Argentina | Ministro de Economía anuncia que se utilizarán yuanes para pagar importaciones con China en lugar del dólar

3.075

Argentina ya no usará dólares para pagar las importaciones con China

La medida busca frenar el flujo de salida de dólares que llegan a China, uno de los socios comerciales más importantes del país. Se enmarca en las inspecciones e intimaciones efectuadas por la Aduana a empresas que efectuaron importaciones de mercaderías desde ese país, pero refacturadas desde Uruguay y Europa.

Junto a su gabinete, Massa recibió al embajador de China, Zou Xiaoli, y empresas de diversos rubros. «Tras un acuerdo con diferentes empresas reprogramamos el instrumento de pago por más de US$ 1.040 millones para este mes de importaciones con origen en China, que dejan de pesar sobre el flujo de salida de nuestros dólares y pasan a ser parte del flujo de salida de yuanes», afirmó el ministro.

El ministro señaló que esto «además nos permite para los próximos meses trabajar en la posibilidad de adelantar el ritmo de importaciones, la gran mayoría de estas autorizaciones se trabajaban a 180 días y con los yuanes se trabajan a 90 días, y de programar un volumen de importaciones en yuanes por más de US$ 1.000 millones a partir del mes que viene, que reemplazan el uso de dólares de la Argentina». En tanto, aseguró que «esto mejora la perspectiva de reservas de la Argentina en términos de reservas netas» y «nos da mayor libertad».

La medida se enmarca en las inspecciones e intimaciones efectuadas por la Aduana a empresas que efectuaron importaciones de mercaderías de origen China, pero refacturadas desde Uruguay y Europa en las que se registró de manera exponencial la solicitud de SIRAS en yuanes. La menor demanda de dólares por la activación del swap con China tendrá un impacto positivo en las reservas del Banco Central.

Las inspecciones de Aduana apuntan a las maniobras de sobrefacturación de importaciones que algunas empresas desarrollan para hacerse de dólares en el exterior. En ellas se analiza si el motivo de refacturar desde Uruguay corresponde a una maniobra para evitar el pago al exterior con yuanes – situación lógica si se pagara directamente a China – y así poder acceder a dólares evitando el uso de yuanes. En lo que va del año, se analizaron 4.803 destinaciones por US$ 287 millones de importaciones de mercadería fabricada en China y refacturada desde países europeos. De esta manera, se destaca que sólo tres países concentran el 60% de las operaciones trianguladas por 172 millones.

Además, los principales bienes importados son bienes de capital (maquinarias y fábricas llave en mano) y las empresas analizadas son, principalmente, del sector farmacéutico, petrolero, telecomunicaciones y automotriz. En este proceso, ninguno de los productos originarios de China tuvo un valor agregado “adicional” en Europa, y todas fueron operaciones de refacturación ya que el manifiesto aduanero marca que la mercadería fue embarcada directamente de China a Argentina.

«Nos agrega capacidad de funcionamiento desde el Banco Central, en estos días donde tuvimos que tomar la decisión de intervenir frente a aquellos que pensando que no teníamos capacidad económica como estado, especularon y sobreespecularon», afirmó. Asimismo, sostuvo que «de alguna manera también nos permite mantener el nivel de actividad, el volumen de importaciones, el ritmo de comercio entre Argentina y China, y los niveles de funcionamiento económico que la Argentina necesita».

«Esta liberación de obligaciones de pago del Banco Central, no solamente de un stock sino del flujo, es mayor fortaleza para las reservas, mayor capacidad de intervención del Estado, mayor libertad de nuestra economía y por sobre todas las cosas es la garantía de seguir produciendo con bienes intermedios que se importan de China y que además ya no sufren el proceso de triangulación que en algunos casos habíamos detectado», concluyó.

El destape


Argentina deja de pagar importaciones de China en dólares y pasa a yuanes

El Ministro de Economía, Sergio Massa, anunció este miércoles que el país utilizará este mes yuanes por el equivalente a US$ 1.040 millones para importar bienes intermedios provenientes de china, como una forma de mantener el nivel de actividad, sin comprometer las reservas del Banco Central.

Massa hizo el anuncio esta tarde en el Palacio de Hacienda en compañía del embajador de China en Argentina, Zou Xiaoli, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, funcionarios de la Aduana Nacional, y empresarios privados cuyas compañías demandan bienes del país asiático.

El ministro de Economía, destacó que Argentina “tiene un swap con China que no solo sirve para fortalecer las reservas, sino también para fortalecer el intercambio bilateral».

«La mayor sequía de la historia, que nos dejó con US$ 15.000 millones menos para exportar nos obligó a nosotros, y al Fondo Monetario Internacional, a redefinir el programa de importaciones y exportaciones», dijo el funcionario.

Foto Prensa Mecon
Foto: Prensa Mecon.

En este sentido, «el Programa de Incremento Exportador, no solo con la soja, sino también con las economías regionales, comienza a dar señales de buen funcionamiento, y también nos obliga a repensar nuestras importaciones», explicó.

Massa recordó que Argentina tiene un swap con China «que no solo sirve para fortalecer a las reservas del Banco Central, sino que, a través de la buena voluntad y del trabajo de todos los sectores, permitirá acceder a quienes necesiten de bienes intermedios, sin poner en riesgo nuestras reservas«.

Para ello “a partir del acuerdo” con el Banco Central Argentina, el Banco Popular de China y el Banco Internacional de Comercio de China (ICBC), “y las empresas, reprogramamos el instrumento de pago por (el equivalente a) más de US$ 1.040 millones para este mes, proveniente de China, y pasan a ser parte del flujo (pago) con yuanes, como una forma de fortalecimiento del comercio bilateral”.

Pero además, “permite trabajan en adelantar el ritmo de estas importaciones, la mayoría se hacían con autorizaciones a 180 días, y con los yuanes se harán a 90 días«, y realizar compras a partir del mes que viene entre US$ 790 millones y US$ 1.000 millones, «que reemplazan el uso de dólares de Argentina”, explicó Massa.

Massa destacó que esta medida también «es la garantía de seguir produciendo con bienes intermedios procedente de China, evitando la triangulación detectada, que de alguna manera se utilizaban para pagar más caro lo que importaba Argentina, de lo que (el intermediario) compraba más barato» en el país de origen de la manufactura.

Foto Prensa Mecon
Foto: Prensa Mecon.

Las «triangulaciones» detectadas por Aduana

La medida se enmarca en las inspecciones e intimaciones efectuadas por la Aduana a empresas que efectuaron importaciones de mercaderías de origen China, pero refacturadas desde Uruguay y Europa en las que se registró de manera exponencial la solicitud de SIRAS en yuanes.

Las inspecciones de Aduana apuntan a las maniobras de sobrefacturación de importaciones que algunas empresas desarrollan para hacerse de dólares en el exterior.

En ellas se analiza si el motivo de refacturar desde Uruguay corresponde a una maniobra para evitar el pago al exterior con yuanes -situación lógica si se pagara directamente a China- y así poder acceder a dólares evitando el uso de yuanes.

Por su parte, el embajador de China en Argentina, Zou Xiaoli, destacó que su país «presta mucha atención al comercio bilateral con Argentina, y defender su economía soberana» y por eso le da «mucha importancia a la utilización del swap»

«Apoyamos el uso de las monedas locales en el intercambio para reducir riesgos y costos», dijo el diplomático y remarcó que desde ambas naciones «venimos trabajando fuertemente para intercambiar informaciones para estrechar nuestro vínculo de complementariedad».

«Tenemos muy buenas expectativas sobre Argentina y su estabilidad económica«, dijo Zou ante una veintena de funcionarios y empresarios que se dieron cita en el Palacio de Hacienda para escuchar el anuncio.

Tres países concentran operaciones de importación de mercadería fabricada en China y refacturada

El 60% de las operaciones de importación de mercadería fabricada en China y refacturada desde otro origen se concentran en sólo tres países, y apenas 10 empresas comprenden casi 50% de las operaciones trianguladas en Uruguay, informó el Ministerio de Economía.

Al anunciar la utilización de yuanes para importar productos de China, el ministro de Economía, Sergio Massa, explicó que también «es la garantía de seguir produciendo con bienes intermedios procedentes de China, evitando la triangulación».

Estas operaciones de triangulación detectadas «de alguna manera se utilizaban para pagar más caro lo que importaba Argentina, de lo que (el intermediario) compraba más barato» en el país de origen de la manufactura», amplió Massa.

En lo que va del año se analizaron 4.803 destinaciones por US$ 287,7 millones importaciones de mercadería fabricada en China y refacturada desde países europeos; así, sólo tres países concentran el 60% de las operaciones trianguladas por US$ 172 millones.

Los principales bienes importados son bienes de capital (maquinarias y fábricas llave en mano) y las empresas analizadas son, principalmente, del sector farmacéutico, petrolero, telecomunicaciones y automotriz.

En este proceso, ninguno de los productos originarios de China tuvo un valor agregado “adicional” en Europa, y todas fueron operaciones de refacturación ya que el manifiesto aduanero marca que la mercadería fue embarcada directamente de China a la Argentina.

También se analizaron 1.790 destinaciones por US$ 205.907.898 de importaciones de mercadería fabricada en China y refacturada desde Uruguay.

En este caso, sólo 10 empresas concentran 49% de las operaciones trianguladas por US$ 100,3 millones y las dos principales empresas son del sector agroquímico y concentran 27% del total de las operaciones.

Ninguno de los productos originarios de China tuvo un valor agregado “adicional” en Uruguay; todas fueron operaciones de refacturación, insistieron desde la cartera económica.

Télam

Más notas sobre el tema