El gobierno pide el apoyo de una fuerza internacional para contener la violencia

1.444

Haití pide ante OEA el apoyo de una fuerza internacional para las elecciones

Haití reiteró este miércoles ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que necesita que se envíen fuerzas extranjeras a su territorio para contener la violencia y garantizar la seguridad en un eventual proceso electoral.

«Para llegar a las elecciones, la seguridad es una condición fundamental (…) sin el apoyo de una fuerza internacional en el terreno, Haití no logrará la seguridad deseada», dijo el embajador haitiano en la OEA, Leon Charles, en una reunión del Consejo Permanente del organismo, con sede en Washington.

Haití busca convocar elecciones generales este año, pese a estar inmerso en una profunda crisis política y de seguridad.

La embajadora de Santa Lucía ante la OEA, Elizabeth Darius, señaló a los Estados miembros que tienen una «deuda histórica» con Haití, al ser el primer país de la región que consiguió la independencia y cuyo ejemplo fue seguido por el resto de territorios.

«Es una deuda que todos los países del Caribe y Suramérica que obtuvieron la libertad de la esclavitud y el colonialismo a través del ejemplo del pueblo haitiano en 1804», dijo la diplomática.

La comunidad internacional, aseguró Charles, aún no ha comprendido la magnitud de la urgencia que atraviesa Haití y su Gobierno «no ha recibido el acompañamiento adecuado para ayudarle a generar esperanza en la población».

La OEA tiene pendiente considerar una resolución sobre Haití que busca crear un grupo de trabajo, formado por países miembros del organismo, que mantenga un diálogo con el Ejecutivo haitiano y encuentre cómo apoyarlo para garantizar «las elecciones y la transición a un nuevo Gobierno».

Haití ha pedido apoyo tanto a la OEA como a la ONU para contener la violencia en el país, agudizada desde el asesinato del presidente Jovenel Moise, a mediados del 2021.

Puerto Príncipe ha sostenido que necesita el apoyo de una fuerza de seguridad internacional para estabilizar el país, azotado por la violencia de las pandillas, que controlan un 60% de la capital, de acuerdo con estimados de la ONU.

El primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, dijo hoy que está dispuesto a enviar soldados y agentes de policía a Haití, según informaron medios locales.

El primer ministro haitiano, Ariel Henry, firmó el pasado 21 de diciembre un acuerdo político con diferentes partidos políticos y grupos de la sociedad civil para llegar a unas elecciones libres y una transición democrática.

El periodo de transición, de 14 meses de duración, incluye la celebración de unos comicios este año que lleven a un nuevo gobierno que tome posesión el 7 de febrero del 2024.

Haití vive en medio de una aguda crisis en todos los órdenes y una espiral de violencia, a lo que se suma la reaparición del cólera, que en cuatro meses ya ha causado más de 500 muertes en el país.

La crisis ha causado un aumento en la migración haitiana, incluyendo a través de peligrosas vías marítimas hacia países vecinos en el Caribe y hacia Estados Unidos.

En octubre pasado, el Gobierno solicitó oficialmente el envío de una fuerza extranjera, tras lo cual el secretario general de la ONU, António Guterres, propuso establecer una «fuerza de acción rápida» con militares de uno o varios países y no bajo bandera de Naciones Unidas, una iniciativa que aún no se ha concretado.

Swissinfo


República Dominicana reitera que crisis en Haití «es una amenaza» para su seguridad nacional

Graciela Cuevas

La República Dominicana reiteró este miércoles que la crisis en Haití «es una amenaza» para su seguridad nacional y señaló que la comunidad internacional no ha respondido al pedido del envió de una fuerza internacional.

Josué Fiallo, representante permanente de la República Dominicana ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), habló durante una sesión del Consejo Permanente del organismo regional que aborda hoy la situación en Haití.

Fiallo también habló sobre cómo la situación en Haití está empujando a sus ciudadanos a salir del país, creando una presión migratoria en la región, pero sobre todo hacia la República Dominicana, con el que comparte la isla La Española.

«El impacto de esta presión adicional en políticas sociales del Estado dominicano tiende a desestabilizarnos. Y que, cuando la migración ocurre al margen de la ley, el orden y la seguridad, rápidamente surgen desafíos políticos, sociales, económicos y de seguridad pública», expresó.

La República Dominicana reconoció la importancia de que Haití supere su crisis política, que se acentuó a principios de año al quedarse sin representantes electos luego de acabar el período de los últimos 10 senadores de 30, pero acotó que cualquier acuerdo nacional legítimo y proceso viable para organizar elecciones debe ser precedido de la pacificación del territorio.

El diplomático describió que, ante la crisis en Haití y la imposibilidad de formalizar un adecuado manejo de la delimitación territorial con responsabilidad compartida, la frontera se ha convertido en una fuente de dificultades.

«Enfrentamos la trata de seres humanos, tráfico de armas y narcóticos, así como el contrabando de bienes y mercancías», detalló.

«Reiteramos, nuevamente, que nuestro gobierno está obligado a tomar las medidas necesarias para preservar nuestra integridad territorial, la seguridad de nuestros ciudadanos y nuestra estabilidad social y económica»

Josué Fiallo, Representante permanente de la RD ante la OEA

La República Dominicana pidió que cuando se evalúa una situación compleja, como la de Haití, no se le solicite a ningún Estado que haga lo que no se les pide a otros». «Debemos ser conscientes de las capacidades requeridas para acometer la inmensa tarea que nos queda por delante y las limitaciones institucionales para desde aquí no duplicar esfuerzos ni desperdiciar energía o recursos valiosos», agregó.

Por tanto, Josué Fiallo consideró que el rol de la OEA debe ser de apoyo a las autoridades haitianas, en coordinación con los esfuerzos que se impulsan desde la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Diario Libre


La Jamaïque prête à participer à une force multinationale pour aider Haïti

Le Premier ministre de la Jamaïque Andrew Holness a déclaré que la Jamaïque était prête à envoyer des membres des forces de sécurité en Haïti dans le cadre d’une force multinationale visant à rétablir la stabilité et la sécurité dans le pays. Il a fait ces déclarations à la Chambre des représentants hier mardi.

De plus en plus de pays se manifestent pour apporter du soutien à Haïti. Après le Bahamas, le Salvador, c’est la Jamaïque qui exprime ses intentions de venir aider le pays sur le plan sécuritaire et participer dans une force multinationale. « La Jamaïque sera disposée à participer à un déploiement multinational d’assistance à la sécurité en Haïti selon les paramètres juridictionnels appropriés pour soutenir un retour à un niveau raisonnable de stabilité et de paix, ce qui serait nécessaire pour que tout processus démocratique inclusif prenne racine», a déclaré le Premier Ministre de la Jamaïque.

« La JDF (Jamaica Defence Force) et la JCF (Jamaica Constabulary Force) ont été alertées de la situation », ajoute le chef du gouvernement, précisant que le gouvernement jamaïcain et les Jamaïcains sont « profondément préoccupés par les crises humanitaires et sécuritaires que vivent les Haïtiens ».

Il a également souligné que « le peuple haïtien continue de voir ses droits humains menacés par de puissants gangs et milices qui commettent des crimes odieux, notamment des meurtres, des enlèvements et des actes de violence contre des femmes et des enfants. »

Par ailleurs, Andrew Holness, reprenant un communiqué de la CARICOM, a condamné la récente vague de violence en Haïti exacerbée avec la mort d’une dizaine de policiers ces derniers jours. « Aujourd’hui, je réitère cette condamnation et présente nos condoléances aux familles des officiers tombés», a-t-il déclaré.

Le premier ministre Holnes a également souligné que près de cinq millions d’Haïtiens sont confrontés à une faim aiguë et que les cas de choléra et de décès liés au choléra continuent de poser de graves difficultés au système de santé publique du pays. Holness a déclaré que la Jamaïque continue de collaborer aux efforts visant à répondre à la demande d’assistance internationale d’Haïti.

«Le gouvernement jamaïcain est également prêt à accueillir nos frères et voisins haïtiens ici à Kingston, pour des pourparlers et des négociations constructives entre les dirigeants politiques haïtiens et les acteurs de la société civile, si cela devait être une approche convenue », a-t-il annoncé.

« Nous espérons sincèrement qu’Haïti surmontera bientôt ses défis et s’engagera en partie dans le rétablissement de la stabilité, d’une paix durable et d’un développement durable pour sa terre et son peuple, avec le plein soutien de la communauté internationale », souhaite-t-il.

Gazette Haiti

Más notas sobre el tema