El Salvador | Más de 66 mil presos y casi seis mil víctimas de abuso en un año de régimen de excepción

2.369

El Salvador: 66.417 presos, 5.802 víctimas de abuso en 1 año

Por Por Yolanda Magaña

El régimen de excepción declarado en El Salvador ante la violencia de las pandillas cumplió el lunes un año de vigencia con 66.417 detenidos, 4.304 liberados y 5.802 supuestas víctimas de violaciones a derechos humanos.

El presidente salvadoreño, Nayib Bukele, dijo en Twitter que “marzo 2023 se acerca a ser el mes más seguro” de la historia de El Salvador recordando la matanza de 62 homicidios el 26 de marzo de 2022. “Este fue uno de los días más difíciles de mi vida y de este gobierno. Ahora, un año después, cerramos con 0 homicidios”, indicó. A raíz de esa jornada, se decretó la excepción que se ha ido prorrogando recurrentemente hasta cumplir un año de vigencia.

Bukele compartió el lunes un vídeo que recuerda la “jornada más sangrienta del país en su historia reciente”, con 87 muertes en tres días, del 25 al 27 de marzo de 2022 y la aprobación del estado de excepción.

“Si fuera maquillaje de cifras, las cifras estuvieran bien pero la realidad dijera otra cosa”, defendió. “Al fin nuestro pueblo vive una verdadera paz”, retomó el video palabras expresadas por el mandatario durante el último año.

Por su parte, el lunes, una red de organizaciones salvadoreñas, entre las cuales está Cristosal y la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), reportaron en el primer año 111 muertes de detenidos, 4.723 casos de violaciones a derechos humanos en los cuales hay 5.802 presuntas víctimas directas por capturas arbitrarias, tortura, falta de debido proceso, allanamiento de morada, amenazas, acoso policial, malos tratos o tratos crueles o degradantes.

Las organizaciones aseguraron que El Salvador se ha convertido en el país con la tasa de reclusos más alta del mundo, 2.303 por cada 100.000 personas adultas, ya que existen 101.558 personas privadas de libertad y las cárceles tienen capacidad de 69.363. El gobierno reportó el viernes la liberación de 4.304 personas.

El ministro de Seguridad, Gustavo Villatoro, aseguró en una entrevista televisiva que falta capturar al “35 por ciento de los miembros” de las pandillas.

Villatoro negó que el gobierno haya pactado con la MS13 como lo sostiene una acusación estadounidense en la corte de Nueva York. Argumentó que “no puede ser posible” que los cabecillas de pandillas de 2018 se hayan conectado “con los funcionarios que el presidente Nayib Bukele iba a poner en algunos cargos”, en referencia a los directores de centros penales y tejido social mencionados en dicha acusación. “Falso, esa acusación es contra las 15 sillas que llegaron de la MS hasta 2018”, dijo.

En el Congreso salvadoreño, el estado de excepción fue defendido por el partido oficial y criticado por la oposición. El jefe de la bancada oficial Nuevas Ideas, Christian Guevara, lo calificó como “sumamente rentable para los salvadoreños” por la atracción de turismo e inversión y la libertad de movimiento de los estudiantes.

La diputada del opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Anabel Belloso, aseguró que hay “capturas masivas sin investigación, culpables e inocentes por igual” y la diputada del opositor Vamos, Claudia Ortiz, pidió sancionar a los criminales y “liberar ya” a los inocentes.

También, la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) criticó el lunes que más del 90% de detenidos lo ha estado por un tiempo prolongado, sin que un juez conozca sus casos, y que el gobierno usa “lo que debería ser una medida de emergencia temporal” como estrategia de seguridad a largo plazo que permite al Estado hacer “detenciones masivas arbitrarias, torturas y malos tratos”.

El cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez aseveró que muchos visitan “un país virtual” que la “propaganda multimillonaria” ha creado y otros “vienen al país real” en el cual “no solo existe un gran aeropuerto, excelentes carreteras, playas maravillosas”, reconoció, “sino también el dolor y el sufrimiento”. En su homilía del viernes, dijo que el régimen de excepción afecta “sobre todo a jóvenes que viven en zonas de riesgo” que son arrestados “sin contar con un motivo específico de detención”.

Algunos salvadoreños consultados por la agencia AP cuentan que han visto cambios en los lugares donde viven o trabajan durante el régimen de excepción aunque señalan algunas capturas injustas.

Claribel, una mujer de 49 años, cree que la medida “está muy bien” porque “si no es así” el país no hubiera salido de la crisis. “Tal vez no es lo correcto, pero igual lo hicieron ellos, ¿me entiende?, contra gente inocente. Ahí tienen el vuelto, aunque yo sé que lo que el presidente está haciendo no está tan correcto porque en algunos casos hay personas que no tienen nada que ver”, expresó.

La mujer, quien se desempeña como barrendera en la ciudad capital, San Salvador, relató que antes no podía entrar a barrer en cualquier colonia. “Ahora barremos por todos lados y ahí vamos, cuando íbamos a otras áreas a barrer, como la Tutunichapa, nos sacaban”, afirmó. Sin embargo, criticó que no se capture a importantes cabecillas de pandillas y cree que los han dejado huir.

Adonai, un hombre de 66 años que trabajó como albañil en una de las grandes empresas constructoras de El Salvador, dijo que no podría estar sentado tranquilo en medio de la ciudad sin el régimen de excepción. “Antes yo no podía pasar aquí, una vez me toparon a la pared esa, ‘vaya, viejo, somos de la MS’, como que era la autoridad, ‘enseñá la mochila’ y registrándome, ’¿dónde vivís?, ‘ahí vivo en el condominio Saavedra’, ‘vaya, pues, ándate, pues’… Hoy estoy descansando», relató.

A su juicio, la situación “está mejor” aunque «a varios no les gusta, como tienen familiares, hijos… Yo como no tengo hijos, todos se me murieron ya”, agregó Adonai, quien ahora está jubilado. Ahora, aseveró, puede llegar a cualquier hora a su apartamento ya que antes los pandilleros cerraban el lugar a las 9:00 de la noche.

Un taxista, que se manifestó en desacuerdo con el régimen de excepción, no quiso expresarse porque teme que le pase algo si lo hace.

Muy cerca, Jorge Ezequiel Bran, un joven de 25 años, cree que “está bien” el régimen de excepción. “Como soy una persona tranquila…”, expresó, mientras preparaba un hot dog para venderlo a dólar. Agregó: “No es un secreto que ha habido detenciones injustas. Siempre hay errores, nada es perfecto, pero para mí está bien”.

La población califica el régimen de excepción con un 8,2 de acuerdo sobre 10 a la encuesta de la Fundación Dr. Guillermo Manuel Ungo (Fundaungo) realizada del 1 al 6 de marzo de 2023 y publicada el lunes. El estudio encontró que el 86 por ciento de salvadoreños está de acuerdo con el régimen de excepción pero solo el 27% avala que se capturen personas sin orden de arresto y 11% apoya que a los familiares no se les informe sobre el paradero de una persona detenida.

Durante el régimen de excepción, el gobierno ha reportado 227 homicidios, un promedio diario de 0,6 y una tasa de 3,6 por cada 100.000 habitantes, datos oficiales que excluyen a pandilleros asesinados. Tomando en cuenta todos los homicidios, datos oficiales indican que la violencia ha caído de 1.211 homicidios en 2021 a 615 en 2022 y a 42 crímenes en los primeros 85 días de 2023.

Local 10


Las 116 muertes en cárceles salvadoreñas durante el régimen

Por Claudia Espinoza y Laura Jordán

Un total de 116 personas han fallecido dentro de un penal desde que se instauró en El Salvador la medida del régimen de excepción, según coinciden registros de LA PRENSA GRÁFICA, Socorro Jurídico Humanitario (SJH) y el Movimiento de Víctimas del Régimen (MOVIR). La mayoría murieron debido a complicaciones de salud provocadas durante su encierro o como secuela de maltratos en prisión.

Los tres listados se basan en las publicaciones de medios de comunicación y las denuncias de los familiares de las víctimas, quienes se han quejado de que no fueron informados de las muertes por las autoridades, sino por funerarias o por redes sociales.

En el listado de la siguiente página se pueden leer 116 nombres de las personas que fueron completamente identificadas con nombre y apellido por sus familiares, además de tener esquelas de Medicina Legal. Sin embargo, hay otros 10 nombres que fueron omitidos de la lista porque sus parientes tuvieron miedo de revelar el nombre y porque creen que eso les generaría represalias. LA PRENSA GRÁFICA ya ha publicado y consignado muchos de los casos que acá se presentan.

Ingrid Escobar, representante del Socorro Jurídico Humanitario, dijo que tienen conocimiento de más de 200 personas que han muerto en los centros penales, pero por ahora se basan en los que han logrado confirmar gracias a entrevistas con las familias de los fallecidos, investigaciones periodísticas y llamadas con quienes conocían a las víctimas.

«Las autoridades quieren presentar a los muertos como si fuera muerte natural y los entregan en cajas selladas. Mucha gente ha tenido la valentía de abrir las cajas y tomarle fotos para proceder en el futuro», aseguró Escobar.

Añadió que los principales victimarios son reos condenados que son miembros activos de las pandillas y los custodios. Pero detalla que la negligencia es estatal y son los principales funcionarios los que deberán ser procesados porque las personas murieron bajo su custodia.

Samuel Ramírez, representante del Movimiento de Víctimas del Régimen (Movir), sostiene que hay un silencio por parte del gobierno para ocultar las muertes dentro de los centros penitenciarios.

«Nosotros estamos armando un listado y tratamos de que sea confirmado porque escuchamos muchos rumores y no los tomamos en serio, pero cuando aparecen datos y logramos ubicar a la familia, nos damos cuenta que es cierto y lo vamos incluyendo en el registro», aseveró.

Otro listado

LA PRENSA GRÁFICA publicó el 11 de marzo que 406 personas han muerto dentro de los centros penitenciarios durante el año del régimen de excepción, pero por motivos de salud previos. Si se añade esta cifra a los 116 confirmados por sus familiares, la cantidad ya superaría los 500.

 Muertos bajo custodia del Estado

Muchos murieron en el hospital al ser llevados de emergencia desde el penal donde estaban detenidos:

La Prensa Gráfica


Aún falta detener a un 35 % de los pandilleros, según Seguridad

Por Iliana Cornejo y Dennis Acosta

Luego de más de 66,000 personas detenidas en un año del régimen de excepción, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Gustavo Villatoro, aseguró que aún falta detener a un 35 % del registro de pandilleros que el Gobierno posee.

Villatoro aseguró que estas capturas solo hacen referencia a los miembros de las estructuras criminales y no a aquellas personas que tendrían un cargo de “colaborador”.

“Miembros nos hacen falta un 35 % del registro que nosotros tenemos, base social hay…puede ser que ese no estaba dentro de los 76,600 que nosotros teníamos”, aseguró el ministro de Seguridad en la entrevista de Frente a Frente.

El mes pasado, el ministro de la Defensa, René Merino, afirmó que hacían falta detener a unos 30,000 pandilleros. En noviembre de 2022, el subdirector de la Policía Nacional Civil, David Reyes Palacios, indicó al Comité contra la Tortura de las Naciones Unidas que en El Salvador hay 118,000 pandilleros según datos de inteligencia.

Supuestamente, “más de 77,000” miembros de pandillas de la MS-13, unos 21,000 miembros de los “18 sureños; y “más de 20,000 miembros” de los “18 revolucionarios”, lo cual haría un aproximado de 118,000 miembros de pandillas.

Antes, el presidente de la República, Nayib Bukele, había dicho que hay 70,000 pandilleros en la calle y aumentó la cifra a 86,000 con los presos.

En un año del régimen de excepción, el funcionario aseguró que van 66,417 capturados en el régimen de excepción y celebró los logros que ha tenido la medida de restricción de derechos, cuya vigencia permite la restricción del derecho a la defensa, a la detención administrativa de las 72 horas, permitiendo extenderla 15 días y el derecho a la inviolabilidad de las telecomunicaciones.

“Yo creo que la realidad, la transformación del país en tan poco tiempo… venir a hacer esa transformación en tan pocos meses, porque a poco tiempo…ya eran visibles las transformaciones, si tu te acuerdas la misma vacación del año pasado empezamos a ver ese movimiento que no era normal hacia los destinos turísticos”, ejemplificó el ministro.

Por otro lado, el ministro de Defensa, René Merino, afirmó que dicha media impuesta el pasado 27 de marzo de 2022, culminará hasta que “el último pandillero se encuentre enfrentando la justicia”.

Diario El Mundo

Más notas sobre el tema