El gobierno infalible de los militares brasileños – Por Jeferson Miola

902

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El gobierno infalible de los militares brasileños

Jeferson Miola*

Todavía no se sabe dónde está el fondo del precipicio en el que se arrojó Brasil. Es empíricamente demostrable que casi siempre hay una huella militar o, entonces, un militar involucrado en la absoluta mayoría de los hechos ilícitos e impropios; de tráfico de influencias, malversación y corrupción; de negligencia, omisión, incompetencia; y todo tipo de estafas durante el gobierno de Jair Bolsonaro/Hamilton Mourão.

Y, como el ejemplo viene de arriba, por regla general los principales involucrados son militares de alto rango; de las Fuerzas Armadas. En el tope de la cadena delictiva están, obviamente, los permanentes ataques a la democracia y los sucesivos intentos de golpe de Estado, cuyo vértice fue el 8 de enero , ideado y preparado en el área del Cuartel General del Ejército en Brasilia.

El inventario de tipos de morosos es extenso y multidiverso. Todavía no se sabe dónde está el fondo del precipicio en el que se arrojó Brasil. Cada día, con cada nuevo escándalo que se destapa, parece que el precipicio es infinito; Parece que no tiene un fondo firme.

Con lo poco que ya se sabe, sin embargo, es necesario reconocer la eficacia morosa de los uniformes. En apenas cuatro años de nefasta gestión, prácticamente revisaron la mayor parte de los artículos del Código Penal brasileño, que contempla una variada gama de ilegalidades:

  •  Del descarte de vacunas caducadas al genocidio yanomami; desde sobornos en lingotes de oro en la biblia y en joyas y diamantes, hasta compras inexplicables -y, para colmo, sobrevaloradas- de Viagra, bebidas refinadas y carnes de boutique para los cuarteles.

      Desde la devastación de la Amazonía con la expansión del crimen organizado en la región, hasta el tráfico internacional de cocaína en aviones de la flota presidencial de la FAB; desde privatizaciones selectivas y desmantelamiento de FUNAI y Petrobrás hasta la expansión de las CAC y la facilitación del acceso del crimen organizado a armas pesadas; desde el activismo político-partidista y la insubordinación, hasta salarios dúplex y extratecho, jubilaciones privilegiadas, mamatas y privilegios; del aparato estatal a contratos millonarios sin licitaciones etc etc.

A esta lista incompleta y constantemente actualizada se suman los dos megaescándalos del gobierno militar, revelados en los últimos días: el de las joyas y diamantes, y el del sistema de espionaje político ABIN .

En el caso del “soborno de los árabes”, los malabarismos explicativos del almirante Bento Albuquerque al tratar de explicar lo inexplicable son irrisorios. El almirante de más alto rango de la Marina de Brasil asegura desconocer el contenido del “obsequio” que traía escondido en su equipaje, sin declararlo en la aduana, y que ocultó durante casi un año.

Aún se desconocen las explicaciones creativas de los generales del Ejército involucrados en el sistema penal de espionaje político a través de la ABIN. Sin embargo, ya se sabe que ellos están en el origen del rumoreado proceso. El mecanismo clandestino fue adquirido sin licitación a fines de 2018 por la GSI/ABIN al mando del general Sérgio Etchegoyen; y permaneció en operación hasta mediados de 2021, en el GSI/ABIN comandado por el también General Augusto Heleno.

Otro general, el indefectible Santos Cruz, también tiene huellas dactilares en el escándalo. Su hijo, Caio Cruz, representaba en Brasil a la empresa israelí Cognyte [antes Verint ], proveedora de la herramienta de espionaje llamada FirstMile.

En junio de 2019, el general Santos Cruz participó en una reunión secreta en el Cuartel General del Ejército cuando FirstMile “ fue presentado a siete generales”. Todavía no se sabe quién presentó el sistema israelí: si el representante de la empresa en Brasil [el hijo del general], u otra persona.

Lo cierto, en todo esto, es que la participación de los mandos del Ejército en el espionaje significa reconstruir un sistema en la línea del SNI de la dictadura militar, propio de los regímenes policiacos y fascistas.

Los militares amaban un proyecto de poder duradero, creían en la eternidad del gobierno militar elegido en las urnas con Bolsonaro. Creían en la impunidad eterna, por eso decretaron sigilos de hasta 100 años, para que permanecieran ilesos por toda la eternidad.

Es muy triste la realidad del involucramiento sistémico, profundo y arraigado del personal de las Fuerzas Armadas con ilícitos, desvíos e ilegalidades.

Los delincuentes uniformados son pésimos servidores públicos; parecen milicias uniformadas oficiales , sostenidas con dinero del pueblo brasileño. Por eso deshonran a las Fuerzas Armadas de Brasil.

*Miembro del Instituto de Debates, Estudios y Alternativas de Porto Alegre (Idea), fue coordinador ejecutivo del V Foro Social Mundial. Colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Más notas sobre el tema