Perú | La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos denuncia 56 manifestantes fallecidos, torturas y tratos inhumanos

1.220

CNDDHH presentó informe sobre graves violaciones a los derechos humanos cometidos en los últimos 50 días

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) presentó su informe “50 días de represión en Perú. Vulneraciones de Derechos Humanos durante movilizaciones”, que denuncia altísimos niveles de represión por parte del gobierno peruano. Hasta el 26 de enero, esta ha generado 56 fallecidos (7 menores de edad), de ese total, 46 son por responsabilidad directa del Estado; y 912 personas heridas.

“El informe evidencia que en 50 días de gobierno de la presidenta Boluarte se han registrado diversas tipos de violaciones a los derechos humanos, lo que demanda una salida política como es su renuncia y la convocatoria a nuevas elecciones generales”, señaló Jennie Dador, secretaria ejecutiva de la CNDDHH.

El informe documenta los casos de ejecuciones extrajudiciales que se cometieron en las protestas sociales, el uso de armas prohíbidas como fusiles AKM, por parte de los agentes del Estado, lo que niega la versión oficial de que “los manifestantes se mataron entre ellos”.

Además, da cuenta del uso indiscrimando de la fuerza contra la ciudadanía que se moviliza pacíficamente en las calles; torturas por la policía, como fue el caso de un grupo de 8 personas detenidas en Andahuaylas el 12 de diciembre último, quienes fueron brutalmente golpeadas durante su reclusión, entre otras vulneraciones a los derechos humanos.

La CNDDHH advierte que se están produciendo detenciones arbitrarias masivas. Solo en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos se detuvieron a 193 personas. Asimismo, que se está utilizando acusaciones por terrorismo contra quienes se movilizan. El informe señala que se está obstaculizando la defensa de los detenidos y la labor periodística por parte de la policía.

“Hay un carga profundamente racista en la actuación de la policía, no es casualidad que las muertes se hayan producido en las regiones donde hay población indígena y que hasta el momento en Lima no se ha producido ninguna muerte”, indicó Mar Pérez, responsable de la Unidad de Defensores de la CNDDDHH.

En la conferencia de prensa participaron María Ysabel Samillan Sanga, hermana de Marco Antonio Samillan Sanga, serumista de Puno ejecutado extrajudicialmente; y Ruth Barcena, viuda de Leonardo Hancco ejecutado extrajudicialmente en Ayacucho y presidenta de la Asociación de Asesinados y Heridos del 15 de Diciembre del 2022 en Ayacucho. Los familiares de las víctimas narraron las circunstancas en que sus parientes fueron asesinados. Finalmente, negaron cualquier vinculación con acciones terroristas, denunciaron que sufren amenazas, así como vienen sufriendo los defensores de derechos humanos, y exigieron justicia.

[gview file=»https://www.nodal.am/wp-content/uploads/2023/01/Reporte-marchas-al-10-23.docx»]

Derechos Humanos Perú


La ONU pide que se investiguen las muertes en las protestas en el Perú y no estigmatizar a las víctimas

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió este miércoles a las autoridades del Perú “que lleven a cabo investigaciones rápidas, efectivas e imparciales” de las muertes registradas en las protestas en el país, que duran ya varias semanas.

En el mensaje emitido esta noche por su portavoz, pidió además “que se evite la estigmatización de las víctimas”, además de reiterar su “gran preocupación” por la situación en el país y por el número de muertes producidas.

Solicito además específicamente a las autoridades “que cumplan con sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos”, y reitero que las medidas de suspensión del derecho de reunión pacífica “deben limitarse a lo estrictamente requerido por la situación y ser coherentes con otras obligaciones del derecho internacional”.

El llamamiento de Guterres contiene además una frase que parece dirigida a los manifestantes, cuando dice que “las protestas deben desarrollarse de manera pacífica, respetando el derecho a la vida y a la protesta”.

El secretario general subraya igualmente que es fundamental “generar las condiciones para un diálogo significativo e inclusivo” que permita abordar la crisis actual.

Hasta la fecha, según datos de la Defensoría del pueblo peruana, 46 personas que participaban en las protestas han fallecido en los enfrentamientos, mientras que un policía murió tras ser quemado vivo por manifestantes.

A estas víctimas, se suman ahora diez decesos en sucesos relacionados con los bloqueos de carreteras y una muerte ocurrida en la norteña región de La Libertad, confirmada por la Policía.

Asimismo, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) reportó la muerte de cuatro haitianos que no pudieron recibir asistencia médica por los bloqueos de carreteras, además de un bebé nonato confirmado por Unicef.

El Comercio

Más notas sobre el tema