Bolivia | Luis Arce afirma que la economía se mantiene estable en su país pese al contexto inflacionario de la región

2.474

Arce descarta devaluación, ratifica subvención, destaca industrialización

El Presidente boliviano resaltó la tasa de inflación del 3.1% que el país registró en 2022, “la más baja de la región y una de las menores del mundo”.

El presidente Luis Arce Catacora afirmó anoche que la economía boliviana crece pese a un contexto internacional complicado, descartó que haya devaluación de la moneda nacional y garantizó mantener la inflación baja con la política de producción, industrialización y sustitución de importaciones.

“Pese a este contexto externo estamos bien económicamente, hay síntomas, la economía crece. Cuando una economía está mal, la economía ya no crece. Y Bolivia está creciendo, reconocido inclusive por organismos internacionales”, aseguró el Mandatario en entrevista con Cadena A.

Señaló que diferentes organismos internacionales suelen proyectar una tasa de crecimiento económico “muy baja para Bolivia; sin embargo, el país revierte ello en la práctica y crece más de lo que estos estiman”.

Asimismo, destacó la tasa de inflación del 3.1% que el país registró en 2022, la más baja de la región y una de las menores del mundo.

En esa línea, Arce destacó la estabilidad de la moneda nacional y afirmó que “no habrá devaluación”, porque el país tiene “resultados positivos en la balanza comercial”.

Consultado si se puede mantener la inflación baja, Arce Catacora respondió que sí es posible, pero no moviendo precios sino con mayor producción en el sector agropecuario e industrialización para sustituir importaciones.

Uno de los principales proyectos de industrialización que encara el Gobierno es la construcción de las plantas de biodiesel en Santa Cruz y La Paz para dejar de importar cerca del 60% de diésel. Se prevé inaugurar y poner en marcha la primera factoría este año.

RIN La “merma” de las Reservas Internacionales Netas (RIN) no es un problema solo de Bolivia, sino del conjunto de las economías, pero -a diferencia de resto- el Gobierno tiene una respuesta “tranquilizadora” en la industrialización con sustitución de importaciones que proyecta un ahorro de cerca de $us 3.000 millones hasta el 2025, afirmó.

Agregó que los “nubarrones de la economía” cubren todo el planeta como efecto de la pandemia de la Covid-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania que tiene un efecto directo en el incremento de precios de los productos de importación, como los hidrocarburos y algunos alimentos.

“Aquí viene el elemento tranquilizante: Bolivia desde el año 2021 revirtió la tendencia negativa de la balanza comercial”, explicó.

En el tema del gas, Arce afirmó que no terminó la era del gas en Bolivia y que se está intensificando la exploración, a través de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), porque no hacerlo significaría -advirtió- “matar al sector de hidrocarburos” que generó muchas divisas para el país.

Asimismo, se refirió a la importancia de la “Ley de compra de oro destinado al fortalecimiento de las Reservas Internacionales” por ser una norma estratégica y de interés nacional.

Opinión


Luis Arce: la economía está bien y no se tocará el tipo de cambio ni la subvención

El presidente Luis Arce Catacora aseguró este martes que la economía boliviana está estable, por lo que no hay necesidad de tocar el tipo de cambio ni la subvención de los combustibles.

“Somos la economía más estable, el sistema financiero está totalmente estable, los indicadores financieros de solvencia, de liquidez que tiene el sistema financiero son buenos, no hay duda al respecto, por eso la estabilidad de nuestra moneda. Por lo tanto, aquí claramente hay que decirlo una y diez veces, no hay necesidad de ninguna depreciación de la moneda nacional. No hay devaluación”, señaló el mandatario en entrevista en Cadena A.

Además, remarcó que Bolivia tiene la inflación más baja en la región con 3.1%, en comparación a otros países que tienen hasta un 10% de inflación.

Arce culpó al paro cívico cruceño de 36 días por la subida de la inflación y el incremento de precios. Dijo que, de no haber sido ese conflicto, se tendría una inflación de hasta el 2%.

Pese a eso y al contexto adverso de la economía en el mundo a causa, primero de la pandemia y luego de la guerra Rusia-Ucrania, la economía boliviana crece.

En ese sentido, dijo que una vez más “vamos a decepcionar” las proyecciones económicas internacionales que ponen una taza baja de crecimiento para Bolivia, pero señaló que, como se hizo en el pasado, cuando era ministro de Economía, se revertirá esas estimaciones.

No terminó la era del gas en Bolivia

Arce afirmó que no terminó la era del gas en Bolivia y que se está intensificando la exploración, a través de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), porque no hacerlo significaría -advirtió- “matar al sector de hidrocarburos” que generó muchas divisas para el país.

“Yo no comparto con algunos criterios (que dicen) que ya terminó la era del gas, no, estamos haciendo todo lo posible, porque el país tiene todavía las reservas de gas para poderlas explorar”, afirmó.

De hecho, YPFB y las operadoras invertirán $us 669 millones durante este año, de los cuales el 48% corresponde a la actividad de exploración en la perspectiva de reponer e incrementar las reservas de hidrocarburos.

El presidente de la estatal petrolera, Armin Dorgathen, informó el 20 de enero que se tienen “32 proyectos exploratorios” y que el interés está “concentrado en Zonas No Tradicionales y Tradicionales”, por lo que se llegará hasta el Norte Amazónico del país, región que promete resultados positivos, a mediano y largo plazo”.

Arce aseguró que se tiene que seguir haciendo este trabajo, “porque el no hacer exploración es matar al sector hidrocarburos que ha sido, durante mucho tiempo, un sector que ha generado las divisas más importantes para el país”.

Si bien admitió que el país ya no tiene la cantidad de gas que poseía hace años y que “no hubo, lamentablemente, la exploración que se tenía que hacer en los momentos necesarios”, ahora se está volcando todos los esfuerzos a la exploración.

Dijo que se instruyó a YPFB y a sus subsidiarias, como Chaco y Andina, que realicen tareas de exploración.

“Hay felizmente exploración, hay algunos resultados positivos, favorables, aunque pequeños, pero prometedores para la economía boliviana en términos de gas, por lo tanto, poco a poco vamos a ir recuperando”, aseguró.

La importancia de la estratégica “Ley del Oro” que fortalecerá las reservas internacionales

El presidente informó sobre la importancia de la “Ley de compra de oro destinado al fortalecimiento de las Reservas Internacionales” por ser una norma estratégica y de interés nacional.

Recordó que este proyecto normativo fue entregado a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) en el 2021, sin embargo, cuando era socializada surgieron conflictos con los cooperativistas, por problemas internos y de organización, pero se logró llegar a un consenso y ahora tiene dificultades en la ALP.

“Estamos convencidos y seguros que nuestros asambleístas nacionales la van a considerar porque este es un tema de interés nacional, estratégico. No es un tema del Gobierno nacional actual y día que pasa, mes que pasa, estamos perdiendo la oportunidad de capitalizar nuestro propio oro que hoy se va al exterior”, aseveró el jefe de Estado.

Explicó que esta “Ley” es muy importante, tomando en cuenta lo que está pasando en el mundo, con la guerra entre Rusia y Ucrania, que demuestra claramente un efecto en las divisas.

“En el mundo hoy tenemos esta guerra, lo único que está reflejando son dos bloques de poder que disputan, el bloque viejo a la cabeza de Estados Unidos y los países europeos y el bloque nuevo a la cabeza de los países Brics”, señaló la autoridad.

La economía americana ya no es la misma de los años 1980 y 1990, al igual que la economía europea no es la que solía ser, porque ahora hay bloques de poder económico como China, Rusia, India y otros países “que empiezan a levantar la cabeza”, indicó.

Rememoró lo que ocurrió con la libra esterlina -cuando Inglaterra dejó de ser la economía dominante- y pasó la hegemonía al dólar norteamericano.

Por tanto, lo que ahora ocurre es “una guerra de monedas también y lo que está pasando es que todos los países se están yendo a refugiarse en el oro, porque el oro no es pasivo de nadie”.

“Ahí radica la estrategia de esta Ley (del Oro) que lamentamos que, hasta ahora no se ha ni entendido y no se ha generado la conciencia de patriota, de boliviano, ante una ley tan importante para el país y por lo tanto, nosotros exhortamos a nuestros asambleístas que puedan aprobar a la brevedad posible. Todo el mundo está resolviendo su problema comprando oro”, insistió Arce.

Explicó que desde su punto de vista otros países están capitalizando el oro, porque formará parte de un nuevo “patrón oro que, circunstancialmente va a aparecer en el mundo internacional” hasta que se configure nuevamente la arquitectura financiera internacional.

Según Arce, el oro es un “buen refugio” y por eso se pretende otorgar las facultades al Banco Central de Bolivia (BCB) para que compre el “oro dore” para que sea convertido en oro monetario (refinado), que pasarán a formar parte de las divisas.

“Eso lleva tiempo, cada día que no se aprueba estamos perdiendo la oportunidad de mejorar el nivel de reservas internacionales con nuestro propio oro, sin pedirle nada a nadie”, aseveró Arce.

Proyecto

El proyecto de “Ley de Oro de Producción Nacional destinado al fortalecimiento de las Reservas Internacionales” facilitará la compra de oro y mejorará la posición de las reservas internacionales con los mismos niveles de control y fiscalización actuales.

Este proyecto busca fomentar la compra de oro por parte del Banco Central de Bolivia (BCB) a productores mineros nacionales, a precio internacional y peso exacto, con el fin de reducir el contrabando de ese mineral.

La iniciativa legal fue planteada en 2021 y de estar vigente, según proyecciones oficiales, el 2022 hubiera permitido captar al menos $us 1.200 millones y mejorar las Reservas Internacionales Netas

La Voz de Tarija


Luis Arce descartó la posibilidad de una devaluación de la moneda nacional y garantizó una inflación baja

Arce destacó el modelo económico del país, señaló que muchos países muestran interés en aprehender lo que se hace en Bolivia.

Arce destacó la tasa de inflación es del 3,1%, pues señaló que el país registró la tasa más baja de la región. Foto: Youtube Captura Cadena A

La noche de este martes, el presidente, Luis Arce Catacora, fue entrevistado en Cadena A. Durante la entrevista el mandatario se refirió a diversos temas, entre ellos la economía de Bolivia. Arce afirmó que Bolivia continúa creciendo pese al contexto internacional complicado.

En ese sentido el presidente descartó que haya una devaluación de la moneda nacional y garantizó que se mantendrá la inflación baja, con la política de producción, industrialización y sustitución de importaciones.

Es así que Arce, durante la entrevista destacó la estabilidad de la moneda nacional y afirmó una vez más que “no habrá devaluación”. De igual manera el presidente aseguró que es posible mantener la inflación baja, pero no moviendo precios, sino con una mayor producción en el sector agropecuario y con la industrialización.

“Pese a este contexto externo estamos bien económicamente, hay síntomas, la economía crece. Cuando una economía está mal, la economía ya no crece. Y Bolivia está creciendo, reconocido inclusive por organismos internacionales”, dijo Arce.

De acuerdo con el presidente, la tasa de inflación es del 3,1%, cifra que fue destacada por él, pues señaló que el país registró la tasa más baja de la región y una de las menores en el mundo en 2022, por lo que puntualizó que la moneda y la economía de Bolivia se mantienen estables.

“Aun así, con ese 3,1 por ciento somos la economía más estable, el sistema financiero está totalmente estable, los indicadores financieros de solvencia, de liquidez que tiene el sistema financiero son buenos, no hay duda al respecto, por eso la estabilidad de nuestra moneda. Por lo tanto, aquí claramente hay que decirlo una y diez veces, no hay necesidad de ninguna depreciación de la moneda nacional. No hay devaluación”, añadió.

Es así que el presidente destacó también que en el Presupuesto del Estado el Gobierno prevé un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 4,86%, una inflación de 3,57%, y un tipo de cambio sin variación.

En esa misma línea, Arce destacó el modelo económico del país, pues de acuerdo con la primera autoridad, muchos países buscan alternativas para salir de la crisis actual y muestran interés en aprehender lo que se hace en Bolivia.

“Hay mucho interés de otros países de ver y aprender lo que estamos haciendo con nuestro modelo, por lo tanto, está más vigente que nunca, porque el mundo está buscando alternativas al modelo neoliberal, un modelo que ya fracasó”, explicó.

Bolivia.com

Más notas sobre el tema