Extraditarán desde España a médico acusado de torturas durante la dictadura

771

España admitió pedido de extradición del médico uruguayo Carlos Suzacq, asociado a torturas en la dictadura

La Fiscalía especializada en Crímenes de Lesa Humanidad a cargo de Ricardo Perciballe pidió a la justicia española la extradición de Carlos Suzacq, médico uruguayo identificado como uno de los profesionales de la salud que operaba como supervisor de las torturas en el Regimiento 6° de Caballería en 1974. Varias víctimas del terrorismo de Estado lo identificaron como quien elaboraba las fichas médicas de los secuestrados y asesoraba a los torturadores sobre la resistencia de los cuerpos. Se lo pretende juzgar por delitos de lesiones y detención ilegal.

En audiencia, Suzacq “se opuso” a ser extraditado a Uruguay y alegó que los delitos “ya han prescrito”. Su abogada planteó que en base al tratado de extradición vigente entre España y Uruguay, se impide acceder a este recurso si los delitos prescribieron en la legislación española. También adujo que no pueden considerarse “delitos de lesa humanidad” porque aún no estaban tipificados como tales en el Código Penal español cuando se produjeron, ya que España incorporó este delito a su legislación en 2004. La abogada también indicó que Suzacq es español desde 1978 y renunció a la ciudadanía uruguaya.

La Fiscalía dio un informe favorable a la extradición, para que el médico asociado a torturas sea juzgado en Uruguay. Plantearon que, si bien los delitos por los que es acusado prescribieron en España, no lo hicieron en Uruguay.

​Según informó AFP, un tribunal español autorizó este lunes la extradición de Suzacq. ​​Se “ha accedido a extraditar a Uruguay a un médico reclamado en aquel país por asesorar a los militares en interrogatorios entre 1972 y 1975”, ​consignaron los encargados de autorizar la extradición en un comunicado. Rechazaron los argumentos de la defensa de Suzacq para evitar la extradición. Indicaron que no son causa “de denegación de la extradición”​ y que, ​en caso de no admitir la extradición, quedarían “impunes” hechos de “gravedad”.

La Diaria

 

Más notas sobre el tema