokar, (economistas liberales) mercado financiero[ii] , junto con los banqueros magnates están tensos y nerviosos como alcahuetes del visir de Egipto, hoy, alcahuetes del mercado. Una raza de víboras, que siempre se deleita con las miserias de la población empobrecida. Sin embargo, Lula y todo su equipo son optimistas de que en su gobierno habrá espacio para incluir a los miserables en el presupuesto. Incluso porque Brasil es una potencia en la exportación de alimentos. De hecho, esta era la lógica que subyacía a la deforestación del Amazonas, transformando la selva en pastizales para la cría de ganado. Parece que el nuevo presidente no renunciará a su propuesta política de incluir a los pobres en el presupuesto económico de Brasil.

Notas

1“Los devotos de los mercados creían firmemente en una especie de ley de Say: la oferta de mano de obra crearía su propia demanda. Para los capitalistas que prosperan sobre la base de los bajos salarios, el alto desempleo puede incluso suponer un beneficio, ya que ejerce una presión negativa sobre las demandas salariales de los trabajadores. Para los economistas, sin embargo, los trabajadores desempleados demuestran el mal funcionamiento de una economía, […], pero sea esto cierto o falso, el hecho es que el mito de la economía autorregulada está prácticamente extinguido.” (POLANYI 2001 p. 12 – 13)

2 Nunca ha habido una auditoría de la llamada deuda pública en Brasil, en realidad el pueblo no sabe cuándo empezó esta deuda, cuánto se ha pagado ya de ella y hasta cuándo se pagará. Sin embargo, la supuesta deuda no es más que un interés destinado a los burgueses del mercado financiero.

[1]“Los devotos de los mercados creían firmemente en una especie de ley de Say: la oferta de mano de obra crearía su propia demanda. Para los capitalistas que prosperan sobre la base de los bajos salarios, el alto desempleo puede incluso suponer un beneficio, ya que ejerce una presión negativa sobre las demandas salariales de los trabajadores. Para los economistas, sin embargo, los trabajadores desempleados demuestran el mal funcionamiento de una economía, […], pero sea esto cierto o falso, el hecho es que el mito de la economía autorregulada está prácticamente extinguido.” (POLANYI 2001 p. 12 – 13)

3 Nunca ha habido una auditoría de la llamada deuda pública en Brasil, en realidad el pueblo no sabe cuándo empezó esta deuda, cuánto se ha pagado ya de ella y hasta cuándo se pagará. Sin embargo, la supuesta deuda no es más que un interés destinado a los burgueses del mercado financiero.

*Licenciado en Historia por la Universidade Leonardo  Da Vinci SC Uniasselvi Polo en Feira de Santana BA, Licenciado em Música por la UEFS-BA. Es  integrante de la Red Internacional de Cátedras, Instituiciones y Personalidades sobre el Estudio de la Deuda Pública (RICDP – www.ricdp.org)

Más notas sobre el tema