Gobierno de Colombia presenta proyecto de ley de reforma pensional

795

Con sobriedad, el gobierno radicó la reforma pensional

Contrario a la gran parafernalia de las otras reformas de gobierno (salud y laboral), la radicación de la reforma pensional fue sencilla y sin la grandilocuencia de los anteriores. Mientras que en las ocasiones pasadas se hicieron grandes eventos, esta vez se limitó a una breve ceremonia en el Congreso.

Eso sí, lo que no pudo faltar fue una reproducción en gran tamaño del articulado entregado al Congreso. Más allá de ese acto ceremonial, el evento de esta tarde simplemente contó con los discursos de la ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, y el presidente Gustavo Petro.

Ramírez fue la primera y comenzó su intervención destacando la importancia de la iniciativa: “Un proyecto que garantice la pensión a todas las personas, incluyendo los que no pudieron cotizar y los que dedicaron su vida al cuidado del hogar o trabajaron por fuera del contrato laboral”.

Luego, aseveró que la propuesta que lidera es un cambio de paradigma, pues se pasa de un sistema en el que solo tienen derecho a pensionarse aquellos que pudieron cotizar sus semanas completas a uno en el que se “le garantice la pensión a todos los trabajadores sin importar la actividad que desarrolle”.

De acuerdo con la ministra, se aumentará la cobertura al pasar de una competencia entre los fondos privados y Colpensiones a un sistema unificado “mayoritariamente público y complementario, no competitivo”. A esto añadió que hay un cambio de fondo, pues se pasa de un sistema de “reparto a uno de pilares”.

En este punto entró a explicar el sistema de los cuatro pilares. La ministra destacó que en el primer nivel habrá un sistema solidario, en el que el Estado se encargará de darle poco más de $270.000 a las personas de la tercera edad que nunca pudieron cotizar para su pensión. El segundo pilar sería “semicontributivo” y otorgará una renta vitalicia a aquellos que no se pudieron pensionar, pero tienen semanas en algún fondo.

El siguiente pilar es muy similar al actual y es el de todas las personas que están afiliadas y cotizan al sistema pensional . Sin embargo, en este caso, se pasará a que todas las personas coticen en Colpensiones hasta tres salarios mínimos y el resto, las cotizaciones que superen este monto, serán asumidas por los fondos privados. “Se sumarán para una única pensión de vejez”, dijo la ministra. El último pilar mencionado es el de la pensión voluntaria y es un ahorro extra por fuera de lo obligatorio.

La ministra destacó entre los logros de este proyecto que no se entró a tocar la edad o semanas para pensionarse. “Con la reforma pensional se propone un cambio estructural en un verdadero sistema intergeneracional y compensatorio”, dijo Ramírez Ríos, que destacó que una de las metas del proyecto es entrar a aumentar los afiliados de Colpensiones y que lo jóvenes contribuyan en la carga pensional. Por último, recalcó que de ninguna manera se entrará a tocar el ahorro pensional de los colombianos.

Antes del discurso presidencial, se procedió a firmar el texto radicado en el Senado y a las fotos con el ejemplar en gran formato. Luego, Gustavo Petro pasó a dar un discurso en el que no solo defendió este proyecto sino el resto de reformas presentadas en los últimos días.

En la primera parte del discurso, Petro destacó que esta es una reforma que hace un énfasis en la mujer, puesto que se piensa en ella para reconocer la economía del cuidado y al mismo tiempo se establece la modificación para que haya una disminución en el tiempo de cotización de 50 semanas por hijo engendrado. “Es una ley para las mujeres”, dijo Gustavo Petro.

“No modificamos tiempo de edad y tiempo de trabajo”, comentó el presidente, que luego pasó a criticar el sistema pensional y de salud imperante, constituido desde 1993 con la ley 100: “Era un momento histórico en el que no vamos a profundizar. Se entregó una visión unánime para resolver. Se presentaba como un pensamiento único, pero ahora hace agua. Un gigante que se desbarata ante los nuevos problemas de la humanidad”.

El primer mandatario aprovechó las protestas en Francia para señalar que el sistema pensional que impera en gran parte del mundo ha fallado. “Tenemos que interpretar las cosas de manera diferente. Los problemas de la sociedad se han vuelto más difíciles, casi dramáticos”, aseveró el presidente.

El primer mandatario recordó que en el trámite de la ley 100 en 1993 se vendió la falsa idea de que el país iba a crecer 5% anual y pronto se “alcanzará el sistema universal”. También dijo que hubo una promesa de que pronto se eliminaría la informalidad, pero no ha sido así y que esto se ha sentido en el sistema pensional.

El presidente criticó la idea básica de que el mercado sería capaz de garantizar derechos. “Se trata de volver a construir la tesis de que sin Estado no es posible garantizar derechos. Los derechos no son mercancías”, dijo el presidente.

Luego este defendió su proyecto de las posibles críticas de que no sería sustentable, pues señaló que debe venir de la mano de una mejora de la productividad para evitar que haga mella el cambio en la pirámide poblacional, en la que se espera que para 2060 sea más la franja pensionada que la de jóvenes.

Por último, advirtió que, sin su reforma, el sistema de RAIS, que es el de los fondos actuales, se hundirá, pues los fondos privados ya no están generando ahorro y Colpensiones ha tenido que echar mano de recursos estatales para cumplir la necesidad de cubrir todas las pensiones.

“El sistema RAIS tendrá más egresos y el sistema Colpensiones demanda más recursos del gobierno. Llegó un momento de una reforma. Si lo dejamos quieto, los fondos pasarán a tener una reducción en su utilidad”, concluyó el presidente.

El Espectador

Más notas sobre el tema