Perú | Dina Boluarte sobre las muertes en protestas: “No podemos estar poniéndole toda la responsabilidad al Ejecutivo”

819

Dina Boluarte: “No podemos estar poniéndole toda la responsabilidad al Ejecutivo (sobre muertes en protestas)”

Por Enrique Patriau

La presidenta constitucional de la República, Dina Boluarte, recibió a La República en su primera entrevista concedida a un medio impreso. La entrevista –tensa por momentos– aborda principalmente lo ocurrido en los últimas semanas con las protestas en distintas regiones.

— Hay muchos temas sobre los cuales hablar, pero hay uno prioritario. Tiene que ver con el carácter que parece estar tomando su gobierno. Hay algunas señales que generan preocupación. La Policía estuvo invitando —hasta ayer, domingo— a una denominada “Marcha por la paz”. ¿Le parece que ese es el papel de la PNP?

—Efectivamente, la PNP ha sacado una convocatoria y lo único que puedo decir al respecto es que la PNP es una institución tutelar que debe velar por la tranquilidad de la sociedad. Creo que ya han retirado su tuit y en buena hora, porque ellos —supongo yo— en esa mirada de querer la paz y la tranquilidad… Es que ese es un interés de todos nosotros, excepto de este pequeño grupo de ciudadanos que todavía se están convocando para este 4 de enero para, nuevamente, retomar sus marchas de protestas. Constitucionalmente, están amparadas, pero llamo a las personas, a las organizaciones, a que sean marchas pacíficas, que no generen desorden, caos, incendios, tomas de carreteras. Eso ya no es marcha en calidad de protesta, eso ya es salirse del marco legal.

— ¿Usted autorizó la convocatoria por parte de la Policía?

— No, no estaba enterada.

— ¿Fue una decisión del propio ministro Rojas?

—No sabría qué decir. Anoche (domingo) me comuniqué con el ministro en ese interés de que estaba viajando a Puno en la búsqueda del diálogo. No nos vamos a cansar en el Ejecutivo de buscar esos espacios. Queremos informar a aquella población que tiene una idea tergiversada de lo que ha pasado con el expresidente Pedro Castillo y la sucesión constitucional. Hay mucha mala información de algunos líderes.

— Otro asunto que preocupa es la represión contra las marchas. ¿No es momento de pedirle perdón a las familias de las víctimas?

— En reiteradas oportunidades —y esta no sería la excepción— he dicho que lo lamento mucho, que me duele en el corazón el fallecimiento de esas personas. Dina Boluarte no provocó la violencia. El día que juramenté nadie sabía. Ni los congresistas ni Dina Boluarte ni los ministros que estaban en ese momento en el Ejecutivo sabían que venía un golpe de Estado promovido por el expresidente Castillo. ¿Yo cómo iba a saber toda esa violencia que luego vino? Para el Ejecutivo no ha sido fácil tomar las medidas de declarar el estado de emergencia nacional. Estaban aeropuertos tomados…

— Fuera de un “lo lamento”, ¿no es necesario pedir perdón?

— Sí, yo creo que no hay ninguna dificultad en pedir perdón, decir “lo siento” a todas las familias. No estamos ajenos al dolor, de ninguna manera.

— Como presidenta constitucional, usted es la jefa suprema de las Fuerzas Armadas. ¿Asume alguna responsabilidad política en las muertes?

— Como Ejecutivo hemos dado todas las facilidades al Ministerio Público para que se pueda hacer una investigación totalmente transparente. Es más, mañana (martes) hay un evento en el Poder Judicial, en donde voy a tratar de tener una pequeña comunicación con la fiscal de la Nación para que se pueda avanzar en el tiempo más prudente la investigación. Se tendrá que identificar de manera personal la situación de cómo es que han surgido estas muertes, porque ha habido disparos. Hay policías que están graves por disparos de bala. Entonces, que se investigue de dónde han venido. Lo que hay que dejar en claro es que la Policía y las Fuerzas Armadas han salido a proteger la vida y tranquilidad de 33 millones de peruanos. También nos hemos enfrentado a organizaciones como el narcotráfico y la minería ilegal. Aquellas, pues, no son personas que caminan con bandera blanca.

— Creo en los derechos humanos de todos, incluidos policías y miembros de las Fuerzas Armadas. Solo me permito acotar que no hay ningún fallecido de esas instituciones, y menos mal que es así. Todas las víctimas son civiles.

— Las cuales se tienen que investigar en el Ministerio Público. Nosotros, Ejecutivo, también hemos invitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Yo me he reunido con ellos, el premier también. Han ido a Ayacucho. Y hemos vuelto a invitar al alto comisionado. Hay que esperar los resultados y los informes antes de estar queriéndonos encasillar en un tema de que ha habido un enfrentamiento y que la Policía y las Fuerzas Armadas… Esperemos las investigaciones y se sancionará conforme a ley.

— Lo concreto, lo aritmético, con cargo a que faltan las investigaciones, es que hay 28 muertes civiles. Insisto, ¿el Gobierno o usted asumen alguna responsabilidad política?

— Nosotros, como Ejecutivo, como presidenta, hemos tomado las decisiones necesarias para salvaguardar la paz, la tranquilidad y la vida de 33 millones de personas. Quienes han llevado a la violencia, quienes están detrás de esa violencia, quienes hayan dicho “vamos y quememos, vamos e incendiemos, vamos y tomemos aeropuertos”, ellos serán los responsables. Acá no podemos estar poniéndole toda la responsabilidad al Ejecutivo porque nosotros no hemos dicho “oigan, salgan a la calle y tomen aeropuertos; oigan, salgan a la calle e incendien acá o incendien allá”. Tenemos que mirar en la amplitud. Yo creo que la prensa no puede venir a decir “usted, usted, usted”. ¿Y qué hay del otro lado de la violencia? ¿Qué hay de quienes han generado la violencia? Ellos son los responsables. Y si detrás de ellos, como usted dice, hay congresistas, hay líderes, hay políticos que están azuzando a la población y distorsionando la historia deliberadamente, que asuman su responsabilidad.

— ¿Cuál fue la orden a las Fuerzas Armadas cuando decretó el estado de emergencia?

— Las indicaciones necesarias fueron: mire, si están saliendo y hay esta violencia pueden usar las bombas lacrimógenas de manera disuasiva. Ni siquiera usen lo que está permitido por la ley, los perdigones de goma que no son letales, pero sí pueden causar impacto. ¡Esas fueron mis indicaciones! Y no solamente una vez. Están los WhatsApp con los que me comuniqué con los ministerios, con los ministros del momento para que, en cualquier momento, se salvaguardara la integridad física de todas las personas.

— El 14 de diciembre, visitando a un policía herido, dijo: “Eso ya no es protesta, eso es terrorismo”. ¿Se reafirma?

— Mire, lo que pasó con este policía fue en Chincheros.

— Sí.

— Yo le pregunté al policía qué tiempo había trabajado en Chincheros y me dijo cuatro años, porque era foráneo, no era chincherino, no era apurimeño. Y yo que vengo de un pueblo en el que cuando el policía era foráneo se le acogía con cariño, le pregunté, bajo mi experiencia de vida, cómo es que te han atacado los mismos de Chincheros. Y lo que el policía me contestó es que no eran de Chincheros. Más bien me dijo que cuando lo estaban arrastrando a un lugar que no sabía dónde, son los chincherinos los que lo han rescatado. Dijo que los que han venido son del lado del Vraem, han entrado camionetas desde el Vraem para atacar. Y nosotros sabemos que en esa zona todavía hay un residuo de Sendero Luminoso.

— Narcoterroristas.

— Yo me refería ese grupo que está dentro del Vraem. No a la población de Chincheros, no a mis hermanos apurimeños, a quienes les envío mis saludos y mis cariños para que sigamos dialogando.

— El diálogo es importante, por cierto. Me ha dicho que los responsables son quienes tomaron los aeropuertos, etc. Pero, presidenta, ¿usted conoce a qué se dedicaban, por ejemplo, las víctimas en Ayacucho?

— No, por eso es que se tiene que investigar. Yo no podría adelantar opinión por las informaciones no oficiales que pueden estar saliendo en redes, en medios. Yo ayer (domingo) vi un video en Youtube y decía que las Fuerzas Armadas, a golpes, están matando a pobladores. Llamé al ministro de Defensa y me dijo que ese video es de hace años y de Guatemala. Así que, por favor, no estemos malinformando. No podemos estar estigmatizando tampoco el trabajo de las Fuerzas Armadas en salvaguarda de los peruanos.

— Es información de los propios familiares. Jonathan Mendoza trabajaba en maquinaria pesada y cuidaba a su madre enferma de cáncer avanzado. Cristopher Ramos ayudaba en el cementerio de Huamanga. Josué Sañudo había terminado sus estudios universitarios y vendía cosas. ¿Le parece que son perfiles de terroristas?

— En ningún momento he dicho y no le acepto la pregunta, señor periodista, que usted ponga palabras de Dina Boluarte de haber dicho a las personas y víctimas “terroristas”.

— Yo no he dicho que usted los llame así.

— Yo no voy a permitir que usted me haga ese tipo de preguntas, que quiera poner palabras en mi boca…

— No estoy poniendo palabras en su boca. Le he preguntado si a usted le parece que son perfiles de terroristas.

— Con el respeto que usted también me merece, no le acepto ese tipo de preguntas. Para mí son ciudadanos civiles y las muertes se tienen que investigar conforme al marco legal. Aquí nadie está diciendo que no se va a investigar, que nos ponemos de espaldas frente a esa realidad. ¿Ocurrieron las muertes? Ocurrieron. Se tienen que investigar.

— ¿Qué me puede decir del caso de Edgar Prado? En el video difundido por Reuters se ve que es asesinado mientras trata de ayudar a un herido.

— Es doloroso, las imágenes son muy dolorosas. La Fiscalía tendrá que investigar de dónde vino la bala, por qué, qué pasó. Se tiene que llegar a la verdad. Desde el Ejecutivo vamos a dar todas las facilidades, incluido el presupuesto que se necesite.

— ¿No fue una decisión precipitada mandar al Ejército precisamente a Ayacucho?

Mire, el Ejército no solo ha salido a la zona de Ayacucho. Por eso, creo que las preguntas no tienen que estigmatizarse en un lugar. Sé –y lo digo como provinciana– cómo Sendero Luminoso empezó a matar civiles, a matar alcaldes, a enterrarlos vivos, a matarlos a pedradas. Inclusive mi familia ha sido víctima de esa época de terror y duele hasta ahora. Por eso digo que el Estado está en deuda con el país y sobre todo con Ayacucho. Hasta ahora no se encuentran cuerpos. Las reparaciones civiles no se han cumplido…

— Por lo mismo…

— Por lo mismo, acordémonos que en los ochentas y los noventas fueron los mismos senderistas que han desaparecido a muchas personas. No estoy diciendo con eso que había que mandar a las Fuerzas Armadas para repeler contra la población civil de Ayacucho. El Ejército ha ido para cuidar el activo crítico que era el aeropuerto. Además, la información extraoficial que me llegó es que había como 200 o 300 personas en la plaza de Armas y la Policía los rodeó para que no puedan generar mayor destrozo, pero de un momento a otro aparecieron como 3.000, un poco más, rumbo a la toma del aeropuerto. La única forma para poder llegar a Apurímac, que estaba incendiándose, era el aeropuerto de Ayacucho. El Ejército estaba protegiendo al aeropuerto. Si es que ha habido excesos en estos disparos que se ven en los videos, se tendrá que investigar. Me he reunido con los ministros de Defensa y del Interior para indicarles que, si a partir del cuatro van a salir ciudadanos, se tiene que proteger la vida y la salud.

— ¿No va a haber más muertes a partir del cuatro?

No tiene que haber, no tiene que haber más muertes. Por eso llamo a la población a que salga a protestar, pero tampoco se va a permitir que hagan vandalismo. No pueden seguir bloqueando carreteras, no pueden seguir saqueando negocios.

— ¿Por qué cree que la gente sale a protestar? ¿Su gobierno y usted han intentado comprenderlo? ¿No será que están mirando demasiado el pasado?

— Hay demasiadas demandas insatisfechas. Lo tengo que decir. En el gobierno del expresidente Castillo hubo demasiados consejos descentralizados, incluso viajamos hasta dos veces por semana. Los alcaldes venían con una lista de demandas de años atrás, y ahí cada ministro –no todos– era como si estuvieran en campaña electoral, ofreciendo el oro y el moro. Yo con el ministro de Economía nos mirábamos y decíamos que esto no podía ser. Al mismo expresidente Castillo debajo de la mesa le hacía esto (hace el gesto de dinero con los dedos). ¿Con qué plata? Eso es lo que están reclamando. Les han vendido expectativas no cumplidas. Sin embargo, lo que quiero es mandar este mensaje sobre todo al sur del Perú, que me permitan llegar, conversar. Ya estoy conversando con gobernadores regionales de Ayacucho, Arequipa, Apurímac para priorizar obras que sí se pueden ejecutar. Pero no podemos estar enfrentados. Porque en ninguna de las peticiones de los que han salido a marchar había reclamos no atendidos de programas sociales, todos eran políticos: adelanto de elecciones, cierre del Congreso, Asamblea Constituyente, renuncia de Dina Boluarte y liberación de Pedro Castillo.

— Se conoce bien la plataforma de lucha.

— Es que son cinco puntos que todos han planteado. Por eso, detrás de esas marchas, ¿quiénes están? ¿Qué intereses tienen? Porque no es la población en general.

— Quizás se ha dejado rodear por personas que le están haciendo ver la realidad de una manera imprecisa. Nombró al señor Juan Carlos Liendo O’Connor como jefe de la DINI. Ángel Páez recordó en una columna que pocas horas antes de su designación, cuando le pidieron que opinara sobre las protestas, aseguró: “En cada lugar donde se ataca a la Policía y a las fuerzas del orden (léase Fuerzas Armadas), hay un objetivo político y eso se llama insurgencia terrorista”. ¿Está de acuerdo con esta afirmación?

— De ninguna manera. Vamos a hacer ajustes en la DINI.

— ¿Lo va a sacar al señor Liendo?

— Estamos viendo esa probabilidad.

— ¿Teme que en el futuro la investiguen por esas muertes, presidenta Boluarte?

— No, porque hemos actuado dentro del marco constitucional y legal.

“No tengo interés ni intención de quedarme”

— La izquierda en el Congreso la cuestiona ácidamente. Parece que se lleva mejor con la derecha en estos momentos, pero es la misma gente que la “terruqueaba” a usted y que la acusó de ser parte de una maquinaria fraudulenta para ganar las elecciones. Entiendo que la política a veces exige decisiones difíciles, ¿pero se siente a gusto en esa compañía?

— También se me ha dicho que tengo pacto con la derecha, que he acordado antes con la derecha. Estos señores, todavía los considero mis compañeros de izquierda, me acusan de eso. Yo les diría, ¿y con votos de quién vacaron al expresidente Castillo? ¿Acaso no fue con votos de la izquierda? Si ellos los de izquierda hubiesen sido firmes en defender a quien ahora dicen que está preso injustamente, no lo hubieran vacado. Yo no tengo pacto con absolutamente nadie. El único pacto que tengo es con la población.

— ¿Qué piensa de la Ley 31520 sobre la Sunedu? ¿La debilita?

— Yo vengo de una escuela fiscal, con paredes de adobe. Mi posición es firme: la educación con calidad por delante. Desde kínder, primaria, secundaria y universidad. No vamos a retroceder en ello.

— El suyo es un gobierno de transición con un horizonte corto. ¿Qué espera conseguir en su gestión?

— Le he dicho a los ministros que necesitamos un “inventario” con el antes y cuando entreguemos el mandato, el después. Y podremos decirle a la población de manera directa “misión cumplida”, porque he resuelto esto y esto. Y cuando digo “esto” hablo de salud, educación, el tema del agua. Los animales se mueren por falta de agua.

— Si la situación social no mejora, ¿pediría que las elecciones se adelanten al 2023?

— Si hay que adelantar (elecciones) al 2023 para que la población se tranquilice, es el Congreso el que tiene que resolver, porque ellos tienen los votos, no nosotros. Nadie se está aferrando al cargo de presidenta de la República, y lo he demostrado con mi desprendimiento cuando dije “no voy más” en el gabinete de Betssy Chávez. No tengo ninguna intención ni interés de quedarme en la presidencia de la república. Estoy acá por mandato constitucional.

La República

Más notas sobre el tema