Ecuador | Paola Pabón, gobernadora reelecta de Pinchincha: “Volvimos a ser la primera fuerza después de siete años de proscripción y persecución”

3.847

Paola Pabón, gobernadora reelecta de Pinchincha: “Volvimos a ser la primera fuerza después de siete años de proscripción y persecución”

Por Elisa García, de la redacción de NODAL

El 5 de febrero se desarrollaron elecciones provinciales y locales en Ecuador, a las que se sumó el referéndum constitucional propuesto por el presidente Guillermo Lasso.

En diálogo con NODAL, Paola Pabón, gobernadora reelecta de la provincia de Pichincha por Revolución Ciudadana, reflexiona sobre los resultados del proceso electoral, destaca el gran resultado del movimiento Revolución Ciudadana -liderado por Rafael Correa- que fue la opción elegida mayoritariamente por las y los ecuatorianos en las urnas, y muestra su preocupación sobre la persecución política y la violencia electoral que azota al país.

-¿Cuál es su balance del reciente proceso electoral en Ecuador?

-Creo que hay que recibir estos resultados en tres lógicas. Primero, los de la consulta popular, que fue disfrazada bajo la lógica de seguridad, que es una de las principales preocupaciones que tienen ahora los ecuatorianos y ecuatorianas, y recibió un no rotundo. Es un no rotundo al modelo de gobierno del presidente Lasso, un modelo que ha generado pobreza, desempleo, inseguridad, falta de salud, de educación, y esto se siente en las calles. La ciudadanía le dijo no, no revalidamos su modelo de gobierno, no revalidamos su propuesta. El segundo es que el gran afectado, el gran golpeado de las elecciones locales, es la derecha, tanto el partido del presidente Lasso como el Partido Social Cristiano, que pierde uno de sus mayores bastiones, como es la provincia del Guayas. Después de 30 años pierden la alcaldía y pierden la prefectura. Y el tercero, es el triunfo contundente de la Revolución Ciudadana. Se logran recuperar territorios y, como nunca antes, se logra un resultado electoral que no se había tenido ni en el mejor momento de la presidencia de Rafael Correa.

-¿Cómo queda posicionado Revolución Ciudadana? ¿Cuáles son sus principales desafíos?

Es la primera vez que se gana Quito, la capital del país, la prefectura de Pichincha, la alcaldía de Guayaquil, la alcaldía de Guayas, se logra un triunfo importante en la Sierra Norte con la provincia de Imbabura, se logran dos provincias del sur del país en la serranía Azuay y Cañar, y se logra un gobierno local, una prefectura de la Revolución Ciudadana, en la Amazonía ecuatoriana. Es un buen momento para la Revolución Ciudadana y también un mensaje importante de rechazo al gobierno nacional.

En términos generales, se logran nueve prefecturas y más de 60 alcaldías. Se gana en las provincias más pobladas. Y también un hito importante es que se logran dos reelecciones. En las elecciones intermedias de 2019 se habían ganado solamente dos prefecturas, la de Manabí y la de Pichincha, y en este caso se revalida y se acepta el modelo de gestión de la Revolución Ciudadana. Y ese también es el mensaje, junto a la elección de siete prefecturas más. La ciudadanía está demandando gobiernos locales cercanos, que cuiden de la gente. Frente a la ausencia de un Estado central, la gente demanda un proyecto que pueda proveer los derechos mínimos como la salud, la educación, la atención y el cuidado de la vida de las mujeres.

Terminamos posicionados como la primera fuerza política del país después de siete años de proscripción y persecución. Es la primera elección en la que logramos inscribir más del 90% de candidaturas a nivel nacional, y es la primera vez que tenemos partido propio. El resultado es contundente y nuestro reto es administrar este triunfo. Tenemos dos responsabilidades: hacer una buena gestión en estos gobiernos locales y hacer una gestión cercana a la ciudadanía.

– ¿Qué reflexión hace respecto de la violencia y la persecución política a candidatos y candidatas, llegando incluso en algunos casos a la grave situación de asesinatos?

-El país vive una situación muy dolorosa. Frente a la ausencia de un Estado, el crimen organizado ha ido tomando espacio, frente al caos institucional se fortalece el crimen organizado y la delincuencia, por eso es que la inseguridad en este momento es una de las mayores preocupaciones que tienen los ecuatorianos y ecuatorianas. Nunca antes en la democracia ecuatoriana se había enfrentado en un proceso electoral la intimidación y el asesinato de candidatos y candidatas. Nosotros lo lamentamos mucho, tuvimos que perder a algunos compañeros militantes de Revolución Ciudadana en este proceso, uno de ellos fue un casi alcalde electo. Horas antes de la elección, el cuadro que tenía mejores condiciones en Puerto López fue asesinado. Esto preocupa muchísimo, y yo quisiera atarlo también a la angustia de la gente en el día a día, esta vez el golpe fue a nuestra organización política pero las madres en provincias como Esmeraldas, como Los Ríos, permanentemente están llorando a sus hijos muertos. Este es el Ecuador que lamentamos tenemos hoy, pero también es el Ecuador que vuelve a tener algo de esperanza con este triunfo de Revolución Ciudadana.

 

Más notas sobre el tema