México | En 2022 desaparecieron un promedio de 26 personas por día

845

Desaparecieron en México un promedio 26 personas al día en 2022

Francisco Chavez

Diariamente alrededor de 26 personas desaparecieron en el país hasta el 1 de diciembre de este 2022, revelan datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas.

Este año, la crisis de desapariciones alcanzó un nuevo récord al sumar 100,000 personas desaparecidas en mayo pasado, cuando 6,022 hombres y 2,767 mujeres fueron reportadas como desaparecidas casi al cierre de 2022.

De acuerdo con esta base de datos de la Comisión Nacional de Búsqueda, hasta el 27 de diciembre de 2022 se reportaban 11,349 varones, 7,273 mujeres y 19 registros indeterminados de personas desaparecidas, no localizadas y localizadas.

Las cifras de la Secretaría de Gobernación revelan que México cierra el año con un total de 109,487 personas desaparecidas y no localizadas.

Sin embargo, 2022 quedó -aunque por muy poco- debajo de 2021, el año con el mayor registro de personas desaparecidas, que alcanzó 10,400 reportes para promediar 28 desapariciones diarias.

En tanto, en 2018 se reportaron 419 personas desaparecidas y no localizadas ya en la administración de AMLO; en 2019 la cifra aumentó a 9,772 y en 2020 tuvo un ligero descenso para ubicarse en 9,147.

Con estas cifras, los cuatro años del sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador el número de personas desaparecidas y no localizadas supera al registrado en las administraciones de Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón, quien lanzó la llamada guerra contra las drogas, lo que de acuerdo con la expertos y la ONU, inició la crisis humanitaria en el país.

Con López Obrador, hasta el 1 de diciembre de 2022 sumaban 38,186 personas desaparecidas y no localizadas en comparación con las 36,064 de la administración de Peña Nieto y las 17,095 del sexenio de Calderón.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha justificado el aumento de los números debido a que se ha modificado la manera en la que se contabilizan los casos.

En mayo pasado, al ser cuestionado sobre el número de desapariciones registradas en México, el presidente López Obrador dijo que ocurría algo similar a lo que pasó con el feminicidio, pues los casos comenzaron a registrarse debidamente.

“Puede ser que los buscamos y que antes no. Es algo parecido al feminicidio, que antes no se consideraba como un delito con esas características los asesinatos de mujeres y a partir de que llegamos se empezó a clasificar”, dijo.

“Se está llevando a cabo un trabajo como nunca de búsqueda. Ningún gobierno se había preocupado por los desaparecidos como ahora, toda la Secretaría de Gobernación esta dedicada a eso, a buscar fosas clandestinas”.

Advierte ONU crisis por desapariciones

La crisis humanitaria de los desaparecidos en México alcanzó repercusiones internacionales, pues la Organización de las Naciones Unidas, a través del Comité contra la Desaparición Forzada expresó su preocupación.

“Las 100,000 desapariciones registradas oficialmente en México son una muestra del prolongado patrón de impunidad en el país y de la tragedia que sigue ocurriendo cada día, advirtieron expertas y expertos en derechos humanos de la ONU”, alertó el organismo en un comunicado.

De acuerdo con el Comité contra la Desaparición Forzada, las desapariciones no se denuncian, por lo que la magnitud de esta tragedia puede incluso ser superior.

El grupo no publicó sus advertencias sin conocimiento de causa. Desde 2011 comenzó a visitar México y documentar la crisis de la desaparición de personas. Ese año el número de personas desaparecidas ascendía a 5,000. Pero 10 años después la cifra alcanzaba las 95,000 personas desaparecidas y no localizadas.

Más de 100 desapariciones habrían ocurrido durante la visita de 16 días que el Comité sostuvo en noviembre de 2021.

“La desaparición de personas en México es un problema de todos: de la sociedad en su conjunto y de toda la humanidad. Estas 100,000 personas registradas como desaparecidas no son las únicas víctimas: sus familiares y personas allegadas también sufren. Todos son víctimas”, señaló.

¿Cómo comenzó la tragedia?

Los expertos de Naciones Unidas detectaron que si bien antes las desapariciones forzadas eran una violencia utilizada por los gobiernos en contra de voces opositoras, desde 2006, con la estrategia de “guerra contra el narcotráfico” de Felipe Calderón, este problema se agudizó y desde entonces las desapariciones reflejan una gran diversidad de perpetradores, modalidades y víctimas como te lo contamos en esta nota

El Comité detalló que entre 2006 y 2021 se han registrado más del 98% de las desapariciones reportadas en México.

El Comité enviado por la ONU reconoció que ha habido un descenso en los reportes de personas desaparecidas y no localizadas, sin embargo las desapariciones frecuentemente se reportan entre uno y dos años después de que ocurren, lo cual limita las posibilidades de extraer conclusiones definitivas.

De acuerdo con el informe del Comité publicado el 12 de abril de 2022, hasta noviembre del año pasado, solo un porcentaje muy pequeño de los casos de desaparición -entre el 2% y el 6%-, habían resultado en procesos penales, y solo se habían dictado 36 condenas en este mar de casos registrados a nivel nacional.

“La impunidad en México es un rasgo estructural que favorece la reproducción y el encubrimiento de las desapariciones forzadas y pone en peligro y causa zozobra a las víctimas, a quienes defienden y promueven sus derechos, a los servidores públicos que buscan a las personas desaparecidas e investigan sus casos y a la sociedad en su conjunto”, apuntó.

Casos sin resolución y sin respuesta

Aunque agudizada en los últimos años, la crisis de personas desaparecidas se remonta a la “guerra sucia” de la década de los setenta, cuando gobiernos locales y federales emprendieron una ofensiva en contra de quienes eran considerados enemigos del Estado.

En Cuestione te contamos la historia de Antonia Ortuño, quien busca a su padre, que lleva más de 50 años desaparecido.

Lo último que se supo de Antonio fue que abordó un camión en Zacatepec, en Morelos. Él viajaba rumbo a Izúcar de Matamoros, en Puebla, donde lo esperaban su esposa, su hija Antonia y sus hijos, pero nunca llegó. Eso ocurrió el 2 de septiembre de 1972. Hasta la fecha no se sabe nada de él.

Su hija, Antonia, tiene 64 años. Ella marchó junto a otras 500 madres, hermanas y hermanos que el 10 de mayo pasado exigieron acciones y resultados en la búsqueda de las personas desaparecidas y no localizadas de las que se tiene registro desde el 15 de marzo de 1964, según la Comisión Nacional de Búsqueda.

Para Antonia esta lucha es la continuación de lo que comenzó su madre, quien empezó a buscar a su marido, Antonio Onofre Gudiño, en cuanto el hombre no llegó a su hogar. A tientas y con varios hijos e hijas que mantener, la madre de Antonia buscó a su marido, preguntando aquí y allá, tratando de hallar alguna respuesta en medio del ambiente de represión que fue la llamada Guerra Sucia de los años setenta.

Lo poco que consiguió saber la madre de Antonia fue que a su esposo lo vieron en el Campo Militar Nº1. Después de eso no hay nada. La madre de Antonia murió hace seis años sin saber el paradero de su marido.

“Mis hermanos y yo hemos estado al pendiente de buscar a mi papá, pero no resuelven nada, no hay avances. Vamos a buscarlo hasta que nos digan dónde están, que nos lo entreguen, que nos digan dónde quedó, eso es lo que quería saber mi mamá”, nos dice Antonia, quien forma parte del colectivo Movimiento por la Verdad y la Justicia de Familiares Desaparecidos de la Guerra Sucia del estado Guerrero, que busca respuestas a la política de Estado que consistió en reprimir, torturar y desaparecer a opositores políticos.

Historias como la de Antonia y su familia se comparten y se acompañan en este país en el que día con día se suman nuevos casos de padres, madres, hermanos, hermanas e hijos de los que nunca se sabe más, como si se los hubiera tragado la tierra.

Ahora, la violencia de los cárteles de la droga y la impunidad son factores que juegan en contra y agravan la crisis. El Comité de Desaparición Forzada de la ONU explicó en su reporte que lejos de brindar soluciones, las autoridades en los tres niveles del gobierno son parte del problema.

Según la ONU, la omisión en la que incurren es tan grave como la colusión, pues permite la actuación de grupos del crimen organizado y ha contribuido a un incremento de casos.

“Las desapariciones forzadas continúan siendo cometidas directamente por agentes públicos del ámbito federal, estatal y municipal. La delincuencia organizada se ha convertido en un perpetrador central de desapariciones en México, con diversos grados de participación, aquiescencia u omisión de servidores públicos” dice el informe.

Concluye en que “Los Estados parte son responsables de las desapariciones forzadas cometidas por los servidores públicos, pero también pueden ser responsables de las desapariciones cometidas por organizaciones criminales”.

Cuestione


Exigen en Guadalajara agilizar búsqueda de jóvenes desaparecidos en Zacatecas

La mañana de este lunes, familiares y amigos de Daniela y Viviana Márquez Pichardo; Irma Paola Vargas Montoya y José Melesio Gutiérrez Padilla, se manifestaron en la Glorieta de las y los Desaparecidos en Guadalajara, Jalisco para exigir la localización y se intensifique la búsqueda de los cuatro jóvenes.

Los manifestantes realizaron una parada que duró dos horas en la Glorieta de las y los Desaparecidos, posteriormente iniciaron una caminata por avenida Chapultepec y después sobre la avenida Hidalgo hasta llegar a Palacio de Gobierno en donde solicitaron que el gobierno de Jalisco presione a Zacatecas para acelerar las investigaciones correspondientes.

Esta mañana el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro afirmó que están colaborando con las autoridades de Zacatecas para localizar a los cuatro jóvenes.

Poca acción de la Fiscalía de Zacatecas; solicitan intervención del FBI

Daniel Márquez, padre de Daniela Márquez pidió a los gobiernos de ambos estados, especialmente el de Zacatecas, que realicen las investigaciones en campo para dar con el paradero de los jóvenes.

“En Zacatecas vemos las cosas muy frías, no sé qué está pasando, no hemos obtenido ninguna respuesta, ni nos ha hablado nadie por teléfono, nada”, dijo Márquez a medios de comunicación.

Daniela Márquez Pichardo, de 31 años, su prometido José Melesio Gutiérrez Farias, de 36, su hermana Viviana Márquez Pichardo, de 26, y su prima Irma Paola Vargas Montoya, de 27, fueron desaparecidos el día de Navidad (25 de diciembre) en la comunidad de Víboras, perteneciente al municipio de Tepetongo, en el estado de Zacatecas, cerca de los límites con el estado de Jalisco.

Melesio Gutiérrez, ciudadano estadounidense residente en el estado de Ohio, había viajado el pasado 23 de diciembre a la ciudad de Colotlán, en el norte de Jalisco, para pasar las fiestas navideñas con la familia de su prometida, Daniela Márquez.

La pareja, la hermana de ella y una de sus primas fueron de paseo al poblado de Jerez, Zacatecas el 25 de diciembre, a su regreso se comunicaron con sus familiares por última vez mientras circulaban por la carretera federal 23 a la altura del municipio de Tepetongo.

Más tarde, la madre de ella recibió un mensaje en el que mostraba una ubicación vía GPS en un punto cercano a la comunidad de Víboras, unos kilómetros de la zona limítrofe y fuera de la carretera federal, pero ninguno de ellos volvió a contestar los mensajes.

“Sentimos que en el momento en que ellos fueron plagiados o que los detuvieron los delincuentes, ella lo que hizo fue mandar la ubicación a manera de seguridad y que supiéramos dónde estaban en ese momento”, aseguró Márquez.

El padre de dos de las víctimas aseguró que acudieron al poblado de Víboras donde pudieron constatar que la camioneta en la que circulaban los jóvenes estaba abandonada en una zona completamente desierta.

Además, dio a conocer que la familia de José Gutiérrez avisó al Buró de Investigaciones Federales (FBI) y otras agencias estadounidenses para que colaboren con la investigación.

La zona entre Jerez y Colotlán ha sido escenario de enfrentamientos entre grupos del crimen organizado durante los últimos días de 2022, en donde también ha habido reportes de otros casos de personas desaparecidas.

De acuerdo con el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), de la Secretaría de Gobernación, en el país hay 109 mil 558 personas desaparecidas. Jalisco es el estado con mayor número de casos con 15 mil 040 al corte del 2 de enero, seguido por Tamaulipas con 12 mil 467 y el Estado de México con 11 mil 867 casos. Zacatecas suma tres mil 309 casos.

El Departamento de Estado de EU, tiene una alerta de viaje vigente a ciertas regiones de México para los ciudadanos estadounidenses, que incluye a Zacatecas.

“No viaje debido a delitos y secuestros. Los delitos violentos, la extorsión y la actividad de pandillas están muy extendidos en el estado de Zacatecas. Ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales han sido víctimas de secuestro”, dice la alerta.

El Sol de Zacateas

Más notas sobre el tema