Lula coquetea con Moctezuma – Por Pepe Escobar

848

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Lula coquetea con Moctezuma

Pepe Escobar*

Moctezuma fue el último emperador de facto de los aztecas. Se sabe que durante su reinado el Imperio Azteca alcanzó su apogeo en cuanto a actividad expansionista, reformas políticas y construcción de infraestructura. Por otro lado, según la versión más popular, Moctezuma se rindió rápidamente a los recién llegados españoles, sin oponer resistencia, traicionando a su pueblo y ayudando a los colonizadores europeos a gobernar hasta su muerte.

La biografía de Moctezuma es objeto de intensas disputas entre historiadores serios, y mucho de lo que se sabe y se enseña en los cursos de historia se basa en documentos escritos por los mismos colonizadores. Sea como fuere, es precisamente la imagen de Moctezuma tal como la describen sus conquistadores la que nos interesa en este análisis.

En su segundo viaje oficial, el presidente Lula visitó los Estados Unidos. El embajador de Brasil en Washington, un notorio olavo-bolsonarista que inexplicablemente siguió ejerciendo su cargo, y que se tomó vacaciones durante el viaje presidencial y no fue a recibir a Lula al aeropuerto .

¿Capricho bolsonarista o veto de la Casa Blanca? Nunca lo sabremos con certeza. Por otro lado, incluso desairado por los suyos, Lula fue recibido con pompa por la administración de Biden. El lenguaje corporal de la pareja Lula y su séquito, en general, y del presidente brasileño, en particular, demostró una alegría pocas veces observada entre estadistas que detentan poderes económicos del calibre de los BRICS.

Los detalles de lo que realmente se discutió poco a poco van saliendo a la luz, pero las declaraciones de Lula en su conferencia de prensa con Biden seguramente llamarán la atención. Lula condenó la Operación Militar Especial de Rusia en Ucrania, reafirmando las críticas que ya había hecho junto a Alberto Fernández, en su visita a Argentina en enero, demostrando poco o ningún dominio sobre el tema. Aquí está el extracto de la declaración conjunta:

“Los dos líderes también analizaron una amplia gama de temas globales y regionales de interés mutuo. Ambos presidentes deploraron la violación de Rusia de la integridad territorial de Ucrania y la anexión de partes de su territorio como violaciones flagrantes del derecho internacional, y pidieron una paz justa y duradera.

 Los líderes expresaron su preocupación por los efectos globales del conflicto en la energía y la seguridad alimentaria, especialmente en las regiones más pobres del mundo, y expresaron su apoyo al pleno funcionamiento de la Iniciativa de Granos del Mar Negro.

Los presidentes Lula y Biden tienen la intención de fortalecer la cooperación en instituciones multilaterales, incluso en el contexto de la próxima presidencia brasileña del G20. Los dos líderes expresaron su intención de trabajar juntos hacia una reforma significativa del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”,

En la diplomacia, las palabras y los gestos cuentan mucho. Y Lula continúa insistiendo en una narrativa propia, que Rusia cometió un error y no debería haber entrado en Ucrania y anexado los territorios que tenían como objetivo los nazis en el poder en Kiev, sino negociar una solución pacífica al conflicto. Incluso después de las entrevistas con Merkel y Hollande , en las que admiten toda la farsa escenificada en los acuerdos de Minsk con el objetivo de armar a Ucrania, por no hablar de las innumerables pruebas y testimonios de crímenes de guerra, así como de abusos y supresión de derechos, perpetrados contra la población rusófila ucraniana desde el golpe de estado de Maidan en 2014.

Y estos hechos básicos, ahora permanentemente anotados en el manual de cualquier analista geopolítico en lo más mínimo serio, ni siquiera conforman el cuadro completo. En el cuadro panorámico de la situación geopolítica contemporánea, tenemos la caída vertiginosa del Imperio anglosajón, arrastrando consigo a sus vasallos europeos, la OTAN y su orden internacional basado en reglas.

La caída inexorable del dólar, el euro y las demás monedas de la cesta imperial es a estas alturas inevitable. La Operación Militar Especial Rusa en Ucrania es solo la salva inicial de un conflicto que se avecina mucho más amplio e intenso, que involucra a China, Irán y otros países del Sur Global que se están articulando para consolidar el Orden Multipolar lejos de la agenda imperial de los EE. UU. En otras palabras, la imagen es de cambio sistémico

¿Lula no entiende esto? Difícil de concluir de sus declaraciones y primeras acciones. Por ejemplo, durante la visita de Lula a EE. UU., Brasil negó a los barcos iraníes el acceso a los puertos brasileños sin ninguna razón convincente.

Volviendo a la declaración conjunta, tenemos referencias a la gestión conjunta de la Amazonía, para prevenir el cambio climático, con Brasil señalando su voluntad de ceder soberanía sobre la región a cambio del acceso a fondos irrisorios, si se compara con su propio potencial económico y ofrecido por países de tradición colonialista, ahora en profundas dificultades económicas.

Las democracias representativas formales que el empresariado, la clase política elitista y sus propagandistas en los medios y la academia pretenden vender como el único modelo posible de sociedad no impidieron que en Colombia se hiciera con el poder un paramilitarista como Álvaro Uribe, ni que en México se perpetrara un fraude electoral para instalar en Los Pinos a Felipe Calderón, así como no hicieron nada para refrenar la violencia desatada por estos individuos como forma de control social e imposición de sus intereses de grupo.

Tampoco se inmutaron ante la rampante desigualdad o la denegación sistemática de derechos. En suma, están expuestas sus limitaciones y disfuncionalidades, por lo que es de obvia necesidad transformarlas a fondo si se desea construir un orden económico, político e institucional auténticamente democrático.

* Periodista y analista geopolítico brasileño. Escribe la columna “The Roving Eye” para Asia Times

 

Más notas sobre el tema