CELAC | Comenzo la VII Cumbre en Argentina bajo la presidencia pro tempore de Alberto Fernández

327

Fernández pidió fortalecer la institucionalidad y la democracia ante una derecha recalcitrante

“Llegó la hora de hacer que la región defienda los mismos intereses”

El presidente Alberto Fernández aseguró este martes que “llegó la hora de hacer que la región defienda los mismos intereses”, al dejar inaugurada formalmente la VII cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que se desarrolla en el hotel Sheraton de Buenos Aires y cuenta con la participación de representantes de las 33 naciones que componen este espacio.

Durante el encuentro, que marca el fin de la presidencia pro-tempore de Argentina del bloque regional, Fernández instó a los representantes a “encarar un proceso que nos lleve hacia la igualdad y hacia la justicia social”.

Además, el presidente argentino llamó a “defender la democracia y las instituciones” y afirmó que “ahora estamos con una Celac completa, con Brasil, y la oportunidad de unir a la región es un imperativo que se nos impone y tenemos que lograrlo“.

Asimismo, advirtió sobre “la ultraderecha que se ha puesto de pie y están amenazando a cada uno de los pueblos, y no debemos permitir que esa derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo nuestros pueblos”.

Fotos: Leo Vaca

En ese sentido, recordó “el golpe que surgió en Bolivia, que por suerte duró solo un año, el de hace pocos días en las calles de Brasilia, a una semana de haber asumido Lula, y aquí en la Argentina cuando alguien intento matar a la vicepresidenta” Cristina Fernández de Kirchner.

En el inicio de su alocución, el mandatario argentino pidió a los presentes un aplauso para Brasil, que regresa a la Celac por decisión del presidente de Luiz Inácio Lula da Silva, y luego que su antecesor, Jair Bolsonaro, decidiera excluir al país más populoso de América Latina de la Comunidad.

Foto Presidencia
Foto: Presidencia.

Al repasar la gestión de Argentina durante el año en que ocupó la presidencia pro tempore de la Celac, Alberto Fernández dijo que “sentimos que hemos llevado la voz de América Latina a todos los rincones del mundo”.

En este sentido, Fernández dijo que Argentina llevó a los foros internacionales las distintas problemáticas de la región, entre las cuales citó el problema que el cambio climático implica para la región del Caribe.

“Llegó la hora de hacer que la región defienda los mismos intereses”Alberto Fernández

“Planteé en los dos G20 que Argentina participó, y que es miembro, en Francia, en el G7 (en Alemania el año pasado), cómo la influencia del clima repercutía negativamente en un lugar tan importante, con problemas para los que allí habitan”, agregó.

También reseñó su pedido “en todos los foros el fin de los bloqueos a los países que aún padecen en América latina”, porque “son un método muy perverso” que afecta “no a los gobiernos sino a los pueblos”.

“Cuba lleva ya un bloqueo de seis décadas y Venezuela padece otro. Debemos levantar nuestra voces. Es momento que el Caribe y América latina sean una sola región que defienda los mismos intereses”, subrayó el jefe de Estado.

Fernández ponderó el trabajo realizado por “el promovido grupo de contacto con México y los presidentes de Colombia (Gustavo Petro) y de Francia (Emmanuel) Macron” que se reunió en la nación gala, durante noviembre pasado, en el marco del Foro de Paris por la Paz, “para volver a llamar al diálogo a Venezuela para que la convivencia democrática sea una realidad“.

El jefe de Estado argentino también reclamó “ante todos los foros que la guerra (en Ucrania) se termine y que deje de condenar al hambre a América latina”.

“Tengo la tranquilidad (durante su presidencia pro-tempore) de haberle dicho al norte que mientras en el norte vuelan misiles, en el sur se profundiza el hambre”, aseguró.

Asimismo, afirmó que otra de las gestiones llevadas a cabo durante la presidencia pro-tempore tuvo que ver con la promoción del “diálogo en Venezuela, tratando de que la convivencia democrática sea una realidad”.

El presidente argentino también recordó que durante su participación en la Cumbre de las Américas llevó “el reclamo del fin de los bloqueos que países latinoamericanos aún padecen”.

“Son métodos muy perversos de sanción a los pueblos. Cuba lleva un bloqueo de seis décadas y es imperdonable, Venezuela lleva otro tanto. Tenemos que hacer que la integración sea una realidad, tenemos que hacer que la integración sean acciones que nos permitan avanzar y progresar“, remarcó Fernández, tras lo cual dio por iniciadas las deliberaciones de esta VII Cumbre.

Foto Presidencia
Foto: Presidencia.

“Como presidente de la Celac, mi primera visita fue a Barbados, que (la primera ministra de Barbados) Mia (Mottley) me contara que era lo que estaba necesitando el Caribe, y allí hicimos una reunión por Zoom con otros países caribeños”, señaló, porque la idea era que “el Caribe estuviera representado”.

“Hemos llamado la atención del mundo en ese aspecto”, indicó el mandatario argentino, para analizar “los problemas de la región” en “el continente más desigual en el mundo”, y subrayó que “encaramos un proceso que nos lleve igualdad y justicia social para nuestras sociedades”.

“Es más fácil trabajando juntos, en un mundo donde la globalización existe, que seguir haciéndolo separados”, completó Fernández.

En ese marco, indicó que “tras la pandemia la globalización no funcionó tal como funcionaba, porque mostró carencias del sistema económico”, donde “10 personas tienen el mismo patrimonio que el 40% de la humanidad”, o que “el 90% de las vacunas (contra la Covid-19) se destinaran a países centrales que representan el 10% del mundo”.

“Eso no lo debemos permitir, tenemos que trabajar unidos y ser categóricos”, sostuvo.

Télam


Los temas más calientes en los discursos de la Celac

Los mandatarios y representantes de los 33 estados de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (Celac) debatieron durante toda la jornada de este martes a puertas cerradas en la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado. Los presos políticos en la región, la “ideologización” del encuentro, la defensa de las democracias y la crisis en Perú fueron algunos de los temas centrales y más calientes.

La defensa de las democracias fue una de las consignas más repetidas este martes. Desde el discurso de apertura de Alberto Fernández cuando pidió protegerla de la “derecha fascista” hasta su par brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, quien calificó a América Latina y el Caribe como “una región pacífica, que repudia el extremismo, el terrorismo y la violencia política”. Incluso el mexicano Andrés Manuel López Obrador envió un video en el que celebró: “Estamos a favor de todos los gobiernos de América Latina y el Caribe, de las políticas que se está siguiendo de una auténtica democracia, en contra de los golpes de Estado, tanto militares como mediáticos, o legales entre comillas.”

Este proyecto lo hacemos en grupo. Sostené a El Destape con un click acá. Sigamos haciendo historia.

El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, también centró su discurso en la cuestión de la defensa de la democracia pero con un mensaje muy distinto. “Hay países acá que no respetan la democracia”, sentenció y, en los diez minutos que habló, cuestionó la “ideologización” del encuentro y del mecanismo que socios de la alianza como Brasil y Argentina insistieron en relanzar: “No puede haber aquí un club de amigos ideológicos. En la variedad estará la fuerza de esta organización (…). Mal hacemos en ponerle un tinte ideológico a la Celac. Cuidado con la tentación ideológica en los foros internacionales”, dijo.

Lacalle Pou condenó la apelación a la democracia, las instituciones y los derechos humanos que los miembros de la Celac planean incluir en el documento final. “Hay países acá que no respetan la democracia, los derechos humanos ni las instituciones. No tengamos una visión hemipléjica según afinidad ideológica”, cerró.

Aunque no hizo alusión a nadie en particular, es conocida su postura respecto a la situación en Venezuela. De hecho, aunque recientemente nombró a un embajador, se ocupó de aclarar que considera al Gobierno de Nicolás Maduro “una dictadura”.

El mandatario venezolano no estuvo presencialmente en Argentina y a cambio envió a su canciller, Yban Gil. A último momento canceló su vuelo y el Ministerio de Comunicaciones denunció un “plan de la derecha neofascista” que marcharía el encuentro.  A pesar de eso, mandó un mensaje que publicó en sus redes sociales. Allí, marcó el contrapunto: “Venezuela está presente, somos un Estado fundador de la Celac, que hoy tiene más de una década”. En su discurso llamó a la “unión en la diversidad respetando las características específicas de los modelos políticos, económicos y sociales de cada país”.

Además de hacer eje en la integración latinoamericana y caribeña pidió “rechazar todo tipo de intervencionismo de fuerzas o potencias fuera de nuestra región: el mayor de los intervencionismos, intentar desestabilizar nuestras sociedades, del asalto al poder, amenazar a los países con intervenciones militares”, dijo en sus más de 15 minutos de presentación.

El eje sobre la democracia también estuvo en boca del presidente chileno, Gabriel Boric. En un tono un poco más medido que su par uruguayo, habló de los valores de la “libertad y respeto por los derechos humanos y el principio de celebrar elecciones periódicas y genuinas“, marcó. Su movimiento, en este caso, fue propositivo y en el sentido de sumarse al apoyo al diálogo que el Gobierno y un amplio sector de la oposición mantienen desde fines del 2022 para poder lograr la convivencia política entre los distintos sectores. De hecho, desde que comenzó el proceso de negociación, en México, la oposición venezolana comenzó cambió de estrategia y hasta llegó sacar a Juan Guaidó de la presidencia paralela, que ejercía desde 2019.

Necesitamos ver a Venezuela de regreso en los foros multilaterales, manifestamos nuestro apoyo a una tradición pacífica, democrática y decidida por el pueblo de Venezuela, a la crisis política y humanitaria que golpea al país, y expresamos nuestra voluntad para colaborar en el diálogo entre los distintos sectores políticos del país, para encontrar una salida que permita la realización de elecciones libres, justas y transparentes, con supervisión internacional, el año 2024″, expresó Boric.

El mandatario chileno, también se animó a abordar la situación en Nicaragua, en donde la presidencia de Daniel Ortega es cada vez más cuestionada. En esa línea, enfatizó sobre “el deber” que le asiste al país centroamericano de “avanzar hacia la libertad de los presos políticos (opositores que aún se encuentren detenidos en condiciones indignas). Porque sólo con la libertad y la dignidad se fortalece la democracia y el bienestar de nuestros pueblos”, indicó.

Boric sobre Perú: “Nos debiera escandalizar”

El punto más picante (y esperado), tal vez fue, la mención a Perú. “No podemos ser indiferentes cuando hoy día en nuestra hermana República del Perú, con el Gobierno bajo el mando de Dina Boluarte, personas que salen a marchar, a reclamar lo que consideran justo, terminan baleadas por quien debiera defenderlas. Más de 50 personas han perdido la vida y eso nos debiera escandalizar”, dijo.

En el país andino hay marchas desde el 7 de diciembre en contra de la gestión de Boluarte, a quien le exigen su renuncia, el llamado a elecciones anticipadas y el cierre del Congreso, luego de la destitución del expresidente Pedro Castillo. Desde entonces, hubo dos masacres en Ayacucho y Puno, en donde murieron casi 30 personas en el marco de la represión y, el fin de semana, la Policía intervino con tanques militares en la Universidad Mayor de San Marcos, la más histórica de Lima. Ahí, Boric, fue contundente: “Es inaceptable”, dijo y comparó los hechos con “las tristes escenas de los tiempos de las dictaduras del Cono Sur”.

“Frente a estos atropellos, reitero la voluntad de Chile a contribuir en todos los espacios multilaterales para acompañar un diálogo inclusivo, capaz de construir gobernabilidad democrática y asegurar el respeto a los derechos humanos”, sumó el presidente chileno, y señaló la “imperiosa necesidad de un cambio de rumbo en el Perú, porque el saldo que ha dejado el camino de la represión y la violencia es inaceptable para quienes defendemos, y no me cabe ninguna duda que acá en CELAC esa voluntad es abrumadoramente mayoritaria, la democracia y los derechos humanos“, reiteró.

El Destape