Elecciones en Paraguay: entre distopías y utopías – Por Hugo Ruiz Díaz Balbuena

1.092

Elecciones en Paraguay: entre distopías y utopías

Por Hugo Ruiz Díaz Balbuena*

 

Las próximas elecciones en el Paraguay en abril de este año se desarrollarán en medio de una América del Sur en disputa entre proyectos de izquierda y progresistas y la derecha y extrema derecha regional articulada desde Estados unidos.

Un continente en ebullición por la confrontación hasta directa, tal el intento de magnicidio de Cristina Fernández, el intento de golpe de Estado contra Lula, el Golpe de Estado de la derecha fascista contra Castillo y la instauración de una dictadura, una lucha frontal en Bolivia con la derecha oligárquica con fuertes caracteres fascistas, confrontación de proyectos en Argentina del gobierno de los Fernández con sectores políticos y económicos, entre otros. Y en medio de rearticulación de la CELAC en tanto que proyecto de integración y alternativa a la OEA.

En el plano interno paraguayo, la profundización de la crisis económica, corrupción generalizada con su cohorte de impunidades, suba incontrolada de precios de alimentos básicos, represiones en el campo, concentración escandalosa de la riqueza, desempleo y marginación creciente de jóvenes, depredación de ecosistemas, destrucción de recursos naturales, problemas agudos en el campo de la salud, contaminación indiscriminada de ríos y fuentes de agua con glifosato y sustancias tóxicas, entre otros.

En este contexto, la confrontación electoral- política se produce entre continuidad del mismo modelo predador y discriminador (Partido Colorado), la alternancia que es la concertación bajo hegemonía de la derecha, que pre- anunció su programa de “achicamiento del Estado” y el despido masivo de los “privilegiados” funcionarios públicos (médicos, docentes, enfermeras, etc.), además del proyecto neoliberal de privatizaciones.  Un sector del Frente Guasu participa en esta concertación, sin peso político real, y como lo señalara Adolfo Giménez en su artículo en NODAL, recurriendo al acople y presto a “saltar al último vagón”.

Entre la propuesta de Efraín Alegre (Concertación con una vicepresidenta proveniente de la derecha) y el candidato de Horacio Cartes por el Partido Colorado, casi no existen diferencias.  Ambos representan la continuidad del mismo modelo.

Las dos propuestas están insertas en una política de bloque de la derecha, la cual pretende constituirse como “respuesta “a la crisis por la que atraviesa toda la sociedad paraguaya.  Sin propuestas, sin programa.

La construcción de un nuevo paradigma: hacia la superación del Estado oligárquico

Ante este panorama de continuidad del modelo planteado por la derecha, la izquierda y el progresismo plantea una salida con un programa de reformas indispensables en el plano social, económico, agrario, energético, internacional. La propuesta progresista y de izquierda es una alternativa frente a la propuesta del bloque de la derecha.   El Partido Popular Tekojoja, Partido Convergencia Socialista, Partido de la Unidad Popular, Partido Fuerza Comùn y el movimiento Soberanía y Desarrollo, componentes del Frente Guasù, se posicionaron en esta perspectiva.

Para estos Partidos, la confrontación con la propuesta de la derecha no se agota en la lucha electoral.  El proyecto de la disputa electoral- política y paradigmática, es el de garantizar, con las fuerzas y movimientos sociales, organizaciones sindicales, campesinas, estudiantiles, jóvenes, mujeres; la transformación social, la construcción de un nuevo paradigma de Estado, un nuevo modelo de Estado.  De la misma manera, son Partidos comprometidos con la construcción de espacios propios y renovados para la izquierda y el progresismo, la tarea de construcción de nuevas relaciones de fuerza, con vistas a la transformación del Estado.

La dupla presidencial que disputa tanto electoral como políticamente a la derecha, está conformada por Euclides Acevedo- Jorge Querey, este último, el candidato de la izquierda.    Si bien el panorama electoral se encuentra aún en una situación no definida, la dupla del progresismo y de la izquierda, ha dado saltos considerables y hoy, se plantea como una fuerza capaz de aglutinar a varios sectores, posicionándose como real alternativa de gobierno y de un proceso de cambio estructural.

La crisis actual que sacude a toda la sociedad paraguaya, y presente en la disputa político- electoral; tiene un lado políticamente positivo: desencadena posicionamientos y produce decantación, la toma de partido, la opción ideológica- política. Y, al mismo tiempo, abre posibilidades de plantear la superación de la crisis desde la perspectiva, punto de vista e intereses de los sectores mayoritarios históricamente marginados y excluidos, por cuanto que la legitimidad oligárquica y sus diversas expresiones políticas, se encuentran deslegitimadas, descreídas.

En una situación de crisis económica y crisis política, el pueblo paraguayo se debate entre la Distopìa y la Utopía, esta última entendida como la voluntad colectiva y política de construir las fuerzas del cambio.   La confrontación entre proyectos de derecha y el proyecto de transformación social, es el principal punto de disputa en las próximas elecciones.

*Profesor de Derecho Internacional de la Universidad Católica de Paraguay

Más notas sobre el tema