8M: las mujeres tomaron las calles de América Latina

1.820

Chile | Masivas marchas marcaron la conmemoración del 8M a lo largo del país

Como ya es tradición, este 8 de marzo se reunieron miles de mujeres a lo largo del país para conmemorar el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, camino a la Huelga General Feminista, convocada por la Coordinadora Feminista 8M en todo el territorio nacional.

Este año, la convocatoria tuvo como ejes principales la “memoria, precarización de la vida y proceso constituyente”, recordando los 50 años del golpe de Estado, relevando la memoria de mujeres y disidencias víctimas de violencia político sexual, así como Detenidos Desaparecidos.

Santiago

En la Región Metropolitana, la concentración se citó a las 18:00 horas en Plaza Italia, para dar inicio a la masiva marcha hacia la Plaza Los Héroes, donde se realizó el cierre de la jornada. Según cifras preliminares, se reunieron 400 mil mujeres de distintas edades en la capital.

Desde la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, compartieron en redes sociales algunas postales que dejó la masiva marcha por la Alameda.

“Avanza la marcha del Día Internacional de las Mujeres en Santiago y se encuentra con diversas manifestaciones a lo largo de la Alameda”, comentaron vía Twitter.

Asimismo, la ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Antonia Orellana, acompañada de la subsecretaria de la cartera, Luz Vidal Huiriqueo, sorprendió con su aparición en la marcha, en representación del Gobierno que se ha destacado por sus compromisos de avance en la agenda de género.

Finalizando el recorrido en Plaza Los Héroes, las organizadoras de la Huelga, la Coordinadora Feminista 8M, otorgaron un punto de prensa y cierre de la convocatoria, en donde la activista política Alicia Lira Matus declaró que “nosotras estamos más juntas que nunca en un nuevo 8 de marzo histórico, nos convocamos para salir a las calles y construir una sociedad más democrática, en miras de un buen vivir para todas y todes”.

Además, destacó los 50 años del golpe de Estado, añadiendo que “como feministas decimos fuerte y claro, no olvidamos ni perdonamos ningún golpe”. Relevando la memoria de mujeres Detenidas Desaparecidas y familiares, exigiendo justicia.

Asimismo, la senadora Fabiola Campillai, quien también estuvo presente en la jornada de marcha en Valparaíso durante la mañana, declaró que “hoy es un día muy importante e histórico, porque nuevamente las mujeres salieron a la calle a luchar por todos nuestros derechos. Por los Derechos Humanos, por el derecho a la vivienda, por el derecho a la pensión digna, a la salud, a la educación, vamos a seguir luchando. Y hoy, desde donde yo estoy, sigo luchando por todas ustedes”, finalizó su intervención.

Regiones

No obstante, en otros territorios, como Valparaíso, la Huelga comenzó a tempranas horas de la mañana.

Cerca de las 11:00 horas se dio inicio a la marcha feminista convocada en Plaza Sotomayor con miras al Congreso Nacional.

Desde la Coordinadora Feminista 8M Valparaíso, compartieron diversas fotografías y videos de la convocatoria, entre ellos, la intervención de la senadora Campillai, quien destacó la memoria de los 50 años del golpe y la búsqueda de la verdad, “hay muchas mujeres que hoy todavía buscan justicia, hay muchas madres, hijas, hermanas que buscan justicia por sus desaparecidos”, comentó la parlamentaria.

Asimismo, en otras regiones, como Arica, la concentración estaba convocada cerca de las 17:00 horas en el Cementerio General; en Antofagasta en el Teatro Municipal, desde las 18:30 de la tarde; en La Araucanía desde Plaza Camilo Catrillanca, a partir de las 18:00 de la tarde; En el Biobío desde Tribunales, a partir de las 18:00 horas; entre varias ciudades más que se unieron este 8 de marzo a la Huelga General Feminista.

El Mostrador


Uruguay | 8M: una marea feminista se movilizó en Montevideo contra el hambre, la violencia machista y la opresión patriarcal

Como en un único bloque violeta, cientos de miles de mujeres y disidencias marcharon hasta la Universidad de la República para defender los derechos conquistados y reafirmar su lucha.

Como un grito contra todas las violencias y las desigualdades de género. Así sonaron las manifestaciones en el Centro de Montevideo por el Día Internacional de la Mujer. Las principales convocatorias partieron desde distintos puntos de la zona, recorrieron la avenida 18 de Julio y terminaron en la explanada de la Universidad de la República (Udelar).

La jornada del 8M encontró a miles de mujeres y disidencias en las calles, juntas en la lucha frente a las opresiones del sistema patriarcal y para plantear sus reclamos, demandas y deseos. Además, este año estuvo marcado por la definición de un paro sólo de mujeres de 24 horas por el PIT-CNT, que en algunas convocatorias fue destacado como una conquista feminista en el país.

La plaza Libertad fue el punto de partida de la principal convocatoria, que lideraba la Plataforma 8M, que nuclea a cerca de 50 organizaciones y colectivos. Allí, desde temprano en la tarde estuvo dispuesta la Femiferia, de emprendimientos feministas. Poco a poco, el lugar se fue colmando de mujeres y disidencias con pañuelos, prendas y rostros pintados de color violeta. En el medio de la plaza, Florencia, de 31 años, sostenía un cartel que decía: “¿Qué edad tenías cuando te sentiste acosada por primera vez?”, en el que se podían ver un montón de números. La propuesta era que las mujeres se acercaran a marcar una respuesta. “El 8M es un día movilizador para todas las mujeres. El feminismo es el movimiento más grande que tiene el Uruguay, crece cada año y tenemos que estar más juntas siempre”, señaló la manifestante a la diaria.

“Feliz será el día que podamos maternar con un Estado que acompañe”, “harta de avisar que llegué viva” y “una se vuelve feminista por su propia historia” fueron otros de los mensajes que se leían en pancartas. En otras se repetían las frases contra los abusos y todas las manifestaciones de violencia de género.

Ya no sorprende –afortunadamente– la presencia de una enorme cantidad de jóvenes, e incluso niñas y niños, que llegaron al lugar entre pares o con personas adultas. Entre la multitud, Martina y Paula, de 15 y 16 años, respectivamente, se “animaron” a venir a marchar juntas por primera vez sin sus madres. En diálogo con la diaria, las adolescentes apuntaron que no se plantearon si venir o no; “tenemos que estar”, dijo Martina. “Voy a todas las marchas desde hace algunos años. Empecé a venir a los 12 para acompañar a mi mamá. Ahora es algo que también me convoca a mí”, agregó. Por su parte, Nicole, de 19 años, vino con tres amigas y sostuvo en diálogo con la diaria que si no es por las mujeres que luchan “nadie va a pelear por nuestros derechos”.

Tampoco eran pocas las mujeres adultas. Silvia tiene 79 años y, aunque consideró que ahora las “protagonistas de la lucha son las mujeres jóvenes”, “las viejas no van a dejar de estar” mientras existan motivos por los que seguir manifestándose. A su lado estaba Graciela, de 75 años, que destacó la “emoción” de presenciar un nuevo 8M. “Sí hay cansancio de tener que repetir todos los años las mismas cosas, pero mirá esto”, dijo mientras señalaba a su alrededor.

En tanto, Rosana, de 61 años, integrante de la Federación Uruguaya de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua, vino a la marcha con otras mujeres integrantes de la organización. “Nos movilizamos porque las mujeres son las que más construyen a nivel de la cooperativa, entre 85% y 90%”, aseguró a este medio. Además, consideró que “la mujer no es que sea igual o sea mejor, [sino que] tiene que tener los mismos derechos y las mismas oportunidades que el hombre”, agregó. Personalmente, Rosana participa en las movilizaciones del 8M desde hace muchos años y afirmó que lo seguirá haciendo. “Siempre peleé por la igualdad”, expresó.

Mientras aguardaban para marchar, en la plaza hubo algunas intervenciones artísticas. En una de ellas, un grupo de activistas invitó a las participantes a tomar un megáfono y gritar la denuncia, deseo o reclamo que quisieran. “Fui abusada y mi familia no me cree”, manifestó una joven, y a su alrededor todas respondieron: “Te creemos”. “Quiero caminar y que no me griten más”, dijo otra, y las demás la aplaudieron. Además, las activistas propusieron a las manifestantes escribir en su cuerpo un mensaje. “Ahilén presente”, “siempre libres”, “por el arte y las pibas”, “libre y sin miedo” y “no más abusos” fueron algunos de ellos.

La caminata comenzó alrededor de las 18.30. Al frente iban integrantes de la coordinadora de ollas populares, en línea con la consigna de la convocatoria de la Plataforma 8M, que era “Lucha feminista contra el hambre y la opresión”. Varias mujeres concurrieron con cacerolas, ollas y utensilios de cocina, bidones de plástico con tapitas dentro, y vuvuzelas que hicieron sonar durante casi todo el recorrido. “En las ollas estamos en lucha, somos vida, somos muchas”, iban cantando.

Un poco más atrás iban las integrantes de la Coordinadora de Feminismos. Algunas llevaban megáfonos y a cada ratito entonaban alguna canción y el tradicional grito de “alerta”. También encendieron algunas antorchas, a tono con su convocatoria: “Fuego al patriarcado”. Muy cerca iban las activistas del colectivo ¿Dónde Están Nuestras Gurisas?, que sostenían en alto fotos en blanco y negro de las mujeres desaparecidas. La marea feminista seguía por cuadras y cuadras; la vista no alcanzaba para ver el final.

“Más explotación y más precarización”

Como estaba anunciado, el recorrido terminó en la Udelar, donde las participantes continuaron con el baile, el toque de los bombos, los cantos y festejos por unos minutos. Luego representantes de la Plataforma 8M leyeron la proclama. Las activistas apuntaron que, ante el “abandono” y la “ausencia” del Estado, han sido las mujeres las que han cubierto “todos los retrocesos a costa de más explotación y precarización”.

Entre otros puntos, denunciaron “el desmantelamiento de las políticas públicas” del Ministerio de Desarrollo Social, que implicó que las mujeres asumieran “tareas de atención de mujeres e infancias que sufren violencias” y que se hicieran cargo de “garantizar la comida a cientos de miles de familias que comen en ollas populares”.

Además, la proclama apuntó que los “últimos años algunas respuestas estatales hacia las mujeres en situación de violencia se han debilitado”, así como los subsidios de alquiler para mujeres que se atienden en servicios especializados”. También se pronunció en contra del proyecto de ley que amplía la gestación subrogada, la reforma social planteada por la coalición de gobierno y la “explotación extractivista de los cuerpos de las mujeres” en los megaproyectos de empresas multinacionales como UPM.

Las activistas reclamaron, una vez más, presupuesto para la ley de violencia basada en género y la implementación de los juzgados multimateria. Asimismo, denunciaron que en lo que va del año ya fueron asesinadas cinco mujeres y que en 2022 hubo 45 femicidios, y además, ocho niñas y niños fueron asesinados por sus padres el año pasado. “Aún esperamos justicia por las mujeres trans asesinadas”, agregaron, y manifestaron: “Seguimos en emergencia nacional sin una estrategia del Estado y siendo constantemente revictimizadas”.

Cuidado, goce y rebeldía

En el espacio verde de Santiago de Chile y La Cumparsita la manija feminista empezó desde temprano. En ese punto, frente a la rambla, Tejido Feminista llamó a concentrar a partir de las 15.00. La propuesta era sencilla pero imprescindible: aprovechar el tiempo previo a la marcha para encontrarse, compartir un rato juntas, terminar de pintar carteles, y ponerse en la cara y en el cuerpo todo el glitter posible.

Decenas de consignas emergían, como gritando, en los carteles que estaban desperdigados en el pasto. “No somos histéricas, somos históricas”, “Mi cuerpo no justifica tu violencia” o “Marchamos juntas por los caminos que abrieron las que marcharon solas” eran algunas de ellas.

Pasadas las 17.30, las mujeres y disidencias formaron filas en la calle detrás de la pancarta que sostenía la consigna principal –“Frente al saqueo de la vida, tejemos cuidado, goce y rebeldía”– y comenzaron el recorrido por Ejido hasta 18 de Julio. Una vez en la avenida principal, esperaron a que pasara la marcha que partía desde la plaza Libertad mientras decenas de mujeres tocaban tambores. Una vez que llegó la multitud, se unieron y, como bloque, enfilaron hacia la Udelar.

Antes de llegar a la explanada, leyeron de manera colectiva la proclama de este 8M, con una lista de deseos –y no reclamos–, en la que las activistas se definieron como una “marea que desborda calles, plazas, camas, aulas, canchas, normas y lenguas”.

“Volvimos al mar para conectar con lo vivo, para decir que no nos falta el agua, nos sobra UPM y todo el extractivismo. No es sequía, es patriarcado y saqueo”, leyeron. “Queremos agua limpia, sana y accesible. Que no sea un lujo comer alimentos que nos nutran de verdad. Que la olla común y popular no sea una necesidad sino un deseo”, agregaron.

Por otra parte, aseguraron querer “maternar desde el deseo, sin imposiciones ni mandatos patriarcales. Desplegar nuestros sentires diversos y contradictorios, libres de la culpa y del deber ser. Construimos maternidades y crianzas libres y en manada. Deseamos compartir y encontrarnos en el cuidado porque sostener la vida es un acto político y no queremos hacerlo en soledad”.

Además, reivindicaron el derecho a “decidir sobre nuestros cuerpos y vidas sin culpa ni violencias” y “que no existan objeciones sobre nuestras decisiones y cuerpos”. “Deseamos educación sexual integral que cuestione la existencia de identidades sexuales rígidas e inmutables, que priorice el cuidado de sí y les otres. Queremos una educación donde desborden el arte, la creatividad y el deseo”, apuntó la proclama.

Las integrantes de Tejido Feminista también aseguraron “abortar” el “mandato de la productividad”, para que los “esfuerzos y energías dejen de ser fuente de riqueza para otros, que todos los trabajos sean para cuidar y sostener vidas dignas y gozosas”.

“Ante las múltiples formas de violencia y saqueo, nosotras/es hablamos desde la dignidad, desde la pluralidad que somos y hemos construido, desde el amor y el goce de saber juntas/es”, cerró el texto, que fue antesala de más cánticos y abrazos.

La Diaria


México | Con repudio a feminicidios y desapariciones, marchan por el 8M

Poco antes de las 16 horas inició la marcha por el Día Internacional de la Mujer. Entre el clamor por que se ponga fin a la violencia machista, los contingentes avanzan por Paseo de la Reforma, desde la Estela de Luz pasando por la Glorieta de las Mujeres que Luchan y hasta avenida Juárez, con dirección al Zócalo capitalino.

Entre las manifestantes se observan muchas jóvenes estudiantes y feministas, así como familiares de víctimas de feminicidio y desaparición, acompañadas de sus hermanas, hijas y hasta sus mascotas.

El ambiente aunque es de indignación por la violencia contra las mujeres, también unas a otras se reconocen la lucha que han dado para defender sus derechos, lo que se mezcla con las batucadas que ponen el ritmo.

Abrazos entre las que van caminando y quienes las observan es lo que se percibe en avenida Juárez, donde las pintas en muros son aplaudidas por algunas asistentes, quienes comparten los mensajes que ahí se quedan con tinta de aerosol como «México feminista» «Valientes» y «Justicia a feminicidios».

A pesar de que por momentos no hay manera de avanzar, poco a poco los contingentes avanzan para llegar a 5 de Mayo.

Marchan universitarias y niñas

Un nutrido contingente de estudiantes universitarias y algunas niñas marchan desde el Ángel de la Independencia hacia la denominada Glorieta de las las Mujeres que Luchan, en su camino hacia la explanada del Zócalo capitalino.

Gritan consignas en contra del machismo y patriarcado y cargan pancartas en las que expresan su repudio a los feminicidios y desapariciones.

“Hoy lucho para vivir mañana”, “Por las que salieron y nunca mas volvieron” y “Nos queremos vivas libres y sin miedo”, se lee en algunas pancartas.

Constantemente llegan más mujeres a la Victoria Alada, para salir rumbo al zócalo. La mayoría porta prendas moradas y pañoletas del mismo color.

Integrantes de algunos de los contingentes que ya llegaron a la explanada de Zócalo capitalino golpearon las vallas que rodean a Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana.

En su intento no han lograron mover o derribar ninguna de las estructuras metálicas, solo doblar la parte superior de una de las protecciones instaladas a las afueras del referido templo.

Algunos elementos policíacos que están tras las barreras han accionado los extintores para evitar que las mujeres logren su objetivo.

El humo color anaranjado generó irritación en mucosas a varias feministas, las que no cejan en su intento por vencer las vallas.

Solo algunas integrantes de contingentes permanecen en la plancha del Zócalo, la mayoría salen en busca de un medio de transporte para regresar a sus casas.

Grupos de amigas, compañeras de escuela y familiares se reunieron para tomarse la foto, gritar algunas consignas antes de irse e incluso hacer algunas pintas en el piso de la Plaza de la Constitución.

Otras aprovecharon para sentarse, tomar agua y descansar. Observaron a integrantes del bloque negro quienes siguieron aventando piedras, botellas con agua y hasta limones contra las vallas que protegen la Catedral metropolitana y Palacio Nacional.

Señoras que pasaron frente al fallido intento sentenciaron que esa no es la lucha, pero el grupo de mujeres encapuchadas les respondieron que se fueran y nadie grabara.

Parte de este grupo rompió con martillos las escaleras que están en la plancha delZócalo y se digieron a instalaciones del Metro. Otras recogieron piedras sobrantes para apoyar al grupo que buscaba derribar las vallas.

Por otra parte, luego de que las manifestantes intentaran derribar las vallas que protegen a la Catedral, y ante el humo de los extintores que accionaron los policías, algunas de las asistente se retiraron cubriéndose la cara con sus paliacates morados o cubrebocas, mientras tosían y les lloraban los ojos por “el ardor”

Con motivo del Día Internacional de la Mujer tanto Palacio Nacional como la Catedra metropolitana lucieron el tono morado que representa el repudio a todas las violencias hacia las mujeres.

La mayoría de las asistentes se retiraron pasadas las 19 hrs, mientras que otras sigueron bailando al ritmo de la batucada.

La Jornada


Brasil | Mulheres vão as ruas em todo o país no 8 de março

Representantes de movimentos populares em todo o país foram às ruas neste 8 de março, Dia Internacional de Luta das Mulheres. O Brasil de Fato acompanhou de perto a mobilização durante todo o dia. Confira alguns dos destaques.

Porto Alegre

Dezenas de mulheres dos movimentos populares do Rio Grande do Sul se reuniram em ato na Lomba do Sabão, entre as cidades de Porto Alegre e Viamão. Mais de 100 famílias locais tiveram de ser realocadas por estarem em área de risco devido à possibilidade de rompimento de uma barragem.

As participantes da manifestação ainda realizaram um ato ecumênico em denúncia ao feminicídio de Debora Moraes, militante do Movimento dos Atingidos oor Barragens (MAB). O assassinato aconteceu em setembro do ano passado.

Teresina

Centenas de mulheres do Campo Unitário, que reúne organizações do campo, participaram do ato em Teresina, junto à sede da empresa Equatorial Energia. A denúncia é de que o custo da eletricidade é alto, e o serviço oferecido é precário.

O grupo foi recebido com truculência pela segurança da empresa. Houve empurrões e tiros para dispersar a mobilização. O grupo seguiu em marcha pelo centro da capital piauiense com gritos de ordem contra o agronegócio, as violências e por direitos, alimentos e em defesa da vida.

Porto Velho

Mulheres da Via Campesina foram às ruas de Porto Velho (RO) e seguiram em marcha até a sede do governo estadual. O acampamento começou ainda na véspera (dia 7, terça-feira), e tem como lema «Camponesas da Amazônia – Em luta pela vida e soberania, contra a fome e a violência».

Centenas de militantes lutam contra o sistema patriarcal e as violências, pela preservação da Amazônia e por soberania alimentar.

Crato (CE)

No cariri cearense, cerca de mil pessoas se reuniram e caminharam da prefeitura à Praça da Sé, no Crato. O local escolhido para o encerramento da manifestação foi o banco de uma praça onde a professora Silvany de Souza foi assassinada pelo marido em 2020.

Goiânia

O foco das manifestações do Dia Internacional de Luta das Mulheres em Goiânia (GO) foi a moradia. As participantes do ato se reuniram junto à Agência Goiana de Habitação (Agehab), em luta por despejo zero e garantia de moradia na cidade e no campo.

Altamira (PA)

Mulheres atingidas pela hidrelétrica de Belo Monte foram às ruas da cidade paraense de Altamira para a marcha «Mulheres em defesa da água potável como direito básico para a vida». O ato denunciou o descumprimento de uma das principais condições para construção da barragem, o abastecimento de água.

O protesto também chamou atenção para o direito à moradia e acesso a energia, e protestou contra a violência contra as mulheres e ataques contra a Amazônia e os povos originários.

São Luís

Em São Luís, mulheres do Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST) organizaram uma marcha rumo ao Palácio dos Leões, sede do governo maranhense. O objetivo era apresentar pautas do povo do campo ao executivo local.

O grupo foi recebido pelo vice-governador Felipe Camarão, pela secretária de direitos humanos, Lília Raquel e pelo secretário de agricultura familiar, Bira do Pindaré. A eles, apresentaram pautas como defesa dos territórios, educação, saúde, moradia, cultura, pavimentação e alimentação saudável.

Natal

Mulheres que participam do Acampamento Pedagógico das Mulheres Sem Terra na capital potiguar seguiram em marcha para acompanhar a solenidade que marcou o 8 de março na Escola de Governo do Estado.

Com o tema «Igualdade de gênero para uma manhã sustentável», o evento aconteceu na Escola do Governo do Estado, e contou com lideranças femininas dos movimentos populares, representantes da sociedade civil e entidades parceiras, além da governadora Fátima Bezerra.

Vitória

Mulheres integrantes dos movimentos populares foram às ruas na região central de Vitória. O grupo prestou homenagem à professora Flávia Amboss, vítima do atentado a uma escola em Aracruz (ES) em novembro do ano passado.

Curitiba

Na capital paranaense, a Jornada de Lutas «Mulheres em resistência, contra todas as formas de violência. Por Terra, Teto e Trabalho, democracia e sem anistia» levou às ruas uma marcha que reuniu mais de 1.500 pessoas na terça-feira (7). Os grupos saíram de acampamentos rurais de todas as regiões do estado do Paraná.

O grupo faz parte da articulação Despejo Zero, que une movimentos populares do campo e da cidade. O ato contou com um público formado basicamente por mulheres, muitas delas acompanhadas dos filhos.

Brasil de Fato


Argentina | Día Internacional de la Mujer: miles de personas marcharon por la calles porteñas

Miles de manifestantes pertenecientes a agrupaciones feministas, políticas y sociales conmemoraron el Día Internacional de la Mujer (8M), que incluyó diferentes movilizaciones, actos y otras actividades, entre ellas una marcha y concentración frente al Congreso de la Nación.

La marcha hacia el Congreso colmó desde las 16 las siete cuadras que separan la Avenida de Mayo de la avenida 9 de Julio con cantos, pancartas y hasta tatuajes que reivindicaban derechos y conquistas, en el marco de un nuevo Paro Internacional de Mujeres.

La movilización convocada desde el colectivo «Ni Una Menos» reunió a organizaciones sociales, políticas y sindicales, y también a miles de mujeres y disidencias que se sumaron solas, en parejas, con amigas o en familia.

A pesar del calor que agobiaba a los manifestantes en las veredas con sombra o dentro de los quioskos para comprar bebidas frías, caminar en la Avenida de Mayo se volvía muy complicado por la cantidad de personas que pasadas las 17.30 todavía continuaban arribando a la zona.

En las fachadas se repetían pintadas con consignas sobre la igualdad de oportunidades laborales, junto a afiches que reclamaban justicia por víctimas de femicidio o la aparición con vida de jóvenes desaparecidas; en tanto que en las banderas de organizaciones cómo «La Poderosa» reclamaban por
el proyecto de Ley que busca garantizar un ingreso a las cocineras de comedores comunitarios.

Las columnas de organizaciones como el Movimiento Evita, el Movimiento Popular La Dignidad, la Corriente Clasista Combativa, la Martín Fierro o la Cámpora sumaban la música de bombos y redoblantes, mientras que diversos artistas populares hacían espectáculos de malabares, danza o tango a lo largo de la concentración.

Fanny, una inmigrante boliviana que encabeza un comedor comunitario en la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, afirmó en diálogo con Télam: «yo hace tiempo que venía con el comedor y no me había metido en la discusión del feminismo porque pensaba que no era algo urgente, pero el año pasado compañeras del Movimiento Evita me insistieron para que viaje al Encuentro Nacional de Mujeres y eso me cambió la cabeza».

«No es que yo no identificara antes lo que pasaba cuando fajaban a una vecina en el barrio o el miedo de nuestras hijas a volver de noche, pero creía que teníamos que concentrarnos en la urgencia del hambre; en el encuentro me di cuenta que éramos muchas de todo el país en la misma y cuando volví empecé a charlar de estas cosas con mis vecinas y por eso hoy vinimos todas juntas», añadió.

Camila, una estudiante secundaria que llegó con sus compañeras de escuela desde el barrio porteño de Liniers, dijo a Télam que «el año pasado ya nos habíamos organizado para venir por nuestra cuenta, y este año decidimos volver, para nosotras estar acá es importante porque la marea verde de la legalización del aborto la vimos por la tele y todavía no nos dejaban venir porque decían que éramos chicas».

«No se trata sólo de la Educación Sexual Integral que tenemos que tener como corresponde en la escuela o de los métodos anticonceptivos o de los noviazgos violentos; todo eso es parte de la lucha, pero nosotras pronto vamos a empezar a buscar trabajo, y lo que queremos son oportunidades que no nos limiten por ser mujeres, y aprendimos que eso se gana acá en la calle», completó.

Romina, una empleada administrativa que vino con su beba de 8 meses, dijo a Télam: «soy una trabajadora que está en blanco en un ámbito laboral en el que me reconocen mis derechos y lamentablemente eso en Argentina todavía es un privilegio; por eso vine, porque hay millones de mujeres que tienen que elegir si ser madres o trabajar y eso tiene que acabarse».

«Mi pareja y yo tenemos trabajos estables y bien remunerados, y familias que nos apoyan en el cuidado de nuestra beba; pero hay muchas mujeres que no tienen nada de eso que debería garantizar el Estado, y así como la legalización del Aborto se parió en la calle, con esto también tiene que pasar lo mismo», finalizó.

El documento leído frente al Congreso: «Con esta justicia no hay derechos ni democracia»

Los organizadores del multitudinario acto que se llevó a cabo frente al Congreso de la Nación con motivo del Día Internacional de la Mujer Trabajadora difundieron un documento en el que señalaron que «con esta justicia no hay derechos ni democracia», a la vez que dejaron asentados varios reclamos vinculados con la justicia social, la precarización laboral y la violencia.

El documento fue emitido por el Colectivo Ni Una Menos, con aportes de organizaciones sociales y políticas de todo el país.

En nombre de las mujeres trabajadoras en su día, las asistentes aclararon que durante la jornada se movilizaron «frente a la agudización de la crisis económica, al avance de la inflación, el aumento de la precarización laboral y la desocupación que a nosotras y nosotres nos afecta triplemente».

Bajo la consigna «Con ajuste y sin justicia social no hay democracia», el documento contiene las siguientes peticiones:

– La investigación de la deuda ilegítima con el FMI. Que la paguen los que la fugaron.

– El control de los aumentos indiscriminados de precios y la inflación, que supera a los salarios de lxs trabajadorxs.

– La recuperación y distribución de los ingresos para los sectores populares.

– La implementación de políticas activas de creación de empleo y acceso a la vivienda.

– La reparación histórica a nivel nacional para las compañeras travestis trans sobrevivientes de la violencia de la dictadura militar y de la democracia con los edictos contravencionales. El Estado debe reparar. Tratamiento y sanción de la Ley Reconocer es Reparar.

– El Juicio Político a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la destitución de sus actuales integrantes.

– La liberación de las presas políticas mapuches detenidas por defender su territorio en Villa Mascardi y de Milagro Sala.

– Repudio a la proscripción de Cristina Fernández de Kirchner, la persecución política y un exigencia para que se avance con la investigación del intento de magnicidio hasta encontrar a los verdaderos responsables.

– La aplicación obligatoria de la perspectiva de género en las causas judiciales donde se reconozcan las desventajas de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries por su género.

– La formación en Ley Micaela para todo el Poder Judicial.

– Justicia por Lucía Pérez y para todas las víctimas de femicidios.

Los organizadoras también se declararon contra «todo tipo de violencia política hacia mujeres, lesbianes, travestis, trans y no binaries en los ámbitos partidarios, institucionales, gremiales y territoriales» y denunciaron «la estigmatización y persecución a los movimientos sociales».

Exigieron la derogación de los códigos contravencionales que habilitan la persecución y violencia a trabajadorxs del espacio público.

Reclamaron la reglamentación de la Ley de Equidad en Medios de Comunicación.

Pidieron por la incorporación de feministas encabezando las listas.

Honraron el «legado» de Hebe de Bonafini, «eternamente valiente, su ejemplo de incorrección política seguirá siempre en Plaza de Mayo».

Además, bregaron por la soberanía de sus «cuerpos, territorios y vidas»:

Solicitaron la Ley de Humedales porque «no hay supervivencia posible para la especie humana aniquilando las demás formas de existencia».

También denunciaron que «les principales víctimas del cambio climático somos las y les pobres. No hay justicia social sin justicia ambiental».

Se pronunciaron «contra la extranjerización de la tierra que fomenta la estigmatización y persecución de las hermanas indígenas»

Reclamaron por «la práctica aberrante llamada chineo, de violación grupal por parte de los criollos hacia las niñas indígenas».

Denunciaron «al poder de la Corporación médica y a la Objeción de Conciencia y exigieron carriles de denuncia para las víctimas y mecanismos de sanción para les profesionales de salud que violentan la integridad sexual en la gestación, el parto y el aborto».

Y, por último, pidieron reconocer la diversidad corporal bajo la consigna «sin gordes no hay feminismo».

Sobre la esquina de 9 de Julio y Avenida de mayo, la agrupación «Madres de víctimas de trata» se concentró en el lugar bajo el lema «los prostíbulos son terrorismo de estado», donde montaron una gran bandera con las fotos de diferentes mujeres víctimas de trata.

Una de las mujeres que estaban en ese espacio era María López, de la localidad Almirante Brown, que desde hace 10 años lucha por la aparición de su hija Ailén.

«Estos 10 años representan una lucha constante en donde lamentable no somos escuchadas por la justicia por varios factores tanto judiciales como políticos».

Y agregó «nosotras luchamos para que ninguna piba más sea víctima de la prostitución».

En las calles del centro porteño había una variedad de pintadas sobre el asfalto con frases como «existo porque resisto» o «aplicación de la Educación Sexual integral».

En el acto realizado frente al Congreso, el Colectivo Ni Una Menos, junto a otras organizaciones de todo el país, emitieron un documento conjunto bajo el título «Con esta justicia no hay derechos ni democracia. La deuda es con lxs trabajadorxs» en el que aseguraron que «¡no hay democracia con un Poder Judicial al servicio del poder económico; no hay democracia con deuda externa ni bajo el control del FMI!».

Allí afirmaron que «paramos y nos movilizamos frente a la agudización de la crisis económica, frente al avance de la inflación, el aumento de la precarización laboral y la desocupación que a nosotras y nosotres nos afecta triplemente».

Y agregaron que «las consecuencias del pago de la deuda con el FMI, contraída por el gobierno de Mauricio Macri, siguen recayendo de manera diferencial sobre las mujeres, las lesbianas, bisexuales, travestis, trans, no binaries; y hoy afectan al pueblo entero que vive de su trabajo».

También advirtieron que «cada vez se evidencia más el vínculo entre los poderes económicos concentrados y el Poder Judicial y su intervención directa en la vida cotidiana de los sectores más precarizados cuando interponen recursos a favor de las corporaciones y en detrimento de nuestros derechos».

Apoyaron a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al denunciar el «intento de magnifemicidio, la falta de investigación del hecho y su posterior proscripción. La derecha no sólo busca volver a gobernar, sino que pretende quebrar al movimiento popular y su voluntad emancipatoria».

Y relacionaron este hecho con «el aumento de la persecución a las luchadoras populares con apertura de causas judiciales y allanamientos a las organizaciones sociales», así como el intento de disciplinamiento con la detención de cuatro mujeres mapuche de Villa Mascardi y la continuidad del hostigamiento judicial contra Milagro Sala.

Luego se refirieron a la «violencia económica y política de las corporaciones» de los «medios de comunicación concentrados -en estrecha relación con los poderes económico, político y judicial-«, que se «encargan de instalar discursos de odio, estigmatizan la protesta social y la participación política».

«No hay democracia bajo tutela del FMI, tampoco hay democracia si se sustenta en pactos mafiosos patriarcales; por eso salimos a las calles a exigir una democracia que enfrente a los poderes coloniales, internos y externos, que nos quieren disciplinar», afirmaron.

Pronunciamiento en la Plaza de Mayo «contra toda forma de opresión y explotación»

Integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito realizaron un pañuelazo simbólico para la implementación efectiva de la ley 27.610 en todo el país, en un acto en la Plaza de Mayo por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora en la que las manifestantes se pronunciaron «contra toda forma de opresión y explotación».

Además, integrantes de ARDA Colectiva artivista, realizaron una «ronda feminista» que «simboliza la unión de la lucha feminista y contra el patriarcado».

Dolores, integrante del Movimiento de Trabajadores Desocupado (MTD), destacó que las mujeres no solo son «víctimas de la violencia machista, sino también de la violencia laboral. Para una mujer que es madre es muy complicado acceder a un trabajo y en caso de tenerlo, los jefes buscan la manera que te vayas».

Mientras sostenía un cartel con la frase «soy nieta de la bruja que no pudiste quemar», Lara, integrante del Centro de Estudiantes de Artes Dramáticas (UNA), indicó a Télam que «es importante que las juventudes se acerquen para luchar por el feminismo y las disidencia, porque es algo que nos interpela a todos sin importar la clase social o distinción política».

Entre banderas del orgullo LGBTQ+, se destacaba un gran cartel con la frase «Presa del estado paraguayo terrorista e infanticida», en repudio «por lo que hizo el Estado paraguayo en 2020, cuando en un operativo mató a dos niñas de nacionalidad argentina, amparándose en un operativo de seguridad y deteniendo a Laura Villalba, madre de uno de las víctimas», remarcó Beatriz Villalba, parienta de las víctimas.

En el escenario, referentes de diferentes organizaciones feministas se congregaron para leer un documento. Lo primero que se leyó fue un texto que envío Delfina, madre de Arcoiris, que se encuentra en prisión domiciliaria.

«Yo solo protejo a mí hija, no queremos madres protectoras presas», se leyó.

Luego habló una representante mapuche y denunció que «esta violencia viene desde la Campaña del Desierto. ¿Por que tanto silencio cuando matan a un mapuche?».

El documento final levantó «una vez más las banderas de la lucha contra toda forma de opresión y explotación en Argentina y el mundo entero».

«Las históricas movilizaciones por el NiUnaMenos, por el derecho al aborto legal y los 8M han mostrado el enorme poder de las mayorías en las calles», agregó.

Y finalizó: «Somos nosotres, las mayorías, les trabajadores, las mujeres, les jóvenes, las disidencias, les que tenemos la fuerza para conquistar nuestros reclamos y construir otro camino: el de una sociedad emancipada donde cada persona pueda decir con orgullo ‘este soy’ y este es mi cuerpo y es mi destino; sin patrón, sin cura, sin gobierno que imponga su voluntad haciéndonos vivir miseria y sometimiento».

«Seguimos luchando para darlo vuelta todo, por un mundo sin opresión ni explotación, ¡y lo vamos a conquistar!», se expresó.

Télam

Más notas sobre el tema