Presiones para cambiar el acuerdo comercial UE – Mercosur

586

Análisis del panorama internacional

 

1.- Presiones para cambiar el acuerdo comercial UE – Mercosur

Miguel Carrasco

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, afirmó ayer que un acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y los países del Mercosur «no es posible» si los latinoamericanos no respetan las mismas normas medioambientales que los europeos.

«Un acuerdo con los países latinoamericanos no es posible si no respetan los acuerdos de París como nosotros, y si no respetan las mismas restricciones medioambientales y sanitarias que nosotros imponemos a nuestros productores», declaró Macron en una visita a una feria agrícola, según la agencia de noticias AFP.
El mandatario francés se sumó así a las expresiones que antes dieron a conocer los representantes de Austria y Polonia en el mismo sentido. Macron siempre se manifestó en contra de lo que llama la “disparidad de trato” a los agricultores de su país y a los latinoamericanos.

Según esa mirada, los agricultores de Europa están sujetos a estándares de producción más exigentes que sus contrapartes de América Latina, lo que deriva en ventajas competitivas en favor de estos últimos y, en definitiva, en la posibilidad de exportar a Europa con precios más bajos.

Los europeos enfocan su bronca en particular hacia la tala abusiva y sin control de la Amazonia, lo que deriva en tierra barata para la producción. En cambio, no presentan tanta controversia en lo que hace al uso de agroquímicos y fitosanitarios. Ello por dos motivos: uno, porque su uso por parte de los latinoamericanos beneficia a las industrias europeas que los producen. Dos, porque la producción agrícola europea sería mucho menor sin esos mismos productos.

Cambios unilaterales

La Unión Europea y el Mercosur sellaron el acuerdo comercial en junio de 2019. Pero desde entonces está paralizado porque no fue aprobado en los países que integran ambos bloques y, por el contrario, recibió críticas.

En el caso de Europa, los reclamos apuntan, en el fondo, a imponer sobrecostos al ingreso de los productos agropecuarios originados en el Mercosur y, al mismo tiempo, lograr las mayores concesiones posibles de los países sudamericanos al ingreso de bienes y servicios europeos.

En este sentido, desde 2019 a esta parte, Europa modificó varios aspectos del acuerdo. Recientemente, la Cancillería argentina denunció que con la entrada en vigor de la Directiva de Energías Renovables (RED II) se afectarán las exportaciones argentinas de biodiesel de soja, que en 2022 representaron ventas por más de U$S 1800 millones, alrededor de 20% del total exportado a la Unión Europea. Como la directiva europea no considera a los combustibles producidos a base de alimentos como “verdes”, limitará las importaciones.

Este tipo de medidas, “adoptadas unilateralmente por la UE, afectan el equilibrio de concesiones obtenidas y otorgadas por ambos bloques en 2019 que, en este nuevo contexto, queda obsoleto y demanda una revisión”, indicó Cancillería.

TIEMPO ARGENTINO


2.- La producción de la industria solar de China aumenta un 95% en 2022

Tang Shihua

La producción del sector fotovoltaico de China, excluyendo los inversores solares, aumentó un 95 % a más de CNY1,4 billones (USD200 mil millones) el año pasado en comparación con el año anterior en medio de una fuerte demanda nacional e internacional de energía solar, Shanghái Noticias de valores informó.

La exportación de productos fotovoltaicos se disparó un 80 por ciento a 51.300 millones de dólares, según el informe, citando a Wang Bohua, presidente honorario de la Asociación de la Industria Fotovoltaica de China, quien habló ayer en un foro de la industria en Beijing.

Las exportaciones de productos solares superaron los 50.000 millones de dólares estadounidenses por primera vez el año pasado, incluidos 42.400 millones de dólares en paneles, 5.100 millones de dólares en obleas de silicio y 3.800 millones de dólares en baterías, señaló. Alrededor del 46 por ciento de los productos fueron a Europa, lo que representa un aumento del 115 por ciento.

Entre los principales productos fotovoltaicos, la producción de polisilicio de China aumentó un 63 por ciento a 827.000 toneladas el año pasado, agregó Wang. La producción de células aumentó un 61 por ciento a 318 gigavatios, mientras que la producción de paneles y obleas aumentó un 59 por ciento y un 58 por ciento a 288,7 GW y 357 GW, respectivamente, dijo Wang.

La demanda de productos de silicio ha aumentado debido al rápido crecimiento de las instalaciones de energía solar. Las centrales eléctricas fotovoltaicas de China aumentaron su capacidad de producción en 87,41 GW a 392,61 GW el año pasado, según datos publicados por la Administración Nacional de Energía a principios de esta semana.

Las nuevas instalaciones fotovoltaicas globales podrían alcanzar entre 280 GW y 330 GW este año, con 95 GW a 120 GW en China, predijo Wang.

Más notas sobre el tema